D-ribosa

  • La D-Ribosa es un monosacárido (azúcar simple) que el cuerpo puede producir a partir de la glucosa. Es un elemento de construcción de los nucleótidos, componentes importantes del ADN y el ARN, pero también del ATP, nuestro portador de energía universal, así como otras sustancias importantes para el metabolismo energético, como FAD, NAD, coenzima A y la importante sustancia mensajera cAMP. Por lo tanto, la ribosa contribuye al metabolismo energético celular.

    La disponibilidad de ribosa determina la velocidad a la que se puede producir el ATP. Cuando el cuerpo utiliza mucha energía, como durante una enfermedad o el ejercicio intensivo, suele quedarse corto con su propia producción de ribosa. Las personas con enfermedades cardíacas, fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, así como los atletas de élite, pueden beneficiarse de ribosa adicional para reponer sus reservas de ATP. Si desea una explicación detallada y algunas referencias, consulte el resto de esta monografía.

  • La ribosa sirve de bloque de construcción para fabricar nucleótidos. Los nucleótidos son los componentes básicos de nuestro material genético (ADN y ARN). Un nucleótido consta de una nucleobase (una base de purina o pirimidina), un grupo riboso (o en el caso del ADN, un grupo desoxirriboso) y 1 o más grupos fosfato. Los nucleótidos en forma de nucleótidos de adenosina juegan un papel esencial en el metabolismo energético.

    Los nucleótidos de adenosina consisten en una base de purina adenina, ribosa y 1 o más grupos fosfato, como: monofosfato de adenosina (AMP), difosfato de adenosina (ADP) y trifosfato de adenosina (ATP). Son las moléculas energéticas más importantes de nuestro organismo, pero también forman la base de cofactores importantes en los procesos del metabolismo celular (glucólisis, ciclo del ácido cítrico y fosforilación oxidativa), como el dinucleótido de nicotinamida y adenina (NAD / NADH), el dinucleótido de flavina y adenina (FAD) y coenzima A (CoA). Además, son la base del AMP cíclico (cAMP), una importante sustancia mensajera intracelular.

    La principal área de acción de la ribosa son las mitocondrias de la célula, donde se forma la mayor parte del ATP (Mahoney, 2018). El ATP es la principal fuente de energía de todas las células vivas. Todas las funciones corporales dependen de que haya suficiente disponibilidad de ATP. La energía almacenada en el ATP se libera cuando se rompe la conexión con el tercer grupo fosfato. Durante este proceso se forman ADP y fosfato inorgánico.

    Las células pueden reponer sus reservas de ATP de las siguientes formas:

    · En circunstancias normales, cuando hay suficiente oxígeno disponible (situación aeróbica), la unión entre el ADP y el tercer grupo fosfato se restablece rápidamente, por lo que se forma nuevamente ATP.

    · Cuando la demanda energética continúa, el fosfato de creatina (CrP) cede su grupo fosfato al ADP para formar ATP nuevamente.

    · Cuando las fuentes celulares de CrP también se agotan, la célula vuelve a un tercer mecanismo para la producción de ATP: la reacción de la mioquinasa. Aquí, se utilizan dos moléculas de ADP para formar una molécula de ATP más una molécula de AMP.

    La reacción de la mioquinasa se inicia cuando una célula consume mucha energía y, por lo tanto, ATP. El ATP se vuelve a formar, pero la concentración de AMP también aumenta. Como resultado, se acumula AMP. Para mantener equilibrada la proporción de AMP, ADP y ATP, el exceso de AMP se convierte en monofosfato de inosina (IMP) y adenosina, a partir de los cuales se puede volver a producir AMP en reposo con suficiente oxígeno. De esta manera, eventualmente se vuelve a producir ATP a partir de los productos de degradación del AMP que de otro modo se habrían perdido. Sin embargo, una cantidad considerable de purinas y elementos de construcción de los nucleótidos abandona la célula de esta forma. Una célula también puede reponer su suministro de nucleótidos produciendo nuevos nucleótidos a partir de la ribosa, pero esto lleva mucho más tiempo que reutilizar los productos de la degradación del AMP (Mahoney, 2018). La ribosa es crucial tanto para la nueva síntesis como para el reciclaje de nucleótidos (Hellsten, 2004).

  • La ribosa es un azúcar natural que consta de 5 átomos de carbono (azúcar pentosa) que nuestro cuerpo en principio produce a partir de la glucosa a través de la vía denominada pentosa fosfato (PPP). La glucosa se usa como base, pero primero debe convertirse en glucosa-6-fosfato (G6P). La célula puede utilizar la G6P de dos formas, como fuente de energía en la glucólisis o como material de construcción a través de la PPP. La glucosa se convierte en ribosa-5-fosfato (R5P) bajo la influencia de la enzima glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD). En el cuerpo, la R5P se activa a 5-fosforribosil-1-pirofosfato (PRPP). El PRPP se utiliza tanto en la formación como en el reciclaje de nucleótidos (Mahoney, 2018).

    Sin embargo, la conversión de glucosa en ribosa es lenta porque el cuerpo contiene solo concentraciones bajas de G6PD. El suministro de ribosa exógena puede evitar los pasos limitantes de la PPP (Thompson, 2014). Hay menos G6PD presente, en especial en el tejido del músculo cardíaco, lo que significa que la glucosa tarda mucho en convertirse en ribosa. Por lo tanto, el corazón depende en gran medida del suministro de PRPP (Shecterle, 2018).

    Fuentes de ribosa

    Varios alimentos contienen bajas cantidades de ribosa, pero aumentan mínimamente los niveles de ribosa en el cuerpo. Para aumentar los niveles de ribosa en el cuerpo, es preferible administrar un suplemento de ribosa. Las fuentes de ribosa incluyen hongos (Wang, 2017), carnes y aves (Chansataporn, 2019).

  • El cuerpo absorbe la ribosa bien y con rapidez. La ribosa es altamente biodisponible: más del 80% de la dosis suplementada se metaboliza a R5P. El mecanismo de captación preciso aún no se conoce, pero es probable que, al igual que otros monosacáridos, se absorba en el intestino delgado principalmente por medio de proteínas de transporte activas y difusión pasiva (Thompson, 2014).

    La matriz alimentaria juega un papel en la absorción de ribosa de los alimentos. Una dieta rica en carbohidratos reduce la cantidad de ribosa que se absorbe. Es probable que esto se deba a la competencia entre los (mono)sacáridos, como la glucosa, para el transporte a la circulación portal. Una comida rica en grasas también reduce en menor medida la absorción (Thompson, 2014).

  • En circunstancias normales, el cuerpo es capaz de producir suficiente ribosa a partir de la glucosa, pero el proceso está sujeto a pasos enzimáticos que a menudo son lentos e ineficientes (Mahoney, 2018). Cuando las reservas de ATP reciben un ataque importante, como durante un esfuerzo intenso o una enfermedad, el cuerpo a menudo no logra reponerlo con rapidez porque su propia producción de ribosa suele ser insuficiente. Además, el músculo cardíaco apenas cuenta con enzima G6PD y, junto con el tejido del músculo esquelético, a menudo no logra compensar las grandes pérdidas de ATP (Zimmer, 1996). 

  • h1 style='text-indent:-.5in'> I.  

    El suministro de ribosa a través de un suplemento dietético puede garantizar una rápida recuperación de la reserva de nucleótidos de adenosina. De esta manera, se evita la lenta producción de ribosa a partir de la glucosa. En el cuerpo, la ribosa se convierte en ribosa activada (o 5-fosforribosil-1-pirofosfato, PRPP) de modo que esté disponible tanto para la formación de nucleótidos como para el reciclaje de los productos de degradación del AMP.

    La ribosa se puede suplir y dosificar fácilmente en forma de polvo. Se absorbe rápidamente en el cuerpo en 30 minutos (Thompson, 2014). No se acumula en los tejidos y cualquier exceso se elimina a través de la orina o se convierte en glucógeno en el cuerpo.

  • La necesidad de ribosa es mayor con la actividad física y la enfermedad. El suministro reducido de oxígeno y sangre y otras condiciones estresantes pueden hacer que las concentraciones de ATP celular disminuyan rápidamente. Durante la hipoxia severa, una situación en la que los músculos consumen oxígeno más rápido de lo que la sangre puede suministrarlo, puede disminuir hasta en un 50% (Ward, 1984).

    En un sentido general, la ribosa es necesaria para restaurar las reservas de energía y es crucial después de una enfermedad para iniciar los mecanismos de recuperación. A continuación, se explican con más detalle la base científica y las aplicaciones específicas de la suplementación con ribosa.

    Enfermedades del corazón

    Cuando la función cardíaca se halla reducida, es importante proporcionar al músculo cardíaco los componentes correctos y, por lo tanto, la energía para que la función de bombeo mejore (Kaus). La capacidad del corazón para sintetizar ATP parece depender en gran medida de la reserva de ribosa activada, PPRP (Zimmer, 1996). Varios estudios describen los efectos beneficiosos de la suplementación con ribosa en la función cardíaca, pero la L-carnitina, la coenzima Q10 y el magnesio también contribuyen al funcionamiento adecuado de las mitocondrias, los proveedores de energía, en el tejido del músculo cardíaco (Pauly, 2000).

    En el caso de la isquemia miocárdica, los niveles de ATP pueden disminuir en más de 50% y pueden tardar de 7 a 10 días en recuperarse (Ward, 1984; Ingwall, 2004). La suplementación con ribosa puede acelerar significativamente esta recuperación y en ratas con un infarto de miocardio resultó en la recuperación de la concentración de ATP en unos pocos días, además de una mejora de la función cardíaca (Zimmer, 1989). En un estudio en 20 hombres con enfermedad coronaria, la suplementación de 60 gramos de ribosa durante 3 días aumentó su umbral isquémico, es decir, pudieron hacer ejercicio durante más tiempo antes de que reaparecieran los síntomas de isquemia (Pliml, 1992). En un reciente estudio aleatorio y controlado por placebo realizado en 53 pacientes con cardiopatía isquémica, la suplementación de ribosa se combinó además con creatina. La creatina es un aminoácido naturalmente presente que se encuentra principalmente en forma de fosfato de creatina (PCr) en el tejido muscular esquelético y en el tejido muscular del corazón. El estado energético del corazón es señalado a menudo como la relación PCr/ATP (Ingwall, 2004). La suplementación de ribosa (hasta 5 gramos/día) en combinación con creatina (hasta 2 gramos/día), vitamina B1 y vitamina B6 durante 6 meses, además de la terapia estándar, dio como resultado una mejor tolerancia al movimiento en comparación con el placebo (Derosa, 2019).

    La isquemia miocárdica a largo plazo juega un papel importante en el desarrollo de la insuficiencia cardíaca congestiva. La insuficiencia cardíaca se caracteriza por una grave falta de energía (Ingwall, 2004). Un ensayo clínico de quince pacientes con enfermedad coronaria y una forma grave de insuficiencia cardíaca crónica mostró que 5 gramos de ribosa tres veces al día mejoraron significativamente la función cardíaca diastólica en comparación con el placebo. La calidad de vida y la tolerancia al movimiento también fueron significativamente mejores (Omran, 2003). En un estudio piloto (n=11), la suplementación de 5 gramos de ribosa al día durante 6 semanas dio como resultado una mejora de la función cardíaca diastólica en el 64% de los pacientes (Bayram, 2015). Los datos iniciales de un grupo de estudio muestran que los pacientes que sufren de insuficiencia cardíaca con fracción de eyección conservada se benefician tanto de la suplementación con ribosa como con ubiquinol, la forma activa de la coenzima Q10 (Pierce, 2018). Un protocolo de estudio publicado muestra que investigarán más a fondo si la suplementación con ribosa más ubiquinol durante 12 semanas tiene un efecto beneficioso sobre síntomas como la fatiga, la falta de energía, la falta de aliento, la intolerancia al movimiento y la reducción de la calidad de vida que suelen padecer estos pacientes (Pierce, 2018).

    Además, un análisis retrospectivo en pacientes con cirugía de bypass coronario mostró que la suplementación con ribosa mejoró significativamente la revascularización coronaria (Perkowski, 2011).

    Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica (SFC)

    La fibromialgia suele estar asociada a bajas concentraciones de oxígeno en el tejido muscular (hipoxia local). Es probable que esto sea consecuencia de una producción alterada de ATP debido a una fosforilación oxidativa alterada y/o a una deficiencia de sustancias necesarias para la producción de ATP. El desgaste del ATP conduce a una alteración del funcionamiento de las células y, en última instancia, al dolor y la rigidez muscular que suelen experimentar los pacientes con síndrome de fibromialgia. Un estudio piloto con 41 pacientes indica una reducción significativa de los síntomas después de la suplementación con ribosa. Dos tercios de los 41 pacientes con fibromialgia y/o SFC mostraron una mejora significativa en la energía, el sueño, la claridad mental y el dolor, así como en el bienestar general, con una dosis de 5 gramos tres veces al día. En general, se registró un aumento de la energía en una escala análoga visual del 45% y un aumento del bienestar general del 30% (Teitelbaum, 2006).

    Deficiencia de mioadenilato-deaminasa

    La ribosa también puede prevenir síntomas como calambres musculares, dolor muscular y rigidez muscular en pacientes con deficiencia de mioadenilato desaminasa (MAD). La MAD es una anomalía genética en la que la enzima AMP-deaminasa (también llamada mioadenilato deaminasa), que convierte la AMP en IMP (monofosfato de inosina), no funciona correctamente. Como resultado, el AMP se acumula en exceso en la célula y se expulsa como purina. Así, se pierden grandes cantidades de adenosina en forma de purina. Aproximadamente entre el 1 y el 2% de las personas de origen europeo sufren esta afección. Se observa un claro alivio de los síntomas con una dosis de 2 gramos por kg de peso corporal al día. Se han descrito estudios de casos en los que los pacientes tomaron una dosis de 4 gramos de ribosa cada 10 a 30 minutos durante el rendimiento físico, lo que les permitió hacer ejercicio sin síntomas de la enfermedad. Se toleraron dosis diarias totales de hasta 60 gramos sin efectos secundarios (Zöllner, 1986).

    Esfuerzo físico y deporte

    Después de un esfuerzo físico intensivo, el cuerpo puede experimentar los efectos de la hipoxia (bajas concentraciones de oxígeno). Especialmente los atletas que realizan ejercicios de fuerza explosiva, como los levantadores de pesas y los velocistas, pueden beneficiarse de la ribosa. En un estudio aleatorio controlado por placebo realizado en 12 hombres sanos, se demostró un aumento significativo de la fuerza muscular después de la suplementación con ribosa en una dosis de 10 gramos/día durante 4 semanas (Van Gammeren, 2002). También las personas no entrenadas que siguieron un entrenamiento intensivo mostraron un mejor rendimiento y una recuperación más rápida después de la suplementación con ribosa a una dosis de 10 gramos/día durante 5 días; además, el efecto de la ribosa fue menor en las personas entrenadas (Seifert, 2017). Parece obvio que los atletas de resistencia también pueden beneficiarse de la suplementación con ribosa, pero la ciencia no es unánime al respecto (Hellsten, 2004).

  • Aunque la ribosa es un azúcar, puede reducir los niveles de azúcar en la sangre. Evite el uso de la ribosa en pacientes diabéticos, ya que puede alterar y amplificar los efectos reductores de la glucosa que tiene la insulina u otros agentes reductores de la glucosa en la sangre por vía oral. Evite también la ribosa en pacientes con hipoglucemia.

    No se conocen datos sobre el uso de ribosa durante el embarazo y la lactancia.

  • Sobre la base de la evidencia basada en la práctica, la ribosa puede aconsejarse en dosis que varían de 3 a 60 gramos por día. Como mantenimiento, el uso de unos pocos gramos por día puede ser suficiente. Para el ejercicio intensivo y con fines terapéuticos se pueden utilizar dosis más altas, teniendo en cuenta la persona, las interacciones, la indicación, etc.

    Hasta ahora parece que para obtener el mejor efecto de la ribosa durante la práctica deportiva, debe ser administrada durante el rendimiento deportivo o lo más cerca posible a él. Un ejemplo podría ser: de 3 a 5 gramos de ribosa 30 minutos antes del esfuerzo y la misma cantidad justo después del mismo. En los días de descanso, cuando no hay entrenamiento intensivo o competición, se recomienda una dosis de unos 2 gramos de ribosa justo antes de acostarse. Para los atletas, la combinación de creatina y ribosa también es interesante, dado su efecto sinérgico.

  • No hay muchos datos sobre la toxicidad después del uso de la ribosa. En un estudio realizado en personas sanas en el que se aplicaron altas dosis diarias de 20 gramos de ribosa (2 x 10 gramos) durante dos semanas, la suplementación no dio lugar a anomalías hematológicas o bioquímicas. El único fenómeno fue una hipoglucemia leve y un ácido úrico ligeramente elevado que se consideró insignificante (Seifert, 2008).

    Se ha demostrado que los niveles de ribosa son elevados en pacientes con diabetes mellitus de tipo II. El aumento de la ribosa en la sangre está asociado al desarrollo de complicaciones diabéticas como la encefalopatía diabética y la nefropatía, pero todavía no se comprende bien el mecanismo que se esconde detrás de esto. Las investigaciones demostraron que la suplementación prolongada de ribosa en una dosis relativamente alta (administración diaria de 2 gramos por kg de peso corporal por día durante 30 días) en los ratones podía inducir una inflamación mediada por el NLRP3 en los podocitos glomerulares. Estos resultados sugieren que el daño glomerular se produce tras la administración prolongada de ribosa a través de la vía de señalización AGE/RAGE, que es uno de los mecanismos importantes que pueden conducir a la nefropatía diabética (Hong, 2019). La diabetes es una contraindicación para el uso de ribosa.

  • En general, la ribosa es bien tolerada. En dosis extremadamente altas (60 gramos por día o más) pueden producirse trastornos gastrointestinales (debido a la diarrea osmótica).

  • h1 style='text-indent:-.5in'> I.  

    Evite el uso simultáneo de la ribosa con la insulina y otros agentes reductores de la glucosa en la sangre (Medicamentos Naturales).

  • La ribosa es el elemento base de la ATP. Sinergistas importantes para la ribosa son la creatina, la L-carnitina y la coenzima Q10. El fosfato de creatina abastece al grupo de fosfatos para producir ATP de nuevo a partir del ADP y contribuye así a mantener una alta disponibilidad de adenosina en la célula. En los pacientes con cardiopatía isquémica, la combinación de ribosa y creatina (relación 2,5:1) produce efectos beneficiosos (Derosa, 2019). La L-carnitina y la coenzima Q10 también funcionan bien junto con la ribosa para mejorar el metabolismo de la energía celular (Pauly, 2000). La L-carnitina y la coenzima Q10 trabajan en la membrana interna de las mitocondrias. La L-carnitina se encarga del transporte de los ácidos grasos de cadena larga sobre la membrana. La coenzima Q10 es parte de la fosforilación oxidativa. El magnesio es indispensable para liberar la energía almacenada en el ATP.

  • Bayram, M., St Cyr, J. A., & Abraham, W. T. (2015). D-Ribose aids heart failure patients with preserved ejection fraction and diastolic dysfunction: A pilot study. Therapeutic advances in cardiovascular disease, 9(3), 56–65. https://doi.org/10.1177/1753944715572752

    Derosa, G., Pasqualotto, S., Catena, G., D’Angelo, A., Maggi, A., & Maffioli, P. (2019). A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Study to Evaluate the Effectiveness of a Food Supplement Containing Creatine and D-Ribose Combined with a Physical Exercise Program in Increasing Stress Tolerance in Patients with Ischemic Heart Disease. Nutrients, 11(12). https://doi.org/10.3390/nu11123075

    Chansataporn, W, M Nopharatana, S Siriwattanayotin, S Samuhaneetoo, en C Tangduangdee. (2019)Effects of Temperature on the Main Intermediates and Products of the Maillard Reaction in a Chicken Breast Meat Model System. International Journal of Agricultural Technology 15(4), 539–56.

    Gammeren, D., Falk, D., & Antonio, J. (2002). The Effects of Four Weeks of Ribose Supplementation on Body Composition and Exercise Performance in Healthy, Young, Male Recreational Bodybuilders: A Double-Blind, Placebo-Controlled Trial. Current Therapeutic Research-clinical and Experimental - CURR THER RES, 63, 486–495. https://doi.org/10.1016/S0011-393X(02)80054-6

    Hellsten, Y., Skadhauge, L., & Bangsbo, J. (2004). Effect of ribose supplementation on resynthesis of adenine nucleotides after intense intermittent training in humans. American Journal of Physiology-Regulatory, Integrative and Comparative Physiology, 286(1), R182–R188. https://doi.org/10.1152/ajpregu.00286.2003

    Hong, J., Li, G., Zhang, Q., Ritter, J., Li, W., & Li, P.-L. (2019). D-Ribose Induces Podocyte NLRP3 Inflammasome Activation and Glomerular Injury via AGEs/RAGE Pathway. Frontiers in Cell and Developmental Biology, 7. https://doi.org/10.3389/fcell.2019.00259

    Ingwall, J. S., & Weiss, R. G. (2004). Is the Failing Heart Energy Starved? Circulation Research, 95(2), 135–145. https://doi.org/10.1161/01.RES.0000137170.41939.d9

    Kaus, I., Schuitemaker, G. E. Bevorder de hartwerking met D-ribose, L-carnitine en coënzym Q10. FmV125Hartfalen.pdf. (z.d.). Geraadpleegd 2 juli 2020, van https://redactie.ortho.nl/bibliotheek/wp-content/uploads/sites/2/2017/01/FmV125Hartfalen.pdf

    Mahoney, D. E., Hiebert, J. B., Thimmesch, A., Pierce, J. T., Vacek, J. L., Clancy, R. L., Sauer, A. J., & Pierce, J. D. (2018). Understanding D-Ribose and Mitochondrial Function. Advances in bioscience and clinical medicine, 6(1), 1–5. https://doi.org/10.7575/aiac.abcmed.v.6n.1p.1

    Omran, H., Illien, S., MacCarter, D., St Cyr, J., & Lüderitz, B. (2003). D-Ribose improves diastolic function and quality of life in congestive heart failure patients: A prospective feasibility study. European Journal of Heart Failure, 5(5), 615–619. https://doi.org/10.1016/s1388-9842(03)00060-6

    Pauly, D. F., & Pepine, C. J. (2000). D-Ribose as a supplement for cardiac energy metabolism. Journal of Cardiovascular Pharmacology and Therapeutics, 5(4), 249–258. https://doi.org/10.1054/JCPT.2000.18011

    Perkowski, D. J., Wagner, S., Schneider, J. R., & St Cyr, J. A. (2011). A targeted metabolic protocol with D-ribose for off-pump coronary artery bypass procedures: A retrospective analysis. Therapeutic Advances in Cardiovascular Disease, 5(4), 185–192. https://doi.org/10.1177/1753944711412421

    Seifert, J., Frelich, A., Shecterle, L., & St Cyr, J. (2008). Assessment of Hematological and Biochemical parameters with extended D-Ribose ingestion. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 5, 13. https://doi.org/10.1186/1550-2783-5-13

    Seifert, J. G., Brumet, A., & St Cyr, J. A. (2017). The influence of D-ribose ingestion and fitness level on performance and recovery. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 14(1), 47. https://doi.org/10.1186/s12970-017-0205-8

    Shecterle, L. M., Terry, K. R., & St Cyr, J. A. (2018). Potential Clinical Benefits of D-ribose in Ischemic Cardiovascular Disease. Cureus, 10(3), e2291. https://doi.org/10.7759/cureus.2291

    Teitelbaum, J. E., Johnson, C., & St Cyr, J. (2006). The use of D-ribose in chronic fatigue syndrome and fibromyalgia: A pilot study. Journal of Alternative and Complementary Medicine (New York, N.Y.), 12(9), 857–862. https://doi.org/10.1089/acm.2006.12.857

    Thompson, J., Neutel, J., Homer, K., Tempero, K., Shah, A., & Khankari, R. (2014). Evaluation of D-ribose pharmacokinetics, dose proportionality, food effect, and pharmacodynamics after oral solution administration in healthy male and female subjects. The Journal of Clinical Pharmacology, 54(5), 546–554. https://doi.org/10.1002/jcph.241

    Pierce, J. D., Mahoney, D. E., Hiebert, J. B., Thimmesch, A. R., Diaz, F. J., Smith, C., Shen, Q., Mudaranthakam, D. P., & Clancy, R. L. (2018). Study protocol, randomized controlled trial: Reducing symptom burden in patients with heart failure with preserved ejection fraction using ubiquinol and/or D-ribose. BMC Cardiovascular Disorders, 18. https://doi.org/10.1186/s12872-018-0796-2

    Pliml, W., Arnim, T. von, Stablein, A., Erdmann, E., Zimmer, H.-G., & Hofmann, H. (1992). Effects of ribose on exercise-induced ischaemia in stable coronary artery disease. The Lancet, 340(8818), 507–510. https://doi.org/10.1016/0140-6736(92)91709-H

    Wang, Qiong, Feng Wang, Zhenghong Xu, en Zhongyang Ding. (2017) Bioactive Mushroom Polysaccharides: A Review on Monosaccharide Composition, Biosynthesis and Regulation. Molecules?: A Journal of Synthetic Chemistry and Natural Product Chemistry 22(6) https://doi.org/10.3390/molecules22060955.

    Ward, H. B., St Cyr, J. A., Cogordan, J. A., Alyono, D., Bianco, R. W., Kriett, J. M., & Foker, J. E. (1984). Recovery of adenine nucleotide levels after global myocardial ischemia in dogs. Surgery, 96(2), 248–255.

    Zimmer, H. G., Martius, P. A., & Marschner, G. (1989). Myocardial infarction in rats: Effects of metabolic and pharmacologic interventions. Basic Research in Cardiology, 84(3), 332–343. https://doi.org/10.1007/BF01907981

    Zimmer, H. G. (1996). Regulation of and intervention into the oxidative pentose phosphate pathway and adenine nucleotide metabolism in the heart. Molecular and Cellular Biochemistry, 160–161, 101–109. https://doi.org/10.1007/BF00240038

    Zöllner, N., Reiter, S., Gross, M., Pongratz, D., Reimers, C. D., Gerbitz, K., Paetzke, I., Deufel, T., & Hübner, G. (1986). Myoadenylate deaminase deficiency: Successful symptomatic therapy by high dose oral administration of ribose. Klinische Wochenschrift, 64(24), 1281–1290. https://doi.org/10.1007/BF01785710

Ja, schrijf mij in voor de tweewekelijkse nieuwsbrief en blijf op de hoogte van de nieuwste inzichten over gezondheid, events en webinars.
Ja, ik ga akkoord met de Privacy Statement van Natura Foundation

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies