Vitamina D

descripción

La vitamina D es esencial para nuestra salud, y tiene un rango de acción muy amplio en nuestro cuerpo. Una de las funciones más importantes es favorecer la absorción del calcio y el fósforo de la dieta. La vitamina D asegura así el mantenimiento de huesos y dientes fuertes, es importante para la función muscular normal y apoya a las defensas. Además, desempeña un papel en el proceso de división celular y por lo tanto apoya muchos procesos en el cuerpo. Bajo la influencia de los rayos UV-B de la luz solar, podemos producir vitamina D en nuestra piel. Sin embargo, en otoño e invierno, el sol no es lo suficientemente fuerte y una gran parte de la población no produce suficiente vitamina D. Pero hoy en día también en verano se produce un déficit (subclínico), porque permanecemos dentro demasiado tiempo o protegemos nuestro cuerpo con ropa y cremas solares. La necesidad de vitamina D procedentede los alimentos, como en el caso de los pescados grasos, aumenta entonces. Sin embargo, es prácticamente imposible obtener suficiente vitamina D de los alimentos, incluso cuando los alimentos han sido enriquecidos con vitamina D. Se recomienda la administración de vitamina D adicional a los grupos de riesgo, como los niños en edad de crecimiento, las mujeres embarazadas y los ancianos, y también se puede utilizar en los trastornos relacionados con los huesos y los músculos, como el raquitismo, la osteomalacia, la osteoporosis, la miopatía, la osteodistrofia renal, los problemas dentales, el hipoparatiroidismo, las infecciones (respiratorias) y el COVID-19; enfermedades inflamatorias del intestino como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn; enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide y la diabetes de tipo 1; fatiga y problemas de sueño; enfermedades cardiovasculares, incluida la hipertensión arterial; síndromes metabólicos y enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, el autismo y la esquizofrenia. Un nivel suficientemente alto de vitamina D es importante y requiere una ingesta mayor de lo que se creía hasta ahora.

 

actuación

Mecanismo de acción

La mayoría de los efectos fisiológicos de la vitamina D se deben a la forma activada de la vitamina D: el calcitriol (Holick, 2003). El metabolito activo de la vitamina D regula directa e indirectamente entre 100 y 1250 genes al unirse a un factor de transcripción, el receptor nuclear de la vitamina D (VDR). Esta unión tiene lugar en el núcleo de una célula. Sin embargo, en la mayoría de los tipos de células, la transcripción solo puede tener lugar después de que este complejo, el calcitriol unido al VDR, forme un compuesto (dímero) con el receptor de la vitamina A (Receptor X Retinoide, RXR). El complejo VDR/RXR se une entonces a los elementos de respuesta de la vitamina D (VDREs) en el ADN. Esto da lugar a interacciones moleculares que modulan la transcripción de genes específicos (Bettoun, 2003; Sutton, 2003; Gröber, 2013).

La función principal de la vitamina D es regular el equilibrio de calcio y fósforo. Estos minerales juegan un papel importante en la mineralización de los huesos, la contracción de los músculos, la conducción de los nervios y el funcionamiento óptimo de todas las células del cuerpo. La presencia de receptores de vitamina D en más de 30 tipos diferentes de células y tejidos (incluidos los tejidos óseos y musculares, el cerebro, la médula ósea, la piel, el endotelio vascular, los riñones, los cardiomiocitos, el páncreas, el sistema digestivo y las células inmunitarias) sugiere un ámbito de acción mucho más amplio.

Las funciones importantes de la vitamina D en el cuerpo están relacionadas con:

Gestión de los minerales

La vitamina D promueve la absorción de calcio y fosfato del tracto gastrointestinal y la reabsorción del calcio por los riñones. Asegura que los niveles de calcio y fosfato en la sangre se mantengan dentro de límites correctos y por lo tanto tiene una función importante en la mineralización de los huesos. En presencia de la vitamina D, la absorción de calcio aumenta hasta un máximo de 30-40 por ciento y la absorción de fósforo hasta el 80 por ciento. Si no hay suficiente vitamina D presente en el cuerpo, solo se absorbe entre el 10 y el 15 por ciento de calcio y la absorción de fósforo baja al 60 por ciento (Holick, 2007). Si la ingesta de calcio es insuficiente, el calcitriol en combinación con la parathormona (de la glándula paratiroides) moviliza el almacenamiento de calcio del hueso (Institute of Medicine, 1997). Esto puede ser la base de la osteoporosis.

Diferenciación celular

La diferenciación celular es el proceso por el cual las células se diferencian cada vez más en forma y función, lo que da lugar a la especialización de las células para funciones específicas. En general, la diferenciación celular lleva a una disminución de la proliferación, la división celular. Aunque la proliferación celular es esencial para el crecimiento y la curación de las heridas, la proliferación incontrolada de células con ciertas mutaciones puede llevar a la aparición cáncer. La forma activa de la vitamina D inhibe la proliferación y estimula la diferenciación de las células al unirse al VDR (Holick, 2004).

Sistema inmunitario

A través del VDR, el calcitriol modula el sistema inmunitario. La mayoría de las células del sistema inmunitario, incluidas las células T reguladoras y las células presentadoras de antígenos, como las células dendríticas y los macrófagos, pueden expresar VDR (Tsoukas, 1984). Además, los monocitos, macrófagos y células T pueden producir la enzima responsable de la activación de la vitamina D. Esto sucede a nivel local, para que se pueda producir la respuesta inmune. Las investigaciones demuestran que el calcitriol tiene varios efectos en la función del sistema inmunitario. El calcitriol puede mejorar potencialmente la inmunidad innata (como la producción de citoquinas proinflamatorias) o inhibir el desarrollo de la autoinmunidad (estimulación de las células T reguladoras). Por el contrario, la deficiencia de vitamina D puede afectar a la integridad del sistema inmunitario y posiblemente provocar reacciones inmunológicas (Instituto Linus Pauling, 2017).

Regulación de la presión sanguínea

El sistema renina-angiotensina-aldosterona (RAAS) juega un papel importante en la regulación de la presión arterial. La renina es una hormona que puede elevar la presión sanguínea. Investigaciones realizadas con ratones muestran que la inhibición de la síntesis de calcitriol puede dar lugar a un aumento de la expresión de la renina; a la inversa, una inyección de calcitriol dio lugar a la supresión de la renina (Li, 2002). Dado que la activación incorrecta del sistema de renina-angiotensina puede contribuir al desarrollo de la hipertensión, el logro de un nivel adecuado de vitamina D puede ser importante para reducir el riesgo de hipertensión.

Prodicción y fuentes

La vitamina D se refiere a un grupo de diferentes prohormonas liposolubles, de las cuales la vitamina D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol) son las más importantes. La vitamina D3 es la forma que se produce en la piel bajo la influencia de la luz solar y se encuentra en los alimentos de origen animal. La vitamina D2 está presente de forma natural en los alimentos vegetales y los hongos (setas y levadura, pero también en el queso).

Producción de vitamina D bajo la influencia de la luz (solar)

La luz solar es, con diferencia, la fuente más importante de producción de vitamina D para los humanos. El organismo tiene una gran capacidad para producir vitamina D en la piel bajo la influencia de la radiación UV-B (ultravioleta) de la luz solar. Por ejemplo, se estima que las personas que viven y trabajan en un clima tropical producen alrededor de 250 microgramos (10 000 UI) por día (Vieth, 1999).

Cualquier cosa que afecte a la cantidad de radiación UV que penetra en la piel también afecta a la producción de vitamina D en la piel, y por lo tanto en el nivel de vitamina D. Factores que influyen en la producción de vitamina D en la piel son:

Potencia solar

Para producir vitamina D en la piel, la potencia solar debe ser superior a tres. La potencia solar es una medida de la cantidad de radiación UV de la luz solar que llega a la tierra (Engelsen, 2010). La potencia solar depende, entre otras cosas, de:

  • La latitud y el ángulo de incidencia de la radiación solar en la tierra. En los trópicos (latitud baja) la gente produce considerablemente más vitamina D que en Europa. En el verano (mayo-septiembre), cuando los rayos del sol caen casi perpendiculares en nuestro país, somos capaces de producir 25 microgramos (1000 UI) de vitamina D en condiciones óptimas con solo unos pocos minutos de exposición al sol. En invierno (noviembre-marzo), cuando los rayos solares tienen que viajar más tiempo a través de la atmósfera y su potencia disminuye, según los investigadores no es posible mantener un estado adecuado de vitamina D utilizando únicamente la luz solar (Muskiet, 2007; Webb, 2006).
  • Cubrimiento en la atmósfera, como la cobertura de nubes, la humedad, el polvo, el esmog y/o el ozono que reduce la cantidad de radiación UV-B que llega a la tierra (Engelsen, 2010).
  • La longitud de onda de la radiación UV-B: La formación de vitamina D a partir del 7-dehidrocolesterol se produce en la piel cuando se expone a la luz ultravioleta con una longitud de onda entre 290 y 315 nanómetros (Wacker, 2013).

Factores personales

  • Pigmentación de la piel: La pigmentación (melanina) en la piel funciona como una protección natural contra las quemaduras solares, pero también limita la síntesis de la vitamina D3. La producción de vitamina D puede reducirse por la pigmentación hasta en un 99 % (Holick, 2006). Por lo tanto, a una persona con la piel oscura puede llevarle diez veces más tiempo producir tanta vitamina D como alguien con piel clara.
  • Edad: al aumentar la edad, la piel se vuelve más delgada y la capacidad de producir vitamina D en la piel disminuye (Webb, 2006).

Factores relacionados con el estilo de vida

  • Estilo de vida: mucha gente hoy en día trabaja y vive principalmente en interiores. Los cristales de las casas y los coches reflejan la radiación UV-B. En cuanto salimos, solemos cubrirnos la piel o utilizar protector solar. Las personas que no reciben mucho sol corren el riesgo de sufrir una deficiencia de vitamina D incluso en verano. Esto se desprende en una investigación llevada a cabo en Florida. Alrededor del 40 por ciento de los participantes presentaba una deficiencia de vitamina D, a pesar del clima soleado (en la temporada de invierno) y de la latitud favorable (Levis, 2005).
  • Cobertura de la piel: El uso de ropa, cubriendo completamente la piel o no, en combinación con un tono de piel más oscuro también puede contribuir a la reducción de la síntesis de vitamina D
  • Cremas de protección solar: La aplicación de un protector solar con un factor de protección de 15 puede reducir la producción de vitamina D en un 99 por ciento (Holick, 2006).
  • Fototerapia, camas solares y lámparas de bronceado: la exposición a la luz artificial también puede afectar al nivel de la vitamina D. Las investigaciones demuestran que las personas que utilizan una cama solar generalmente tienen unos valores de vitamina D más altos (Tangpricha, 2004; Chandra, 2007).

La exposición excesiva y prolongada a la luz solar no causa toxicidad de la vitamina D. Esto se debe a la llamada fotodegradación; con la saturación de vitamina D, se sintetizan otros metabolitos y no se almacena más vitamina D en el tejido graso (Webb, 1989, Abboud, 2017, Holick, 2002).

Es prudente tratar responsablemente la exposición a la luz del sol, siguiendo las directrices del KWF Kankerbestrijding para prevenir el cáncer de piel.

Fuentes nutricionales de vitamina D

En ausencia o evitando la luz solar, la vitamina D se convierte en un nutriente esencial. Entonces aumenta la importancia de obtener suficiente mediante fuentes externas. La vitamina D también se encuentra en nuestra alimentación.

Los pescados grasos y sus aceites (en particular el aceite de hígado de pescado en forma de aceite de hígado de bacalao) contienen niveles relativamente altos de vitamina D en comparación con otros alimentos. El salmón salvaje crudo contiene 25 microgramos de vitamina D, mientras que el salmón de piscifactoría, en cambio, solo contiene 10 microgramos por cada 100 gramos. El arenque contiene unos 15 microgramos de vitamina D por cada 100 gramos (USDA). La cantidad de vitamina D en los huevos varía, pero a menudo no supera los 1,25 microgramos por huevo (Holick, 2004). Además, se pierde vitamina D durante la preparación de los alimentos. Por ejemplo, 100 gramos de salmón de piscifactoría preparado solo contienen 4,6 microgramos (Centro de Nutrición, Los Países Bajos). En los Países Bajos, la vitamina D también se añade a la halvarina, la margarina y los productos para freír, pero no al aceite (7,5-10 microgramos por 100 gramos de producto final, MVO, 2019). La mantequilla contiene naturalmente vitamina D, pero mucha menos de lo que se añade a las margarinas y halvarinas. La vitamina D (1 a 2,5 microgramos/100 kcal) también se añade a los preparados artificiales para lactantes de acuerdo con la actual Directiva de la UE (Centro de Nutrición, Los Países Bajos).

La nutrición, sin embargo, apenas es suficiente. Un suplemento dietético con vitamina D3 puede ofrecer una solución.

Metabolismo

La vitamina D3 (colecalciferol) se sintetiza gradualmente en la piel bajo la influencia de la luz ultravioleta de un metabolito del colesterol (7-dehidrocolesterol). La vitamina D3 de la piel se une a la llamada proteína de unión de la vitamina D y así llega a la circulación (Jones, 2008). La vitamina D2 (la forma vegetal) y la vitamina D3 (la forma animal) de los alimentos se absorben a través del intestino delgado. Tras su absorción en el intestino, la vitamina D es transportada principalmente por los quilomicrones (lipoproteínas) a través de la linfa y la sangre al hígado para su activación o al tejido graso y muscular para su almacenamiento.

Después de la absorción en el cuerpo, tanto la vitamina D2 como la vitamina D3 requieren dos pasos de hidroxilación para ser biológicamente activas. Ambas vitaminas se hidroxilan primero en el hígado en la posición 25, produciendo 25-hidroxivitamina D (calcidiol). El calcidiol solo tiene una actividad biológica baja, pero como la vitamina D en esta forma es más común en la circulación sanguínea, el calcidiol se utiliza a menudo como indicador del estado de la vitamina D (Volmer, 2015; Willett, 2013). La vitamina D2 parece ser mucho menos eficiente que la vitamina D3 en el aumento de los niveles séricos de calcidiol (Armas, 2004).

Después, el calcidiol se transporta a los riñones, donde tiene lugar el siguiente paso de hidroxilación y se forma la hormona activa calcitriol (1,25-dihidroxivitamina D). La conversión de calcidiol en calcitriol también tiene lugar en células y órganos distintos de los riñones, como la piel, la glándula paratiroides, el intestino, el cerebro, la próstata, así como en las células del sistema inmunitario y las células óseas (Bikle, 2014). La formación de calcitriol es estimulada por la parathormona, así como por unos niveles bajos de calcio y fósforo en la sangre. La producción de calcitriol se inhibe por unas altas concentraciones de calcio, el propio calcitriol y la hormona FGF23 (factor de crecimiento fibroblástico 23) (Bikle, 2014).

La vitamina D abandona el cuerpo en forma de metabolitos a través de la bilis con las heces y una pequeña parte sale del cuerpo con la orina. La vida media total del cuerpo de la vitamina D3 (y sus metabolitos) es de unos 2 meses (Farmacotherapeutisch Kompas, s.f.). Los investigadores sostienen que la tasa de eliminación ha aumentado en enfermedades como la diabetes, el VIH y el cáncer (Cannell, 2008).

Necesidad / escasez

Visión evolutiva

Desde un punto de vista evolutivo, se considera que los seres humanos procedían del este de África, donde la luz solar tropical era abundante y vivíamos en un ecosistema terrestre-acuático con nutrientes ricos en vitamina D (procedente de pescados grasos). La investigación científica sobre los cazadores-recolectores cerca del ecuador concluye que tenían un nivel de vitamina D3 en la sangre de alrededor de 115 nmol/l con la luz solar como fuente principal (Luxwolda, 2013). Posiblemente la migración desde África (hace unos 100 000 años) a lugares de mayor latitud con menor exposición a la radiación UV-B haya provocado la despigmentación de nuestra piel y la posibilidad de liberar vitamina D del tejido adiposo. Pero con la llegada de todo tipo de cambios en el estilo de vida a lo largo de los siglos, el valor óptimo evolutivo de 115 nmol/l parece difícil de alcanzar (Luxwolda, 2013).

Necesidad de vitamina D

La vitamina D es esencial para nuestra salud y es de suma importancia tener unos niveles adecuados. La necesidad de vitamina D a través de la dieta depende en gran medida de la cantidad de radiación UV-B a la que se expone una persona, porque la luz solar es, con diferencia, la fuente más importante.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) apunta a un nivel de calcidiol de 50 nmol / l para todos los grupos y recomienda un requerimiento diario de 15 microgramos (EFSA, 2016).

Sin embargo, no hay unanimidad sobre las cantidades recomendadas. Algunos afirman que estas cantidades recomendadas son muy bajas (Muskite, 2013). Las autoridades ortomoleculares, incluido el Instituto Linus Pauling, recomiendan apuntar a un nivel de calcidiol de alrededor de 80 nmol/l. Esto es necesario para corregir las diferencias individuales y asegurar un nivel adecuado de vitamina D en el cuerpo (Instituto Linus Pauling, 2017).

Déficit de vitamina D

Un déficit de vitamina D puede producirse por una producción, una ingesta o un metabolismo inadecuados. Una grave deficiencia de vitamina D puede manifestarse en una reducción de la mineralización de los huesos y, en última instancia, dar lugar a trastornos que debilitan el hueso, como el raquitismo (en los niños), la osteoporosis (en los adultos), la osteomalacia y la miopatía. Pero la deficiencia subclínica de vitamina D también juega un papel importante. Se trata de una deficiencia de vitamina D que no es aguda en los síntomas clínicos, pero que probablemente desempeña un papel en varias enfermedades crónicas.

En la práctica, parece ser difícil para muchos grupos de población mantener un nivel adecuado de vitamina D. Los grupos que plantean un riesgo adicional son las personas que rara vez salen al aire libre o usan ropa que cubre el cuerpo, los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos (mayores de 50 años) y las personas de piel oscura (Holick, 2006). La deficiencia subclínica de vitamina D es común en estos grupos de riesgo.

Las investigaciones muestran que incluso el 36 % de los jóvenes sanos (18-29 años) en América tienen un nivel de vitamina D demasiado bajo (de un valor límite de 50 nmol/l) (Holick, 2006). En Europa puede que los porcentajes sean aún más elevados. Se estima que entre el 28 y el 100 % de los adultos sanos y el 70 y el 100 % de los adultos hospitalizados tienen un nivel de vitamina D demasiado bajo (Holick, 2006). Existen revisiones recientes que confirman estas cifras. La prevalencia depende de la vulnerabilidad del grupo y puede variar según el país, el sexo, la edad, la etnia, etc. (Cashman, 2016).

Las cifras del RIVM (Instituto Nacional holandés de Salud Pública y Medio Ambiente) muestran que aproximadamente 40 % de la población nativa holandesa tiene un nivel moderado (<50 nmol/l) de vitamina D. Esto también es aplicable a las mujeres de más de 50 años. Sin embargo, la prevalencia de la deficiencia de vitamina D es el doble (80 %) entre las mujeres surinamesas mayores de 50 años (RIVM, 2011). Además, el porcentaje de mujeres embarazadas con una deficiencia grave de vitamina D (<20 nmol/7) es considerablemente mayor entre las inmigrantes de procedencia no occidental que entre las autóctonas (Wielders, 2006). En los Países Bajos, aproximadamente uno de cada tres niños tiene una deficiencia de vitamina D (definida como una concentración sérica inferior a 50 nmol/L). Entre los niños de ascendencia marroquí, surinamesa, turca y caboverdiana, entre otros, esta cifra es aún mayor (Voortman, 2015).

Suplementación 

Si la producción propia de vitamina D y el suministro a través de la dieta es insuficiente, la suplementación puede (temporalmente) ofrecer una solución.

Formas de la vitamina D

La vitamina D3 (forma animal) es más eficiente para aumentar el nivel de la vitamina D que la vitamina D2 (forma vegetal) (Tripkovic, 2012). Además, la vitamina D3 tiene una mayor afinidad de unión con el receptor de la vitamina D y tiene una mayor vida útil que la vitamina D2. Por lo tanto, la vitamina D3 es preferible en caso de suplemento o enriquecimiento de los alimentos. Aunque la vitamina D2 se sigue utilizando en suplementos y se añade a los alimentos como enriquecimiento, actualmente los expertos no la consideran equivalente a la vitamina D3 (Houghton, 2006; Armas, 2004).

Procedencia

La vitamina D3 añadida se deriva hoy en día principalmente de la grasa de la lana de oveja. La vitamina también se puede producir de forma vegana a partir del liquen.

Grasa de lana: Para la producción de vitamina D3 de la grasa de lana de oveja, la oveja se esquila primero. Al hervir la lana, la grasa de la lana se derrite y se libera de la lana. A continuación, las sustancias parecidas al colesterol, que contienen vitamina D3, se separan de la grasa. La radiación con luz UV produce la conversión en vitamina D3. La vitamina D3 de la grasa de la lana es adecuada para las personas con un estilo de vida vegetariano.

Liquen: La vitamina D3 de los líquenes es idéntica a la de la grasa de la lana y se obtiene extrayendo la vitamina de los líquenes. Posteriormente se purifica y se concentra. Esta fuente de vitamina D3 es adecuada tanto para vegetarianos como para veganos.

Formas de suplemento                                                                                                                      

La suplementación con vitamina D puede hacerse de varias maneras. Es aconsejable averiguar qué forma de dosificación es la más adecuada antes de aplicar el suplemento. La vitamina D se añade a las tabletas y comprimidos rellenas de polvo, así como a las cápsulas blandas, aceites y emulsiones. Se prefieren las tres últimas formas de dosificación porque la vitamina D se absorbe mejor en la grasa. Así, la vitamina D en aceite (por ejemplo, el aceite de oliva), es muy bien absorbida por el cuerpo.

En caso de utilizar un suplemento con vitamina D3, el nutriente se absorbe mejor cuando hay grasa en la comida (Dawson-Hughes, 2015). La edad, la obesidad y el hecho de haberse sometido a una resección intestinal también influyen en la absorción de la vitamina D de los alimentos (Maurya, 2017).


 

indicaciones

Los suplementos de vitamina D pueden utilizarse para prevenir o tratar la deficiencia de vitamina D (Institute of Medicine, 1997). A continuación, se explican con más detalle las aplicaciones específicas (factores y grupos de riesgo e indicaciones específicas) de los suplementos de vitamina D, incluida su justificación científica.

Factores y grupos de riesgo

Una producción limitada de vitamina D (por ejemplo, debido a la falta de luz solar en invierno, la escasa exposición al aire libre, la vejez), los trastornos metabólicos o situaciones específicas (como el embarazo) pueden dar lugar a deficiencias. Se recomienda vitamina D adicional para las personas que no reciben suficiente luz solar en su piel, los niños, los ancianos, las mujeres embarazadas y las personas con piel oscura.

Embarazo y lactancia

El suministro adecuado de vitamina D en las mujeres embarazadas es muy importante. Una deficiencia grave de vitamina D no solo tiene efectos adversos en la madre, sino posiblemente también en el recién nacido. Unarevisión sistemática y metaanálisis de estudios sobre el nivel de la vitamina D en esta población a nivel mundial (durante el período comprendido entre 1959 y 2014) (Saraf, 2016) mostró que una deficiencia de vitamina D (definida en el estudio como <50 nmol/l) estaba presente en el 54 % de las mujeres embarazadas y el 75 % de los recién nacidos, y una deficiencia grave de vitamina D (definida como <25 nmol/l) en el 18 % de las mujeres embarazadas y el 29 % de los recién nacidos. Un feto no puede sintetizar la vitamina D y depende por completo de la vitamina D procedente de su madre. Es muy probable que una deficiencia de vitamina D en la madre también provoque una deficiencia de vitamina D en el recién nacido (Wielders, 2006).

Cada vez hay más pruebas de que una cantidad suficiente de vitamina D puede reducir el riesgo de preeclampsia, bajo peso al nacer y nacimiento prematuro, y puede aumentar la estatura y el perímetro cefálico del recién nacido (Stoutjesdijk, 2019).

Se recomienda a las mujeres embarazadas que tomen 10 mcg de vitamina D al día. Dado que la formación de huesos en el feto ya se produce en el primer trimestre del embarazo, es aconsejable iniciar la administración de suplementos antes del embarazo. Sin embargo, existen dudas sobre si estas cantidades son suficientes. Un reciente estudio clínico aleatorio en mujeres embarazadas, con 4 dosis diarias diferentes de vitamina D3 (10, 35, 60 y 85 mcg) durante la semana 20e del embarazo hasta la semana 4 posparto, mostró que se necesitaba una dosis de 35 mcg para lograr niveles adecuados de calcidiol (80-249 nmol/l) en el >97,5 % de las mujeres en la semana 36 del embarazo, mientras que se necesitaba una dosis de >85 mcg al día para lograrlo en la semana 4 posparto. Los niveles de calcidiol aumentaron, dependiendo de la dosis, de la semana 20 a la semana 36, pero disminuyeron de la semana 36 a la semana 4 postparto (Stoutjesdijk 2019).

La leche materna contiene tanto vitamina D2/D3 como el metabolito calcidiol. Sin embargo, esto es solo el 10-20 % y 1-2 % respectivamente de los niveles de sangre de la madre. En caso de que las madres tengan una deficiencia subclínica (que es común en el mundo occidental) los bebés tienen un mayor riesgo de deficiencia de vitamina D. Por lo tanto, mantener un nivel adecuado de vitamina D en la madre también es importante durante la lactancia. Sin embargo, el estudio anteriormente citado (Stoutjesdijk, 2019) demostró que la suplementación materna con vitamina D (10-85 mcg) en el estudio no alcanzó los niveles de calcidiol deseados (para lograr la llamada actividad antirraquítica [ARA] en los recién nacidos) en la leche materna. En los Países Bajos se aconseja dar vitamina D adicional (10 mcg) a los niños (hasta 4 años) que son amamantados.

Personas mayores

La deficiencia de vitamina D es común entre los ancianos. La piel de los mayores convierte de manera menos eficiente la luz solar en vitamina D y, además, los ancianos salen al exterior con menos frecuencia, por lo que la piel absorbe menos luz solar (Instituto Linus Pauling, 2017). Además, es más probable que las personas de edad avanzada tengan una absorción intestinal reducida, una enfermedad renal crónica o un metabolismo reducido a formas activas de vitamina D en los riñones, todo lo cual afecta al nivel de vitamina D (Janssen, 2002; Coburn, 2003). Un estudio científico realizado entre 20 personas de más de 65 años, demostró que los receptores de vitamina D en los músculos disminuyen con la edad (Bischoff-Ferrari, 2004).

Capacidad metabólica limitada

La reducción del metabolismo de la vitamina D puede provocar deficiencias. Por ejemplo, después de una cirugía de reducción de estómago, como un bypass gástrico, los alimentos ingeridos no pueden mezclarse con la bilis y las enzimas digestivas, lo que provoca una mala absorción de la vitamina D. Además, la ingesta dietética total está muy restringida después de la reducción gástrica y, por lo tanto, el consumo de alimentos que contienen vitamina D también puede disminuir (Schafer, 2017). Los pacientes con una función renal deficiente también pueden tener una deficiencia de vitamina D debido a la reducción de la síntesis de calcitriol y al aumento de la pérdida de 25-hidroxivitamina D en la orina (Doorenbos, 2009).

La obesidad (IMC = 30 kg/m2) también aumenta el riesgo de un déficit de vitamina D. Cuando la vitamina D es sintetizada o absorbida por la piel, puede almacenarse en la grasa corporal. Según los investigadores, las mujeres obesas tienen concentraciones séricas de 25-hidroxivitamina D más bajas en comparación con las mujeres de peso normal (IMC <25 kg/m2) con dosis orales equivalentes (Gallagher, 2013). Otro estudio demostró que con una exposición similar a los rayos UV-B, el aumento de los niveles séricos de vitamina D en las personas obesas puede ser un 57 por ciento menos que en las personas delgadas. El nivel de precursores de la vitamina D en la piel era el mismo en ambos grupos. Por lo tanto, la obesidad no afectó la capacidad de la piel para producir vitamina D3, pero probablemente sí afectó la liberación de la vitamina en el torrente sanguíneo (Wortsman, 2000).

Indicaciones

Aunque se sabe desde hace tiempo que los déficits graves de vitamina D pueden tener consecuencias importantes para la salud de los huesos (como en el raquitismo, la osteomalacia, la osteoporosis y la miopatía), las investigaciones sugieren que los déficits de vitamina D menos evidentes también son comunes y aumentan el riesgo de osteoporosis y otros problemas de salud (Instituto Linus Pauling, 2017).

Raquitismo

Una carencia de vitamina D tiene graves consecuencias para los huesos en rápido crecimiento de los lactantes y los niños. Puede dar lugar a una disminución de la mineralización de los huesos, lo que puede frenar el crecimiento y provocar la deformación de los huesos (raquitismo).

Se recomienda dar a los niños de hasta 4 años 10 mcg por día de vitamina D ya que la vitamina D puede reducir el riesgo de raquitismo. Aunque el enriquecimiento de los alimentos con vitamina D contribuye a la prevención del raquitismo, se sigue notificando la presencia de raquitismo en todo el mundo (Goldacre, 2014).

Osteomalacia es el reblandecimiento del tejido óseo en los adultos. El hueso es débil y provoca dolor, porque la matriz ósea recién formada no está mineralizada. En caso de deficiencia de vitamina D, no se acumula calcio en el hueso o este es insuficiente (Instituto Linus Pauling, 2017). La suplementación con vitamina D3 es efectiva para el tratamiento de la osteomalacia.

Osteoporosis

La deficiencia de vitamina D es un factor etiológico importante para la osteoporosis (descalcificación ósea). En caso de deficiencia de vitamina D, la absorción de calcio no puede aumentar lo suficiente como para satisfacer las necesidades de calcio del cuerpo. Como consecuencia de ello, aumenta la producción de paratohormonas por las glándulas paratiroides (hiperparatiroidismo secundario) y se moviliza el calcio esquelético para mantener unas concentraciones séricas de calcio normales. De esta manera, se pierde tejido óseo. La osteoporosis es un trastorno multifactorial que es más común en las mujeres posmenopáusicas, pero puede asociarse con otras enfermedades (enfermedades inflamatorias y metabólicas). Hay una interacción entre el sistema inmunitario, la microbiota intestinal y la mineralización de los huesos por el calcio y la vitamina D (Locantore, 2020). La ingesta oral de vitamina D3 (10-25 microgramos diarios) con suplementos de calcio (500-1200 mg diarios) puede reducir la pérdida ósea postmenopáusica, ayudar a prevenir la osteoporosis y reducir el riesgo de fracturas en los ancianos (Papadimitropoulos, 2002; The DIPART group, 2010). Además, existe un vínculo entre la deficiencia de vitamina D y el aumento del riesgo de caídas en los ancianos. Un metaanálisis de 5 ensayos clínicos aleatorios muestra que la ingesta de vitamina D reduce el riesgo de caída en un 22 % en la población de edad avanzada (Bischoff-Ferrari, 2004). Parece que la prevención óptima de fracturas y caídas puede lograrse con concentraciones de calcidiol de 100 nmol/l (Bischoff-Ferrari, 2006). La ingesta de vitamina D3 y sus metabolitos previene además la osteopenia y la osteoporosis causadas por corticosteroides (Institute of Medicine, 1997).

Miopatía

La suplementación con vitamina D parece ayudar con los dolores musculares debidos a la deficiencia de vitamina D. En el tratamiento de la miopatía proximal grave debida a una deficiencia grave de vitamina D, la administración de vitamina D por vía oral resulta aparentemente útil, tal como se destaca en los informes de los casos estudiados (Fluss, 2014).

Osteodistrofia renal es el término colectivo utilizado para denominar las anomalías metabólicas óseas que se observan cuando existe una insuficiencia renal crónica. Tomar calcitriol (la forma activa que puede no formarse en casos de problema de riñón) regula la hipocalcemia y previene la osteodistrofia renal en pacientes con insuficiencia renal crónica que se someten a diálisis (Malluche, 2002).

Problemas dentales

La vitamina D ayuda a tener dientes fuertes. Estudios clínicos sugieren que la vitamina D3 reduce el riesgo de caries en un 49 % y la vitamina D2 en un 36 % en comparación con el placebo en lactantes, niños y adolescentes (Hujoel, 2013). Además, la vitamina D3 (17,5 microgramos) en combinación con el citrato de calcio malato parece reducir el riesgo de pérdida dental en los ancianos en alrededor den un 52 % durante un período de 3 años (Krall, 2001).

El hipoparatiroidismo ocurre cuando las glándulas paratiroides trabajan demasiado lentamente, lo que provoca que produzcan muy pocas hormonas. En las personas con hipoparatiroidismo, el calcio en la sangre es bajo y el nivel de fosfato alto. La ingesta oral de dihidrotaquisterol (un análogo sintético de la vitamina D) o de calcitriol es eficaz para aumentar las concentraciones séricas de calcio en las personas con hipoparatiroidismo o pseudohipoparatiroidismo. La vitamina D2 aumenta las concentraciones séricas de calcio en las personas con hipoparatiroidismo o pseudohipoparatiroidismo (Marx, 2000).

Infecciones

La deficiencia de vitamina D se asocia desde hace mucho tiempo con un mayor riesgo de infección. El aceite de hígado de bacalao ya se usaba a principios del siglo XIX como tratamiento para la tuberculosis bacteriana. La vitamina D puede aumentar la expresión genética de los péptidos antimicrobianos y, por lo tanto, desencadenar una reacción del sistema inmunitario innato en caso de infección (Guo, 2014). En un ensayo clínico controlado por placebo aleatorio en 49 atletas se aumentó la suplementación con vitamina D (125 mcg/5000 UI diarios durante 14 semanas en la mitad de los atletas) además del contenido de catelicidina sérica e inmunoglobulinas SlgA, ambas importantes en la lucha contra las infecciones (He, 2015).

Es probable que la vitamina D también regule la actividad antimicrobiana en la piel. Un metanálisis de 4 estudios clínicos describe los efectos beneficiosos de suplementos de vitamina D en individuos con dermatitis atópica (Kim, 2016). En Estados Unidos, los análogos de la vitamina D se prescriben para el tratamiento local de la psoriasis, aunque pueden ser eficaces para el tratamiento de múltiples afecciones cutáneas (Wat, 2014).

Infecciones de las vías respiratorias

Un metaanálisis de 25 ensayos clínicos aleatorios mostró un efecto beneficioso de la suplementación con vitamina D sobre infecciones agudas de las vías respiratorias. El efecto de la vitamina D fue mayor en los individuos que ya sufrían una deficiencia de vitamina D y que tomaron el suplemento diaria o semanalmente (Martineau, 2017).

En embarazadas, los bajos niveles séricos de calcidiol se han asociado con infecciones de las vías respiratorias y apnea sibilante en la descendencia. Este metaanálisis muestra que la suplementación prenatal de vitamina D puede reducir el riesgo de sibilancias en los niños en casi un 20 % (Christensen, 2017).

En general, las personas con mayores niveles de vitamina D parecen tener una mejor función pulmonar en comparación con quienes muestran niveles más bajos. La teoría que se baraja es que la vitamina D puede influir en la renovación del tejido pulmonar (Herr, 2011). Los receptores de vitamina D también parecen estar presentes en varios tipos de células pulmonares y reducir el asma, entre otras cosas, al mejorar la resistencia de los pulmones, disminuir la inflamación y ralentizar la división celular (Iqbal, 2011).

COVID-19

Posiblemente la suplementación de vitamina D puede ayudar al cuerpo a combatir la infección con el virus del SARS-CoV-2 y la COVID-19 que puede provocar graves complicaciones por el síndrome de estrés respiratorio agudo.  El brote de la enfermedad en el invierno (2019-2020) y el aumento de las tasas de mortalidad con la edad y la comorbilidad con enfermedades crónicas están vinculados a bajos niveles de vitamina D (Grant, 2020).  Un reciente análisis retrospectivo realizado en >190.000 pacientes en Estados Unidos muestra que el porcentaje de pruebas positivas de SARS-CoV-2 es inversamente proporcional al porcentaje de vitamina D (Kaufman, 2020).  En individuos con deficiencia de vitamina D (<20 ng/ml), el 12,5 % dio positivo en el SARS-CoV-2. Con un nivel de vitamina D de >55 ng/ml este porcentaje se redujo a un 5,9 %.  Incidentalmente esta relación se mantuvo en diferentes latitudes, razas/etnias, sexos y categorías de edad.  Se sabe que administrar un suplemento de vitamina D tiene un efecto protector en caso de infección aguda de las vías respiratorias, demostrado en un gran metaanálisis de 25 estudios clínicos (Martineau, 2017).  Un estudio aleatorio demostró recientemente que la vitamina D adicional puede tener un efecto beneficioso sobre la COVID-19 (Castillo, 2020).  De los pacientes con COVID-19 que, además del tratamiento estándar con hidroxicloroquina + azitromicina, recibieron altas dosis de vitamina D (20.000 UI como dosis inicial y luego 10.000 UI dos veces por semana), un número significativamente menor tuvo que ingresar en cuidados intensivos y ninguno murió.  La vitamina D redujo la gravedad de la enfermedad y mejoró su evolución (Castillo, 2020).  Se están realizando cada vez más y mayores estudios sobre los efectos de la suplementación con vitamina D en este grupo objetivo. 

Trastornos inflamatorios intestinales

Varios factores ambientales y genéticos contribuyen al desarrollo de la respuesta inmunológica alterada de la flora intestinal que causa la colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC). Los polimorfismos específicos de VDR se pueden vincular a una mayor susceptibilidad a padecer CU y EC (Xue, 2013). Un mayor consumo y niveles de vitamina D parecen asociarse a una menor incidencia de CU y EC, según un estudio realizado en 72.719 mujeres (Ananthakrishnan, 2012). Un estudio multicéntrico, doble ciego y controlado por placebo muestra que la suplementación diaria con vitamina D (30 microgramos) y calcio (1200 mg) puede ser beneficiosa en la enfermedad de Crohn. Sin embargo, se necesitan más estudios a gran escala y a largo plazo para confirmarlo (Jørgensen, 2010).

Enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes se asocian a bajos niveles de vitamina D. En las enfermedades autoinmunes se produce una reacción inmunológica contra el propio tejido. Posiblemente la función del calcitriol, el metabolito activo de la vitamina D, sea modular las células inmunes con el fin de inhibir una reacción autoinmune (Instituto Linus Pauling, 2017).

La fuerte correlación entre la latitud y la incidencia de la esclerosis múltiple (EM) sugiere una relación con la vitamina D (Instituto Linus Pauling, 2017). Las investigaciones demuestran que la suplementación a base de vitamina D a largo plazo (al menos 400 UI/día en forma de multivitamínico) puede reducir el riesgo de EM en las mujeres hasta en un 40 %. Los efectos parecen depender de la dosis (Munger, 2004). Se cree que la vitamina D afecta a las células antiinflamatorias y proinflamatorias que intervienen en la aparición de la EM (Muris, 2016; Sotirchos, 2016).

La deficiencia de vitamina D también puede influir en la etiología o en la progresión de la artritis reumatoide. Las pruebas en este sentido provienen principalmente de estudios realizados en animales. La ausencia de receptores de vitamina D (VDR) en ratones modificados genéticamente se ha asociado con más inflamación y una mayor susceptibilidad a la autoinmunidad (Bruce, 2009).

En el caso de la diabetes de tipo 1, se ha encontrado una conexión entre la suplementación con vitamina D (50 mcg por día) en la primera infancia y un menor riesgo (80 %) de presentar diabetes de tipo 1 más adelante (Hyppönen, 2001; Zipitis, 2008). Resta por investigar más a fondo si la suplementación es beneficiosa para la prevención de la diabetes de tipo 1.

Fatiga

Se ha demostrado que la suplementación con vitamina D es eficaz para tratar la fatiga en personas con deficiencia de esta (definida como &lt;50 nmol/l) que, por lo demás, parecían sanas. Los resultados de un ensayo clínico aleatorio muestran que la suplementación con una sola dosis alta de vitamina D (2500 microgramos) redujo significativamente los síntomas de fatiga en comparación con un placebo (Nowak, 2016).

Problemas de sueño

En un reciente metaanálisis de 9 estudios científicos (6 estudios transversales, 2 estudios de casos y controles y 1 de cohorte) se establece un vínculo entre la deficiencia de vitamina D y los problemas de sueño (Gao, 2018). Un valor de vitamina D de &lt;50 nmol/l aumentaba el riesgo de mala calidad del sueño en casi un 60 %.

Enfermedades cardiovasculares

La insuficiencia de vitamina D (&lt;75 nmol/l?) se ha asociado con una mayor prevalencia e incidencia de muchas enfermedades cardiovasculares, entre ellas la hipertensión, las enfermedades coronarias, la insuficiencia cardíaca y los accidentes cerebrovasculares (Anderson, 2010). La deficiencia de vitamina D también se ha asociado con la rigidez arterial y la disfunción endotelial vascular, ambos factores determinantes en la hipertensión ocasional y de los resultados cardiovasculares adversos (Al Mheid, 2011).

El receptor de la vitamina D (VDR) está muy extendido en el endotelio vascular, las células del músculo liso vascular y en los cardiomiocitos. Es evidente que la vitamina D contribuye a mantener la presión sanguínea a través del sistema RAAS, además de a modular la pared de los vasos sanguíneos y puede reducir el daño oxidativo (Lin, 2019). Un examen sistemático de 17 estudios (1996-2009) demostró que se producían menos enfermedades cardiovasculares en los pacientes que tomaban suplementos de vitamina D (dosis de moderadas a altas) (Wang, 2010).

Un metaanálisis muestra que la suplementación con vitamina D (10-20 mcg diarios) reduce el riesgo de insuficiencia cardíaca en mayores en más de un 20 por ciento en comparación con quienes no la tomaban (Ford, 2014).

Un reciente estudio in vitro demuestra que la vitamina D también puede contribuir a reparar el daño cardíaco. En un modelo in vitro, la vitamina D mejora significativamente la relación entre el óxido nítrico (NO) y la peroxinitrita (parámetros utilizados como indicadores de la función endotelial). La vitamina D fue capaz de aumentar el óxido nítrico antioxidante y reducir el peroxinitrito citotóxico. Esto puede contribuir a mejorar la función endotelial y ser beneficioso en el tratamiento de la hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares (Khan, 2018).

Síndromes metabólicos

De un estudio de diseño transversal con 13.642 participantes se desprende que la prevalencia de los síndromes metabólicos y la diabetes era significativamente menor en los sujetos con un valor de calcidiol sérico de =75 nmol/l (síndromes metabólicos: 21, 6 %; diabetes, 4,1 %) en comparación con sujetos con un valor de calcidiol sérico de &lt;30 nmol/l (síndromes metabólicos: 45,5 %; diabetes: 11,6 %) (p &lt; 0,0001) (Ganji, 2020). Un valor de 75 nmol/l en adultos se asocia con indicadores positivos relativos a enfermedades metabólicas.

Así que hay indicios de que la vitamina D juega un papel en la secreción de insulina. Sin embargo, un estudio de intervención clínica en pacientes con tolerancia reducida a la glucosa muestra que la ingesta diaria de vitamina D no inhibe el desarrollo de la diabetes de tipo 2 en comparación con un placebo (Pittas, 2019).

Trastornos neurodegenerativos

La vitamina D también juega un papel importante como neuroesteroide en el cerebro en desarrollo y adulto. De este modo, estimula y protege los nervios y puede cambiar la neurotransmisión y la plasticidad neural (Groves, 2014). Los estudios de observación muestran que los pacientes con trastornos neurodegenerativos, como la enfermedad de Alzheimer, la demencia, el TDAH y los trastornos cognitivos, tienen niveles muy bajos de vitamina D (Balion, 2012; Kotsi, 2018). La investigación en personas con la enfermedad de Parkinson muestra que tienen síntomas más leves a niveles más altos de vitamina D (Knekt, 2010).

Niveles inadecuados de vitamina D junto con los ácidos grasos omega 3 pueden dar lugar a bajos valores de serotonina en el cerebro y, por lo tanto, subyacen a trastornos neuropsiquiátricos como la depresión y la esquizofrenia (Patrick, 2015). Incluso los recién nacidos con deficiencia de vitamina D corren un mayor riesgo de padecer esquizofrenia más adelante (responsable del 8 % de los casos de esquizofrenia en Dinamarca (Eyles, 2018). Subgrupos específicos pueden beneficiarse de la suplementación con vitamina D (Spedding, 2014; Shaffer, 2014).

En los niños con autismo, la administración de suplementos de vitamina D (diariamente 2000 UI durante 12 meses) se asoció con una reducción de la irritabilidad y la hiperactividad, según un ensayo clínico aleatorio controlado por placebo (Mazahery, 2019).

 

contraindicaciones

Se debe tener cuidado al aconsejar la suplementación de vitamina D en casos de hipercalcemia, hipercalciuria, nefrolitiasis, nefrocalcinosis, insuficiencia renal grave, hiperparatiroidismo, pseudohipoparatiroidismo, hipervitaminosis D (Farmacotherapeutisch Kompas, s.f.). Se aconseja consultar con el médico de cabecera.

 

efectos secundarios

En general, la vitamina D es bien tolerada en diferentes dosis. Sin embargo, el uso prolongado de dosis muy altas de vitamina D puede causar los siguientes efectos secundarios: hipercalcemia, azotemia (demasiados compuestos de nitrógeno en la sangre) y anemia (Koutkia, 2001).

 

interacciones

Se sabe que los siguientes medicamentos (véase la tabla 1) afectan al nivel de vitamina D (Farmacotherapeutisch Kompas; Natural Medicines). La necesidad de vitamina D puede verse afectada por este motivo. Por lo tanto, es aconsejable determinar el nivel de la vitamina D de los usuarios.

Tabla 1 Medicamentos que influyen en el nivel de vitamina D.

Antiepilépticos

Disminución del estado nutricional

Fármacos antirretrovirales

Disminución del estado nutricional

Carbamazepina

Disminución del estado nutricional

Clortalidona

Puede llevar a un exceso

Clorotiazida

Puede llevar a un exceso

Cimetidina

Disminución del estado nutricional

Colestiramina

Disminución del estado nutricional

Colestipol

Disminución del estado nutricional

Corticosteroides

Disminución del estado nutricional

Fenobarbital

Disminución del estado nutricional

Fenitoína

Disminución del estado nutricional

Heparina

Disminución del estado nutricional

Hidroclorotiazida

Puede llevar a un exceso

Indapamida

Puede llevar a un exceso

Laxantes

Disminución del estado nutricional

Orlistat

Disminución del estado nutricional

Primidona

Disminución del estado nutricional

Rifampicina

Disminución del estado nutricional

Diuréticos tiazídicos

Puede llevar a un exceso

 

La suplementación con vitamina D también puede interactuar con los fármacos (véase la tabla 2) y así influir en los efectos (secundarios) de los mismos (Farmacotherapeutisch Kompas; Natural Medicines).

 

Tabla 2. Influencia de la vitamina D en los efectos (secundarios) de los fármacos

Preparados que contienen aluminio

Posibilidad de toxicidad relacionada con el aluminio

Sustancias reguladoras de calcio

Probabilidad de hipercalcemia

Análogos de la vitamina D (como el calcipotriol)

Probabilidad de hipercalcemia

Digoxina

Probabilidad de hipercalcemia

Diltiazem

Probabilidad de hipercalcemia

Atorvastatina

Reducción de la eficacia de los fármacos

Diuréticos tiazídicos

Probabilidad de hipercalcemia

Verapamilo

Reducción de la eficacia de los fármacos

 

dosis

Seguridad

Es posible extraer cantidades tóxicas de vitamina D de los suplementos alimenticios, pero solo en dosis extremadamente altas. El riesgo de toxicidad de la vitamina D en caso de hipercalcemia aumenta con valores séricos de calcidiol de 250 nmol/l o más (Vieth, 1999; Heaney, 2005). Esos valores solo pueden alcanzarse con un uso extremadamente prolongado de más de 250 microgramos (10.000 UI) de vitamina D por día (Heaney, 2005). Un ECA publicado en Clinical Nutrition muestra que la suplementación mensual de altas dosis de vitamina D3 (100 000 UI) durante un período de tiempo prolongado no influye en los efectos secundarios comunicados por los participantes (Malihi, 2018). Por este motivo, puede considerarse seguro.

La dosis máxima segura de vitamina D3 en la UE está fijada en 100 microgramos por día. La cantidad máxima permitida en los suplementos es de 75 microgramos por dosis diaria. Para niños de 1 a 10 años, la dosis máxima segura es de 50 microgramos al día, y para niños de hasta 1 año, el límite máximo es de 35 microgramos (EFSA, 2016). Los límites anteriores se aplican al uso crónico. En ocasiones es necesario utilizar dosis más altas durante períodos cortos de tiempo en grupos de riesgo específicos (por ejemplo, con deficiencia grave de vitamina D).

Dosis

La cantidad de vitamina D puede expresarse en microgramos de ergocalciferol (vitamina D2) o en microgramos de colecalciferol (vitamina D3). También se indica regularmente la cantidad de Unidades Internacionales (UI), donde 40 UI corresponden a 1 microgramo.

De acuerdo con la directiva europea y la situación local, cada país elabora sus propias normas alimentarias. Consulte el sitio web de la autoridad local competente en materia de productos alimenticios para conocer las normas aplicables en su país.

Dosis terapéuticas

Las dosis terapéuticas tienen en cuenta las enfermedades y las circunstancias especiales. Un nivel óptimo de vitamina D se encuentra alrededor de 80 nmol/l (30 ng/ml) (Muskite, 2013). Para alcanzar y mantener este nivel (en adultos), es importante exponer la piel a la luz directa del sol en verano (con respetando el consejo de la fundación holandesa contra el cáncer KWF Kankerbestrijding para prevenir el cáncer de piel) y tomar una dosis de mantenimiento entre 25-75 microgramos (1000-3000 IU) por día. De esta manera los niveles de vitamina D se acercan a los de los cazadores-recolectores que fuimos, evolutivamente hablando. Para los grupos de riesgo, lo mejor es tomar 75 microgramos por día durante todo el año hasta alcanzar un estado óptimo. Las dosis diarias de 100 microgramos son seguras (la dosis máxima segura); aunque la cantidad máxima permitida en los suplementos es de 75 microgramos por dosis diaria.

El Instituto Linus Pauling, fundado por Linus Pauling, que introdujo la medicina ortomolecular, recomienda un suplemento diario de 50 microgramos de vitamina D para los adultos. En el caso de lactantes, niños y adolescentes, el Instituto Linus Pauling recomienda una ingesta diaria de 10 a 25 microgramos (Instituto Linus Pauling, 2017).

Según un estudio, cuando los niveles de vitamina D ya son bajos, se necesitan dosis superiores a las recomendadas (Heaney, 2005). A valores iniciales de 20-40, 40-60 y 60-80 nmol/l, se requieren, respectivamente, 55, 45 y 29 microgramos de suplementación de vitamina D para alcanzar un valor en sangre de al menos 80 nmol/l. Por lo tanto, es aconsejable determinar el valor en sangre antes de comenzar con la suplementación.

 

sinergismo

Calcio La vitamina D es esencial para el uso eficiente del calcio en el cuerpo. La vitamina D influye en la absorción del tracto gastrointestinal y en la reabsorción del calcio por los riñones. Cuando la vitamina D se toma junto con el calcio, aumenta la absorción activa del calcio en el intestino delgado (Institute of Medicine, 1999).

Magnesio Un alto consumo de magnesio puede reducir el riesgo de deficiencia de vitamina D. El magnesio regula la actividad de las enzimas esenciales en el metabolismo de la vitamina D. La deficiencia de magnesio también puede influir negativamente en el nivel de vitamina D (Instituto Linus Pauling, 2017). El magnesio está involucrado en la formación del calcitriol. Por lo tanto, una deficiencia del metabolito activo también interrumpe la absorción activa de calcio dependiente de la vitamina D. Cuando al mismo tiempo hay una ingesta relativamente baja de calcio, esto puede conducir a una hipocalcemia dependiente del magnesio.

La proteína que transporta el calcio a través de la pared intestinal también puede unir y transportar el magnesio. Esta proteína es estimulada por la vitamina D, por lo que también puede aumentar la absorción de magnesio (Hardwick, 1991). En personas con bajos niveles de vitamina D y magnesio, la ingesta de vitamina D puede mejorar el estado del magnesio (Fukumoto, 1987). En personas con niveles normales de magnesio este efecto no parece ser significativo, posiblemente porque la excreción de magnesio en la orina también aumenta (Hardwick, 1991).

Vitamina K

La vitamina D y la vitamina K trabajan sinérgicamente en la formación de huesos y dientes fuertes. La vitamina D favorece la absorción del calcio, mientras que las proteínas dependientes de la vitamina K, la osteocalcina y la matriz de calcio de la glaproteína pueden ser incorporadas en la matriz ósea. La vitamina D en combinación con la vitamina K muestra más efectos beneficiosos para la salud de los huesos que la suplementación de solo vitamina D o K (Van Ballegooijen, 2017). Su efecto sinérgico conduce a una densidad mineral ósea óptima y reduce el riesgo de fracturas óseas (Van Ballegooijen, 2017). Los pacientes con osteoartritis en la articulación de la rodilla también experimentaron una mejora en la funcionalidad de la articulación después de la administración de suplementos tanto de vitamina K como de vitamina D (&gt;50 nmol/l) (Shea, 2018).

 

referencias

Abboud, M., Rybchyn, M. S., Rizk, R., Fraser, D. R., & Mason, R. S. (2017). Sunlight exposure is just one of the factors which influence vitamin D status. Photochemical & Photobiological Sciences, 16(3), 302–313. https://doi.org/10.1039/C6PP00329J

Al Mheid, I., Patel, R., Murrow, J., Morris, A., Rahman, A., Fike, L., Kavtaradze, N., Uphoff, I., Hooper, C., Tangpricha, V., Alexander, R. W., Brigham, K., & Quyyumi, A. A. (2011). Vitamin D status is associated with arterial stiffness and vascular dysfunction in healthy humans. Journal of the American College of Cardiology, 58(2), 186–192. https://doi.org/10.1016/j.jacc.2011.02.051

Ananthakrishnan, A. N., Khalili, H., Higuchi, L. M., Bao, Y., Korzenik, J. R., Giovannucci, E. L., … Chan, A. T. (2012). Higher Predicted Vitamin D Status Is Associated With Reduced Risk of Crohn’s Disease. Gastroenterology, 142(3), 482–489. https://doi.org/10.1053/j.gastro.2011.11.040

Anderson, J. L., May, H. T., Horne, B. D., Bair, T. L., Hall, N. L., Carlquist, J. F., Lappé, D. L., Muhlestein, J. B., & Intermountain Heart Collaborative (IHC) Study Group. (2010). Relation of vitamin D deficiency to cardiovascular risk factors, disease status, and incident events in a general healthcare population. The American Journal of Cardiology, 106(7), 963–968. https://doi.org/10.1016/j.amjcard.2010.05.027

Armas, L. A. G., Hollis, B. W., & Heaney, R. P. (2004). Vitamin D 2 Is Much Less Effective than Vitamin D 3 in Humans. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 89(11), 5387–5391. https://doi.org/10.1210/jc.2004-0360

Arunabh, S., Pollack, S., Yeh, J., & Aloia, J. F. (2003). Body Fat Content and 25-Hydroxyvitamin D Levels in Healthy Women. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 88(1), 157–161. https://doi.org/10.1210/jc.2002-020978

Balion, C., Griffith, L. E., Strifler, L., Henderson, M., Patterson, C., Heckman, G., … Raina, P. (2012). Vitamin D, cognition, and dementia: A systematic review and meta-analysis. Neurology, 79(13), 1397–1405. https://doi.org/10.1212/WNL.0b013e31826c197f

Bettoun, D. J., Burris, T. P., Houck, K. A., Buck, D. W., Stayrook, K. R., Khalifa, B., … Nagpal, S. (2003). Retinoid X Receptor Is a Nonsilent Major Contributor to Vitamin D Receptor-Mediated Transcriptional Activation. Molecular Endocrinology, 17(11), 2320–2328. https://doi.org/10.1210/me.2003-0148

Bikle, D. D. (2014). Vitamin D Metabolism, Mechanism of Action, and Clinical Applications. Chemistry & Biology, 21(3), 319–329. https://doi.org/10.1016/j.chembiol.2013.12.016

Bischoff-Ferrari, H., Borchers, M., Gudat, F., Dürmüller, U., Stähelin, H., & Dick, W. (2004). Vitamin D Receptor Expression in Human Muscle Tissue Decreases With Age. Journal of Bone and Mineral Research, 19(2), 265–269. https://doi.org/10.1359/jbmr.2004.19.2.265

Bischoff-Ferrari, H. A., Giovannucci, E., Willett, W. C., Dietrich, T., & Dawson-Hughes, B. (2006). Estimation of optimal serum concentrations of 25-hydroxyvitamin D for multiple health outcomes. The American Journal of Clinical Nutrition, 84(1), 18–28. https://doi.org/10.1093/ajcn/84.1.18

Bruce, D., Whitcomb, J. P., August, A., McDowell, M. A., & Cantorna, M. T. (2009). Elevated non-specific immunity and normal Listeria clearance in young and old vitamin D receptor knockout mice. International Immunology, 21(2), 113–122. https://doi.org/10.1093/intimm/dxn129

Cannell, J.J., Hollis, B.W. (2008). Use of vitamin D in clinical practice. Altern Med Rev. 13(1):6-20.

Cashman, K. D., Dowling, K. G., Škrabáková, Z., Gonzalez-Gross, M., Valtueña, J., De Henauw, S., Moreno, L., Damsgaard, C. T., Michaelsen, K. F., Mølgaard, C., Jorde, R., Grimnes, G., Moschonis, G., Mavrogianni, C., Manios,Y., Thamm, M., Mensink, G. B., Rabenberg, M., Busch, M. A., … Kiely, M. (2016). Vitamin D deficiency in Europe: Pandemic? The American Journal of Clinical Nutrition, 103(4), 1033–1044. https://doi.org/10.3945/ajcn.115.120873

Castillo, M.E., Entrenas Costa, L. M., Vaquero Barrios, J. M., Alcalá Díaz, J. F., López Miranda, J., Bouillon, R., & Quesada Gomez, J. M. (2020). Effect of calcifediol treatment and best available therapy versus best available therapy on intensive care unit admission and mortality among patients hospitalized for COVID-19: A pilot randomized clinical study. The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology, 203, 105751. https://doi.org/10.1016/j.jsbmb.2020.105751

Centro de Nutrición, Los Países Bajos [Voedingscentrum]. Voedingscentrum.nl. Consultado en la fecha: 4 de septiembre de 2020

Chandra, P., Wolfenden, L. L., Ziegler, T. R., Tian, J., Luo, M., Stecenko, A. A., … Tangpricha, V. (2007). Treatment of vitamin D deficiency with UV light in patients with malabsorption syndromes: A case series. Photodermatology, Photoimmunology & Photomedicine, 23(5), 179–185. https://doi.org/10.1111/j.1600-0781.2007.00302.x

Christensen, N., Søndergaard, J., Fisker, N., & Christesen, H. T. (2017). Infant Respiratory Tract Infections or Wheeze and Maternal Vitamin D in Pregnancy: A Systematic Review. The Pediatric Infectious Disease Journal, 36(4), 384–391. https://doi.org/10.1097/INF.0000000000001452

Doorenbos, C. R. C., van den Born, J., Navis, G., & de Borst, M. H. (2009). Possible renoprotection by vitamin D in chronic renal disease: Beyond mineral metabolism. Nature Reviews. Nephrology, 5(12), 691–700. https://doi.org/10.1038/nrneph.2009.185

Dawson-Hughes, B., Harris, S. S., Lichtenstein, A. H., Dolnikowski, G., Palermo, N. J., & Rasmussen, H. (2015). Dietary Fat Increases Vitamin D-3 Absorption. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, 115(2), 225–230. https://doi.org/10.1016/j.jand.2014.09.014

EFSA, European Food Safety Authority (2016). Consultado de: https://efsa.onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.2903/j.efsa.2016.4547

Engelsen, O. (2010). The Relationship between Ultraviolet Radiation Exposure and Vitamin D Status. Nutrients, 2(5), 482–495. https://doi.org/10.3390/nu2050482

Eyles, D. W., Trzaskowski, M., Vinkhuyzen, A. A. E., Mattheisen, M., Meier, S., Gooch, H., Anggono, V., Cui, X., Tan, M. C., Burne, T. H. J., Jang, S. E., Kvaskoff, D., Hougaard, D. M., Nørgaard-Pedersen, B., Cohen, A., Agerbo, E., Pedersen, C. B., Børglum, A. D., Mors, O., … McGrath, J. J. (2018). The association between neonatal vitamin D status and risk of schizophrenia. Scientific Reports, 8(1), 17692. https://doi.org/10.1038/s41598-018-35418-z

Farmacotherapeutisch Kompas (s.f.) Colecalciferol. Consultado de https://www.farmacotherapeutischkompas.nl/bladeren/preparaatteksten/c/colecalciferol#eigenschappen

Ford, J. A., MacLennan, G. S., Avenell, A., Bolland, M., Grey, A., Witham, M., & for the RECORD Trial Group. (2014). Cardiovascular disease and vitamin D supplementation: Trial analysis, systematic review, and meta-analysis. The American Journal of Clinical Nutrition, 100(3), 746–755. https://doi.org/10.3945/ajcn.113.082602

Fluss, J., Kern, I., de Coulon, G., Gonzalez, E., & Chehade, H. (2014). Vitamin D deficiency: A forgotten treatable cause of motor delay and proximal myopathy. Brain and Development, 36(1), 84–87. https://doi.org/10.1016/j.braindev.2012.11.014

Fukumoto, S., Matsumoto, T., Tanaka, Y., Harada, S.-I., & Ogata, E. (1987). Renal Magnesium Wasting in a Patient with Short Bowel Syndrome with Magnesium Deficiency: Effect of 1 a -Hydroxyvitamin D 3 Treatment*. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 65(6), 1301–1304. https://doi.org/10.1210/jcem-65-6-1301

Gallagher, J. C., Yalamanchili, V., & Smith, L. M. (2013). The effect of vitamin D supplementation on serum 25OHD in thin and obese women. The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology, 136, 195–200. https://doi.org/10.1016/j.jsbmb.2012.12.003

Ganji, V., Tangpricha, V., & Zhang, X. (2020). Serum Vitamin D Concentration =75 nmol/L Is Related to Decreased Cardiometabolic and Inflammatory Biomarkers, Metabolic Syndrome, and Diabetes; and Increased Cardiorespiratory Fitness in US Adults. Nutrients, 12(3). https://doi.org/10.3390/nu12030730

Gao, Q., Kou, T., Zhuang, B., Ren, Y., Dong, X., & Wang, Q. (2018). The Association between Vitamin D Deficiency and Sleep Disorders: A Systematic Review and Meta-Analysis. Nutrients, 10(10). https://doi.org/10.3390/nu10101395

Goldacre, M., Hall, N., & Yeates, D. G. R. (2014). Hospitalisation for children with rickets in England: A historical perspective. The Lancet, 383(9917), 597–598. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(14)60211-7

Grant, W. B., Lahore, H., McDonnell, S. L., Baggerly, C. A., French, C. B., Aliano, J. L., & Bhattoa, H. P. (2020). Evidence that Vitamin D Supplementation Could Reduce Risk of Influenza and COVID-19 Infections and Deaths. Nutrients, 12(4). https://doi.org/10.3390/nu12040988

Gröber, U., Spitz, J., Reichrath, J., Kisters, K., Holick, M.F. (2013). Vitamin D: Update 2013: From rickets prophylaxis to general preventive healthcare. Dermatoendocrinol. 1;5(3):331-47. doi: 10.4161/derm.26738.

Groves, N. J., McGrath, J. J., & Burne, T. H. J. (2014). Vitamin D as a neurosteroid affecting the developing and adult brain. Annual Review of Nutrition, 34, 117–141. https://doi.org/10.1146/annurev-nutr-071813-105557

Guo, C., Sinnott, B., Niu, B., Lowry, M. B., Fantacone, M. L., & Gombart, A. F. (2014). Synergistic induction of human cathelicid in antimicrobial peptide gene expression by vitamin D and stilbenoids. Molecular Nutrition & Food Research, 58(3),528–536. https://doi.org/10.1002/mnfr.201300266

Hardwick, L. L., Jones, M. R., Brautbar, N., & Lee, D. B. N. (1991). Magnesium Absorption: Mechanisms and the Influence of Vitamin D, Calcium and Phosphate. The Journal of Nutrition, 121(1), 13–23. https://doi.org/10.1093/jn/121.1.13

He, C.-S., Fraser, W. D., Tang, J., Brown, K., Renwick, S., Rudland-Thomas, J., Teah, J., Tanqueray, E., & Gleeson, M. (2016). The effect of 14 weeks of vitamin D3 supplementation on antimicrobial peptides and proteins in athletes. Journal of Sports Sciences, 34(1), 67–74. https://doi.org/10.1080/02640414.2015.1033642

Heaney, R. P. (2005). The Vitamin D requirement in health and disease. The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology, 97(1–2), 13–19. https://doi.org/10.1016/j.jsbmb.2005.06.020

Herr, C., Greulich, T., Koczulla, R. A., Meyer, S., Zakharkina, T., Branscheidt, M., … Bals, R. (2011). The role of vitamin D in pulmonary disease: COPD, asthma, infection, and cancer. Respiratory Research, 12(1), 31. https://doi.org/10.1186/1465-9921-12-31

Holick, M. F. (2002). Sunlight and vitamin D: Both good for cardiovascular health. Journal of General Internal Medicine, 17(9), 733-735. https://doi.org/10.1046/j.1525-1497.2002.20731.x

Holick, M. F. (2003). Vitamin D: A millenium perspective: Vitamin D. Journal of CellularBiochemistry, 88(2), 296–307. https://doi.org/10.1002/jcb.10338

Holick, M. F. (2004). Sunlight and vitamin D for bone health and prevention of autoimmunediseases, cancers, and cardiovascular disease. The American Journal of Clinical Nutrition, 80(6), 1678S-1688S. https://doi.org/10.1093/ajcn/80.6.1678S

Holick, M. F. (2006). High Prevalence of Vitamin D Inadequacy and Implications for Health. Mayo Clinic Proceedings, 81(3), 353–373. https://doi.org/10.4065/81.3.353

Holick, M.F. (2007). Vitamin D deficiency. N Engl J Med. 19;357(3):266-81.

Houghton, L. A., & Vieth, R. (2006). The case against ergocalciferol (vitamin D2) as a vitamin supplement. The American Journal of Clinical Nutrition, 84(4), 694–697. https://doi.org/10.1093/ajcn/84.4.694

Hujoel, P. P. (2013). Vitamin D and dental caries in controlled clinical trials: Systematic review and meta-analysis. Nutrition Reviews, 71(2), 88–97.https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2012.00544.x

Hyppönen, E., Läärä, E., Reunanen, A., Järvelin, M.-R., & Virtanen, S. M.(2001). Intake of vitamin D and risk of type 1 diabetes: A birth-cohort study. The Lancet, 358(9292), 1500–1503.https://doi.org/10.1016/S0140-6736(01)06580-1

Institute of medicine (1997). Dietary Reference Intakes for Ca, P, Mg, Vit D and F. National academypress: Washington D.C.

Iqbal, S. F., & Freishtat, R. J. (2011). Mechanism of action of vitamin D in the asthmatic lung. Journal of Investigative Medicine: The Official Publication of the American Federation for Clinical Research, 59(8), 1200–1202. https://doi.org/10.2130/JIM.0b013e31823279f0

Janssen, H. C., Samson, M. M., & Verhaar, H. J. (2002). Vitamin D deficiency, muscle function, and falls in elderly people. The American Journal of Clinical Nutrition, 75(4), 611–615. https://doi.org/10.1093/ajcn/75.4.611

Jones, G. (2008). Pharmacokinetics of vitamin D toxicity. The American Journal of Clinical Nutrition, 88(2), 582S-586S. https://doi.org/10.1093/ajcn/88.2.582S

Jørgensen, S. P., Agnholt, J., Glerup, H., Lyhne, S., Villadsen, G. E., Hvas, C. L., Bartels, L. E., Kelsen, J., Christensen, L. A., & Dahlerup, J. F. (2010). Clinical trial: Vitamin D3 treatment in Crohn’s disease - a randomized double-blind placebo-controlled study. Alimentary Pharmacology & Therapeutics, 32(3),377–383. https://doi.org/10.1111/j.1365-2036.2010.04355.x

Kaufman, H. W., Niles, J. K., Kroll, M. H., Bi, C., & Holick, M. F. (2020). SARS-CoV-2 positivity rates associated with circulating 25-hydroxyvitamin D levels. PLOS ONE, 15(9), e0239252. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0239252

Khan, A., Dawoud, H., & Malinski, T. (2018). Nanomedical studies of the restoration of nitric oxide/peroxynitrite balance in dysfunctional endothelium by 1,25-dihydroxy vitamin D3—Clinical implications for cardiovascular diseases. International Journal of Nanomedicine, 13, 455–466. https://doi.org/10.2147/IJN.S152822

Kim, G., & Bae, J.-H. (2016). Vitamin D and atopic dermatitis: A systematic review and meta-analysis. Nutrition (Burbank, Los Angeles County, Calif.), 32(9), 913–920. https://doi.org/10.1016/j.nut.2016.01.023

Knekt, P., Kilkkinen, A., Rissanen, H., Marniemi, J., Sääksjärvi, K., &Heliövaara, M. (2010). Serum Vitamin D and the Risk of Parkinson Disease. Archives of Neurology, 67(7).https://doi.org/10.1001/archneurol.2010.120

Kotsi, E., Perrea, D.N. (2018). Vitamin D levels in children and adolescents with attention-deficithyperactivity disorder (ADHD): a meta-analysis. Atten Defic Hyperact Disord. 11(3):221-232. doi: 10.1007/s12402-018-0276-7.

Koutkia, P., Chen, T. C., & Holick, M. F. (2001). Vitamin D intoxication associated with an over-the-counter supplement. The New England Journal of Medicine, 345(1),66–67. https://doi.org/10.1056/NEJM200107053450115

Kunutsor, S. K., Burgess, S., Munroe, P. B., & Khan, H. (2014). Vitamin D and high blood pressure: Causal association or epiphenomenon? European Journal of Epidemiology, 29(1), 1–14. https://doi.org/10.1007/s10654-013-9874-z

Krall, E. A., Wehler, C., Garcia, R. I., Harris, S. S., & Dawson-Hughes, B. (2001). Calcium and vitamin D supplements reduce tooth loss in the elderly. The American Journal of Medicine, 111(6), 452–456. https://doi.org/10.1016/S0002-9343(01)00899-3

Levis, S., Gomez, A., Jimenez, C., Veras, L., Ma, F., Lai, S., Hollis, B., & Roos, B. A. (2005). Vitamin D Deficiency and Seasonal Variation in an Adult South Florida Population. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 90(3), 1557–1562. https://doi.org/10.1210/jc.2004-0746

Li, Y. C., Kong, J., Wei, M., Chen, Z.-F., Liu, S. Q., & Cao, L.-P. (2002). 1,25-Dihydroxyvitamin D(3) is a negative endocrine regulator of the renin-angiotensin system. The Journal of Clinical Investigation, 110(2),229–238. https://doi.org/10.1172/JCI15219

Linus Pauling Institute, Micronutrient Information Center, Oregon State University, 2018. Geraadpleegd op: 4 september 2020. https://lpi.oregonstate.edu/mic/vitamins/vitamin-D

Lin, L., Zhang, L., Li, C., Gai, Z., & Li, Y. (2019). Vitamin D and Vitamin D Receptor: New Insights in the Treatment ofHypertension. Current Protein & Peptide Science, 20(10), 984–995. https://doi.org/10.2174/1389203720666190807130504

Locantore, P., Del Gatto, V., Gelli, S., Paragliola, R. M., & Pontecorvi, A. (2020). The Interplay between Immune System and Microbiota in Osteoporosis. Mediators of Inflammation, 2020, 3686749. https://doi.org/10.1155/2020/3686749

Luxwolda, M. F., Kuipers, R. S., Kema, I. P., van der Veer, E., Dijck-Brouwer, D. A. J., & Muskiet, F. A. J. (2013). Vitamin D status indicators in indigenous populations in East Africa. European Journal of Nutrition, 52(3), 1115–1125.https://doi.org/10.1007/s00394-012-0421-6

Malluche, H. H., Monier-Faugere, M.-C., & Koszewski, N. J. (2002). Use and indication of vitamin D and vitamin D analogues in patients with renal bone disease. Nephrology, Dialysis, Transplantation: Official Publication of the European Dialysis and Transplant Association - European Renal Association, 17 Suppl 10, 6–9. https://doi.org/10.1093/ndt/17.suppl_10.6

Malihi Z, Lawes CMM, Wu Z, Huang Y, Waayer D, Toop L, Khaw K, CamargoCA, Scragg R, (2018) Monthly high-dose vitamin D3 supplementation and self-reported adverse events in a 4-year randomized controlled trial. Clinical Nutrition https://doi.org/10.1016/j.clnu.2018.07.034.

Martineau, A. R., Jolliffe, D. A., Hooper, R. L., Greenberg, L., Aloia, J. F., Bergman, P., … Camargo, C. A. (2017). Vitamin D supplementation to prevent acute respiratory tract infections: Systematic review and meta-analysis of individual participant data. BMJ, i6583. https://doi.org/10.1136/bmj.i6583

Marx, S. J. (s.f.). 122100 Hyperparathyroid and Hypoparathyroid Disorders. The New England Journal of Medicine, 14.

Maurya, V. K., & Aggarwal, M. (2017). Factors influencing the absorption of vitamin D in GIT: An overview. Journal of Food Science and Technology, 54(12),3753–3765. https://doi.org/10.1007/s13197-017-2840-0

Mazahery, H., Conlon, C. A., Beck, K. L., Mugridge, O., Kruger, M. C., Stonehouse, W., … von Hurst, P. R. (2019). A randomised controlled trial of vitamin D and omega-3 long chain polyunsaturated fatty acids in the treatment of irritability and hyperactivity among children with autism spectrum disorder. The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology, 187, 9–16. https://doi.org/10.1016/j.jsbmb.2018.10.017

Munger, K. L., Zhang, S. M., O’Reilly, E., Hernán, M. A., Olek, M. J., Willett, W.C., & Ascherio, A. (2004). Vitamin D intake and incidence of multiple sclerosis. Neurology, 62(1), 60–65. https://doi.org/10.1212/01.wnl.0000101723.79681.38

Muris, A.H., Smolders, J., Rolf, L., Thewissen, M., Hupperts, R., Damoiseaux, J. (2016). Immune regulatory effects of high dose vitamin D3 supplementation in a randomized controlled trial in relapsing remitting multiple sclerosis patients receiving IFNß; the SOLARIUM study. J Neuroimmunol. 300:47-56. doi: 10.1016/j.jneuroim.2016.09.018

Muskiet, F. A. J., & van der Veer, E. (2007). Vitamine D waar liggen de grenzen van deficiëntie, adequate status entoxiciteit? Ned Tijdschr Klin Chem Labgeneesk, 32, 150–158.

Muskiet, F. A. J., & Schuitemaker, G. E. (2013). Een kritische beschouwing van de aanbevelingen en de rationale vanhet G ezondheidsraad rapport ‘Evaluatie van de voedingsnormen voorvitamine D’. 38(3), 17.

MVO (2019). Toevoeging van vitaminen en mineralen. Consultado de https://www.mvo.nl/gezondheid/wetgeving/toevoeging-van-vitaminen-en-mineralen#

Natural Medicines. Vitamin D/Professional handout/Interactions. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com. Consultado: 11 de septiembre de 2020

Nowak, A., Boesch, L., Andres, E., Battegay, E., Hornemann, T., Schmid, C., Bischoff-Ferrari, H. A., Suter, P. M., & Krayenbuehl, P.-A. (2016). Effect of vitamin D3 on self-perceived fatigue. Medicine, 95(52). https://doi.org/10.1097/MD.0000000000005353

Papadimitropoulos, E., Wells, G., Shea, B., Gillespie, W., Weaver, B., Zytaruk, N., … Guyatt, G. (2002). VIII: Meta-Analysis of the Efficacy of Vitamin D Treatment in Preventing Osteoporosis in Postmenopausal Women. Endocrine Reviews, 23(4), 560–569. https://doi.org/10.1210/er.2001-8002

Patrick, R. P., & Ames, B. N. (2015). Vitamin D and the omega-3 fatty acids control serotonin synthesis and action, part 2: Relevance for ADHD, bipolar disorder, schizophrenia, and impulsive behavior. FASEB Journal: Official Publication of the Federation of American Societies for Experimental Biology, 29(6), 2207–2222. https://doi.org/10.1096/fj.14-268342

Pittas, A. G., Dawson-Hughes, B., Sheehan, P., Ware, J. H., Knowler, W. C., Aroda, V. R., … Staten, M. (2019). Vitamin D Supplementation and Prevention of Type 2 Diabetes. New England Journal of Medicine, 381(6), 520–530. https://doi.org/10.1056/NEJMoa1900906

RIVM (2011). Voedingsstatus van Hindoestaanse en Creoolse Surinamers enautochtone Nederlanders in Nederland: Het SUNSET-onderzoek | RIVM. (s.f.). Consultado el 4 de septiembre de 2020 desde https://www.rivm.nl/publicaties/voedingsstatus-van-hindoestaanse-en-creoolse-surinamers-en-autochtone-nederlanders-in

Saraf, R., Morton, S. M. B., Camargo, C. A., & Grant, C. C. (2016). Global summary of maternal and newborn vitamin D status—A systematicreview. Maternal & Child Nutrition, 12(4), 647–668. https://doi.org/10.1111/mcn.12210

Schafer, A.L. (2017). Vitamin D and intestinal calcium transport after bariatric surgery. Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology. 173:202-210. doi: 10.1016/j.jsbmb.2016.12.012

Shaffer, J. A., Edmondson, D., Wasson, L. T., Falzon, L., Homma, K., Ezeokoli, N., … Davidson, K. W. (2014). Vitamin D Supplementation for Depressive Symptoms: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Psychosomatic Medicine, 76(3), 190–196. https://doi.org/10.1097/PSY.0000000000000044

Shea, M. K., Loeser, R. F., McAlindon, T. E., Houston, D. K., Kritchevsky, S. B., y Booth, S. L. (2018). Association of Vitamin K Status Combined With Vitamin D Status and Lower-Extremity Function: A Prospective Analysis of Two Knee Osteoarthritis Cohorts. Arthritis Care & Research, 70(8), 1150–1159. https://doi.org/10.1002/acr.23451

Sotirchos, E. S., Bhargava, P., Eckstein, C., Van Haren, K., Baynes, M., Ntranos, A., … Calabresi, P. A. (2016). Safety and immunologic effects of high- vs low-dose cholecalciferol in multiple sclerosis. Neurology, 86(4), 382–390. https://doi.org/10.1212/WNL.0000000000002316

Spedding, S. (2014). Vitamin D and Depression: A Systematic Review and Meta-Analysis Comparing Studies with and without Biological Flaws. Nutrients, 6(4), 1501–1518. https://doi.org/10.3390/nu6041501

Stoutjesdijk, E., Schaafsma, A., Kema, I. P., van der Molen, J., Dijck-Brouwer, D. A. J., y Muskiet, F. A. J. (2019). Influence of daily 10-85 µg vitamin D supplements during pregnancy and lactation on maternal vitamin D status and mature milk antirachitic activity. The British Journal of Nutrition, 121(4), 426–438. https://doi.org/10.1017/S0007114518003598

Sutton, A. L. M., y MacDonald, P. N. (2003). Vitamin D: More Than a “Bone-a-Fide” Hormone. Molecular Endocrinology, 17(5), 777–791. https://doi.org/10.1210/me.2002-0363

Tangpricha, V., Turner, A., Spina, C., Decastro, S., Chen, T. C., y Holick, M. F. (2004). Tanning is associated with optimal vitamin D status (serum 25-hydroxyvitamin D concentration) and higher bone mineral density. The American Journal of Clinical Nutrition, 80(6), 1645–1649. https://doi.org/10.1093/ajcn/80.6.1645

El grupo DIPART (Análisis de Pruebas Aleatorias de Vitamina D en Paciente Individual)- (2010). Patient level pooled analysis of 68 500 patients from seven major vitamin D fracture trials in US and Europe. BMJ, 340(jan12 1), b5463–b5463. https://doi.org/10.1136/bmj.b5463

Tripkovic, L., Lambert, H., Hart, K., Smith, C. P., Bucca, G., Penson, S., … Lanham-New, S. (2012). Comparison of vitamin D2 and vitamin D3 supplementation in raising serum 25-hydroxyvitamin D status: A systematic review and meta-analysis. The American Journal of Clinical Nutrition, 95(6), 1357–1364. https://doi.org/10.3945/ajcn.111.031070

Tsoukas, C. D., Provvedini, D. M., y Manolagas, S. C. (1984). 1,25-dihydroxyvitamin D3: A novel immunoregulatory hormone. Science (New York, N.Y.), 224(4656), 1438–1440. https://doi.org/10.1126/science.6427926

USDA, National Nutrient Database for Standard Reference. (USDA, Base de Datos de Nutrientes Nacional para Referencia Estándar.) Consultado en la fecha: 4 de septiembre de 2020.

van Ballegooijen, A. J., Pilz, S., Tomaschitz, A., Grübler, M. R., y Verheyen, N. (2017). The Synergistic Interplay between Vitamins D and K for Bone and Cardiovascular Health: A Narrative Review. International Journal of Endocrinology, 2017, 1–12. https://doi.org/10.1155/2017/7454376

van Ballegooijen, A. J., Cepelis, A., Visser, M., Brouwer, I. A., van Schoor, N. M., y Beulens, J. W. (2017). Joint Association of Low Vitamin D and Vitamin K Status With Blood Pressure and Hypertension. Hypertension, 69(6), 1165–1172. https://doi.org/10.1161/HYPERTENSIONAHA.116.08869

Vieth, R. (1999). Vitamin D supplementation, 25-hydroxyvitamin D concentrations, and safety. The American Journal of Clinical Nutrition, 69(5), 842–856. https://doi.org/10.1093/ajcn/69.5.842

Volmer, D. A., Mendes, L. R. B. C., y Stokes, C. S. (2015). Analysis of vitamin D metabolic markers by mass spectrometry: Current techniques, limitations of the “gold standard” method, and anticipated future directions: MEASURING VITAMIN D METABOLIC MARKERS BY MASS SPECTROMETRY. Mass Spectrometry Reviews, 34(1), 2–23. https://doi.org/10.1002/mas.21408

Voortman, T., van den Hooven, E. H., Heijboer, A. C., Hofman, A., Jaddoe, V. W., y Franco, O. H. (2015). Vitamin D Deficiency in School-Age Children Is Associated with Sociodemographic and Lifestyle Factors. Journal of Nutrition. https://doi.org/10.3945/jn.114.208280

Wacker, M., y Holick, M. F. (2013). Sunlight and Vitamin D: A global perspective for health. Dermato-Endocrinology, 5(1), 51–108. https://doi.org/10.4161/derm.24494

Wang, L., Manson, J. E., Song, Y., y Sesso, H. D. (2010). Systematic review: Vitamin D and calcium supplementation in prevention of cardiovascular events. Annals of Internal Medicine, 152(5), 315–323. https://doi.org/10.7326/0003-4819-152-5-201003020-00010

Wat, H. y Dytoc, M. (2014). Off-label uses of topical vitamin D in dermatology: A systematic review. Journal of Cutaneous Medicine and Surgery, 18(2), 91–108. https://doi.org/10.2310/7750.2013.13109

Webb, Ann R. (2006). Who, what, where and when—Influences on cutaneous vitamin D synthesis. Progress in Biophysics and Molecular Biology, 92(1), 17–25. https://doi.org/10.1016/j.pbiomolbio.2006.02.004

Wielders, J. P. M., van Dormaël, P. D., Eskes, P. F., y Duk, M. J. (2006). [Severe vitamin-D deficiency in more than half of the immigrant pregnant women of non-western origin and their newborns]. Nederlands Tijdschrift Voor Geneeskunde, 150(9), 495–499.

Willett, W. (2013). Nutritional Epidemiology (tercera edición). Nueva York: Oxford University Press.

Wortsman, J., Matsuoka, L. Y., Chen, T. C., Lu, Z., y Holick, M. F. (2000). Decreased bioavailability of vitamin D in obesity. The American Journal of Clinical Nutrition, 72(3), 690–693. https://doi.org/10.1093/ajcn/72.3.690

Xue, L.-N., Xu, K.-Q., Zhang, W., Wang, Q., Wu, J., y Wang, X.-Y. (2013). Associations Between Vitamin D Receptor Polymorphisms and Susceptibility to Ulcerative Colitis and Crohn's Disease: A Meta-analysis. Inflammatory Bowel Diseases, 19(1), 54–60. https://doi.org/10.1002/ibd.22966

Zipitis, C. S., y Akobeng, A. K. (2008). Vitamin D supplementation in early childhood and risk of type 1 diabetes: A systematic review and meta-analysis. Archives of Disease in Childhood, 93(6), 512–517. https://doi.org/10.1136/adc.2007.128579

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies