Vitamina K (K1 y K2)

descripción

Es ampliamente conocido que la vitamina K es esencial para la coagulación de la sangre. En los últimos años ha habido un notable incremento del interés en esta vitamina soluble en grasa debido al descubrimiento de otras propiedades importantes para la salud. Una función importante de la vitamina K es la activación de enzimas (vitamina K dependientes) (proteínas Gla), que regulan la homeostasis del calcio (junto con la vitamina D) y la calcificación de los tejidos blandos, así como protectora de la descalcificación de los huesos. Cada vez hay más pruebas científicas que sugieren que la vitamina K sirve para contrarrestar el endurecimiento arterial (esclerosis), la descalcificación ósea, la resistencia a la insulina (síndrome de Down) y la artritis, y que contribuye a la protección contra el deterioro cognitivo cuando envejecemos. La CDR actual de 75 mcg de vitamina K por día se basa en la cantidad necesaria para la coagulación de la sangre, pero no tiene en cuenta otras funciones de la vitamina K. La investigación muestra que las necesidades reales de la vitamina K son justo un poco máss altas y que la ingesta de vitamina K de la mayoría de la población (en Europa) es inadecuada. La ingesta de vitamina K suele ser suficiente para la hemostasis.

El término vitamina K abarca un grupo de naftoquinonas liposolubles. Los alimentos occidentales contienen principalmente la vitamina K1 (fitomenadiona, filoquinona, fitonadiona), que se produce en las plantas de té (sobre todo verde), algas y vegetales verdes como la espinaca, la lechuga, el perejil y las variedades de la col. La vitamina K2 (menaquinona) es producida por ciertas bacterias y se encuentra en un grado limitado en la carne, productos lácteos y huevos. La flora intestinal en el intestino grueso produce vitamina K2, pero la absorción de ésta es limitada (vitaminas liposolubles se absorben predominantemente en el íleon). Hay varias formas de menaquinona, MK- 4 a MK- 14, con el número que indica la cantidad de cadenas laterales isoprenilo. MK- 4 se encuentra en la carne y también se produce en cantidades limitadas en el cuerpo desde vitamina K1. MK- 5 a MK- 9 se encuentra en pequeñas cantidades en los productos fermentados tales como queso y yogur. El natto en comida japonesa (habas de soja fermentadas con Bacillus subtilis) es una fuente excepcional de MK- 7. MK- 10 y MK- 14 son raras. Vitamina K3 (menadiona) es un forma sintética Pro - vitamina K. La vitamina K1 y K2 se ocupan de la activación de factores de coagulación en el hígado. La vitamina K2 es especialmente activa en los tejidos extrahepáticos, en vista del hecho de que la vitamina K1 se absorbe principalmente en el hígado y una pequeña cantidad de la misma termina en la circulación sanguinea.

actuación

Hace más de cincuenta años se creyó que la vitamina K era la única cosa necesaria para la activación (carboxilación) de factores de coagulación en el hígado. Se han descubierto diversas proteínas Gla extrahepáticas dependientes de la vitamina K: En los huesos y dientes, estas incluyen osteocalcina (proteína Gla ósea o BGP ), la proteína S y MPG (proteína Gla de la matriz ); En los riñones que incluyen KGP (proteína Gla de riñón): La pared vascular y otros tejidos blandos contienen MPG (proteína Gla de matriz): La proteína Gla de Gas6 (de parada del crecimiento específico 6) es una proteína producida por (por ejemplo) las células endoteliales y regula la división celular, la diferenciación celular y la migración celular y protege a las células contra la apoptosis (muerte celular programada).
La vitamina K es el cofactor de la enzima γ - glutamil carboxilasa, que carboxila el ácido glutámico (Glu) en residuos de enzimas (dependientes de vitamina K) para formar residuos del ácido γ - carboxiglutámico (GLA) y de ese modo activarlos. Las proteínas undercarboxylated (Glu), son inactivas e inútiles. En deficiencia de vitamina K, las proteínas undercarboxylated dependientes de vitamina K son evidentes en la sangre. Estas se llaman PIVKAs (proteínas inducidas por la deficiencia de vitamina K o antagonistas). La PIVKA - protrombina (la PIVKA - II) es un marcador de una grave deficiencia de vitamina K (vitamina K se utiliza principalmente para la γ carboxilación - de los factores de coagulación); osteocalcina undercarboxylated (UCOC o la PIVKA - osteocalcina) es un marcador más sensible para la deficiencia de vitamina K. Además de la activación de las proteínas Gla, la vitamina K tiene otras funciones.

  • Coagulación: La vitamina K (K1, K2) es esencial para la producción de diversos factores de coagulación (proteínas Gla) en el hígado, incluyendo el factor II (protrombina), factor VII (proconvertina), factor IX (componente de tromboplastina), el factor X (factores Stuart - Prower) y las proteínas C, S y Z. Una grave deficiencia de vitamina K da lugar a un aumento del tiempo de coagulación y aumenta las posibilidades de hemorragia excesiva, pérdida de sangre (oculta), extravasación (subcutánea), heridas que no cicatrizan con facilidad y anemia.
  • Formación, mineralización y fuerza de los huesos: La osteocalcina es una pequeña proteína de uniones de calcio principalmente producida por los osteoblastos y es un marcador bioquímico para la mineralización ósea. Es la proteína más importante (después de colágeno) incorporada en la matriz ósea durante la formación de hueso. La vitamina D estimula la síntesis de la osteocalcina y aumenta la disponibilidad de calcio, mientras que la vitamina K (especialmente K2) se encarga de γ - carboxilación de la osteocalcina. Sólo la osteocalcina carboxilada por la vitamina K se encuentra activa y es capaz de unirse con hidroxiapatita, lo que garantiza que el calcio se deposite en el tejido óseo. La vitamina K2 no sólo mejora la calidad del hueso mediante la activación de la osteocalcina. In vitro y en estudios in vivo han demostrado que la vitamina K2 aumenta la formación y la actividad de los osteoblastos. Lo hace fomentando la expresión SXR (receptor de esteroides y xenobióticos), la inhibición de NF -kB y estimulando genes osteoblastos específicos. La formación y la actividad de los osteoclastos se reduce por medio de la inhibición de la osteoclastogénesis y la inducción de su apoptosis, con la expresión de la ciclooxigenasa - 2 (COX - 2), prostaglandina E2 (PGE2) y siendo inhibidas diversas citoquinas proinflamatorias.
  • La inhibición de la aterosclerosis: la proteína carboxilasa de la Matriz Gla (CMGP) juega un papel central en la prevención de la aterosclerosis, influyendo en la BMP - 2 (proteína morfogenética ósea tipo 2) y bloqueando los depósitos de calcio en la matriz vascular. La producción de MGP por las células de músculo liso vascular (en humanos) es estimulada por el calcio extracelular. La activación de MGP es un proceso dependiente de la vitamina K. Un alto nivel de suero de undercarboxylated MGP (ucMGP) inactivo, y un alto ratio de ucMGP / CMGP puede ser un buen marcador de una incipiente aterosclerosis. El nivel ucMGP parece bajar cuando la aterosclerosis progresa, quizás debido a la unión ucMGP con el calcio en la pared vascular o la pérdida de células del músculo liso (debido a la apoptosis o transformación en células similares a osteoblastos). Además de la activación de MGP, la vitamina K2 ayuda a mantener los vasos sanguíneos sanos mediante la reducción del nivel de colesterol y la inhibición de la formación de placa (por medio de Gas6).
  • Regulación de la glucosa de la sangre: La vitamina K tiene un efecto beneficioso sobre la homeostasis de la glucosa (sensibilidad a la insulina, secreción de insulina), en parte debido a la activación de la osteocalcina. El mecanismo preciso de acción aún no está claro, ya que puede ser que la osteocalcina carboxilada mejore la sensibilidad a la insulina y la función de las células beta mediante la mejora de la expresión de la adiponectina. También es posible que la vitamina K tenga un impacto directo en la sensibilidad a la insulina y el estado de la glucemia por medio de un efecto anti -inflamatorio. Además, las proteínas dependientes de vitamina K (protrombina y la proteína S) están presentes en órganos importantes para el metabolismo de la glucosa e insulina, tales como el hígado y el páncreas.
  • La inhibición de la artritis: La vitamina K es un importante regulador de la mineralización del hueso y el cartílago. En los jóvenes la vitamina K regula aspectos como la osificación de las placas epifisarias (placas de cartílago en los extremos de los huesos que permitan un crecimiento adicional). Hay señales de que la deficiencia de vitamina K ayuda a la artrosis debido a la undercarboxylation de MPG y Gas6 y un aumento de la inflamación (vitamina K inhibe la expresión de diversas citocinas proinflamatorias). En vitro y en animales las investigaciones está dando indicios de que la vitamina K2 (MK - 4) puede tener un efecto beneficioso en la artritis reumatoide, inhibiendo la hiperproliferación sinovial y la progresión del reumatismo.
  • Papel en la función del cerebro y la síntesis de esfingolípidos: La vitamina K (K1, MK - 4) está presente en altas concentraciones en el tejido cerebral y es probablemente importante para la función cerebral. La vitamina K inhibe la calcificación en los tejidos blandos, activa Gas6 y juega un papel en la síntesis de esfingolípidos, un grupo de lípidos complejos  que incluyen cerebrósidos, esfingomielina, ceramidas, sulfátidos y gangliósidos. En animales de laboratorio, una deficiencia de vitamina K produce cambios de comportamiento y una caída de sulfátidos de la mielina en particular. Un anormal metabolismo de los esfingolípidos se presume que desempeña un papel en la patogénesis de los trastornos relacionados con la edad, incluyendo enfermedades neurodegenerativas, enfermedades cardiovasculares y la diabetes. La cuestión es si la deficiencia de vitamina K contribuye al desarrollo y la progresión de la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis múltiple. En animales de laboratorio bajo consumo de vitamina K desde el nacimiento produce una marcada degeneración cognitiva a una edad avanzada. En un estudio de observación, las personas con demencia incipiente tenían un consumo significativamente menor de vitamina K (una media de 63 mcg / día) que las personas sanas de la misma edad (139 mcg / día). En un modelo animal para la esclerosis múltiple, los suplementos de vitamina K2 dieron lugar a un curso más leve de la enfermedad.
  • Actividad anti-inflamatoria y antioxidante: investigaciones in vitro e in vivo han demostrado que la vitamina K tiene un efecto anti-inflamatorio, en parte debido a la inhibición de la señalización de NF-kB. Por otra parte, la vitamina K tiene unas poderosas propiedades antioxidantes.

indicaciones

La deficiencia de vitamina K: Una deficiencia de vitamina K puede ser la consecuencia de la ingesta dietética insuficiente de vitamina K, alcoholismo, enfermedad hepática (crónica), fibrosis quística, enfermedades gastrointestinales crónicas (incluidas diarrea crónica, enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, síndrome de intestino corto), la resección intestinal (especialmente la última sección del íleon), la cirugía bariátrica (intervenciones como la banda gástrica en casos de obesidad mórbida) y el uso de medicamentos (antibióticos, ver interacciones). La vitamina K se acumula especialmente en el tejido adiposo, y es posible que las personas con un elevado porcentaje de grasa (sobrepeso, obesidad) tengan un riesgo más importante de deficiencia de vitamina K funcional.

Prevención de la osteoporosis y fracturas óseas: Varios estudios observacionales han mostrado una clara correlación inversa entre la ingesta de vitamina K y las posibilidades de fracturas óseas. Las mujeres mayores con fractura de cadera tienen un nivel sérico significativamente más bajo de vitamina K en comparación con las mujeres sin una fractura de cadera. En un estudio, las personas de edad avanzada en el cuartil más alto de ingesta de vitamina K tenían una probabilidad del 65% inferior de una fractura de cadera que las personas de edad en el cuartil de más bajo consumo. La mayor incidencia de fracturas de fémur en el oeste de Japón, en comparación con otras regiones, muestra una marcada correlación con la ingesta de vitamina K. Una investigación japonesa demostró una asociación significativa entre el consumo de natto, que es rico en MK-7, y una menor posibilidad de una fractura de cadera en mujeres posmenopáusicas. Un estudio de cohorte prospectivo mostró que el nivel sérico UCOC (osteocalcina undercarboxylated) es capaz de predecir la probabilidad de una fractura de cadera en mujeres mayores, independientemente de la densidad mineral ósea del cuello del fémur. Esta fue también la conclusión recogida en un informe de la Organización Mundial de la Salud 2003. La conexión entre la osteocalcina undercarboxylated y la densidad mineral ósea es bastante menos clara.
Varios estudios clínicos han demostrado que tomar suplementos de vitamina K2 mejora la calidad del hueso en casos de osteoporosis, haciendo frente a una gran variedad de causas, incluyendo la deficiencia de estrógeno (posmenopausia), la enfermedad de Parkinson, la cirrosis biliar, la cirrosis del hígado, derrame cerebral, anorexia nerviosa, trasplante de órganos y uso de medicamentos (ver interacciones). Estos estudios por lo general implican el uso de 45 mcg de vitamina K2 (como MK - 4) por día. En Japón, la vitamina K2 (45 mcg / día) ha sido prescrita  regularmente para la osteoporosis durante más de una década. En un estudio canadiense con participación de 440 mujeres con osteopenia, la vitamina K1 (5000 mcg / día durante un período de al menos 2 años) redujo significativamente las posibilidades de fractura ósea en comparación con el placebo. El efecto de la vitamina K1 es más pronunciado si se ingiere vitamina D y calcio adicionalmente.

En 221 mujeres japonesas sanas (50-70 años de edad) se descubrió una asociación inversa significativa entre la ingesta en la dieta de vitamina K y los niveles séricos UcOc. El nivel UcOc también mostró una correlación negativa con la densidad mineral ósea de la parte baja de la espalda. La ingesta media de vitamina K (en particular la vitamina K1, porque estas mujeres casi no comieron ningún nattō) llegó a 260 mcg / día. Sin embargo, los niveles de UcOc fueron elevados en el 66% de las mujeres, lo que significa que la cantidad de vitamina K requerida para unos huesos sanos supera con creces la CDR actual (en Europa) de 75 mcg por día. Los investigadores afirman que se requiere una ingesta diaria de 450 mcg de vitamina K (K1/K2) para mantener los huesos sanos y que se requiere, además, una dosis aún mayor para mejorar la calidad del hueso. Los ancianos necesitan más vitamina K para bajar UCOC debido a la mayor tasa de regeneración ósea.
Las personas con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de fracturas óseas, a pesar de una densidad mineral ósea normal o aumentada (hiperinsulinemia estimula la densidad mineral ósea). La vitamina K2 puede servir para reducir las posibilidades de fracturas de hueso en los diabéticos; en un modelo animal para la diabetes tipo 2, los suplementos de vitamina K2 resultaron en un aumento en los niveles séricos de osteocalcina, una mejora en la reticulación enzimática del colágeno, una disminución de la reticulación no enzimática del colágeno (como la formación de los AGE, o productos finales de glicación avanzada) y un aumento en la resistencia ósea.

Formación de hueso en niños y adolescentes: un gran número de niños europeos de 6 a 18 años tiene un nivel sérico elevado de osteocalcina undercarboxylated y una mayor proporción de UcOc / COc que los adultos, en particular durante el período de crecimiento. Esto indica que el estado de su vitamina K es deficiente y deja mucho más que desear que en el caso de los adultos. En un estudio controlado con placebo que incluyó 55 niños holandeses prepúberes saludables, tomando suplementos de vitamina K2 (45 mcg de MK- 7 por día durante un período de 8 semanas) condujo a una mejoría significativa de la relación UcOc / COc y el estado de la vitamina K. En niñas sanas de 11 ó 12 años de edad, un mejor estado de vitamina K se asocia con un aumento de la densidad mineral ósea. En un estudio observacional en el que participaron más de 300 niños sanos antes de la pubertad (edad media 11,2 años), un mejor estado de la vitamina K durante un período de dos años llevó a un incremento significativamente más marcado en la masa ósea y el contenido mineral óseo total. Hasta alrededor de los 25 años de edad, cuando se alcanza la masa ósea máxima ( la máxima cantidad de hueso), la osificación excede la resorción ósea. A partir de entonces, la masa ósea disminuye gradualmente. Una masa ósea elevada reduce las posibilidades de osteoporosis y fracturas en la vida adulta, y un estado óptimo de vitamina K durante el crecimiento puede hacer una contribución importante en este sentido.

La aterosclerosis (enfermedad vascular arteriosclerótica): esclerosis (endurecimiento) de las arterias es un factor de riesgo de complicaciones cardiovasculares, no sólo en las personas con enfermedades cardiovasculares existentes, la diabetes y/o enfermedad renal crónica, sino también en individuos asintomáticos. Un aumento en la ingesta de vitamina K contribuye a la reducción de riesgo cardiovascular, en parte por la activación de MGP. Cuando se tomaron mediciones en un grupo de adultos holandeses sanos, se descubrió que una proporción sustancial de MGP era inactiva, lo que da motivos para suponer que muchos adultos sanos tienen una deficiencia de vitamina K subclínica. Varios estudios observacionales en humanos han demostrado una asociación inversa significativa entre la ingesta de vitamina K2 (MK - particularmente 7 , MK - 8 y MK - 9) y el grado de endurecimiento arterial (esclerosis) y las posibilidades de enfermedad cardíaca coronaria, infarto de miocardio e insuficiencia cardiaca súbita. En un estudio holandés en el que la ingesta promedio de vitamina K2 fue de 31 mcg / día, las probabilidades de enfermedad coronaria se redujeron en aproximadamente un 9 % por cada incremento de 10 mcg en la ingesta de vitamina K2. El uso de antagonistas de la vitamina K (anticoagulantes como warfarina) se asocia con un aumento de la esclerosis en la válvula del corazón y en las arterias coronarias. En un estudio de intervención que implicaba 388 personas sanas de edad avanzada, la vitamina K1 (500 mcg / día durante un período de 3 años) inhibió la progresión del endurecimiento de las arterias coronarias. La vitamina K2 es más eficaz que K1 y  contrarresta la aterosclerosis y las enfermedades cardiovasculares con dosis más bajas. Las investigaciones en animales sugieren que hay una posibilidad de que la vitamina K2 no sólo inhiba la aterosclerosis sino que también puede invertir el proceso.
Las personas con enfermedad renal crónica tienen un riesgo notablemente más alto y más probabilidades de desarrollar y morir por enfermedades cardiovasculares, sobre todo debido al aumento de la aterosclerosis (placas y esclerosis). En una investigación con 107 pacientes con enfermedad renal crónica, se estableció que los niveles séricos desfosforilados y undercarboxylated MGP (dp- ucMGP) aumentan con la progresión de la enfermedad renal y que existe una correlación positiva marcada con la gravedad de la esclerosis aórtica. En un estudio piloto, la vitamina K2 disminuyó los niveles de dp- ucMGP en pacientes renales de acuerdo a la dosis.

La insuficiencia cardíaca crónica: La progresión de la insuficiencia cardíaca se caracteriza por una variedad de procesos celulares y moleculares, incluyendo la hipertrofia de los cardiomiocitos, dilatación ventricular y cambios en la matriz extracelular, incluyendo la fibrosis. Esta remodelación ventricular se debe en parte a la regulación anormal de la matriz extracelular;  y la actividad insuficiente en la parte de la proteína matriz Gla dependiente de vitamina K (debido a la deficiencia de la vitamina K) puede jugar un papel importante en esto. Los investigadores han comprobado que el nivel plasmático de dp- ucMGP inactivo tiene una asociación positiva marcada con la gravedad de la insuficiencia cardíaca crónica y las probabilidades de morir a causa de esto. La función precisa de MGP en el corazón todavía no se ha establecido, pero probablemente no se refiere a la prevención de la esclerosis. Puede ser que MGP module la actividad de los factores de crecimiento implicados en la remodelación tisular, tales como BMP (proteína morfogénica ósea), TGF (factor de crecimiento transformante β) y VEGF (factor de crecimiento endotelial vascular). Una mejora de los niveles de vitamina K podría resultar en un mejor pronóstico en la insuficiencia cardíaca.

Resistencia a la insulina y la diabetes mellitus: Diversos estudios humanos ponen de relieve el efecto positivo de la vitamina K en la homeostasis de la glucosa. En adultos jóvenes sanos que se sometieron a una prueba de tolerancia a la glucosa, los niveles de glucosa en la sangre aumentaron más fuertemente que lo hicieron en los sujetos de la prueba con una baja ingesta de vitamina K. En otro experimento, 12 adultos jóvenes sanos fueron sometidos a una prueba de tolerancia oral a la glucosa en dos ocasiones, la primera antes y la segunda después de una toma de suplementos de vitamina K2 (90 mcg de MK- 4 por día durante un período de una semana). En comparación con la primera prueba, la respuesta aguda de insulina en la segunda prueba fue significativamente menor en los sujetos de la prueba cuyo estado de vitamina K era bajo. En más de 2.000 hombres japoneses (+ 65 años de edad) , los niveles séricos de osteocalcina undercarboxylated se asoció inversamente con los niveles de glucosa en plasma, los niveles de hemoglobina A1c y el grado de resistencia a la insulina (HOMA -IR) cuando habían ayunado. En un importante estudio de cohorte prospectivo (Framingham Offspring Cohort), una mayor ingesta de vitamina K1 se asoció con una mayor sensibilidad a la insulina y estado de la glucemia, tanto en hombres como en mujeres. En un estudio de cohorte prospectivo holandés con participación de más de 38.000 adultos que fueron seguidos durante más de una década, se comprobó una correlación inversa entre la ingesta de vitamina K (K1 y K2) y las posibilidades de diabetes tipo 2. En un estudio clínico, 355 personas de edad avanzada no diabéticos (60-80 años de edad) ingirieron una dosis diaria de 500 mcg de vitamina K1 o un placebo durante un período de 36 meses. En los que tomaron suplementos de vitamina K se comprobó una disminución significativa de los niveles de insulina y una disminución de la resistencia a la insulina durante el ayuno.

La osteoartritis y la artritis reumatoide: En un estudio de cohorte prospectivo observacional, el Framingham Offspring Study, con la participación de 673 personas de edad avanzada, se descubrió una correlación inversa entre los niveles plasmáticos de vitamina K1 y las posibilidades de la osteoartritis, la formación de osteofitos y estrechamiento del espacio interarticular (mano, rodilla) . Los estudios de intervención tendrán que arrojar luz sobre si mejorando el estado de la vitamina K tiene un efecto sobre el proceso de la enfermedad. El papel de la vitamina K2 en la artritis reumatoide aún no se ha estudiado en seres humanos.

contraindicaciones

En el caso de las personas que toman anticoagulantes (antagonistas de la vitamina K), un suplemento que proporciona una dosis de más de 100 mcg de vitamina K por día sólo debe utilizarse bajo supervisión médica. La vitamina K está contraindicada en pacientes que son hipersensibles o alérgicos a esta vitamina (raro).

efectos secundarios

La vitamina K1 y vitamina K2 no tienen ningún efecto tóxico. Investigaciones toxicológicas no han logrado establecer un límite máximo de ingesta. En animales sujetos a una dosis de una sola vez por vía oral de 25.000 mg / kg (25 millones mcg / kg) no fue mortal, ni se observaron efectos nocivos después de una dosis diaria de 2.000 mg (2.000.000 mcg) de vitamina K por kilogramo de peso corporal durante un período de 30 días. La ingesta excesiva de vitamina K durante el embarazo (especialmente la variante K3 sintética) aumenta el riesgo de ictericia en el niño recién nacido y se debe evitar. La ingesta de vitamina K durante la lactancia es segura.

interacciones

  • Varios medicamentos disminuyen el estado de la vitamina K: los antibióticos disminuyen la síntesis de vitamina K2 endógena debido a su efecto negativo sobre la flora intestinal; secuestradores de ácidos biliares (colestiramina, colestipol) inhiben la absorción de nutrientes solubles en grasa, incluyendo la vitamina K; los corticosteroides aumentan la excreción de la vitamina K a través de la orina; anticonvulsivos (fenitoína Inc., fenobarbital) aumentan la descomposición de la vitamina K en el hígado; salicilatos (aspirina) bajam el estado de vitamina K.
  • La ingesta de suplementos de vitamina K reduce la eficacia de antagonistas de la vitamina K. El uso de medicamentos requiere una supervisión médica cuando el consumo diario de vitamina K es superior a 100 mcg.
  • Las vitaminas A y vitamina E pueden disminuir el estado de la vitamina K (especialmente en dosis altas).

dosis

La dosis diaria recomendada (en Europa) para la vitamina K (K1/K2) es de 75 mcg (1 a 1,5 mcg / kg / día) para adultos (35 mcg / día para los niños y 75 mcg / día para los adolescentes). Estados Unidos recomienda una IA (ingesta adecuada) para adultos de 120 y 90 mcg por día, respectivamente. Poco después del nacimiento, a los bebés se les da una inyección extra de vitamina K (1000 mcg) y se aconseja a las madres que amamantan a darle a su bebé una dosis diaria de 150 mcg de vitamina K1 a partir de la primera semana a 3 meses con el fin de prevenir la hemorragia por deficiencia de vitamina K.

Tomando la CDR (europea) como premisa, la mayoría de los adultos están ingiriendo cantidades suficientes de vitamina K; la ingesta media es de alrededor de 100 mcg / día, 10 % de los cuales es vitamina K2. Las personas que comen muchas verduras son capaces de llegar a 250 mcg / día. Sin embargo, la ingesta adecuada de vitamina K, que proporciona la máxima carboxilación de (extrahepática) las proteínas dependientes de vitamina K, se estima en los 400 a 1000 mcg de vitamina K (K1/K2) por día para adultos sanos. Esto implica que la ingesta de vitamina K es muy baja entre la mayoría de la población adulta en Europa.

El consumo de vitamina K es mejor en países como China y Japón (alrededor de 240 mcg / día), donde la vitamina K2 (MK- 7) constituye una proporción mucho mayor de la ingesta de vitamina K. En comparación con la vitamina K1, la vitamina K2 se absorbe más fácilmente. Los resultados en los niveles plasmáticos de vitamina K son más altos y estables, tienen una vida media considerablemente más larga (3 días frente a 2 horas) y se absorbe más fácilmente en los tejidos extrahepáticos. Con respecto a la reducción de UcOc (por ejemplo), una dosis de 45 mcg de MK - 7 corresponde a alrededor de 120 mcg de vitamina K1.
Al tomar suplementos de vitamina K, se utilizan dosis diarias que varían de 45 mcg (vitamina K2) a 10,000 mcg (vitamina K1). El grupo de expertos británicos sobre Vitaminas y Minerales (EVM) propone una dosis terapéutica general de 1000 mcg de vitamina K1 por día (o 20 mcg / kg / día).

sinergismo

La vitamina D aumenta los efectos de la vitamina K en condiciones en contra tales como la osteoporosis y la aterosclerosis.

referencias


  1. Knapen MH, Braam LA, Drummen NE et al. Menaquinone-7 supplementation improves arterial stiffness in healthy postmenopausal women: double-blind randomised clinical trial. Thromb Haemost. 2015
  2. Azuma K, Urano T, Ouchi Y et al. Vitamin K2 suppresses proliferation and motility of hepatocellular carcinoma cells by activating steroid and xenobiotic receptor. Endocrine J. 2009;56(7):843-849.
  3. Azuma K, Urano T, Ouchi Y et al. Vitamin K2 suppresses proliferation and motility of hepatocellular carcinoma cells by activating steroid and xenobiotic receptor. Endocrine J. 2009;56(7):843-849.
  4. Beulens JW, Bots ML, Atsma F et al. High dietary menaquinone intake is associated with reduced coronary calcification. Atherosclerosis 2009;203:489-93.
  5. Beulens JW, van der A DL, Grobbee DE et al. Dietary phylloquinone and menaquinones intakes and risk of type 2 diabetes. Diabetes Care. 2010;33(8):1699-705.
  6. Binkley NC, Krueger DC, Kawahara TN et al. A high phylloquinone intake is required to achieve maximal osteocalcin γ-carboxylation. Am J Clin Nutr. 2002;76:1055-1060.
  7. Booth SL, Tucker KL, Chen H et al. Dietary vitamin K intakes are associated with hip fracture but not with bone mineral density in elderly men and women. Am J Clin Nutr. 2000;71:1201-8.
  8. Booth SL. Roles for vitamin K beyond coagulation. Annu Rev Nutr. 2009;29:89-110.
  9. Carrié I, Bélanger E, Portoukalian J et al. Lifelong low-phylloquinone intake is associated with cognitive impairments in old rats. J Nutr. 2011;141(8):1495-501.
  10. Carrie I, Portoukalian J, Vicaretti R et al. Menaquinone-4 concentration is correlated with sphingolipid concentrations in rat brain. J Nutr 2004;134(1):167-172.
  11. Choi HJ, Yu J. Vitamin K2 supplementation improves insulin sensitivity via osteocalcin metabolism: a placebo-controlled trial. Diabetes Care 2011;34:e147.
  12. Crivello NA, Casseus SL, Peterson JW et al. Age- and brain region-specific effects of dietary vitamin K on myelin sulfatides. J Nutr Biochem. 2010;21:1083-1088.
  13. Fewtrell MS, Benden C, Williams JE et al. Undercarboxylated osteocalcin and bone mass in 8-12 year old children with cystic fibrosis. J Cystic Fibrosis 2008;7:307-312.
  14. Forli L, Bollerslev J, Simonsen S et al. Dietary vitamin K2 supplement improves bone status after lung and heart transplantation. Transplantation. 2010;89(4):458-64.
  15. Fujita H, Tomiyama J, Tanaka T. Vitamin K2 combined with all-trans retinoic acid induced complete remission of relapsing acute promyelocytic leukemia. Br J Haematol. 1998;103:584-585.
  16. Gast GC, de Roos NM, Sluijs I et al. A high menaquinone intake reduces the incidence of coronary heart disease. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2009;19(7):504-10.
  17. Geleijnse JM, Vermeer C, Grobbee DE et al. Dietary intake of menaquinone is associated with a reduced risk of coronary heart disease: the Rotterdam Study. J Nutr 2004;134:3100-5.
  18. Habu D, Shiomi S, Tamori A et al. Role of vitamin K2 in the development of hepatocellular carcinoma in women with viral cirrhosis of the liver. JAMA 2004;292:358–61.
  19. Hodges SJ, Akesson K, Vergnaud P et al. Circulating levels of vitamins K1 and K2 decreased in elderly women with hip fracture. J Bone Miner Res. 1993;8:1241-5.
  20. Iki M, Tamaki J, Fujita Y et al. Serum undercarboxylated osteocalcin levels are inversely associated with glycemic status and insulin resistance in an elderly Japanese male population: Fujiwara-kyo Osteoporosis Risk in Men (FORMEN) Study. Osteoporos Int. 2011; DOI 10.1007/s00198-011-1600-7.
  21. Iwamoto J, Sato Y, Takeda T et al. Bone quality and vitamin K2 in type 2 diabetes: Review of preclinical and clinical studies. Nutrition Reviews. 2011;69(3):162-167.
  22. Iwamoto J, Sato Y, Takeda T, Matsumoto H. High-dose vitamin K supplementation reduces fracture incidence in postmenopausal women: a review of the literature. Nutr Res. 2009;29:221-8.
  23. Kaneki M, Hodges SJ, Hosoi T et al. Japanese fermented soybean food as the major determinant of the large geographic difference in circulating levels of vitamin K2: possible implications for hipfracture risk. Nutrition 2001;17:315-21.
  24. Kidd PM. Vitamins D and K as pleiotropic nutrients: clinical importance to the skeletal and cardiovascular systems and preliminary evidence for synergy. Altern Med Rev. 2010;15(3):199-222.
  25. Kidd PM. Vitamins D and K as pleiotropic nutrients: clinical importance to the skeletal and cardiovascular systems and preliminary evidence for synergy. Altern Med Rev. 2010;15(3):199-222.
  26. Koos R, Krueger T, Westenfeld R et al. Relation of circulating matrix Gla-protein and anticoagulation status in patients with aortic valve calcification. Thromb Haemost 2009;101:706-13.
  27. Koos R, Mahnken AH, Muhlenbruch G et al. Relation of oral anticoagulation to cardiac valvular and coronary calcium assessed by multislice spiral computed tomography. Am J Cardiol 2005;96:747-9.
  28. Liu W, Nakamura H, Yamamoto T et al. Vitamin K2 inhibits the proliferation of HepG2 cells by up-regulating the transcription of p21 gene. Hepatol Res. 2007;37:360-365.
  29. Martini LA, Catania AS, Ferreira SR. Role of vitamins and minerals in prevention and management of type 2 diabetes mellitus. Nutr Rev. 2010;68(6):341-54.
  30. Miyazawa K, Nishimaki J, Ohyashiki K et al. Vitamin K2 therapy for myelodysplastic syndrome (MDS) and post-MDS acute myeloid leukemia: information through a questionnaire survey of multi-center pilot studies in Japan. Leukemia 2000;14:1156-1157.
  31. Neogi T, Booth SL, Zhang YQ et al. Low vitamin K status is associated with osteoarthritis in the hand and knee. Arthritis Rheum. 2006;54(4):1255-61.
  32. Neogi T, Felson DT, Sarno R et al. Vitamin K in hand osteoarthritis: results from a randomised clinical trial. Ann Rheum Dis. 2008;67(11):1570-1573.
  33. Nimptsch K, Rohrmann S, Kaaks R et al. Dietary vitamin K intake in relation to cancer incidence and mortality: results from the Heidelberg cohort of the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC-Heidelberg). Am J Clin Nutr. 2010;91:1348-58.
  34. Nimptsch K, Rohrmann S, Linseisen J. Dietary intake of vitamin K and risk of prostate cancer in the Heidelberg cohort of the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC-Heidelberg). Am J Clin Nutr. 2008;87(4):985-92.
  35. O’Connor E, Molgaard C, Michaelsen KF et al. Serum percentage undercarboxylated osteocalcin, a sensitive measure of vitamin K status, and its relationship to bone health indices in Danish girls. Br J Nutr. 2007;97:661-666.
  36. Ohsaki Y, Shirakawa H, Miura A et al. Vitamin K suppresses the lipopolysaccharide-induced expression of inflammatory cytokines in cultured macrophage-like cells via the inhibition of the activation of nuclear factor κB through the repression of IKKα/β phosphorylation. J Nutr Biochem. 2010;21:1120-1126.
  37. Okamoto H, Shidara K, Hoshi D et al. Anti-arthritis effects of vitamin K 2 (menaquinone-4) - a new potential therapeutic strategy for rheumatoid arthritis. FEBS Journal 2007;274:4588-4594.
  38. Plaza SM, Lamson DW. Vitamin K2 in bone metabolism and osteoporosis. Altern Med Rev. 2005;10(1):24-35.
  39. Presse N, Shatenstein B, Kergoat MJ et al. Low vitamin K intakes in community-dwelling elders at an early stage of Alzheimer’s disease. J Am Diet Assoc. 2008;108:2095-2099.
  40. Prevention and management of osteoporosis. World Health Organ Tech Rep Ser. 2003;921:1-164.
  41. Rees K, Guraewal S, Wong YL et al. Is vitamin K consumption associated with cardio-metabolic disorders? A systematic review. Maturitas. 2010;67(2):121-8.
  42. Rennenberg RJ, de Leeuw PW, Kessels AG et al. Calcium scores and matrix Gla protein levels: association with vitamin K status. Eur J Clin Invest. 2010;40(4):344-9.
  43. Sakamoto N, Nishiike T, Iguchi H et al. Possible effects of one week vitamin K (menaquinone-4) tablets intake on glucose tolerance in healthy young male volunteers with different descarboxy prothrombin levels. Clin Nutr. 2000;19:259-263.
  44. Schurgers LJ, Barretto DV, Baretto FC et al. The circulating inactive form of matrix gla protein is a surrogate marker for vascular calcification in chronic kidney disease: a preliminary report. Clin J Am Soc Nephrol. 2010;5(4):568-75.
  45. Schurgers LJ, Teunissen KJ, Hamulyak K et al. (2006) Vitamin K-containing dietary supplements: comparison of synthetic vitamin K1 and natto-derived menaquinone-7. Blood 2006;109:3279-3283.
  46. Schurgers LJ, Teunissen KJ, Knapen MH et al. Novel conformation-specific antibodies against matrix gamma-carboxyglutamic acid (Gla) protein: undercarboxylated matrix Gla protein as marker for vascular calcification. Arterioscler Thromb Vasc Biol 2005;25:1629-33.
  47. Scientific Opinion of the Panel on Dietetic Products Nutrition and Allergies on a request from the European Commission on the safety of ‘Vitamin K2’. The EFSA Journal 2008;822:1-32.
  48. Shea MK, Booth SL, Gundberg CM et al. Adulthood obesity is positively associated with adipose tissue concentrations of vitamin K and inversely associated with circulating indicators of vitamin K status in men and women. J Nutr. 2010;140(5):1029-34.
  49. Shea MK, O’Donnell CJ, Hoffmann U et al. Vitamin K supplementation and progression of coronary artery calcium in older men and women. Am J Clin Nutr. 2009;89:1799-807.
  50. Sokoll LJ, Sadowski JA. Comparison of biochemical indexes for assessing vitamin K nutritional status in a healthy adult population. Am J Clin Nutr. 1996;63:566–573.
  51. Somekawa Y, Chigughi M, Harada M et al. Use of vitamin K2 (menatetrenone) and 1,25-dihydroxyvitamin D3 in the prevention of bone loss induced by leuprolide. J Clin Endocrinol Metab 1999;84:2700-2704.
  52. Stargrove MB, Treasure J, McKee DL. Herb, nutrient, and drug interactions. Mosby, Elsevier, 2008;447-457. ISBN: 978-0-323-02964-3.
  53. Tabb MM, Sun A, Zhou C et al. Vitamin K2 regulation of bone homeostasis is mediated by the steroid and xenobiotic receptor SXR. J Biol Chem. 2003;278:43919-43927.
  54. Takami A, Nakao S, Ontachi Y et al. Successful therapy of myelodysplastic syndrome with menatetrenone, a vitamin K2 analog. Int J Hematol. 1998;69:24-26.
  55. Tolerable upper intake levels for vitamins and minerals. Parma: European Food Safety Authority; 2006.
  56. Ueland T, Dahl CP, Gullestad L et al. Circulating levels of non-phosphorylated undercarboxylated matrix Gla protein are associated with disease severity in patients with chronic heart failure. Clinical Science 2011;121:119-127.
  57. van Summeren MJ, Braam LA, Lilien MR et al. The effect of menaquinone-7 (vitamin K2) supplementation on osteocalcin carboxylation in healthy prepubertal children. Br J Nutr. 2009;102(8):1171-8.
  58. Van Summeren MJH, Van Coeverden SC, Schurgers LJ et al. Vitamin K status is associated with childhood bone mineral content. Br J Nutr. 2008;100:852-858.
  59. Vergnaud P, Garnero P, Meunier PJ et al. Undercarboxylated osteocalcin measured with a specific immunoassay predicts hip fracture in elderly women: the EPIDOS Study. J Clin Endocrinol Metab.1997;82:719-24.
  60. Vermeer C, Schurgers LJ et al. Regression of warfarin-induced medial elastocalcinosis by high intake of vitamin K in rats. Blood. 2007;109(7):2823-31.
  61. Vitamin K. Natural Standard Professional Monograph, 2011. www.naturalstandard.com.
  62. Yaegashi Y, Onoda T, Tanno K et al. Association of hip fracture incidence and intake of calcium, magnesium, vitamin D, and vitamin K. Eur J Epidemiol 2008;23:219-225.
  63. Yaguchi M, Miyazawa K, Katagiri T et al. Vitamin K2 and its derivatives induce apoptosis in leukemia cells and enhance the effect of all-trans retinoic acid. Leukemia 1997;11:779-787.
  64. Yaguchi M, Miyazawa M, Otawa M et al. Vitamin K2 selectively induces apoptosis of blastic cells in myelodysplastic syndrome: flow cytometric detection of apoptotic cells using APO2.7 monoclonal antibody. Leukemia 1998;12:1392-1397.
  65. Yamauchi M, Yamaguchi T, Nawata K et al. Relationships between undercarboxylated osteocalcin and vitamin K intakes, bone turnover, and bone mineral density in healthy women. Clin Nutr. 2010;29(6):761-5.
  66. Yoshida M, Booth SL, Meigs JB et al. Phylloquinone intake, insulin sensitivity, and glycemic status in men and women. Am J Clin Nutr 2008;88:210-5.
  67. Yoshida M, Jacques PJ, Meigs JB et al. Effect of vitamin K supplementation on insulin resistance in older men and women. Diabetes Care. 2008;31:2092-2096.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies