Vitamina D: niveles y recomendaciones

miércoles 10-febrero-2021

La vitamina D es una vitamina importante para muchas funciones de nuestro cuerpo. ¿Cómo está nuestro nivel de vitamina D? El nivel de vitaminas es la cantidad que dispone el cuerpo de esa vitamina. Para medir el nivel de la vitamina D, se mide la cantidad de calcidiol en la sangre. Es una forma que se detecta más fácilmente en la circulación sanguínea y, por lo tanto, se utiliza como indicador para medir los niveles de la vitamina D (Volmer, 2015, Willett, 2013).

El nivel de la vitamina D durante la evolución humana

Una investigación científica efectuada entre los cazadores-recolectores de antaño demuestra que el nivel de vitamina D3 en su sangre era de alrededor de 115 nmol por litro (Luxwolda, 2013). Los cazadores-recolectores conseguían este alto nivel de vitamina D por su larga exposición al sol, produciendo miles de unidades internacionales (UI) de vitamina D a diario (1000 UI = 25 mcg de vitamina D) (Holick, 2012). Esto se debía sin duda a su estilo de vida, ya que principalmente vivían al aire libre. Hoy en día, a menudo vivimos y trabajamos en interiores, lo que influye negativamente en la exposición a la luz solar y, por lo tanto, en la producción de vitamina D.

Muchos grupos de riesgo por bajos niveles

En la práctica, parece que en la actualidad es complicado mantener un nivel adecuado de vitamina D para muchos grupos de población, probablemente debido a que hoy en día vivimos mucho en interiores y consumimos mucho más. Los grupos de riesgo incluyen a las personas mayores de 50 años, los niños, las mujeres embarazadas, las personas con tonos de piel más oscuros y las personas que no salen mucho.

Mejorar el nivel de vitamina D

Un estudio de Heaney et al. (2005) demuestra que a valores iniciales de 20-40, 40-60 y 60-80 nmol por litro se necesitan 55, 45 y 29 mcg de vitamina D respectivamente para lograr valores sanguíneos de al menos 80 nmol por litro. Los investigadores consideran óptimos los valores de 75 - 80 nmol por litro (Instituto Linus Pauling, 2017, Heaney et al., 2015). Por lo tanto, es aconsejable determinar primero los valores en la sangre antes de acudir a la suplementación.

Ingesta óptima

La necesidad de vitamina D depende en gran medida del estilo de vida y las condiciones de vida de cada persona. Como dosis de mantenimiento se recomienda una ingesta diaria de 10-25 mcg para bebés, 15-25 mcg para niños y adultos y 50 mcg para los ancianos mayores de 50 años (Instituto Linus Pauling, 2017). Las dosis terapéuticas pueden ser mucho más altas, teniendo en cuenta la salud y las circunstancias personales de cada uno. Los investigadores demuestran que no existe riesgo de sobredosis, incluso en dosis altas durante períodos más bajos (Heaney et al., 2015).

Conocimiento a través de la práctica

Un nivel de vitamina D de 75 - 80 nmol por litro es un valor sanguíneo mínimo que debe conseguirse, haciendo que haya suficiente vitamina D disponible para todas las funciones que esta vitamina tiene en nuestro cuerpo. Sin duda, lo más importante es tener una exposición directa de la piel con el sol durante todo el año (y en verano con moderación para evitar las quemaduras provocadas por el sol). Una dosis de mantenimiento de 25 mcg de vitamina D en los meses de verano es adecuada para sus pacientes con un buen nivel de vitamina D. Desde principios de octubre hasta finales de abril se recomienda una mayor ingesta de vitamina D, de entre 50 a 75 mcg por día. De esta manera, nos acercamos a los valores de vitamina D de los cazadores-recolectores de los que fuimos evolucionando. Las dosis terapéuticas pueden ser mucho más altas, teniendo en cuenta la salud y las circunstancias personales de cada uno.

¿Le gustaría leer más sobre la vitamina D, sus aplicaciones, indicaciones e interacciones? Puede encontrar más información en la siguiente monografía.

Fuentes

Heaney, R. P. , The Vitamin D requirement in health and disease. The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology, 2005, 97(1–2), 13–19. https://doi.org/10.1016/j. jsbmb.2005.06.020

Linus Pauling Institute (z.d.). Vitamin D. Geraadpleegd van https://lpi.oregonstate. edu/mic/vitamins/vitamin-D

Luxwolda, M. F. et al., Vitamin D status indicators in indigenous popula- tions in East Africa. European Journal of Nutrition, 2013, 52(3), 1115–1125. https://doi. org/10.1007/s00394-012-0421-6

Volmer, D. A. et al., Analysis of vitamin D metabolic markers by mass spectrometry: Current techniques, limitations of the “gold standard” method, and anticipated future directions: MEASURING VITAMIN D METABOLIC MARKERS BY MASS SPECTROMETRY. Mass Spectrometry Reviews, 2015, 34(1), 2–23. https://doi. org/10.1002/mas.21408

Willett, W. (2013). Nutritional Epide- miology (derde druk), New York, Oxford University Press

Holick, M. F. (2012). Vitamin D: Extraskeletal health. Rheumatic Diseases Clinics of North America, 38(1), 141–160. https://doi.org/10.1016/j.rdc.2012.03.013

Gorham, Edward D., Cedric F. Garland, Frank C. Garland, William B. Grant, Sharif B. Mohr, Martin Lipkin, Harold L. Newmark, Edward Giovannucci, Melissa Wei, en Michael F. Holick. ‘Optimal Vitamin D Status for Colorectal Cancer Prevention’. American Journal of Preventive Medicine 32, nr. 3 (maart 2007): 210–16. https://doi.org/10.1016/j.amepre.2006.11.004.

 

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies