Curcuma longa

  • Curcuma longa, también conocida como cúrcuma, es miembro de la familia del jengibre ( Zingiberaceae ). La típica cúrcuma de color amarillo anaranjado se obtiene del rizoma de la planta Curcuma longa . El color proviene de pigmentos formados por polifenoles solubles en grasa. Estos se conocen como curcuminoides. La curcumina, el curcuminoide que se encuentra más comúnmente en la cúrcuma, generalmente se considera el ingrediente más activo. La cúrcuma tiene una historia muy larga en la medicina ayurvédica y china. En las últimas décadas, se han realizado muchas investigaciones científicas sobre la cúrcuma porque se puede utilizar para muchas afecciones diferentes.

    Los efectos sobre la salud de la cúrcuma se atribuyen principalmente a sus fuertes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. La cúrcuma tiene un campo de aplicación muy amplio, incluido el reumatismo, porque ayuda a mantener las articulaciones flexibles . Puede usarse en caso de intestino hiperpermeable, síndrome del intestino irritable y enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Además, se puede utilizar de forma preventiva y terapéutica en la diabetes, es beneficioso en caso de síndrome metabólico y es interesante en diversas enfermedades hepáticas porque contribuye al mantenimiento de la función hepática normal. La cúrcuma también se puede utilizar en el tratamiento del asma y las alergias porque la cúrcuma es compatible con el sistema inmunológico. También se puede utilizar para combatir los síntomas del síndrome premenstrual (SPM) y para frenar el envejecimiento. Dependiendo de la aplicación, la cúrcuma se puede utilizar de forma crónica o a corto plazo como terapia de estímulo. La investigación científica muestra que el uso de cúrcuma es muy seguro y que los efectos secundarios son raros y leves por naturaleza.

  • La raíz de la Curcuma longa contiene las sustancias activas más importantes y un extracto de la raíz también se llama 'cúrcuma'. De forma natural, alrededor del 2 al 9 por ciento de la cúrcuma se compone de curcuminoides. La curcumina es el curcuminoide más abundante en la cúrcuma: representa aproximadamente el 75 por ciento del total de curcuminoides. La demetoxicurcumina es el segundo curcuminoide más abundante en aproximadamente un 17 %, seguido de la bisdemetoxicurcumina en un 3 %. El otro 5 % consiste, entre otras cosas, en aceite esencial de cúrcuma [1–3].

    La capacidad antioxidante y antiinflamatoria de la curcumina es la base de muchos de los efectos beneficiosos para la salud de la cúrcuma. Además, influye sobre diversas enzimas, factores de transcripción, factores de crecimiento, receptores y moléculas de apoptosis. Los principales mecanismos de acción de la cúrcuma se describen a continuación.

    La cúrcuma es un antioxidante

    Los curcuminoides tienen un gran potencial antioxidante. La curcumina es un fuerte inhibidor de la peroxidación de lípidos, que puede prevenir el daño a las membranas celulares. En la peroxidación de lípidos, los radicales libres toman un electrón de los ácidos grasos en la membrana celular y forman un radical de ácido graso. El radical de ácido graso es un ácido graso inestable que puede dañar otros ácidos grasos en la membrana celular y los orgánulos a través de una reacción en cadena. Un antioxidante como la curcumina puede estabilizar el equilibrio de electrones y así limitar o prevenir el daño a las células.

    El efecto antioxidante de la cúrcuma también contribuye al efecto antiinflamatorio, ya que las especies de oxígeno radical desempeñan un papel en la inflamación. [4]. Además del hecho de que las sustancias bioactivas de la cúrcuma tienen una función antioxidante, también pueden aumentar los valores antioxidantes del propio cuerpo. Por ejemplo, se ha demostrado que la cúrcuma aumenta la síntesis de glutatión. [5]. La curcumina aumenta la expresión del gen y-GCL: este gen codifica la enzima que produce el glutatión. El glutatión es nuestro antioxidante corporal más importante.

    La cúrcuma es antiinflamatoria

    La cúrcuma tiene un importante efecto antiinflamatorio. La mayor parte de la investigación se realizó con el ingrediente activo curcumina. [4]. La curcumina inhibe las citocinas proinflamatorias interleucina (IL) -1, -2, -6, -8 y -12 y TNF-a. Por tanto, la curcumina tiene un efecto antiinflamatorio muy amplio debido a la interacción con diversas sustancias de señalización molecular (proinflamatorias)[4]. Además de inhibir las citocinas proinflamatorias, la cúrcuma también desempeña un papel antiinflamatorio de varias otras formas. A continuación discutimos varios mecanismos que son importantes en este sentido.

    La cúrcuma inhibe los factores de transcripción que tienen un papel en la inflamación

    Uno de los principales mecanismos de acción antiinflamatorios de la curcumina es la influencia de los factores de transcripción implicados en la inflamación. Los factores de transcripción son proteínas que se unen al ADN y, por lo tanto, influyen en la cantidad de ADN que se traduce en proteínas.

    La curcumina tiene un efecto inhibidor sobre el factor de transcripción NF-kB [4]. NF-kB es uno de los factores de transcripción proinflamatorios más importantes. Este factor de transcripción se activa durante el estrés oxidativo y la inflamación, entre otras cosas. El NF-kB activado regula los genes responsables de la respuesta inmune, incluida la enzima ciclooxigenasa-2 (COX-2) y citocinas proinflamatorias como IL-6 e IL-8. La cúrcuma reduce la expresión de NF-kB, que inhibe la producción de COX-2, entre otras cosas, y se producen menos citocinas. Esto reduce la cascada proinflamatoria que sería iniciada por NF-kB.

    La cúrcuma también influye en los factores de transcripción STAT, AP-1, Egr1 y PPAR-y. [4]. Por ejemplo, afectan la inmunidad celular, la proliferación, la diferenciación y la apoptosis.

    La cúrcuma inhibe la inflamación mediante la inhibición de la ciclooxigenasa (COX).

    La ciclooxigenasa es una enzima responsable de la conversión del ácido araquidónico en prostaglandinas. Las prostaglandinas son importantes sustancias similares a las hormonas que intervienen en el proceso de inflamación. Las prostaglandinas pueden causar inflamación, fiebre y dolor.

    La curcumina reduce la actividad y la expresión génica de la enzima COX-2. En primer lugar, es por tanto un inhibidor de la actividad enzimática. Además, esta enzima se produce menos, en parte porque la curcumina inhibe el NF-kB. Como resultado, se producen menos prostaglandinas y se reduce la inflamación. Un grupo de fármacos con un mecanismo de acción similar son los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), que también inhiben la actividad de la COX-2 [4]. Lea más sobre esto en el capítuloIndicaties.

    La cúrcuma influye en el equilibrio entre las células T colaboradoras.

    La cúrcuma tiene un papel importante en el apoyo al equilibrio adecuado entre las células T auxiliares como Th1, Th2 y Th17 [6]. Las células T colaboradoras (Th) desempeñan un papel importante dentro del sistema inmunológico aprendido. Las células Th son importantes para una respuesta inmune normal contra patógenos intracelulares y extracelulares, células tumorales y tolerancia a autoantígenos. Un cambio en el equilibrio entre Th1, Th2 y Th17 da como resultado diversas afecciones, como alergias, trastornos autoinmunes y enfermedades inflamatorias.

    La cúrcuma tiene un efecto sobre el cerebro.

    Los modelos animales y los estudios in vitro muestran que la cúrcuma tiene un efecto inhibidor sobre la enzima monoamino oxidasa (MAO) que descompone ciertos neurotransmisores (monoamínicos). La cúrcuma inhibe tanto la MAO-A como la MAO-B [7,8]. La inhibición de la descomposición de neurotransmisores da como resultado concentraciones más altas de neurotransmisores en la sinapsis, de modo que los neurotransmisores están activos durante más tiempo. La enzima MAO-A es la principal responsable de la descomposición de la serotonina, melatonina, noradrenalina y adrenalina. MAO-B descompone la feniletilamina y la bencilamina. Ambas enzimas MAO descomponen la dopamina y la tiramina.

    En un estudio con animales, se comprobó que la inhibición de la MAO aumenta los niveles de serotonina y noradrenalina en la corteza frontal y el hipocampo. Los investigadores también encontraron un aumento en los niveles de dopamina en la corteza frontal y el cuerpo estriado [9].

    Además, la cúrcuma también parece interactuar con el receptor de serotonina (5-HT 1A ) y el receptor GABAA [10,11] .

    La cúrcuma tiene un efecto sobre la pared intestinal.

    La enzima IAP (fosfatasa alcalina intestinal) es una enzima importante que está presente en la capa mucosa del intestino grueso y descompone los lipopolisacáridos, volviéndolos inofensivos. En un estudio con animales, se demostró que la cúrcuma duplica la actividad de la IAP [12]. Además, la cúrcuma influye en las proteínas de unión estrecha. Una dieta occidental a menudo reduce la expresión de las proteínas de unión estrecha, lo que resulta en una mayor permeabilidad intestinal. La cúrcuma aumenta la expresión génica de las proteínas de unión estrecha Zonula occludens-1 (ZO-1) y Claudin-1. La permeabilidad intestinal causada por una dieta occidental se puede restaurar con suplementos de cúrcuma [12]. La expresión de proteínas de unión estrecha está corregulada por receptores de vitamina D. Dado que la cúrcuma tiene afinidad por los receptores de vitamina D, es posible que la expresión aumentada de proteínas de unión estrecha por la cúrcuma esté regulada a través de los receptores de vitamina D [13]. Más investigaciones deberían arrojar luz sobre esto.

    La cúrcuma influye sobre la capa mucosa del intestino. La suplementación con cúrcuma condujo en un estudio animal a una mejor capa de mucosa como resultado del aumento de la producción de mucosa [14]. La producción de mucosa puede mejorar porque la cúrcuma reduce la inflamación y el estrés oxidativo en las células caliciformes productoras de mucosa [15].

    Los estudios en animales muestran que la cúrcuma aumenta la expresión génica de péptidos antibacterianos en las células de Paneth [16,17]. Las células de Paneth son células especializadas en la pared intestinal que secretan componentes antimicrobianos cuando la pared intestinal está expuesta a microorganismos. La cúrcuma contribuye así a mejorar el sistema inmunológico en el intestino y al mantenimiento de la barrera intestinal.

  • No hay producción propia de cúrcuma. En la cocina, la cúrcuma se conoce principalmente porque le da al curry su característico color amarillo. A menudo se utiliza como especia en las cocinas del sudeste asiático, Oriente Medio e India. Además, los extractos de curcumina también se utilizan como colorante alimentario [3].

    La especia de la raíz de cúrcuma molida contiene solo del 2 al 8 por ciento de curcuminoides. Por lo tanto, algunos suplementos contienen un extracto de cúrcuma con un mayor contenido de curcumina y una mejor capacidad de absorción. Lea más sobre la suplementación con cúrcuma en el capítulo.

  • Absorción de curcuminoides

    La biodisponibilidad de los curcuminoides es baja después de la ingesta oral, por lo que relativamente pocos curcuminoides intactos se absorben sistémicamente. La parte que penetra en el torrente sanguíneo se descompone y se excreta con relativa rapidez [18] .

    Debido a que la cúrcuma tiene un efecto cuando se absorbe en el torrente sanguíneo, los científicos se han centrado en mejorar la absorción y biodisponibilidad de la cúrcuma. Se han desarrollado composiciones específicas de curcumina, en relación con las cuales se ha confirmado científicamente que conducen a una biodisponibilidad oral significativamente mayor. Por otro lado, un suplemento sin absorción mejorada también puede tener un efecto beneficioso, precisamente porque acaba en el intestino. Si la cúrcuma no se absorbe en el torrente sanguíneo, actúa en el lumen del intestino.

    Metabolización y excreción de los curcuminoides

    La investigación demuestra que los curcuminoides se convierten en muchos metabolitos diferentes mediante, entre otras cosas, la actividad del microbioma intestinal y el metabolismo del hígado [19]. La conjugación de fase II con glucurónido, sulfato y glutatión es el principal paso de metabolización hepática de los curcuminoides [20].

    Algunos de los curcuminoides ya se conjugan en las células epiteliales de la pared intestinal, tras lo cual algunos se excretan inmediatamente por los intestinos [21]. Por otro lado, los curcuminoides que se absorben sistémicamente son metabolizados sobre todo por el hígado. La glucuronidación es un paso de procesamiento importante, sobre el 99 % de los curcuminoides se someten a este procesamiento.

    Los curcuminoides que no se absorben, los que se excretan y los metabolitos son metabolizados posteriormente por el microbioma intestinal, tras lo cual una proporción muy pequeña puede seguir siendo absorbida en el intestino grueso. La mayoría se excreta posteriormente a través de las heces [20].

    Los investigadores aún no están seguros sobre si el metabolismo de los curcuminoides da lugar a más o menos componentes activos. También puede depender de la función y de que los metabolitos tengan funciones diferentes a las de sus componentes principales. Los metabolitos glucurónidos, en particular, parecen tener unos efectos beneficiosos sobre la salud que resultan interesantes, mientras que los metabolitos sulfato parecen ser inactivos [18].

    Los curcuminoides y sus metabolitos se excretan a través de las heces y la orina.

  • En el caso de la cúrcuma, no existe ningún requisito ni deficiencia estándar.

  • Dado que la cúrcuma común que se usa en hierbas y especias a menudo contiene niveles bajos de curcuminoides, un suplemento con una cantidad estandarizada de curcuminoides puede ser útil para los procedimientos terapéuticos. La cúrcuma se usa a menudo como parte de una mezcla de hierbas. Para obtener más información sobre las sustancias con función de apoyo o efecto sinérgico, consulta Synergisme en ondersteunende stoffen.

    Suplemento de mayor absorción

    El tipo de suplemento de cúrcuma más conveniente depende de la aplicación. Los curcuminoides no son solubles en agua y, por tanto, nuestro organismo no los puede absorber de forma adecuada. Existen suplementos en el mercado que aumentan la solubilidad en agua de los curcuminoides, lo que mejora la absorción de los curcuminoides en el organismo.

    CurcuWIN es una fórmula patentada que aumenta la solubilidad en agua de la cúrcuma. En comparación con la curcumina estándar, CurcuWIN presenta una absorción hasta 46 veces superior. En muchos casos, es preferible usar un producto que tenga una alta biodisponibilidad, ya que, de esta forma, se podrá lograr el mejor efecto posible (incluso con una dosis más baja) [22,23].

    Suplemento estandarizado

    En algunos casos también puede resultar interesante utilizar un suplemento con el que no se mejore la absorción, como por ejemplo en aplicaciones para apoyar el sistema inmunitario en el intestino. Por lo tanto, un suplemento que no sea mejor absorbible, no se podrá absorber, por lo que quedará activo localmente en el intestino. Por ello, un suplemento estandarizado puede ser la solución. Con la estandarización del extracto se asegura que exista una cantidad garantizada de sustancias activas en el suplemento. Una estandarización común es un suplemento con al menos 95 % de curcuminoides, de los cuales el 75-85 % es curcumina.

  • Los efectos de la cúrcuma se atribuyen principalmente a su efecto antioxidante y antiinflamatorio. Diversos estudios experimentales revelan un efecto beneficioso en enfermedades agudas y crónicas que se caracterizan por una respuesta inflamatoria excesiva. La inflamación aguda y crónica intervienen en las enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y metabólicas, la obesidad y la diabetes de tipo 2 [24]. Las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma son de particular interés para el tratamiento de la artritis reumatoide.

    Otras propiedades interesantes de la cúrcuma son: la inhibición de la agregación plaquetaria y la reducción de los niveles de colesterol (aplicación en enfermedades cardiovasculares), las propiedades hepatoprotectoras, las propiedades coleréticas y colagogas (aplicación en trastornos de la vesícula biliar y estreñimiento) y las propiedades antibacterianas, antivirales y fungicidas. A continuación, se describen diferentes aplicaciones basadas en estudios científicos.

    Artritis reumatoide

    Se cree que la activación de NF-kB ejerce una función fundamental en el desarrollo de la enfermedad de la artritis reumatoide. NF-kB es uno de los factores de transcripción proinflamatorios más importantes. La cúrcuma puede inhibir la cascada de señalización de NF-kB, que tiene un efecto antiinflamatorio. En un estudio aleatorio simple ciego, se investigó el efecto que tiene un suplemento de cúrcuma (500 mg) con una capacidad de absorción mejorada en 45 personas con artritis reumatoide. Los investigadores compararon el suplemento de cúrcuma con el fármaco antiinflamatorio diclofenaco (AINE) y una combinación de cúrcuma con diclofenaco. Tras 8 semanas de intervención, los investigadores concluyeron que la cúrcuma mostró una disminución significativa en el dolor y la actividad inflamatoria en comparación con la situación inicial. Los efectos analgésicos de la cúrcuma también fueron mejores que con el uso de diclofenaco. La combinación de cúrcuma con diclofenaco no tuvo ningún efecto añadido. Un beneficio adicional fue que la intervención con cúrcuma causó menos efectos secundarios que con el uso del diclofenaco [25].

    En un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de 90 días, 36 pacientes con artritis reumatoide recibieron un suplemento diario de cúrcuma con mayor capacidad de absorción o un placebo. En el grupo de intervención se aplicaron dos dosis, una de 250 miligramos de cúrcuma y otra de 500. Los participantes de ambos grupos dieron a conocer cambios significativos en cuanto a los síntomas clínicos al final del estudio, pero el mayor efecto se dio con la dosis más alta de cúrcuma de 500 mg por día [26].

    La cúrcuma tiene un efecto inhibidor sobre las reacciones proinflamatorias Th17 y estimula el crecimiento de las células T reguladoras (Treg). La cúrcuma suprime de esta forma la reacción autoinmune que precede al desarrollo de enfermedades reumáticas. Esto también hace posible que la cúrcuma se pueda utilizar como medida preventiva contra el desarrollo de la artritis reumatoide [27].

    La enfermedad de Alzheimer

    La enfermedad de Alzheimer se caracteriza por la generación de fragmentos de amiloide-ß (Aß) en el cerebro, con el consiguiente daño neurológico derivado de la acumulación de fragmentos de Aß (placa). Cada vez existen más evidencias de que el estrés oxidativo puede influir en ello, como también el aumento de los niveles de inflamación. La cúrcuma contiene propiedades terapéuticas en la enfermedad de Alzheimer porque funciona como antioxidante y antiinflamatorio [28]. La investigación epidemiológica ha descubierto que en los países donde se usa cúrcuma en la cocina con frecuencia, el Alzheimer es hasta 4,4 veces menos común en comparación con los países occidentales donde, por lo general, se ingiere mucha menos [29]. Por lo tanto, es posible que esto se deba (en parte) al consumo regular de cúrcuma.

    La investigación in vitro muestra que la curcumina se une a los fragmentos de Aß y, por lo tanto, impide su agregación. Como resultado, la curcumina previene la formación de placas Aß. En modelos de ratón, se pudo observar una reducción de los fragmentos de Aß con el consumo de cúrcuma. La terapia de cúrcuma a largo plazo con una dosis más baja de cúrcuma fue más eficaz que la terapia a corto plazo con dosis elevadas [30].

    La cúrcuma puede servir de apoyo a los macrófagos en la limpieza de las placas de Aß. Los pacientes con la enfermedad de Alzheimer a veces tienen macrófagos que los fragmentos de Aß no pueden eliminar bien. La investigación ex vivo muestra que los curcuminoides en algunos casos estimulan a los macrófagos para que eliminen los fragmentos. Los efectos beneficiosos solo se encontraron en macrófagos aislados de pacientes con Alzheimer en las primeras fases de la enfermedad. Si la cúrcuma se usa a tiempo, podría tener un efecto beneficioso en el curso de la enfermedad [31].

    La enfermedad de Alzheimer se asocia con la sobreactivación de la microglía, lo que conduce a una secreción excesiva de citocinas y otras sustancias inflamatorias. Esta neuroinflamación crónica agudiza la patología del Alzheimer. La curcumina tiene un efecto antiproliferativo sobre la microglía in vitro y, por lo tanto, reduce la neuroinflamación [32].

    Hiperpermeabilidad intestinal

    La barrera intestinal es esencial para mantener la buena salud. La barrera intestinal, entre otras cosas, mantiene el microbioma intestinal en el intestino y evita los microbios indeseados. El paso de microorganismos a través de la barrera intestinal podría causar una gran variedad de enfermedades. Las bacterias gramnegativas, en particular, cumplen una función importante en ello En la membrana celular llevan una molécula llamada lipopolisacárido, la cual genera una fuerte respuesta inmunitaria en los seres humanos La hiperpermeabilidad intestinal y los niveles elevados de LPS no solo contribuyen al desarrollo de enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares, sino también al autismo, al Alzheimer, a las alergias y a la artritis [13].

    Debido a que la cúrcuma no se absorbe bien en el tracto digestivo, gran parte de la que se ingiere acaba en el colon. Por lo tanto, se trata de un lugar importante en el que actúa la cúrcuma.  A esto se le denomina a veces como la paradoja de la cúrcuma, ya que tiene un efecto beneficioso aunque la absorción sea deficiente [13]. La cúrcuma puede ejercer un efecto beneficioso sobre la pared intestinal de cuatro formas diferentes:

    1. La suplementación con cúrcuma condujo a una mejora en la actividad de las enzimas IAP en un estudio con animales [12]. La enzima IAP (fosfatasa alcalina intestinal) es una enzima que descompone el lipopolisacárido y lo hace inofensivo. Una deficiencia de enzimas IAP causada, por ejemplo, por una dieta occidental, conduce a una mayor translocación de LPS a través de la barrera intestinal, con todas las consecuencias asociadas.

    2. La cúrcuma previene la reducción de la cantidad de proteínas de unión estrecha [12]. Esta reducción se observa a menudo en personas que siguen una dieta occidental. Las uniones estrechas son importantes para mantener la permeabilidad de la pared intestinal lo suficientemente baja y, por tanto, para mantener la función de barrera de la pared intestinal en equilibrio.

    3. La cúrcuma mejora la capa de mucosa al aumentar la producción de mucosidad [14]. Una menor producción de mucosidad y, por tanto, una capa de mucosa reducida se puede deber, por ejemplo, a una dieta baja en fibras. En tal caso, la pared intestinal queda expuesta directamente al microbioma intestinal, lo que provoca inflamación y diversos trastornos [14].

    4. La cúrcuma aumenta la expresión génica de los péptidos antimicrobianos [17]. Estos péptidos antimicrobianos cumplen un papel importante en la defensa y el equilibrio de los microorganismos en el intestino.

    Así pues, la cúrcuma aumenta la degradación del LPS, evita que peligre la integridad de la pared intestinal, mejora la integridad de la capa de la mucosa y favorece la defensa contra los microorganismos. Además, la cúrcuma causa un efecto antiinflamatorio que puede desempeñar un papel importante en la enfermedad inflamatoria intestinal. Puede encontrar más información al respecto a continuación.

    Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

    En un estudio realizado con animales se evaluó la eficacia de la curcumina para tratar la EII. En la EII se observa una alta actividad proinflamatoria. En el estudio se administró cúrcuma en diferentes cantidades a ratones con colitis como parte de su dieta. La suplementación con cúrcuma suprimió el NF-?B, lo que provocó una reducción de las citoquinas proinflamatorias (IL-1-ß, IL-6, TNF-a, IL-12 e IF-?). Los ratones también presentaron menos signos clínicos e histológicos de inflamación de la mucosa del colon como resultado de la suplementación con cúrcuma. Este estudio demostró por primera vez que el tratamiento con cúrcuma alivia la colitis en ratones [33].

    El efecto de la cúrcuma en las enfermedades inflamatorias puede explicarse por su acción sobre el equilibrio Th1/Th2 y Th17/Treg. Se necesita un equilibrio inmunológico adecuado para que el sistema inmunitario funcione correctamente. En la EII se observa una alta actividad proinflamatoria. La cúrcuma puede inhibir dicha actividad proinflamatoria, probablemente gracias a que mejora el equilibrio entre Th1 (proinflamatorio) y Th2 (antiinflamatorio) [6].

    Un estudio doble ciego controlado con placebo en 89 pacientes con colitis examinó cuántos pacientes habían sufrido una recaída durante el tiempo del estudio [34]. La mayoría de los pacientes con colitis tienen períodos con síntomas y períodos sin síntomas, por lo que una recaída significa un resurgimiento de la enfermedad después de un período sin síntomas.

    En el estudio, la mitad del grupo recibió 1 gramo de cúrcuma durante seis meses, tanto con el desayuno como con la cena, mientras que la otra mitad del grupo recibió un placebo. Además, los pacientes continuaron usando su medicación habitual para la colitis. Durante el período del estudio, en el grupo que recibió cúrcuma hubo menos personas que experimentaron una recurrencia de los síntomas que en el grupo de placebo.

    Seis meses después del estudio, tras un período de lavado, se midió de nuevo cuántas personas habían tenido recaídas. No se administró ningún suplemento durante el período de lavado. Después del período de lavado, no se encontraron diferencias entre los grupos. Tras seis meses sin tomar suplementos de cúrcuma, los efectos de la suplementación con cúrcuma habían desaparecido. Los investigadores indican que esto apoya la conclusión de que la cúrcuma inhibe el resurgimiento de los síntomas. Por lo tanto, la cúrcuma es un fármaco prometedor para el tratamiento de las EII, como la colitis ulcerosa.

    En resumen, la curcumina puede ayudar a controlar y mantener las respuestas inflamatorias que caracterizan la enfermedad inflamatoria intestinal.

    Diabetes

    Uso preventivo

    Para descubrir el desarrollo de la enfermedad, otros investigadores estudiaron los efectos de la cúrcuma en personas con prediabetes [35]. Todos los participantes del estudio tenían prediabetes, lo que significa que presentaban, por ejemplo, niveles altos de glucosa (en ayunas) o niveles altos de hemoglobina glicada (HbA1c, una medida de los niveles de azúcar en sangre durante las últimas 2-3 semanas), pero aún no cumplían con los criterios de la diabetes. Los 240 participantes recibieron dos cápsulas con 250 mg de curcuminoides al día. Los participantes fueron examinados exhaustivamente cada tres meses. Después de nueve meses, ninguno de los participantes del grupo de cúrcuma desarrolló diabetes tipo 2, en comparación con el 16,4 % de los participantes del grupo de placebo, lo que fue una diferencia significativa. Los investigadores también encontraron que los niveles de azúcar en sangre en ayunas y de HbA1C mejoraron significativamente en el grupo de cúrcuma. Además, la función de las células ß mejoró en los participantes del grupo de cúrcuma. Por lo tanto, la suplementación con cúrcuma a largo plazo, en combinación con ajustes en la dieta y el estilo de vida, se puede utilizar de forma preventiva para evitar la diabetes tipo 2 en los grupos de riesgo.

    Uso terapéutico

    El estrés oxidativo desempeña un papel importante en el desarrollo de la diabetes tipo 2. Los pacientes con diabetes a menudo tienen una capacidad antioxidante reducida, y un nivel de azúcar en sangre demasiado alto provoca estrés oxidativo. El estrés oxidativo, a su vez, conduce al deterioro de las células ß en el páncreas, lo que genera una espiral descendente [36]. En un estudio controlado con placebo, los investigadores plantearon la hipótesis de que la cúrcuma tiene un efecto beneficioso sobre el estado antioxidante de los pacientes con diabetes [36]. Los 188 pacientes diabéticos recibieron 500 mg diarios de una mezcla de curcuminoides con piperina, o un placebo. Después de tres meses, se observó una mejora en el estado antioxidante del grupo de cúrcuma, así como una mejora de su peso e IMC en comparación con los valores iniciales y el grupo de placebo. Los investigadores concluyeron que la cúrcuma se puede utilizar para reducir el estrés oxidativo en personas diabéticas.

    El efecto de la cúrcuma sobre los niveles de azúcar en sangre se midió en un estudio con 100 personas diabéticas [37]. La mitad de los pacientes con diabetes tipo 2 recibió 500 mg de cúrcuma y 5 mg de piperina al día; la otra mitad recibió un placebo. Después de 3 meses, se encontró una reducción significativa en los niveles de azúcar en sangre, una mejora en los niveles de HbA1c y una mejora en los niveles de péptido C. Contrariamente a las expectativas, los investigadores no encontraron diferencias en los valores de PCR. Los consejos nutricionales y sobre el estilo de vida no formaron parte del estudio, y no se tomaron medidas de factores nutricionales ni relacionados con el estilo de vida. Los investigadores esperan que se puedan usar consejos nutricionales y sobre el estilo de vida en combinación con la cúrcuma para reducir los valores de PCR. En definitiva, se puede concluir que la cúrcuma permite mejorar eficazmente varios parámetros en personas diabéticas.

    Un estudio en humanos también encontró un efecto beneficioso sobre el riesgo aterogénico en pacientes con diabetes tipo 2 [38]. Tras seis meses de suplementación con cúrcuma, se halló una reducción del riesgo aterogénico en un estudio controlado con placebo en 238 pacientes con diabetes tipo 2. Se encontró una diferencia significativa en los niveles de triglicéridos en suero entre el grupo de cúrcuma y el grupo de placebo. Además, los investigadores encontraron una mejora en la rigidez aórtica (medida por la velocidad de onda de pulso), así como mejoras en los niveles de adiponectina y leptina. Además, el contenido total de grasa corporal y la cantidad de grasa visceral disminuyeron en los participantes del grupo de cúrcuma. Los investigadores concluyeron que la cúrcuma mejora el perfil metabólico en los pacientes con diabetes tipo 2 y reduce el riesgo aterogénico.

    Síndrome metabólico

    La cúrcuma puede ser interesante para tratar el síndrome metabólico gracias a varios mecanismos de acción: por ejemplo, es antioxidante (véase también el capítulo sobre la diabetes) y posee un efecto beneficioso sobre la presión arterial [39].

    En un estudio controlado con placebo de 117 pacientes con síndrome metabólico, se demostró que la suplementación con cúrcuma es eficaz para mejorar el estado oxidativo e inflamatorio [40]. La mitad de los participantes recibió 1 gramo de curcuminoides y 10 mg de piperina al día. En el grupo que recibió cúrcuma, se encontró una actividad mejorada de la superóxido dismutasa después de 8 semanas, se redujeron los valores de MDA (malondialdehído, un indicador de la cantidad de peroxidasa lipídica) y se percibió una mejora de los niveles de PCR (un indicador de la inflamación sistémica). Los niveles elevados de PCR se asocian con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Por tanto, este estudio muestra que la cúrcuma puede ser eficaz para tratar el síndrome metabólico. Además, el análisis post hoc de los resultados mostró una reducción de las citoquinas proinflamatorias en el grupo de cúrcuma [41].

    En otro estudio controlado con placebo, se dividió en tres grupos a 120 personas con síndrome metabólico [42]. El primer grupo recibió un complejo de fosfolípidos y cúrcuma con 200 mg de curcumina al día, el segundo grupo recibió 1000 mg de cúrcuma al día, y el tercer grupo recibió un placebo cada día. Después de seis semanas de tratamiento, se encontró un aumento significativo en los valores de adiponectina en el grupo que recibió 1000 mg de cúrcuma. La adiponectina es una hormona que regula el metabolismo de la glucosa y la oxidación de los ácidos grasos. Las concentraciones bajas de esta hormona se asocian con la diabetes, la dislipidemia, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares y el síndrome metabólico. El aumento de los valores de adiponectina debido la cúrcuma es uno de los efectos beneficiosos de la suplementación con cúrcuma. Un suplemento con fosfolípidos para aumentar la capacidad de absorción no tiene el mismo efecto.

    Se puede asumir que el microbioma intestinal interviene en el efecto beneficioso de la cúrcuma, por lo que, en este caso, un suplemento relativamente poco absorbible resulta más efectivo que un suplemento con mayor capacidad de absorción. La diferencia en las dosis también puede haber influido.

    Trastornos hepáticos

    Las enfermedades hepáticas pueden deberse a diferentes causas, algunas de las cuales pueden curarse o controlarse. La cúrcuma puede contribuir al tratamiento de diversas enfermedades del hígado. Algunas de estas se comentan a continuación.

    Enfermedad del hígado graso no alcohólico

    La enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) se debe a una acumulación de productos de la degradación de grasas en el hígado que no se pueden procesar. Si no se trata, la EHGNA puede evolucionar a esteatohepatitis no alcohólica, fibrosis hepática y cirrosis hepática [43]. Se estima que un tercio de la población adulta en países occidentales padece EHGNA [44]. Los cambios en la dieta y el estilo de vida son el primer paso hacia la mejora, pero la cúrcuma también se puede utilizar de manera eficaz.

    En un estudio controlado con placebo, 40 pacientes con EHGNA recibieron cúrcuma (500 mg) y 40 pacientes recibieron placebo [43]. Después de 8 semanas, los investigadores encontraron una mejora significativa en el perfil lipídico y glucémico de los participantes del grupo de cúrcuma. Además, la grasa hepática disminuyó significativamente en ese grupo, el IMC mejoró, los niveles de LDL y colesterol bajaron, y varios niveles sanguíneos asociados con la salud del hígado mejoraron. Los investigadores concluyeron que la cúrcuma se puede utilizar de forma eficaz para tratar la EHGNA.

    También se encontró un efecto similar en un estudio controlado con placebo en el que se administraron suplementos de 1000 mg de cúrcuma al día, divididos en dos dosis [45]. Los investigadores encontraron reducciones similares en la grasa hepática, una mejoría en el IMC y una mejoría en los valores sanguíneos asociados con la salud del hígado.

    Fibrosis hepática y cirrosis hepática

    La fibrosis hepática (cicatrización hepática) y la cirrosis hepática (cicatrización hepática irreversible) pueden deberse, entre otras cosas, al consumo excesivo de alcohol, la hepatitis, los problemas biliares y la EHGNA.

    Un estudio en ratas mostró que la cúrcuma tiene un efecto antifibrótico, ya que reduce el estrés oxidativo y posee un efecto antiinflamatorio 46]. En este estudio, las ratas recibieron TAA, un agente hepatotóxico que induce cirrosis hepática, junto con cúrcuma. Basándose en los buenos resultados del estudio, los investigadores concluyeron que la cúrcuma se puede utilizar tanto de forma preventiva como terapéutica para combatir la cirrosis hepática.

    En un estudio en humanos controlado con placebo, a 70 pacientes con cirrosis hepática se les administró diariamente 1000 mg de cúrcuma o placebo [47]. Los investigadores utilizaron diferentes sistemas de puntos, basados en análisis bioquímicos de recuento sanguíneo, para evaluar la gravedad de la enfermedad hepática. Los investigadores encontraron una mejora en la actividad de la enfermedad en el grupo de cúrcuma en comparación con antes del tratamiento y en comparación con el grupo de placebo. Sin embargo, los investigadores no encontraron diferencias en algunos valores sanguíneos asociados con la salud del hígado, mientras que este efecto se encontró en estudios con animales y en pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD por sus siglas en inglés). De esto se concluye que la cúrcuma tiene un efecto beneficioso sobre la actividad de la enfermedad en pacientes con cirrosis hepática, pero que se necesita más investigación sobre la dosis y forma de administración correctas.

    Enfermedades de la vesícula

    Es importante tener una buena función de la vesícula biliar para una buena digestión de las grasas y la prevención de cálculos biliares. La cúrcuma hace que la vesícula biliar se contraiga, lo que permite que la bilis fluya hacia el tracto digestivo [48]. Un estudio en humanos examinó el grado de contracción de la vesícula biliar con diferentes dosis de curcumina [49]. Doce sujetos tomaron 20, 40 u 80 miligramos de curcumina con el estómago vacío. Después de dos horas, la tasa de contracción de la vesícula biliar fue del 30, 50 y 70 por ciento, respectivamente. Esto es comparable a los fármacos colecinéticos que se utilizan para acelerar la excreción de bilis y, por tanto, paraprevenir la formación de cálculos en la vesícula biliar. La cúrcuma posiblemente puede prevenir la formación de cálculos biliares estimulando la contracción de la vesícula biliar y el flujo de bilis. Este efecto preventivo de la cúrcuma sobre la formación de cálculos biliares se confirma en la investigación con animales [50,51].

    Depresión

    Varios metanálisis confirman el potencial terapéutico de la cúrcuma en pacientes con depresión [52–54]. Esto se produce tanto por la modulación de los neurotransmisores como por la reducción de la inflamación y el estrés oxidativo que a menudo subyacen a los síntomas depresivos [11]. Lea más sobre estos mecanismos de acción en el capítulo III. Mecanismos de acción.

    En un estudio a pequeña escala se comparó el uso de fluoxetina, un antidepresivo de uso común (inhibidor de la recaptación de serotonina), con el uso de 1000 mg de cúrcuma o la combinación de los dos [55]. Participaron un total de 60 personas, todas con depresión diagnosticada. Las tres intervenciones resultaron en una mejoría de los síntomas. Después de 6 semanas, no había diferencia en los síntomas depresivos entre los tres grupos. Los investigadores concluyeron que el uso de cúrcuma posiblemente podría ser tan efectivo como el uso de medicamentos regulares.

    Un estudio doble ciego controlado con placebo mostró que el consumo de 500-1500 mg de cúrcuma por día, además del tratamiento regular, es eficaz para combatir los síntomas de la depresión [56]. Los 92 pacientes recibieron un suplemento de cúrcuma o un placebo durante 4 semanas. El grupo de cúrcuma recibió 500 mg diarios en la primera semana y la dosis diaria se incrementó en 250 mg semanales hasta alcanzar 1500 mg en la semana 4. Los investigadores encontraron una mejora en los síntomas de la depresión, pero solo en el período de seguimiento posterior a la finalización del estudio. Por lo tanto, es posible que los efectos antidepresivos de la cúrcuma solo se noten después de un período más prolongado de suplementación.

    En un estudio doble ciego controlado con placebo que duró 12 semanas, también se encontró el efecto beneficioso de la cúrcuma sobre los síntomas de la depresión [57]. Los 123 participantes se dividieron en cuatro grupos de estudio: placebo, 250 mg de cúrcuma, 500 mg de cúrcuma y 250 mg de cúrcuma más 15 mg de extracto de azafrán (Affron®, Crocus sativus). Los investigadores esperaban que la adición de azafrán pudiera proporcionar un mayor efecto ansiolítico. Además del estudio, se continuó con la atención y la medicación periódicas. Se encontró una mejora significativa en los síntomas de depresión en los tres grupos de estudio en comparación con el placebo. No se encontraron diferencias entre la dosis de cúrcuma baja y alta. Se encontró una pequeña diferencia en las puntuaciones de ansiedad entre el grupo que recibió 250 mg de cúrcuma y el grupo que recibió 250 mg de cúrcuma + azafrán, pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa. En resumen, la suplementación con cúrcuma es una terapia eficaz y valiosa para la depresión.

    Asma

    Un modelo animal para el asma mostró que la cúrcuma es un método de tratamiento eficaz tanto a nivel preventivo como terapéutico[58]. Al provocar una reacción alérgica en las vías respiratorias con proteínas de ovoalbúmina, se indujo el modelo animal para el asma. A la mitad de los animales se le administró cúrcuma desde el inicio del estudio. A la otra mitad de los animales sólo se le administró cúrcuma un mes después de que se indujera el asma. La cúrcuma previene y trata la oclusión de las vías respiratorias. Uno de los posibles mecanismos de acción es bloquear la liberación de histamina por los mastocitos y prevenir la inflamación. Los investigadores concluyen que no se logra una recuperación completa de las vías respiratorias administrando cúrcuma, pero que hay una mejora significativa.

    En un estudio en humanos, se contó con la participación de 55 niños de entre 7 y 18 años con asma para probar el efecto de la cúrcuma [59]. A los niños se les administró 30 mg de cúrcuma por kg de peso corporal por día o placebo durante 6 meses además del tratamiento regular con agonistas ß. Después de 3 y 6 meses de suplementación, los investigadores constataron que el grupo de suplementación tenía despertares nocturnos menos frecuentes, utilizaba menos los agonistas-y tenía un mejor control de la enfermedad.

    Un estudio en humanos con 77 adultos también mostró un efecto beneficioso de la cúrcuma en el asma [60]. Todos los pacientes con asma bronquial mantuvieron su tratamiento regular durante el estudio; la mitad recibió 500 mg de cúrcuma por día durante 30 días. Los investigadores descubrieron una mejora significativa en la función pulmonar (según las pruebas de función pulmonar). Además, mejoraron varios valores inflamatorios en sangre. Los investigadores concluyen que la cúrcuma es un adyuvante interesante para tratar el asma.

    Alergias

    La cúrcuma tiene un papel importante en el apoyo al equilibrio adecuado entre las células T colaboradoras. En las alergias, un desequilibrio en la activación de las células T colaboradoras suele influir en el desarrollo de la enfermedad y de los síntomas.

    Alergias alimentarias

    Un estudio en animales probó la eficacia de la cúrcuma en las alergias alimentarias. Los ratones recibieron diariamente un extracto de cúrcuma o diferentes dosis de un extracto que contenía curcumina pura. Se descubrió que el extracto de cúrcuma es más eficaz que la curcumina pura para reducir los síntomas de alergia alimentaria. El extracto de cúrcuma reduce varios parámetros inflamatorios e inhibe las citocinas típicamente asociadas con una respuesta dominante de Th2. Además, aumenta las citocinas relacionadas con Th1. Los investigadores concluyen que la cúrcuma tiene un efecto antialérgico al restaurar el equilibrio Th1/Th2 en las alergias dominantes Th2 en ratones [61].

    Fiebre del heno

    En un estudio controlado con placebo, 129 participantes con fiebre del heno recibieron 500 mg de cúrcuma al día durante dos meses, mientras que los 111 participantes restantes recibieron un placebo [62]. Después de dos meses de suplementación, se produjo una reducción en la cantidad total de síntomas en el grupo de la cúrcuma, incluidos menos estornudos y picazón, y las personas sufrían de secreción y congestión nasal con menor frecuencia. Además, mejoraron varios niveles de citocinas en la sangre, lo cual indica un mejor equilibrio de las células auxiliares Th1/Th2 mejorado. Se puede concluir que la cúrcuma se puede utilizar eficazmente para alergias como la fiebre del heno, entre otras cosas, por su efecto inmunomodulador.

    Úlceras estomacales

    La cúrcuma posiblemente se puede utilizar de forma preventiva contra las úlceras de estómago debido a su efecto antiinflamatorio y antioxidante [63]. A pesar de los resultados prometedores de los estudios in vitro y en animales, no se han encontrado pruebas de que la cúrcuma por sí sola sea suficiente para combatir la infección por Helicobacteri pylori. Los estudios en humanos que examinaron el efecto de la suplementación con cúrcuma sobre la infección por Helicobacteri pylori concluyeron que no era una terapia eficaz. [64–66]. Por lo tanto, la cúrcuma es posiblemente solo un buen adyuvante además de la triple terapia regular para combatir los síntomas de las úlceras de estómago.

    En un estudio humano doble ciego controlado con placebo, 68 pacientes con úlcera péptica recibieron terapia triple regular con o sin cúrcuma [67]. El suplemento de cúrcuma consistió en 500 mg de cúrcuma con 5 mg de piperina añadidos. Los investigadores concluyeron que los síntomas mejoraron en ambos grupos, una consecuencia lógica del tratamiento regular, pero se constató una mayor mejoría de los síntomas en el grupo de cúrcuma. Por tanto, la cúrcuma es un adyuvante eficaz además de la triple terapia habitual para las úlceras de estómago.

    Síndrome premenstrual (SPM)

    La cúrcuma puede tener un efecto beneficioso sobre los síntomas del síndrome premenstrual a través de su influencia en el metabolismo de los neurotransmisores y al reducir la respuesta inflamatoria. En un estudio controlado con placebo, 70 mujeres con síndrome premenstrual recibieron 200 mg de cúrcuma al día durante 10 días (la suplementación comenzó 7 días antes y 3 días después del inicio del sangrado menstrual) durante tres ciclos menstruales consecutivos [68]. Después del primer mes, la suplementación ya resultó en una mejora de los síntomas del síndrome premenstrual en el comportamiento, el estado de ánimo y el estado físico. Los investigadores esperan que este resultado tenga que ver con los valores del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF por sus siglas en inglés). Entre otras cosas, esta sustancia puede tener un efecto analgésico. Esta hipótesis parece ser correcta ya que se encontró un aumento en los niveles de BDNF en el grupo de la cúrcuma. Esto puede estar relacionado con la reducción de los síntomas del síndrome premenstrual.

    Psoriasis

    La psoriasis es una afección de la piel asociada con el enrojecimiento, picazón y piel escamosa. La cascada inflamatoria mediada por Th1, Th-17 y Th-22 puede desempeñar un papel muy importante en la patogénesis de la psoriasis [69]. Además, el factor de transcripción inflamatorio NF-?B tiene un papel importante en la patogénesis de la psoriasis: hay estudios que muestran un NF-?B aumentado en la piel de las personas con psoriasis. Por lo tanto, la cúrcuma es una intervención terapéutica potencialmente eficaz, ya que desempeña un papel importante en el apoyo al equilibrio adecuado entre las células T colaboradoras [6] y tiene un efecto inhibidor sobre el NF-?B [4] .

    En un estudio clínico, 63 pacientes con psoriasis recibieron su tratamiento con esteroides tópicos a diario, la mitad del grupo (31 sujetos) recibió cúrcuma de forma complementaria [70]. El suplemento de cúrcuma tuvo una mayor biodisponibilidad con un 20 % de curcuminoides. La dosificación fue de 2x1 gramo de cúrcuma al día. Se midió la puntuación de la psoriasis, que muestra la gravedad de la misma, así como diversos valores sanguíneos. Después de 12 semanas, se dio una reducción en la puntuación de psoriasis en ambos grupos, con una mejora significativamente mayor en el grupo con cúrcuma. Además, la cúrcuma redujo los niveles de IL-22, posiblemente al influir en las células Th22. Los pacientes de psoriasis suelen tener concentraciones elevadas de células Th22 y la IL-22 cumple una función importante en la patogénesis de la psoriasis. La citocina inflamatoria IL-22, entre otras cosas, induce inflamación en los queratinocitos y posiblemente hace que se produzca una hiperplasia epidérmica. La cúrcuma reduce así los valores de IL-22, lo que conduce, entre otras cosas, a una reducción de la puntuación de psoriasis en pacientes con esta enfermedad.

    Afecciones cardiovasculares

    La LDL oxidada es un factor importante en el desarrollo de la aterosclerosis. Los antioxidantes pueden proteger contra la oxidación de las LDL y, por lo tanto, la aterosclerosis. Las apolipoproteínas (apo) son complejos proteicos que contienen grasas. La apo A forma parte principalmente de las HDL, mientras que la apo B está asociada a las LDL. Una alta concentración de LDL y, por consiguiente, una alta concentración de apo B, se asocia a la aterosclerosis y a un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Según un estudio con animales, la cúrcuma reduce los niveles de LDL y apo B y aumenta los de HDL y apo A [71]. Por tanto, es posible que la cúrcuma reduzca el riesgo de aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares.

    Enfermedades de la afluencia y envejecimiento

    El estrés oxidativo y la inflamación excesiva son factores en la patogénesis de las enfermedades de la afluencia y el envejecimiento. La enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la artritis reumatoide, la psoriasis, la diabetes mellitus de tipo I y la degeneración macular son algunos de los ejemplos en los que existe una disfunción del mecanismo inflamatorio. La cúrcuma tiene un efecto antioxidante y antiinflamatorio. Sobre la base de este mecanismo, los estudios en animales demuestran que la cúrcuma tiene un efecto beneficioso en la ralentización del proceso de envejecimiento al contrarrestar el estrés oxidativo y las cascadas inflamatorias [72,73].

    Por lo que respecta al envejecimiento saludable, las sirtuinas (SIRT) (enzimas que contribuyen de forma importante al funcionamiento y mantenimiento de las mitocondrias, los orgánulos celulares en los que se produce la energía) también son objeto de estudio. Hay indicios de que estas SIRT, sobre todo la SIRT1, tienen influencia en el envejecimiento. La restricción de calorías y la actividad deportiva tienen un efecto activador sobre la SIRT1, pero algunos polifenoles como los curcuminoides también podrían provocar ese mismo efecto [74]. Para obtener más información sobre los efectos sinérgicos de la cúrcuma con otros polifenoles consulte el apartado Synergisme.

    Deporte

    En el ámbito deportivo, la cúrcuma tiene una serie de aplicaciones muy interesantes. Un metanálisis de 2021 concluyó que la mayoría de los estudios involucrados en este análisis mostraron resultados positivos para los atletas [75]. La suplementación con cúrcuma se puede utilizar en ese sentido para reducir el estrés oxidativo, el dolor, el daño muscular y la inflamación, además de mejorar la recuperación y el rendimiento muscular, las respuestas psicológicas y fisiológicas (térmicas y cardiovasculares) durante el ejercicio y la función gastrointestinal. Las dosificaciones utilizadas en el estudio oscilaron entre 180 mg y 6 gramos al día. En la mayoría de los estudios, los atletas recibieron el suplemento a diario durante 3-7 días antes de la prueba de ejercicio. En algunos casos, los deportistas también recibieron el suplemento durante unos días después de esta prueba. Los investigadores han llegado a la conclusión de que la cúrcuma es un suplemento versátil interesante para los atletas, pero que se necesitan realizar más investigaciones para determinar las dosificaciones correctas y el momento idóneo para hacerlo.

    Antimicrobiano

    La cúrcuma tiene una amplia actividad antimicrobiana e inhibe (in vitro) el crecimiento de bacterias grampositivas (como Staphylococcus aureus, Enterococcus faecalis, Bacillus subtilis, Pseudomonas aeruginosa, Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae) [76], virus (como la hepatitis B) [77], hongos (como Candida albicans) [78] y protozoos (por ejemplo Leishmania y Giardia lamblia) [79].

    Una aplicación muy interesante de la cúrcuma es la inhibición de la bacteria Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), una bacteria que es difícil de combatir debido a su insensibilidad a los antibióticos que alteran la pared celular bacteriana. La cúrcuma inhibe el crecimiento de la bacteria SARM in vitro [80].

    A pesar de la cantidad de pruebas procedentes de estudios in vitro, aún se han realizado pocas investigaciones clínicas en humanos sobre el efecto de la suplementación con cúrcuma en caso de infecciones.

    Dolor e inflamación en el posoperatorio

    La cúrcuma posee efectos analgésicos en el dolor inflamatorio y neuropático, por lo que sería una terapia interesante para utilizar en el posoperatorio. En un estudio con animales se demostró que la suplementación con cúrcuma tras una operación no consigue ningún efecto sobre los dolores posoperatorios. Sin embargo, la suplementación con cúrcuma posoperatoria sí que tuvo un efecto analgésico y mejoró el tiempo de recuperación [81].

    El efecto analgésico posoperatorio de la cúrcuma se ha podido confirmar en un estudio realizado en humanos [82]. Todos los 50 participantes se sometieron a una colecistectomía laparoscópica (extirpación de la vesícula biliar) y recibieron 500 mg de cúrcuma o placebo cada 6 horas después de la operación. En la semana 1 y 2 posteriores a la cirugía, el grupo de cúrcuma reportó tener menos dolor y usó fármacos analgésicos con menos frecuencia en comparación con el grupo de placebo. Además del dolor, la fatiga, posiblemente debida al aumento de la inflamación, también es una dolencia común después de la cirugía. Por otro lado, los pacientes del grupo de cúrcuma se sintieron menos fatigados que los del grupo de placebo. A pesar de que los investigadores no llevaron a cabo más estudios químicos clínicos, como proceder a la medición de los valores de inflamación, cabe concluir que el estudio fue realizado de forma satisfactoria. La suplementación con cúrcuma posoperatoria dio lugar a menos dolor y fatiga durante el posoperatoro.

  • Dado que la curcumina puede causar contracciones de la vesícula biliar, se recomienda precaución en personas con cálculos biliares u otros problemas de la vesícula biliar [49].

    Las personas con trastornos hemorrágicos podrían, en teoría, correr un mayor riesgo de sufrir hemorragias y hematomas al tomar curcumina, debido a su efecto inhibidor de las plaquetas [4].

    La suplementación con cúrcuma podría afectar la fertilidad masculina. Se recomienda tener precaución en personas que intentan tener hijos [83,84].

  • La OMS y la Agencia Europea de Medicamentos han llegado a la conclusión de que lo habitual es utilizar una dosis de 1,5 a 3 gramos de cúrcuma en polvo al día. Esto equivale a 30-60 mg de curcuminoides.

    En la práctica, se pueden utilizar extractos estandarizados de cúrcuma; una estandarización común es del 20 % de curcuminoides, por lo que 250 mg de extracto contienen 50 mg de curcuminoides.

  • La dosis segura más alta utilizada en los estudios clínicos fue de 12 gramos por día, que se consideró segura durante 3 meses [85]. Otros estudios también han informado resultados seguros en casos con dosificaciones más altas [86–88].

    La información que existe sobre el uso durante el embarazo y la lactancia es aún insuficiente. El uso en cantidades normales que también se encuentran en los alimentos es probablemente seguro. No se recomiendan dosificaciones terapéuticas más altas, ya que se desconoce el efecto que podría tener sobre el feto [89].

  • Las dosificaciones elevadas de cúrcuma pueden provocar efectos secundarios gastrointestinales como las náuseas y la diarrea [88].

  • Debido al posible efecto antiplaquetario de la curcumina, se debe tener precaución a la hora de combinarla con anticoagulantes y agentes antiplaquetarios [4].

    La cúrcuma, debido a sus capacidades antioxidantes, podría reducir la efectividad de los fármacos que generan radicales libres utilizados durante la quimioterapia [90].

    Cuando se combina con antidiabéticos, la cúrcuma puede reducir los niveles de azúcar en la sangre [37] . En este caso, se debería controlar de forma regular los niveles de azúcar en la sangre para prevenir la hipoglucemia.

    No se pueden excluir interacciones con otros medicamentos (naturales), consulte a un experto para obtener asesoramiento personal.

  • Berberina: para la integridad de la pared intestinal

    La berberina es el ingrediente activo del agracejo (Berberis vulgaris). Un estudio en animales hace indicar que la suplementación con cúrcuma y berberina aumenta la cantidad de bifidobacterias y Akkermansia muciniphila en el intestino de ratones con obesidad [91]. Por otro lado, la berberina y la cúrcuma combinados aseguran que los genes involucrados en la inmunidad innata, la producción de mucosidad y las hormonas que estimulan la sensación de saciedad se activen en el colon de los ratones. La berberina ha resultado ser eficaz para mejorar la integridad de la pared intestinal en un estudio realizado en ratas con EHGNA <\span> [92]. La berberina redujo la cantidad de endotoxinas sistémicas y aumentó la expresión génica de las proteínas de unión estrecha.

    Junto con la cúrcuma, la berberina puede ser más eficaz que los componentes por separado para mejorar las anomalías en el metabolismo de la glucosa y los lípidos. Estos resultados se obtuvieron en un estudio con ratones [93].

    Clavo (Syzygium aromaticum) y bálsamo de ajenjo (Artemisia absinthium): para el intestino

    El clavo (Syzygium aromaticum) tiene un fuerte efecto antimicrobiano contra las cepas de Escherichia coli que causan diarrea, según los resultados de un estudio in vitro [94]. Además, el clavo ejerce un efecto analgésico y antiinflamatorio.

    Al igual que la cúrcuma, el bálsamo de ajenjo (Artemisia absinthium) puede utilizarse eficazmente en las enfermedades inflamatorias del intestino debido a sus efectos reguladores sobre el sistema inmunitario, la actividad antioxidante, la mejora de la función de la pared intestinal y el apoyo al equilibrio del microbioma intestinal [95]. Es posible que las combinaciones de diferentes extractos naturales, como la cúrcuma, el clavo y el bálsamo de ajenjo, refuercen su eficacia mutua o favorezcan las enfermedades inflamatorias del intestino.

    Extracto de semilla de uva (Vitis vinifera): antiinflamatorio

    En un ratón modelo para la enfermedad de Alzheimer, se demostró que la combinación de cúrcuma con extracto de semilla de uva podría proteger de forma potencial contra la inestabilidad genómica [96]. Además, en estudios con animales, el extracto de semilla de uva, al igual que la cúrcuma, previene la formación de la placa Aß [97]. Es posible que los efectos antioxidantes y antiinflamatorios de la cúrcuma y del extracto de semilla de uva se refuercen entre sí.

    Flavonoides y polifenoles: antioxidantes y antienvejecimiento

    La enzima SIRT1 parece tener efecto en el envejecimiento, nutrientes como la cúrcuma, las catequinas (como del té verde) y las proantocianidinas (como de las uvas), el resveratrol y la quercetina pueden tener un efecto antienvejecimiento al actuar sobre la SIRT1 [74].

    La cúrcuma y el resveratrol refuerzan entre sí el efecto antioxidante [98].

    Cardo mariano (Silybum marianum): para el hígado

    La cúrcuma y el cardo mariano (Silybum marianum) son dos de las medicinas tradicionales más conocidas para la enfermedad hepática. Ambas plantas tienen sus propios mecanismos de acción, aunque a la vez se superponen. La investigación en animales indica que la combinación de la cúrcuma con el cardo mariano es eficaz para tratar enfermedades del hígado como la EHGNA [99]. El cardo mariano, como la cúrcuma, contribuye al mantenimiento de la función hepática normal.

    Piperina: para una mejor biodisponibilidad

    La piperina, el ingrediente biológicamente activo de la pimienta negra (Piper nigrum), aumenta la biodisponibilidad de la cúrcuma [100]. Los investigadores han descubierto que la piperina, en una proporción de 1 mg de piperina por 100 mg de cúrcuma, aumenta la absorción y retrasa la eliminación del suero. Las posibles causas son tanto la mejora de la biodisponibilidad como la prevención de la glucuronidación. La glucuronidación es el principal paso de metabolización hepática de los curcuminoides. Como resultado, la cúrcuma permanece disponible en la sangre por más tiempo. La desventaja de agregar piperina es que también puede afectar a la biodisponibilidad y a la eliminación de muchos medicamentos.

    Azafrán (Crocus sativus): contra la depresión

    La combinación de cúrcuma y azafrán (Crocus sativus) puede ser eficaz frente a la depresión o la ansiedad. En un estudio descrito en el capítulo "Indicaciones en la depresión", se demostró que la suplementación con azafrán y cúrcuma puede ser eficaz para reducir la ansiedad en pacientes con depresión. Sin embargo, esta diferencia no fue estadísticamente significativa y, por lo tanto, se necesita más investigación sobre el efecto sinérgico/complementario de los dos extractos [57].

    Vitamina D: contra infecciones (intestinales)

    La cúrcuma tiene afinidad por los receptores de vitamina D. La producción de péptidos antimicrobianos en las células de Paneth está influenciada, entre otras cosas, por la activación de los receptores de vitamina D, aunque la cúrcuma no parece influir en la expresión génica de sustancias antimicrobianas a través de este mecanismo [16]. Por tanto, la vitamina D y la cúrcuma tienen el mismo resultado a través de diferentes mecanismos de acción: aumento de la expresión génica de sustancias antimicrobianas en las células de Paneth. La investigación en animales muestra que la combinación de cúrcuma y vitamina D provoca una mayor expresión génica que la cúrcuma o la vitamina D sola. Por tanto, la combinación parece muy interesante cuando se trata de combatir infecciones (intestinales) [17].

    Ácidos grasos omega-3: contra las migrañas

    La cúrcuma actúa de forma sinérgica en combinación con los ácidos grasos omega-3 en pacientes con migraña. Un estudio de 74 pacientes con migraña mostró que la combinación era más efectiva que el placebo y los dos suplementos por separado. Se encontró una reducción significativa en la frecuencia de los episodios de migraña. Además, la combinación por sí sola resultó en una reducción de los niveles séricos de TNF-a y la expresión génica [101].

  • 1.           Hoehle SI, Pfeiffer E, Sólyom AM, Metzler M. Metabolism of Curcuminoids in Tissue Slices and Subcellular Fractions from Rat Liver. J Agric Food Chem [Internet]. 1 februari 2006 [geciteerd 23 juli 2021];54(3):756–64. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1021/jf058146a

    2.           Lechtenberg M, Quandt B, Nahrstedt A. Quantitative determination of curcuminoids in Curcuma rhizomes and rapid differentiation of Curcuma domestica Val. and Curcuma xanthorrhiza Roxb. by capillary electrophoresis. Phytochem Anal [Internet]. 2004 [geciteerd 23 juli 2021];15(3):152–8. Beschikbaar op: https://analyticalsciencejournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/pca.759

    3.           Tayyem RF, Heath DD, Al-Delaimy WK, Rock CL. Curcumin Content of Turmeric and Curry Powders. Nutr Cancer [Internet]. juli 2006 [geciteerd 23 juli 2021];55(2):126–31. Beschikbaar op: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1207/s15327914nc5502_2

    4.           Aggarwal BB, Surh Y-J, Shishodia S, redacteuren. The Molecular Targets and Therapeutic Uses of Curcumin in Health and Disease [Internet]. Springer US; 2007 [geciteerd 23 juli 2021]. (Advances in Experimental Medicine and Biology). Beschikbaar op: https://www.springer.com/gp/book/9780387464008

    5.           Jagatha B, Mythri RB, Vali S, Bharath MMS. Curcumin treatment alleviates the effects of glutathione depletion in vitro and in vivo: Therapeutic implications for Parkinson’s disease explained via in silico studies. Free Radic Biol Med [Internet]. 1 maart 2008 [geciteerd 23 juli 2021];44(5):907–17. Beschikbaar op: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0891584907007903

    6.           Rahimi K, Ahmadi A, Hassanzadeh K, Soleimani Z, Sathyapalan T, Mohammadi A, e.a. Targeting the balance of T helper cell responses by curcumin in inflammatory and autoimmune states. Autoimmun Rev [Internet]. 1 juli 2019 [geciteerd 23 juli 2021];18(7):738–48. Beschikbaar op: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1568997219301156

    7.           Yu ZF, Kong LD, Chen Y. Antidepressant activity of aqueous extracts of Curcuma longa in mice. J Ethnopharmacol [Internet]. november 2002 [geciteerd 23 juli 2021];83(1–2):161–5. Beschikbaar op: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0378874102002118

    8.           Baek SC, Choi B, Nam S-J, Kim H. Inhibition of monoamine oxidase A and B by demethoxycurcumin and bisdemethoxycurcumin. J Appl Biol Chem [Internet]. 30 juni 2018 [geciteerd 23 juli 2021];61(2):187–90. Beschikbaar op: http://www.jabc.or.kr/journal/view.html?doi=10.3839/jabc.2018.027

    9.           Xu Y, Ku B-S, Yao H-Y, Lin Y-H, Ma X, Zhang Y-H, e.a. The effects of curcumin on depressive-like behaviors in mice. Eur J Pharmacol [Internet]. 25 juli 2005 [geciteerd 23 juli 2021];518(1):40–6. Beschikbaar op: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0014299905006230

    10.         Zhao X, Wang C, Zhang J-F, Liu L, Liu A-M, Ma Q, e.a. Chronic curcumin treatment normalizes depression-like behaviors in mice with mononeuropathy: involvement of supraspinal serotonergic system and GABAA receptor. Psychopharmacology (Berl) [Internet]. 1 mei 2014 [geciteerd 23 juli 2021];231(10):2171–87. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1007/s00213-013-3368-2

    11.         Zhang Y, Li L, Zhang J. Curcumin in antidepressant treatments: An overview of potential mechanisms, pre-clinical/clinical trials and ongoing challenges. Basic Clin Pharmacol Toxicol [Internet]. 2020 [geciteerd 23 juli 2021];127(4):243–53. Beschikbaar op: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/bcpt.13455

    12.         Ghosh SS, Bie J, Wang J, Ghosh S. Oral Supplementation with Non-Absorbable Antibiotics or Curcumin Attenuates Western Diet-Induced Atherosclerosis and Glucose Intolerance in LDLR-/- Mice – Role of Intestinal Permeability and Macrophage Activation. PLOS ONE [Internet]. 24 september 2014 [geciteerd 23 juli 2021];9(9):e108577. Beschikbaar op: https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0108577

    13.         Ghosh SS, He H, Wang J, Gehr TW, Ghosh S. Curcumin-mediated regulation of intestinal barrier function: The mechanism underlying its beneficial effects. Tissue Barriers [Internet]. 2 januari 2018 [geciteerd 23 juli 2021];6(1):e1425085. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1080/21688370.2018.1425085

    14.         Alves AJT, Pereira JA, Pansani AHC, Magro DO, Coy CSR, Martinez CAR. Tissue sulfomucin and sialomucin content in colon mucosa without intestinal transit subjected to intervention with Curcuma longa (curcumin). Acta Cir Bras. maart 2017;32(3):182–93.

    15.         Martinez CAR, Oliveira VP de, Campos FG, Kanno DT, Fernandez OOA, Kadri CJ, e.a. Influence of the application of enemas with oily extract of curcumin (Curcuma longa) on the tissue content of neutral and acidic mucins in the colonic mucosa without fecal stream. J Coloproctology Rio Jan [Internet]. december 2017 [geciteerd 23 juli 2021];37:312–9. Beschikbaar op: http://www.scielo.br/j/jcol/a/WWwXkhNxXCCYb7GpmCdGW3f/?format=html&lang=en

    16.         Guo C, Rosoha E, Lowry MB, Borregaard N, Gombart AF. Curcumin induces human cathelicidin antimicrobial peptide gene expression through a vitamin D receptor-independent pathway. J Nutr Biochem [Internet]. mei 2013 [geciteerd 23 juli 2021];24(5):754–9. Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3485441/

    17.         Febriza A, Natzir R, Hatta M, Uiterwaal CSPM, As’ad S, Budu, e.a. Curcumin effects in inducing mRNA gene cathelidicin antimicrobial peptide in Balb/c mice infected with <em>Salmonella typhi</em>. J Biol Res - Boll Della Soc Ital Biol Sper [Internet]. 24 augustus 2020 [geciteerd 23 juli 2021];93(2). Beschikbaar op: https://pagepressjournals.org/index.php/jbr/article/view/8942

    18.         Anand P, Kunnumakkara AB, Newman RA, Aggarwal BB. Bioavailability of Curcumin: Problems and Promises. Mol Pharm [Internet]. 1 december 2007 [geciteerd 23 juli 2021];4(6):807–18. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1021/mp700113r

    19.         Peron G, Sut S, Dal Ben S, Voinovich D, Dall’Acqua S. Untargeted UPLC-MS metabolomics reveals multiple changes of urine composition in healthy adult volunteers after consumption of curcuma longa L. extract. Food Res Int [Internet]. januari 2020 [geciteerd 23 juli 2021];127:108730. Beschikbaar op: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0963996919306167

    20.         Stohs SJ, Chen O, Ray SD, Ji J, Bucci LR, Preuss HG. Highly Bioavailable Forms of Curcumin and Promising Avenues for Curcumin-Based Research and Application: A Review. Molecules [Internet]. januari 2020 [geciteerd 23 juli 2021];25(6):1397. Beschikbaar op: https://www.mdpi.com/1420-3049/25/6/1397

    21.         Usta M, Wortelboer HM, Vervoort J, Boersma MG, Rietjens IMCM, van Bladeren PJ, e.a. Human Glutathione S-Transferase-Mediated Glutathione Conjugation of Curcumin and Efflux of These Conjugates in Caco-2 Cells. Chem Res Toxicol [Internet]. 1 december 2007 [geciteerd 2 november 2021];20(12):1895–902. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1021/tx7002245

    22.         Jäger R, Lowery RP, Calvanese AV, Joy JM, Purpura M, Wilson JM. Comparative absorption of curcumin formulations. Nutr J [Internet]. 24 januari 2014 [geciteerd 23 juli 2021];13(1):11. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1186/1475-2891-13-11

    23.         Jamwal R. Bioavailable curcumin formulations: A review of pharmacokinetic studies in healthy volunteers. J Integr Med [Internet]. 1 november 2018 [geciteerd 23 juli 2021];16(6):367–74. Beschikbaar op: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2095496418300773

    24.         Kocaadam B, Sanlier N. Curcumin, an active component of turmeric (Curcuma longa), and its effects on health. Crit Rev Food Sci Nutr [Internet]. 2 september 2017 [geciteerd 23 juli 2021];57(13):2889–95. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1080/10408398.2015.1077195

    25.         Chandran B, Goel A. A Randomized, Pilot Study to Assess the Efficacy and Safety of Curcumin in Patients with Active Rheumatoid Arthritis. Phytother Res [Internet]. 2012 [geciteerd 23 juli 2021];26(11):1719–25. Beschikbaar op: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ptr.4639

    26.         Amalraj A, Varma K, Jacob J, Divya C, Kunnumakkara AB, Stohs SJ, e.a. A Novel Highly Bioavailable Curcumin Formulation Improves Symptoms and Diagnostic Indicators in Rheumatoid Arthritis Patients: A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled, Two-Dose, Three-Arm, and Parallel-Group Study. J Med Food [Internet]. 1 oktober 2017 [geciteerd 23 juli 2021];20(10):1022–30. Beschikbaar op: https://www.liebertpub.com/doi/10.1089/jmf.2017.3930

    27.         Asteriou E, Gkoutzourelas A, Mavropoulos A, Katsiari C, Sakkas LI, Bogdanos DP. Curcumin for the Management of Periodontitis and Early ACPA-Positive Rheumatoid Arthritis: Killing Two Birds with One Stone. Nutrients [Internet]. juli 2018 [geciteerd 23 juli 2021];10(7):908. Beschikbaar op: https://www.mdpi.com/2072-6643/10/7/908

    28.         Mishra S, Palanivelu K. The effect of curcumin (turmeric) on Alzheimer’s disease: An overview. Ann Indian Acad Neurol [Internet]. 2008 [geciteerd 23 juli 2021];11(1):13–9. Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2781139/

    29.         Ganguli M, Chandra V, Kamboh MI, Johnston JM, Dodge HH, Thelma BK, e.a. Apolipoprotein E Polymorphism and Alzheimer Disease: The Indo-US Cross-National Dementia Study. Arch Neurol [Internet]. 1 juni 2000 [geciteerd 23 juli 2021];57(6):824. Beschikbaar op: http://archneur.jamanetwork.com/article.aspx?doi=10.1001/archneur.57.6.824

    30.         Yang F, Lim GP, Begum AN, Ubeda OJ, Simmons MR, Ambegaokar SS, e.a. Curcumin Inhibits Formation of Amyloid ß Oligomers and Fibrils, Binds Plaques, and Reduces Amyloid in Vivo*. J Biol Chem [Internet]. 18 februari 2005 [geciteerd 23 juli 2021];280(7):5892–901. Beschikbaar op: https://www.jbc.org/article/S0021-9258(19)63096-6/abstract

    31.         Zhang L, Fiala M, Cashman J, Sayre J, Espinosa A, Mahanian M, e.a. Curcuminoids enhance amyloid-ß uptake by macrophages of Alzheimer’s disease patients. J Alzheimers Dis [Internet]. 1 januari 2006 [geciteerd 23 juli 2021];10(1):1–7. Beschikbaar op: https://content.iospress.com/articles/journal-of-alzheimers-disease/jad00606

    32.         Ambegaokar SS, Wu L, Alamshahi K, Lau J, Jazayeri L, Chan S, e.a. Curcumin inhibits dose-dependently and time-dependently neuroglial cell proliferation and growth. Neuro Endocrinol Lett. december 2003;24(6):469–73.

    33.         Sugimoto K, Hanai H, Tozawa K, Aoshi T, Uchijima M, Nagata T, e.a. Curcumin prevents and ameliorates trinitrobenzene sulfonic acid–induced colitis in mice. Gastroenterology [Internet]. 1 december 2002 [geciteerd 23 juli 2021];123(6):1912–22. Beschikbaar op: https://www.gastrojournal.org/article/S0016-5085(02)00463-8/abstract

    34.         Hanai H, Iida T, Takeuchi K, Watanabe F, Maruyama Y, Andoh A, e.a. Curcumin Maintenance Therapy for Ulcerative Colitis: Randomized, Multicenter, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial. Clin Gastroenterol Hepatol [Internet]. 1 december 2006 [geciteerd 23 juli 2021];4(12):1502–6. Beschikbaar op: https://www.cghjournal.org/article/S1542-3565(06)00800-7/abstract

    35.         Chuengsamarn S, Rattanamongkolgul S, Luechapudiporn R, Phisalaphong C, Jirawatnotai S. Curcumin Extract for Prevention of Type 2 Diabetes. Diabetes Care [Internet]. 1 november 2012 [geciteerd 5 augustus 2021];35(11):2121–7. Beschikbaar op: https://care.diabetesjournals.org/content/35/11/2121

    36.         Panahi Y, Khalili N, Sahebi E, Namazi S, Karimian MS, Majeed M, e.a. Antioxidant effects of curcuminoids in patients with type 2 diabetes mellitus: a randomized controlled trial. Inflammopharmacology [Internet]. februari 2017 [geciteerd 5 augustus 2021];25(1):25–31. Beschikbaar op: http://link.springer.com/10.1007/s10787-016-0301-4

    37.         Panahi Y, Khalili N, Sahebi E, Namazi S, Simental-Mendía L, Majeed M, e.a. Effects of Curcuminoids Plus Piperine on Glycemic, Hepatic and Inflammatory Biomarkers in Patients with Type 2 Diabetes Mellitus: A Randomized Double-Blind Placebo-Controlled Trial. Drug Res [Internet]. juli 2018 [geciteerd 6 augustus 2021];68(07):403–9. Beschikbaar op: http://www.thieme-connect.de/DOI/DOI?10.1055/s-0044-101752

    38.         Chuengsamarn S, Rattanamongkolgul S, Phonrat B, Tungtrongchitr R, Jirawatnotai S. Reduction of atherogenic risk in patients with type 2 diabetes by curcuminoid extract: a randomized controlled trial. J Nutr Biochem [Internet]. 1 februari 2014 [geciteerd 6 augustus 2021];25(2):144–50. Beschikbaar op: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0955286313002234

    39.         Leong X-F. The Spice for Hypertension: Protective Role of Curcuma Longa. Biomed Pharmacol J [Internet]. 25 december 2018 [geciteerd 5 augustus 2021];11(4):1829–40. Beschikbaar op: https://biomedpharmajournal.org/vol11no4/the-spice-for-hypertension-protective-role-of-curcuma-longa/

    40.         Panahi Y, Hosseini MS, Khalili N, Naimi E, Majeed M, Sahebkar A. Antioxidant and anti-inflammatory effects of curcuminoid-piperine combination in subjects with metabolic syndrome: A randomized controlled trial and an updated meta-analysis. Clin Nutr [Internet]. 1 december 2015 [geciteerd 5 augustus 2021];34(6):1101–8. Beschikbaar op: https://www.clinicalnutritionjournal.com/article/S0261-5614(15)00002-3/abstract

    41.         Panahi Y, Hosseini MS, Khalili N, Naimi E, Simental-Mendía LE, Majeed M, e.a. Effects of curcumin on serum cytokine concentrations in subjects with metabolic syndrome: A post-hoc analysis of a randomized controlled trial. Biomed Pharmacother [Internet]. augustus 2016 [geciteerd 6 augustus 2021];82:578–82. Beschikbaar op: http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0753332216303997

    42.         Salahshooh MM, Parizadeh SMR, Pasdar A, Saberi Karimian M, Safarian H, Javandoost A, e.a. The effect of curcumin (Curcuma longa L.) on circulating levels of adiponectin in patients with metabolic syndrome. Comp Clin Pathol [Internet]. 1 januari 2017 [geciteerd 5 augustus 2021];26(1):17–23. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1007/s00580-016-2339-5

    43.         Rahmani S, Asgary S, Askari G, Keshvari M, Hatamipour M, Feizi A, e.a. Treatment of Non-alcoholic Fatty Liver Disease with Curcumin: A Randomized Placebo-controlled Trial. Phytother Res [Internet]. 2016 [geciteerd 3 augustus 2021];30(9):1540–8. Beschikbaar op: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ptr.5659

    44.         Vernon G, Baranova A, Younossi ZM. Systematic review: the epidemiology and natural history of non-alcoholic fatty liver disease and non-alcoholic steatohepatitis in adults. Aliment Pharmacol Ther [Internet]. 2011 [geciteerd 3 augustus 2021];34(3):274–85. Beschikbaar op: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1365-2036.2011.04724.x

    45.         Panahi Y, Kianpour P, Mohtashami R, Jafari R, Simental-Mendía LE, Sahebkar A. Efficacy and Safety of Phytosomal Curcumin in Non-Alcoholic Fatty Liver Disease: A Randomized Controlled Trial. Drug Res [Internet]. april 2017 [geciteerd 3 augustus 2021];67(4):244–51. Beschikbaar op: http://www.thieme-connect.de/DOI/DOI?10.1055/s-0043-100019

    46.         Salama SM, Abdulla MA, AlRashdi AS, Ismail S, Alkiyumi SS, Golbabapour S. Hepatoprotective effect of ethanolic extract of Curcuma longa on thioacetamide induced liver cirrhosis in rats. BMC Complement Altern Med [Internet]. 5 maart 2013 [geciteerd 3 augustus 2021];13(1):56. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1186/1472-6882-13-56

    47.         Nouri-Vaskeh M, Malek Mahdavi A, Afshan H, Alizadeh L, Zarei M. Effect of curcumin supplementation on disease severity in patients with liver cirrhosis: A randomized controlled trial. Phytother Res [Internet]. juni 2020 [geciteerd 4 augustus 2021];34(6):1446–54. Beschikbaar op: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ptr.6620

    48.         Marciani L, Cox EF, Hoad CL, Totman JJ, Costigan C, Singh G, e.a. Effects of various food ingredients on gall bladder emptying. Eur J Clin Nutr [Internet]. november 2013 [geciteerd 3 augustus 2021];67(11):1182–7. Beschikbaar op: https://www.nature.com/articles/ejcn2013168

    49.         Rasyid A, Rahman ARA, Jaalam K, Lelo A. Effect of different curcumin dosages on human gall bladder. Asia Pac J Clin Nutr [Internet]. december 2002 [geciteerd 3 augustus 2021];11(4):314–8. Beschikbaar op: http://doi.wiley.com/10.1046/j.1440-6047.2002.00296.x

    50.         Li Y, Li M, Wu S, Tian Y. Combination of curcumin and piperine prevents formation of gallstones in C57BL6 mice fed on lithogenic diet: whether NPC1L1/SREBP2 participates in this process? Lipids Health Dis [Internet]. 3 september 2015 [geciteerd 3 augustus 2021];14(1):100. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1186/s12944-015-0106-2

    51.         Hussain MS, Chandrasekhara N. Effect on curcumin on cholesterol gall-stone induction in mice. Indian J Med Res. oktober 1992;96:288–91. 

    52.         Al-Karawi D, Mamoori DAA, Tayyar Y. The Role of Curcumin Administration in Patients with Major Depressive Disorder: Mini Meta-Analysis of Clinical Trials. Phytother Res [Internet]. 2016 [geciteerd 23 juli 2021];30(2):175–83. Beschikbaar op: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ptr.5524

    53.         Ng QX, Koh SSH, Chan HW, Ho CYX. Clinical Use of Curcumin in Depression: A Meta-Analysis. J Am Med Dir Assoc [Internet]. 1 juni 2017 [geciteerd 23 juli 2021];18(6):503–8. Beschikbaar op: https://www.jamda.com/article/S1525-8610(16)30675-2/abstract

    54.         Fusar-Poli L, Vozza L, Gabbiadini A, Vanella A, Concas I, Tinacci S, e.a. Curcumin for depression: a meta-analysis. Crit Rev Food Sci Nutr [Internet]. 21 augustus 2020 [geciteerd 23 juli 2021];60(15):2643–53. Beschikbaar op: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/10408398.2019.1653260

    55.         Sanmukhani J, Satodia V, Trivedi J, Patel T, Tiwari D, Panchal B, e.a. Efficacy and safety of curcumin in major depressive disorder: a randomized controlled trial. Phytother Res PTR. april 2014;28(4):579–85.

    56.         Kanchanatawan B, Tangwongchai S, Sughondhabhirom A, Suppapitiporn S, Hemrunrojn S, Carvalho AF, e.a. Add-on Treatment with Curcumin Has Antidepressive Effects in Thai Patients with Major Depression: Results of a Randomized Double-Blind Placebo-Controlled Study. Neurotox Res [Internet]. april 2018 [geciteerd 23 juli 2021];33(3):621–33. Beschikbaar op: http://link.springer.com/10.1007/s12640-017-9860-4

    57.         Lopresti AL, Drummond PD. Efficacy of curcumin, and a saffron/curcumin combination for the treatment of major depression: A randomised, double-blind, placebo-controlled study. J Affect Disord [Internet]. januari 2017 [geciteerd 23 juli 2021];207:188–96. Beschikbaar op: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0165032716310217

    58.         Ram A, Das M, Ghosh B. Curcumin Attenuates Allergen-Induced Airway Hyperresponsiveness in Sensitized Guinea Pigs. Biol Pharm Bull [Internet]. 2003 [geciteerd 4 augustus 2021];26(7):1021–4. Beschikbaar op: http://www.jstage.jst.go.jp/article/bpb/26/7/26_7_1021/_article

    59.         Manarin G, Anderson D, Silva JM e, Coppede J da S, Roxo-Junior P, Pereira AMS, e.a. Curcuma longa L. ameliorates asthma control in children and adolescents: A randomized, double-blind, controlled trial. J Ethnopharmacol [Internet]. juni 2019 [geciteerd 4 augustus 2021];238:111882. Beschikbaar op: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0378874118340303

    60.         Abidi A, Gupta S, Agarwal M, Bhalla HL, Saluja M. Evaluation of Efficacy of Curcumin as an Add-on therapy in Patients of Bronchial Asthma. J Clin Diagn Res JCDR [Internet]. augustus 2014 [geciteerd 4 augustus 2021];8(8):HC19–24. Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4190737/

    61.         Shin HS, See H-J, Jung SY, Choi DW, Kwon D-A, Bae M-J, e.a. Turmeric (Curcuma longa) attenuates food allergy symptoms by regulating type 1/type 2 helper T cells (Th1/Th2) balance in a mouse model of food allergy. J Ethnopharmacol [Internet]. december 2015 [geciteerd 5 augustus 2021];175:21–9. Beschikbaar op: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0378874115301057

    62.         Wu S, Xiao D. Effect of curcumin on nasal symptoms and airflow in patients with perennial allergic rhinitis. Ann Allergy Asthma Immunol [Internet]. december 2016 [geciteerd 5 augustus 2021];117(6):697-702.e1. Beschikbaar op: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S1081120616310547

    63.         Yadav SK, Sah AK, Jha RK, Sah P, Shah DK. Turmeric (Curcumin) Remedies Gastroprotective Action. Pharmacogn Rev [Internet]. 2013 [geciteerd 3 augustus 2021];7(13). Beschikbaar op: https://www.phcogrev.com/article/2013/7/13/1041030973-7847112843

    64.         Koosirirat C, Linpisarn S, Changsom D, Chawansuntati K, Wipasa J. Investigation of the anti-inflammatory effect of Curcuma longa in Helicobacter pylori-infected patients. Int Immunopharmacol. juli 2010;10(7):815–8.

    65.         Di Mario F, Cavallaro LG, Nouvenne A, Stefani N, Cavestro GM, Iori V, e.a. A curcumin-based 1-week triple therapy for eradication of Helicobacter pylori infection: something to learn from failure? Helicobacter. juni 2007;12(3):238–43.

    66.         Barari M, Sharifi P, Yousefinejad V, Babahajian A, Ghaderi B, Ataee P, e.a. Effect of curcumin on eradication of helicobacter pylori infection. Sci J Kurd Univ Med Sci [Internet]. 2021 [geciteerd 3 augustus 2021];25(6):57–67. Beschikbaar op: https://www.scopus.com/inward/record.uri?eid=2-s2.0-85100883332&partnerID=40&md5=b8aeaa30a185f7eceec87771695fc848

    67.         Khonche A, Biglarian O, Panahi Y, Valizadegan G, Soflaei S, Ghamarchehreh M, e.a. Adjunctive Therapy with Curcumin for Peptic Ulcer: a Randomized Controlled Trial. Drug Res [Internet]. 28 juni 2016 [geciteerd 3 augustus 2021];66(08):444–8. Beschikbaar op: http://www.thieme-connect.de/DOI/DOI?10.1055/s-0042-109394

    68.         Fanaei H, Khayat S, Kasaeian A, Javadimehr M. Effect of curcumin on serum brain-derived neurotrophic factor levels in women with premenstrual syndrome: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Neuropeptides [Internet]. april 2016 [geciteerd 5 augustus 2021];56:25–31. Beschikbaar op: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0143417915001183

    69.         Diani M, Altomare G, Reali E. T Helper Cell Subsets in Clinical Manifestations of Psoriasis. J Immunol Res [Internet]. 2016 [geciteerd 28 juli 2021];2016:7692024. Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4995329/

    70.         Antiga E, Bonciolini V, Volpi W, Del Bianco E, Caproni M. Oral Curcumin (Meriva) Is Effective as an Adjuvant Treatment and Is Able to Reduce IL-22 Serum Levels in Patients with Psoriasis Vulgaris. BioMed Res Int [Internet]. 18 mei 2015 [geciteerd 28 juli 2021];2015:e283634. Beschikbaar op: https://www.hindawi.com/journals/bmri/2015/283634/

    71.         Ramirez-Bosca A, Soler A, Diaz-Alperi J, Bernd A, Quintanilla C, Almagro EQ, e.a. An hydroalcoholic extract of Curcuma longa lowers the apo B/apo A ratio Implications for atherogenesis prevention. 2000;7.

    72.         Shailaja M, Damodara Gowda KM, Vishakh K, Suchetha Kumari N. Anti-aging Role of Curcumin by Modulating the Inflammatory Markers in Albino Wistar Rats. J Natl Med Assoc [Internet]. 1 maart 2017 [geciteerd 23 juli 2021];109(1):9–13. Beschikbaar op: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0027968416301936

    73.         Sharma D, Sethi P, Hussain E, Singh R. Curcumin counteracts the aluminium-induced ageing-related alterations in oxidative stress, Na+, K+ ATPase and protein kinase C in adult and old rat brain regions. Biogerontology [Internet]. 1 augustus 2009 [geciteerd 23 juli 2021];10(4):489–502. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1007/s10522-008-9195-x

    74.         Grabowska W, Sikora E, Bielak-Zmijewska A. Sirtuins, a promising target in slowing down the ageing process. Biogerontology [Internet]. 1 augustus 2017 [geciteerd 23 juli 2021];18(4):447–76. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1007/s10522-017-9685-9

    75.         Suhett LG, de Miranda Monteiro Santos R, Silveira BKS, Leal ACG, de Brito ADM, de Novaes JF, e.a. Effects of curcumin supplementation on sport and physical exercise: a systematic review. Crit Rev Food Sci Nutr [Internet]. 26 maart 2021 [geciteerd 4 augustus 2021];61(6):946–58. Beschikbaar op: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/10408398.2020.1749025

    76.         Gunes H, Gulen D, Mutlu R, Gumus A, Tas T, Topkaya AE. Antibacterial effects of curcumin: An in vitro minimum inhibitory concentration study. Toxicol Ind Health [Internet]. 1 februari 2016 [geciteerd 23 juli 2021];32(2):246–50. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1177/0748233713498458

    77.         Kim HJ, Yoo HS, Kim JC, Park CS, Choi MS, Kim M, e.a. Antiviral effect of Curcuma longa Linn extract against hepatitis B virus replication. J Ethnopharmacol [Internet]. juli 2009 [geciteerd 23 juli 2021];124(2):189–96. Beschikbaar op: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0378874109002700

    78.         Murugesh J, Annigeri RG, Mangala GK, Mythily PH, Chandrakala J. Evaluation of the antifungal efficacy of different concentrations of Curcuma longa on Candida albicans: An in vitro study. J Oral Maxillofac Pathol JOMFP [Internet]. 2019 [geciteerd 23 juli 2021];23(2):305. Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6714268/

    79.         Haddad M, Sauvain M, Deharo E. Curcuma as a Parasiticidal Agent: A Review. Planta Med [Internet]. april 2011 [geciteerd 23 juli 2021];77(6):672–8. Beschikbaar op: http://www.thieme-connect.de/DOI/DOI?10.1055/s-0030-1250549

    80.         Mun S-H, Kim S-B, Kong R, Choi J-G, Kim Y-C, Shin D-W, e.a. Curcumin Reverse Methicillin Resistance in Staphylococcus aureus. Molecules [Internet]. november 2014 [geciteerd 23 juli 2021];19(11):18283–95. Beschikbaar op: https://www.mdpi.com/1420-3049/19/11/18283

    81.         Zhu Q, Sun Y, Yun X, Ou Y, Zhang W, Li J-X. Antinociceptive effects of curcumin in a rat model of postoperative pain. Sci Rep [Internet]. 12 mei 2014 [geciteerd 23 juli 2021];4(1):4932. Beschikbaar op: https://www.nature.com/articles/srep04932

    82.         Agarwal KA, Tripathi CD, Agarwal BB, Saluja S. Efficacy of turmeric (curcumin) in pain and postoperative fatigue after laparoscopic cholecystectomy: a double-blind, randomized placebo-controlled study. Surg Endosc [Internet]. 1 december 2011 [geciteerd 23 juli 2021];25(12):3805–10. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1007/s00464-011-1793-z

    83.         Mishra RK, Singh SK. Reversible antifertility effect of aqueous rhizome extract of Curcuma longa L. in male laboratory mice. Contraception. juni 2009;79(6):479–87.

    84.         Ashok P, Meenakshi B. Contraceptive effect of Curcuma longa (L.) in male albino rat. Asian J Androl. maart 2004;6(1):71–4.

    85.         Gupta SC, Patchva S, Aggarwal BB. Therapeutic Roles of Curcumin: Lessons Learned from Clinical Trials. AAPS J [Internet]. 10 november 2012 [geciteerd 6 augustus 2021];15(1):195–218. Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3535097/

    86.         Gupta SC, Kismali G, Aggarwal BB. Curcumin, a component of turmeric: From farm to pharmacy. BioFactors [Internet]. januari 2013 [geciteerd 6 augustus 2021];39(1):2–13. Beschikbaar op: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/biof.1079

    87.         ESCOP European Scientific Cooperative on Phytotherapy. Curcumae longae rhizoma. In: ESCOP monographs - second edition. Exeter (UK): Thieme; 2003.

    88.         Gardner Z, McGuffin M. Curcuma longa L. In: American Herbal Products Association’s Botanical Safety Handbook (2nd Ed). Boca Raton: CRC Press; 2013. p. 290–5.

    89.         Filardi T, Varì R, Ferretti E, Zicari A, Morano S, Santangelo C. Curcumin: Could This Compound Be Useful in Pregnancy and Pregnancy-Related Complications? Nutrients [Internet]. 17 oktober 2020 [geciteerd 6 augustus 2021];12(10):3179. Beschikbaar op: https://www.mdpi.com/2072-6643/12/10/3179

    90.         Somasundaram S, Edmund NA, Moore DT, Small GW, Shi YY, Orlowski RZ. Dietary curcumin inhibits chemotherapy-induced apoptosis in models of human breast cancer. Cancer Res. 1 juli 2002;62(13):3868–75.

    91.         Neyrinck AM, Sánchez CR, Rodriguez J, Cani PD, Bindels LB, Delzenne NM. Prebiotic Effect of Berberine and Curcumin Is Associated with the Improvement of Obesity in Mice. Nutrients [Internet]. mei 2021 [geciteerd 6 augustus 2021];13(5):1436. Beschikbaar op: https://www.mdpi.com/2072-6643/13/5/1436

    92.         Li D, Zheng J, Hu Y, Hou H, Hao S, Liu N, e.a. Amelioration of Intestinal Barrier Dysfunction by Berberine in the Treatment of Nonalcoholic Fatty Liver Disease in Rats. Pharmacogn Mag [Internet]. 2017 [geciteerd 6 augustus 2021];13(52):677–82. Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5701411/

    93.         Gao Y, Cui G, Li H. Effect of curcumin,berberine and its compatibility on glucose and lipid metabolism in db/db mice. J Tianjin Univ Tradit Chin Med [Internet]. 2010 [geciteerd 6 augustus 2021];3. Beschikbaar op: https://en.cnki.com.cn/Article_en/CJFDTotal-TZYY201003011.htm

    94.         Pokhrel S, Singh R, Gautam Preeti, Dixit V. Comparison of antimicrobial activity of crude ethanolic extracts and essential oils of spices against five strains of diarrhoea causing Escherichia coli. Int J Pharm Life Sci [Internet]. 2012 [geciteerd 6 augustus 2021];3(4):1624–7. Beschikbaar op: https://web.a.ebscohost.com/abstract?direct=true&profile=ehost&scope=site&authtype=crawler&jrnl=09767126&AN=76593112&h=ZEOavg8HJ6O5myTuoiNuZkTfCVORYMb4ydcNGTT%2bq4Lxy0dEaw6B3Wfdtij22vR5iAvqQmiG9vLhcM7ht8NpNA%3d%3d&crl=c&resultNs=AdminWebAuth&resultLocal=ErrCrlNotAuth&crlhashurl=login.aspx%3fdirect%3dtrue%26profile%3dehost%26scope%3dsite%26authtype%3dcrawler%26jrnl%3d09767126%26AN%3d76593112

    95.         Rahimi R, Mozaffari S, Abdollahi M. On the Use of Herbal Medicines in Management of Inflammatory Bowel Diseases: A Systematic Review of Animal and Human Studies. Dig Dis Sci [Internet]. 1 maart 2009 [geciteerd 6 augustus 2021];54(3):471–80. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1007/s10620-008-0368-x

    96.         Thomas P, Wang Y-J, Zhong J-H, Kosaraju S, O’Callaghan NJ, Zhou X-F, e.a. Grape seed polyphenols and curcumin reduce genomic instability events in a transgenic mouse model for Alzheimer’s disease. Mutat Res Mol Mech Mutagen [Internet]. 10 februari 2009 [geciteerd 6 augustus 2021];661(1):25–34. Beschikbaar op: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0027510708002571

    97.         Wang Y-J, Thomas P, Zhong J-H, Bi F-F, Kosaraju S, Pollard A, e.a. Consumption of Grape Seed Extract Prevents Amyloid-ß Deposition and Attenuates Inflammation in Brain of an Alzheimer’s Disease Mouse. Neurotox Res [Internet]. 1 januari 2009 [geciteerd 6 augustus 2021];15(1):3–14. Beschikbaar op: https://doi.org/10.1007/s12640-009-9000-x

    98.         Aftab N, Vieira A. Antioxidant activities of curcumin and combinations of this curcuminoid with other phytochemicals. Phytother Res [Internet]. 2010 [geciteerd 6 augustus 2021];24(4):500–2. Beschikbaar op: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ptr.2960

    99.         El-Sheikh NM, Hanaa MA-F. Counteracting methionine choline-deficient diet-induced fatty liver by administration of turmeric and silymarin. 1 december 2011 [geciteerd 6 augustus 2021]; Beschikbaar op: http://research.asu.edu.eg/handle/123456789/155818

    100.       Shoba G, Joy D, Joseph T, Majeed M, Rajendran R, Srinivas P. Influence of piperine on the pharmacokinetics of curcumin in animals and human volunteers. Planta Med. 1998;

    101.       Abdolahi M, Tafakhori A, Togha M, Okhovat AA, Siassi F, Eshraghian MR, e.a. The synergistic effects of ?-3 fatty acids and nano-curcumin supplementation on tumor necrosis factor (TNF)-a gene expression and serum level in migraine patients. Immunogenetics. juni 2017;69(6):371–8.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies