Valeriana officinalis

  • La valeriana común es originaria de Europa. Se conocen al menos 200 especies de valeriana. Las más importantes son la Valeriana officinalis (Europa), la Valeriana edulis (México) y la Valeriana wallichii (India). La Valeriana officinalis, o valeriana común (a la que nos referiremos en adelante como valeriana) es una de las plantas medicinales más conocidas y utilizadas. Algunos de los principales componentes activos de la Valeriana officinalis son los sesquiterpenos no volátiles, los aceites esenciales, los valepotriatos, los alcaloides, el ácido gamma-aminobutírico (GABA) y un grupo amplio y diverso de otros elementos. Los componentes de la valeriana actúan principalmente sobre el sistema GABAérgico. La valeriana es conocida sobre todo por su influencia beneficiosa en la función del sueño y su contribución a una resistencia normal frente al estrés. Resumiendo, sus propiedades farmacológicas pueden describirse como sedantes, inductoras del sueño, inhibidoras de la ansiedad y antiespasmódicas. La valeriana se utiliza principalmente en los trastornos del sueño acompañados de tensión, inquietud, excitación o miedo, en casos de nerviosismo, angustia, temor o estrés, dolores menstruales, molestias de la menopausia y cefaleas tensionales.

  • Las propiedades farmacológicas y el mecanismo de acción de la valeriana no son atribuibles a la actividad de un único componente. La valeriana presenta un aceite esencial (0,2-2,8 %) que contiene monoterpenos (borneol y acetato de bornilo, entre otros) y sesquiterpenos, de los cuales el ácido valerénico (0,2-0,9 %) y sus derivados, como el ácido isovalerénico, el ácido acetoxivalerénico, la valeranona y el valerenal, son los que más peso tienen en los efectos de la planta. Otros principios activos son los valepotriatos (0,05-0,67 %), como el isovaltrato, los alcaloides (0,1 %), como la valerianina, la valerina, la chatidina y la actinidina, y los aminoácidos GABA, glutamina y arginina. En el gran grupo que forman el resto de sus componentes tenemos al ácido cafeico, el ácido clorogénico, la colina, los taninos, los flavonoides, los fitoesteroles y los lignanos (hidroxipinoresinol) [1]. La valeriana tiene efectos sedantes (calmantes), reductores de la ansiedad, promotores del sueño y espasmolíticos (antiespasmódicos). Estas propiedades se deben principalmente a la influencia de la valeriana sobre los receptores GABAa, adenosina A1 y serotonina (5-HT5a) [2].

    Sistema GABAérgico

    El GABA es un neurotransmisor que tiene un efecto inhibidor o calmante sobre el cerebro. La regulación e inhibición de la actividad cerebral se produce cuando el GABA se une a uno de sus receptores en el sistema nervioso central. La unión al receptor GABAa proporciona un equilibrio entre la actividad y el reposo en el cerebro, mientras que la unión al receptor GABAb pone activamente fin a la hiperactividad del cerebro. Al unirse a determinadas subunidades del receptor GABAa, el ácido valerénico potencia la acción del receptor [3]. Las benzodiacepinas (medicamentos para la ansiedad) también actúan adheriéndose al receptor GABAA [4]. Además, los componentes activos de la valeriana aumentan la liberación de GABA en la hendidura sináptica e inhiben su recaptación en la neurona presináptica y que la enzima GABA transaminasa la degrade en la sinapsis por la enzima [5]. Estudios realizados en ratones demostraron que la ingesta de extracto de valeriana puede provocar un aumento de la expresión del receptor GABA [5].

    El GABA presente en la valeriana también afecta al sistema GABAérgico. Según varias investigaciones, parece ser que el GABA no puede atravesar la barrera hematoencefálica. Sin embargo, diversos estudios muestran los efectos positivos en el cerebro por la ingesta oral de GABA. El mecanismo que subyace a estos resultados aún no está claro [6,7].

    Sistema serotoninérgico

    El neurotransmisor monoamínico serotonina participa en la regulación del sueño [8], influye en el estado de ánimo y modula la respuesta al estrés [9]. Las investigaciones in vitro han demostrado que el extracto de valeriana y el ácido valerénico pueden activar un receptor específico de la serotonina: el receptor 5-HT5a [10]. Recientes investigaciones in vitro e in vivo sugieren que la activación del receptor 5-HT5a es importante para la respuesta a los antidepresivos [11]. Estudios realizados en ratones han demostrado que la ingesta de extracto de valeriana (100 mg/kg al día) durante 3 semanas reduce las concentraciones de la hormona del estrés, la corticosterona, tras sufrir estrés físico o psicosocial. La concentración de metabolitos de serotonina y noradrenalina en el hipocampo y la amígdala también disminuyó en los ratones a los que se les administró extracto de valeriana. Esto significa que es menos probable que estos neurotransmisores se descompongan en el cerebro, lo que puede tener efectos positivos sobre el estado de ánimo [12]. La ingesta de 0,5 gramos/kg de ácido valerénico aislado mostró resultados similares [13].

    Receptor A1 de la adenosina

    La adenosina es un ribonucleósido (compuesto de adenina y ribosa) que se encuentra en todo el cuerpo y el cerebro. Además de ser un componente estructural del trifosfato de adenosina (TFA), rico en energía, la adenosina también actúa como neuromodulador en el cerebro. Se sabe que la adenosina puede modular la transmisión dopaminérgica, glutamatérgica, adrenérgica y acetilcolinérgica al unirse a los receptores A1 y A2, por lo que combate la depresión y la ansiedad [14,15]. Además, la activación del receptor A1 de la adenosina estimula el llamado sueño NREM o «sueño de ondas lentas», la fase del sueño importante para la recuperación física [2]. Varios componentes de la valeriana, como el lignano, el hidroxipinoresinol, el valepotriato y el isovaltrato, activan el receptor A1 de la adenosina [16]. Los estudios en animales han demostrado que los valepotriatos reducen los síntomas de ansiedad y depresión en ratones, probablemente al afectar a la neurotransmisión dopaminérgica y noradrenérgica [17,18]. Los valepotriatos son químicamente inestables, por lo que, según el suplemento y el tiempo de almacenamiento, la proporción de valepotriatos puede variar mucho [2].

    Sistema acetilcolinérgico

    La valeriana también afecta a la acción de la acetilcolina [19], un neurotransmisor importante para la memoria y la capacidad de concentración [20]. Además, la acetilcolina es el principal neurotransmisor del sistema nervioso parasimpático [21]. Además de la colina, que es un componente importante de la acetilcolina, la valeriana contiene alcaloides que inhiben la actividad de la enzima colinesterasa, por lo que frena la degradación de la acetilcolina [19].

    Efectos antioxidantes y antiinflamatorios

    Varios componentes de la valeriana, como los flavonoides, los fitoesteroles, los taninos, el ácido clorogénico, el ácido cafeico y los lignanos tienen, entre otros efectos positivos, acción antioxidante [22,23]. In vitro, el ácido valerénico puede inhibir la actividad del NF-?B, un factor de transcripción proinflamatorio. En un modelo de ratón, el ácido valerénico contrarrestó la expresión de varias citoquinas proinflamatorias en el cerebro [24].

    Acción espasmolítica

    Los valepotriatos tienen efecto espasmolítico (relajante) en el intestino y también en otros tejidos como el útero [25]. Estudios in vitro han demostrado que, especialmente los extractos de etanol, (más que los extractos de agua) de la valeriana reducen las contracciones espontáneas de los tejidos uterinos [25].

  • La planta valeriana está muy extendida en Europa. La raíz (radix) se utiliza para hacer infusiones, polvos, extractos y tinturas.

  • Absorción

    Una dosis oral de 600 mg de extracto de valeriana dio lugar a una concentración máxima de ácido valerénico en suero de 0,9 a 2,3 ng/ml en un plazo de 1 a 2 horas en adultos sanos [26].

    Eliminación

    La semivida del ácido valerénico tras una dosis oral de 600 mg de extracto de valeriana fue de aproximadamente 1,1 horas en adultos sanos [26].

  • Al tratarse de una planta medicinal, no se puede hablar de necesidades diarias ni de síntomas de carencias.

  • La valeriana puede tomarse en infusión, en polvo, o en forma de tintura o extracto seco procesado en un comprimido o cápsula. Las tinturas, también llamadas extractos hidroalcohólicos, tienen un contenido de alcohol que puede variar entre el 25 y el 90 %, siendo el 70 % la forma más común. A partir de las raíces (radix) de la planta se elaboran infusiones, polvos, tinturas y extractos secos. Los suplementos que contienen valeriana pueden estar estandarizados en cuanto a ingredientes activos. Una normalización habitual se basa en la cantidad de ácido valerénico (0,25-1 %). La mayoría de los suplementos estandarizados contienen un 0,8 % de ácido valerénico.

  • Insomnio - problemas de sueño

    Varios estudios clínicos sobre la eficacia de la valeriana en los patrones de sueño muestran mejoras en los parámetros subjetivos del sueño, como con qué frecuencia el sujeto se despierta, el tiempo que se tarda en conciliar el sueño, el tiempo de sueño efectivo y la calidad del sueño [2,27-29]. Las investigaciones también han demostrado que la valeriana influye sobre los parámetros objetivos del sueño, como la duración del sueño NREM o del sueño de ondas lentas, medido mediante polisomnografía. La ingesta de 600 mg de extracto de valeriana 1 hora antes de acostarse durante 2 semanas aumentó la proporción de sueño de ondas lentas en pacientes con insomnio. Este efecto no se apreció después de una sola dosis [30].

    Una reciente revisión sistemática y meta-análisis estudió la eficacia de la valeriana en los problemas de sueño [2]. De 23 estudios, 13 mostraron que la ingesta de valeriana tenía un efecto positivo sobre el sueño. Los investigadores observaron un efecto promotor del sueño de la valeriana tanto en durmientes «normales» como en pacientes con trastornos del sueño u otras condiciones médicas. Para determinar la calidad del sueño se utilizaron varias mediciones, incluyendo cuestionarios validados y polisomnografía. Seis estudios probaron el efecto de una dosis única de valeriana sobre el sueño, mientras que los otros estudios estudiaron el uso a largo plazo de la valeriana (de 5 días a 8 semanas). También se utilizaron diversos preparados de valeriana, como tinturas, extractos secos y la raíz molida. Los investigadores concluyeron que la valeriana es más eficaz cuando se utiliza durante un periodo de tiempo más largo. El consumo a largo plazo (4-8 semanas) de 450-1410 mg al día de la raíz molida pareció tener el mayor efecto positivo sobre la calidad del sueño [2].

    Nerviosismo, ansiedad y estrés

    La valeriana se ha utilizado tradicionalmente, entre otras razones, por sus propiedades inhibidoras de la ansiedad. Parece que los valepotriatos parecen aportar a este efecto. En un estudio piloto controlado en el que participaron 36 pacientes con un trastorno de ansiedad, los síntomas de ansiedad se redujeron significativamente en los grupos que recibieron valepotriatos (81,3 mg) o diazepam (6,5 mg) diariamente durante 4 semanas. Este efecto no se observó en el grupo de placebo [31]. La ingesta de 530 mg de raíz de valeriana durante 4 semanas redujo los síntomas de ansiedad en pacientes con VIH que tomaban medicación con efectos secundarios neuropsiquiátricos adversos. Esta reducción se vio acompañada de una mejora de la calidad del sueño [32].

    La depresión y los trastornos de ansiedad suelen darse al mismo tiempo. Dos tercios de los pacientes deprimidos sufren también un trastorno de ansiedad, y viceversa, las personas con un trastorno de ansiedad suelen sufrir depresión [33]. Así pues, el uso de la valeriana puede ser útil en los casos de depresión con sensación de angustia [34]. El uso de un producto combinado que contenía extractos de Valeriana officinalis (28 mg), Hypericum perforatum (60 mg) y Passiflora incarnata (32 mg) durante 4 semanas redujo los síntomas psiquiátricos en niños de 6 a 12 años con trastorno afectivo (depresión nerviosa), incluidos los de ansiedad y depresión. [35].

    La valeriana es conocida por su efecto calmante. El uso de un extracto estandarizado de valeriana (600 mg) durante 1 semana redujo la reactividad al estrés psicológico y fisiológico en adultos sanos durante una situación de estrés controlado [36].

    Molestias durante la menopausia

    El uso de raíz de valeriana 2 veces al día 530 mg durante 4 semanas mejoró la calidad del sueño de mujeres con trastornos del sueño relacionados con la menopausia [28]. La ingesta de 530 mg de raíz de valeriana 2 veces al día durante 2 meses redujo el número y la gravedad de los sofocos en comparación con el grupo placebo [37]. En otro estudio, en comparación con el grupo de placebo, la gravedad de los sofocos se redujo significativamente en el grupo de mujeres que tomaron 225 mg de raíz de valeriana 3 veces al día durante 2 meses [38].

    Molestias menstruales

    Un estudio con 100 estudiantes demostró que las mujeres que utilizaron raíz de valeriana molida tuvieron menos dolores que el grupo de placebo. El suplemento de valeriana se tomó 3 veces al día (250 mg) durante 3 días al comienzo de la menstruación y durante 2 ciclos menstruales consecutivos [39]. Los síntomas emocionales y físicos del síndrome premenstrual (SPM) disminuyeron significativamente después de tomar 530 mg de raíz de valeriana 2 veces al día durante los últimos 7 días del ciclo menstrual durante 3 meses. Este efecto no se observó en el grupo de placebo [40].

    Cefalea tensional

    Se sabe que la cefalea tensional es el tipo más común de dolor de cabeza. Los resultados de un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo con 88 participantes mostraron que la ingesta diaria de 2 x 530 mg de extracto de valeriana después de la cena durante 4 semanas tuvo un efecto significativo sobre el impacto y la gravedad de la cefalea tensional, así como sobre la invalidación del paciente en comparación con el placebo [41].

    Cognición

    La ingesta de 530 mg de valeriana (1 hora antes de acostarse) durante 1 mes mejoró la función cognitiva en pacientes en diálisis [42]. En este estudio no se investigó si los efectos positivos de la valeriana sobre la cognición se debían a la mejora de la función del sueño.

  • No se han llevado a cabo suficientes investigaciones en humanos sobre el uso de la valeriana durante el embarazo y la lactancia. No utilizar en caso de trastornos hepáticos graves (patológicos) y de hipersensibilidad a la Valeriana officinalis. No utilizar en niños menores de 12 años sin supervisión médica.

  • Las dosis que se indican a continuación son las utilizadas en los ensayos clínicos en humanos. Dependiendo de la dolencia en cuestión, la dosis puede variar.

    Adultos

    Los estudios clínicos en adultos suelen emplear una dosis de entre 300 y 600 mg de extracto de valeriana o de raíz de valeriana al día durante un máximo de 6 semanas.

    Niños

    En niños menores de 12 años, se han utilizado con seguridad dosis de 160-320 mg de extracto de valeriana durante un periodo de 4-8 semanas [26].

  • El uso de la valeriana es seguro en la dosificación y plazos recomendados. Se sabe poco sobre la toxicidad de la valeriana en humanos. Se han realizado pocos estudios sobre los efectos a largo plazo de la valeriana (más de 6 semanas).

  • Por vía oral, la valeriana suele ser bien tolerada. Los efectos secundarios leves notificados en los ensayos clínicos incluyen mareos, somnolencia, lentitud y embotamiento mental. Ocasionalmente, la valeriana también puede causar dolor de cabeza, malestar gastrointestinal, sequedad bucal, irritabilidad y sueños vívidos. A largo plazo, se han notificado síntomas de abstinencia similares a los de las benzodiacepinas tras la interrupción del tratamiento (por ejemplo: ansiedad, malestar, arritmia cardíaca e insomnio). Por lo tanto, tras ingerirlas por largo tiempo, los pacientes deben reducir lentamente la dosis [26].

  • Evite el uso concomitante con alcohol, disulfiram, antidepresivos y sedantes habituales como benzodiazepinas, pentobarbital (Nembutal), fenobarbital (Luminal), secobarbital (Seconal), tiopental (Pentotal), fentanilo (Duragesic, Sublimaze), morfina, propofol (Diprivan) y otros. También se debe tener precaución con los medicamentos que se metabolizan mediante la enzima del citocromo P450 2D6 y P450 3A4. La valeriana también puede inhibir el metabolismo de los fármacos que se glucuronidan (sustratos UGT1A1 o UGT2B7), como el paracetamol (Tylenol), los estrógenos (Estrace, Premarin), las píldoras anticonceptivas, la entacapona (Comtan), el irinotecán (Camptosar) y otros [26].

  • Griffonia simplicifolia

    La Griffonia simplicifolia mejora el sueño mediante la modulación de la señalización de la serotonina. Las investigaciones han demostrado que influir simultáneamente en esta señalización de la serotonina y en la del GABA proporciona una mejora superior de la calidad y la duración del sueño [43]. Por lo tanto, la valeriana y la Griffonia simplicifolia pueden utilizarse conjuntamente para tratar los problemas o trastornos del sueño.

    Withania somnifera (ashwagandha)

    Tanto la valeriana como la ashwagandha tienen un efecto inhibidor de la ansiedad y promotor del sueño al unirse al receptor GABA. Ambas plantas pueden utilizarse conjuntamente para el tratamiento de la ansiedad y de sus trastornos y los problemas de sueño [44].

    Melissa officinalis (melisa o limoncillo)

    La Melissa officinalis, o melisa, al igual que la valeriana, tiene efectos inhibidores de la ansiedad y calmantes. Tradicionalmente, la combinación de melisa y valeriana se utiliza como sedante y en trastornos de ansiedad. Los efectos inhibidores de la ansiedad de esta combinación se han demostrado en adultos sanos durante una situación de estrés controlada [45].

    Humulus lupulus (lúpulo)

    El Humulus lupulus, al igual que la valeriana, tiene un efecto calmante e inductor del sueño. Tradicionalmente, estas dos plantas se han utilizado a menudo en combinación en el tratamiento de problemas relacionados con el estrés y los trastornos del sueño. Una combinación de extractos de lúpulo y valeriana resultó ser más eficaz para reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño que un extracto de valeriana por sí solo [46].

    Passiflora incarnata (Flor de la pasión silvestre)

    Unirse al receptor GABAa y el efecto asociado de inhibición de la ansiedad y promoción del sueño es un mecanismo de acción que comparten la Passiflora incarnata y la Valeriana officinalis que permite utilizar estas dos plantas conjuntamente para tratar la ansiedad y sus trastornos y los problemas de sueño [47,48].

    Piper methysticum (kava kava)

    Dado que comparten mecanismos de acción, el kava kava y la raíz de valeriana pueden utilizarse conjuntamente en el tratamiento de la ansiedad [49].

    Hypericum perforatum

    Dado que los trastornos de ansiedad suelen ir acompañados de depresión, la combinación de Hypericum perforatum y Valeriana officinalis puede ser útil en el tratamiento de la depresión con sensación de angustia [34].

    El GABA

    Visto que comparten aplicaciones y mecanismos de acción y dado que la propia valeriana contiene GABA, la valeriana y el GABA pueden utilizarse juntos como suplemento [2].

    Magnesio

    El magnesio es un inhibidor del receptor NMDA y un agonista del GABA, por lo que la suplementación con magnesio mejora el sueño [50]. Ambas sustancias pueden utilizarse conjuntamente para mejorar la duración y la calidad del sueño.

  • 1.            Verhelst G. Valeriana officinalis L. (Echte valeriaan). In: Groot handboek geneeskrachtige planten. Wevelgem, Belgium: Mannavita BVBA; 2006.

    2.            Shinjyo N, Waddell G, Green J. Valerian Root in Treating Sleep Problems and Associated Disorders—A Systematic Review and Meta-Analysis. J Evid Based Complementary Altern Med. 2020 Jan 1;25:2515690X2096732.

    3.            Khom S, Strommer B, Ramharter J, Schwarz T, Schwarzer C, Erker T, et al. Valerenic acid derivatives as novel subunit-selective GABAA receptor ligands - in vitro and in vivo characterization. Br J Pharmacol. 2010 Sep;161(1):65–78.

    4.            Sieghart W. Pharmacology of benzodiazepine receptors: an update. J Psychiatry Neurosci. 1994 Jan;19(1):24–9.

    5.            Mulyawan E, Ahmad MR, Islam AA, Massi MuhN, Hatta M, Arif SK. Analysis of GABRB3 Protein Level After Administration of Valerian Extract (Valeriana officinalis) in BALB/c mice. PJ. 2020 Jun 18;12(4):821–7.

    6.            Boonstra E, de Kleijn R, Colzato LS, Alkemade A, Forstmann BU, Nieuwenhuis S. Neurotransmitters as food supplements: the effects of GABA on brain and behavior. Front Psychol [Internet]. 2015 Oct 6 [cited 2021 Feb 4];6. Available from: http://journal.frontiersin.org/Article/10.3389/fpsyg.2015.01520/abstract

    7.            Ngo D-H, Vo TS. An Updated Review on Pharmaceutical Properties of Gamma-Aminobutyric Acid. Molecules. 2019 Jul 24;24(15):2678.

    8.            España RA, Scammell TE. Sleep neurobiology from a clinical perspective. Sleep. 2011 Jul 1;34(7):845–58.

    9.            Fox JH, Lowry CA. Corticotropin-releasing factor-related peptides, serotonergic systems, and emotional behavior. Front Neurosci. 2013 Sep 20;7:169.

    10.         Dietz BM, Mahady GB, Pauli GF, Farnsworth NR. Valerian extract and valerenic acid are partial agonists of the 5-HT5a receptor in vitro. Brain Res Mol Brain Res. 2005 Aug 18;138(2):191–7.

    11.         Sagi Y, Medrihan L, George K, Barney M, McCabe KA, Greengard P. Emergence of 5-HT5A signaling in parvalbumin neurons mediates delayed antidepressant action. Mol Psychiatry. 2020 Jun;25(6):1191–201.

    12.         Jung HY, Yoo DY, Kim W, Nam SM, Kim JW, Choi JH, et al. Valeriana officinalis root extract suppresses physical stress by electric shock and psychological stress by nociceptive stimulation-evoked responses by decreasing the ratio of monoamine neurotransmitters to their metabolites. BMC Complement Altern Med. 2014 Dec 11;14:476.

    13.         Jung HY, Yoo DY, Nam SM, Kim JW, Choi JH, Yoo M, et al. Valerenic Acid Protects Against Physical and Psychological Stress by Reducing the Turnover of Serotonin and Norepinephrine in Mouse Hippocampus-Amygdala Region. J Med Food. 2015 Dec;18(12):1333–9.

    14.         Calker D, Biber K, Domschke K, Serchov T. The role of adenosine receptors in mood and anxiety disorders. J Neurochem. 2019 Oct;151(1):11–27.

    15.         Bartoli F, Burnstock G, Crocamo C, Carrà G. Purinergic Signaling and Related Biomarkers in Depression. Brain Sci. 2020 Mar 12;10(3).

    16.         Lacher SK, Mayer R, Sichardt K, Nieber K, Müller CE. Interaction of valerian extracts of different polarity with adenosine receptors: Identification of isovaltrate as an inverse agonist at A1 receptors. Biochemical Pharmacology. 2007 Jan;73(2):248–58.

    17.         Maurmann N, Reolon GK, Rech SB, Fett-Neto AG, Roesler R. A Valepotriate Fraction of Valeriana glechomifolia Shows Sedative and Anxiolytic Properties and Impairs Recognition But Not Aversive Memory in Mice. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine. 2011;2011:1–7.

    18.         Müller LG, Salles LA, Stein AC, Betti AH, Sakamoto S, Cassel E, et al. Antidepressant-like effect of Valeriana glechomifolia Meyer (Valerianaceae) in mice. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry. 2012 Jan;36(1):101–9.

    19.         Torssell K, Wahlberg K, Alnås Å, Hemmingsson S, Kullberg L, Blinc R, et al. Isolation, Structure, and Synthesis of Alkaloids from Valeriana officinalis L.. Acta Chem Scand. 1967;21:53–62.

    20.         Hung S-Y, Fu W-M. Drug candidates in clinical trials for Alzheimer’s disease. J Biomed Sci. 2017 Jul 19;24(1):47.

    21.         Sam C, Bordoni B. Physiology, Acetylcholine. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2021 [cited 2021 Feb 24]. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK557825/

    22.         Di Lorenzo C, Colombo F, Biella S, Stockley C, Restani P. Polyphenols and Human Health: The Role of Bioavailability. Nutrients. 2021 Jan 19;13(1).

    23.         Zhang Y-J, Gan R-Y, Li S, Zhou Y, Li A-N, Xu D-P, et al. Antioxidant Phytochemicals for the Prevention and Treatment of Chronic Diseases. Molecules. 2015 Nov 27;20(12):21138–56.

    24.         Rodríguez-Cruz A, Romo-Mancillas A, Mendiola-Precoma J, Escobar-Cabrera JE, García-Alcocer G, Berumen LC. “Effect of valerenic acid on neuroinflammation in a MPTP-induced mouse model of Parkinson’s disease.” IBRO Reports. 2020 Jun;8:28–35.

    25.         Pino A, Palumbo DR, Samperi S, De Pasquale R, Sturlese E, Circosta C, et al. Relaxing effects of <I>Valeriana officinalis</I> extracts on isolated human non-pregnant uterine muscle. j pharm pharmacol. 2009 Feb 1;61(2):251–6.

    26.         Gamma-aminobutyric (GABA). Professional Monograph. Natural Medicines; 2020.

    27.         Wheatley D. Kava and valerian in the treatment of stress-induced insomnia. Phytother Res. 2001 Sep;15(6):549–51.

    28.         Taavoni S, Ekbatani N, Kashaniyan M, Haghani H. Effect of valerian on sleep quality in postmenopausal women: a randomized placebo-controlled clinical trial. Menopause. 2011 Sep;18(9):951–5.

    29.         Barton DL, Atherton PJ, Bauer BA, Moore DF, Mattar BI, Lavasseur BI, et al. The use of Valeriana officinalis (Valerian) in improving sleep in patients who are undergoing treatment for cancer: a phase III randomized, placebo-controlled, double-blind study (NCCTG Trial, N01C5). J Support Oncol. 2011 Feb;9(1):24–31.

    30.         Donath F, Quispe S, Diefenbach K, Maurer A, Fietze I, Roots I. Critical evaluation of the effect of valerian extract on sleep structure and sleep quality. Pharmacopsychiatry. 2000 Mar;33(2):47–53.

    31.         Andreatini R, Sartori VA, Seabra MLV, Leite JR. Effect of valepotriates (valerian extract) in generalized anxiety disorder: a randomized placebo-controlled pilot study. Phytother Res. 2002 Nov;16(7):650–4.

    32.         Ahmadi M, Khalili H, Abbasian L, Ghaeli P. Effect of Valerian in Preventing Neuropsychiatric Adverse Effects of Efavirenz in HIV-Positive Patients: A Pilot Randomized, Placebo-Controlled Clinical Trial. Ann Pharmacother. 2017 Jun;51(6):457–64.

    33.         Groen RN, Ryan O, Wigman JTW, Riese H, Penninx BWJH, Giltay EJ, et al. Comorbidity between depression and anxiety: assessing the role of bridge mental states in dynamic psychological networks. BMC Med. 2020 Sep 29;18(1):308.

    34.         Müller D, Pfeil T, von den Driesch V. Treating depression comorbid with anxiety – results of an open, practice-oriented study with St John’s wort WS® 5572 and valerian extract in high doses. Phytomedicine. 2003 Jan;10:25–30.

    35.         Trompetter I, Krick B, Weiss G. Herbal triplet in treatment of nervous agitation in children. Wien Med Wochenschr. 2013 Feb;163(3–4):52–7.

    36.         Cropley M, Cave Z, Ellis J, Middleton RW. Effect of Kava and Valerian on human physiological and psychological responses to mental stress assessed under laboratory conditions. Phytother Res. 2002 Feb;16(1):23–7.

    37.         Jenabi E, Shobeiri F, Hazavehei SMM, Roshanaei G. The effect of Valerian on the severity and frequency of hot flashes: A triple-blind randomized clinical trial. Women & Health. 2018 Mar 16;58(3):297–304.

    38.         Mirabi P, Mojab F. The effects of valerian root on hot flashes in menopausal women. Iran J Pharm Res. 2013;12(1):217–22.

    39.         Mirabi P, Dolatian M, Mojab F, Majd HA. Effects of valerian on the severity and systemic manifestations of dysmenorrhea. International Journal of Gynecology & Obstetrics. 2011 Dec;115(3):285–8.

    40.         Behboodi Moghadam Z, Rezaei E, Shirood Gholami R, Kheirkhah M, Haghani H. The effect of Valerian root extract on the severity of pre menstrual syndrome symptoms. J Tradit Complement Med. 2016 Jul;6(3):309–15.

    41.         Azizi H, Shojaii A, Hashem-Dabaghian F, Noras M, Boroumand A, Ebadolahzadeh Haghani B, et al. Effects of Valeriana officinalis (Valerian) on tension-type headache: A randomized, placebo-controlled, double-blind clinical trial. Avicenna J Phytomed. 2020 Jun;10(3):297–304.

    42.         Samaei A, Nobahar M, Hydarinia-Naieni Z, Ebrahimian AA, Tammadon MR, Ghorbani R, et al. Effect of valerian on cognitive disorders and electroencephalography in hemodialysis patients: a randomized, cross over, double-blind clinical trial. BMC Nephrol. 2018 Dec;19(1):379.

    43.         Hong K-B, Park Y, Suh HJ. Sleep-promoting effects of the GABA/5-HTP mixture in vertebrate models. Behav Brain Res. 2016 Sep 1;310:36–41.

    44.         Candelario M, Cuellar E, Reyes-Ruiz JM, Darabedian N, Feimeng Z, Miledi R, et al. Direct evidence for GABAergic activity of Withania somnifera on mammalian ionotropic GABAA and GABA? receptors. Journal of Ethnopharmacology. 2015 Aug 2;171:264–72.

    45.         Kennedy DO, Little W, Haskell CF, Scholey AB. Anxiolytic effects of a combination ofMelissa ofcinalis andValeriana ofcinalis during laboratory induced stress. Phytother Res. 2006 Feb;20(2):96–102.

    46.         Koetter U, Schrader E, Käufeler R, Brattström A. A randomized, double blind, placebo-controlled, prospective clinical study to demonstrate clinical efficacy of a fixed valerian hops extract combination (Ze 91019) in patients suffering from non-organic sleep disorder. Phytother Res. 2007 Sep;21(9):847–51.

    47.         Akhondzadeh S, Naghavi HR, Vazirian M, Shayeganpour A, Rashidi H, Khani M. Passionflower in the treatment of generalized anxiety: a pilot double-blind randomized controlled trial with oxazepam. J Clin Pharm Ther. 2001 Oct;26(5):363–7.

    48.         Lee J, Jung H-Y, Lee SI, Choi JH, Kim S-G. Effects of Passiflora incarnata Linnaeus on polysomnographic sleep parameters in subjects with insomnia disorder: a double-blind randomized placebo-controlled study. 2019;8.

    49.         Spinella M. The importance of pharmacological synergy in psychoactive herbal medicines. Altern Med Rev. 2002 Apr;7(2):130–7.

    50.         Abbasi B, Kimiagar M, Sadeghniiat K, Shirazi MM, Hedayati M, Rashidkhani B. The effect of magnesium supplementation on primary insomnia in elderly: A double-blind placebo-controlled clinical trial. J Res Med Sci. 2012 Dec;17(12):1161–9.

Ja, schrijf mij in voor de tweewekelijkse nieuwsbrief en blijf op de hoogte van de nieuwste inzichten over gezondheid, events en webinars.
Ja, ik ga akkoord met de Privacy Statement van Natura Foundation

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies