D-ribosa

descripción

D-Ribosa es un azúcar natural, un monosacárido con cinco átomos de carbono (azúcar pentosa). Es un componente central de los nucleótidos -los componentes de ADN y ARN están compuestos de ribosa-, así como de sustancias esenciales para el metabolismo celular, tales como ATP, AMPc, NAD, FAD y coenzima A. En circunstancias normales, la ribosa se produce en el cuerpo a partir de glucosa, pero éste es un proceso relativamente lento. La ribosa producida se convierte en energía en las células conectando y fomentando la producción de ATP. ATP o trifosfato de adenosina, es una molécula que almacena y proporciona energía. Es la base energética para todos los procesos celulares. En cierto sentido, las moléculas de ATP constituyen la batería de nuestras células, lo que garantiza que la energía necesaria para todas nuestras funciones corporales y actividades del día a día se salvaguarda de la mejor manera posible. ATP se consume y tiene que ser rehecho una y otra vez a fin de proporcionar a las células la energía que necesitan. De esta manera las células, por así decirlo, ' se cargan'. Las células vitales saludables están constantemente reponiendo sus suministros de ATP. Sin embargo, en condiciones adversas, por ejemplo, estrés, ejercicio extenuante, lesión, enfermedad o a causa del envejecimiento de los tejidos, como los que se encuentran en el corazón y en los músculos esqueléticos, a menudo no son capaces de mantener los suministros de ATP en un nivel óptimo. La disponibilidad de ribosa y creatina puede desempeñar un papel crucial en esto.

actuación

La producción de energía

1 . En circunstancias normales con suficiente oxígeno y combustible
ATP se compone de adenosina (un nucleótido de adenina) unido a tres grupos fosfato. La energía almacenada en el ATP se libera cuando el vínculo con el tercer grupo fosfato se rompe, produciendo así el difosfato de adenosina (ADP) y fosfato inorgánico. En condiciones aeróbicas, cuando hay bastante oxígeno a mano, el vínculo entre ADP y el (tercer) grupo fosfato es rápidamente restaurado, resultando en nuevo ATP.

2 . En caso de aumento de la demanda de energía
Si la demanda de energía persiste, el fosfato de creatina (PCr) cede su grupo fosfato a ADP a fin de que el ATP se produzca de nuevo. Una vez las fuentes celulares de la PCR se han agotado, la célula recurre a un tercer mecanismo para la producción de ATP: la reacción mioquinasa.

3 . En los casos de demanda de energía que lleva al agotamiento: Reacción mioquinasa
Este proceso implica a dos moléculas de ADP que se utilizan para producir una molécula de ATP, con la molécula de monofosfato de adenosina (AMP) sobrante. El resultado es una acumulación de AMP, algunos de los cuales se descomponen para formar adenosina, inosina, hipoxantina, ácido úrico y otras purinas, que son arrastradas por la sangre. Tal situación surge durante la hipoxia, donde los músculos consumen el oxígeno más rápidamente de lo que puede ser suministrado por el torrente sanguíneo. En tales circunstancias, las concentraciones de ATP pueden caer rápidamente.

En una situación de hipoxia, el cuerpo trata de garantizar el suministro de oxígeno de la mejor manera posible inyectando en la sangre grandes cantidades de adenosina y otras purinas. Este proceso resulta en la dilatación de las arterias en la cabeza y los músculos y la constricción de las arterias de los órganos que no son inmediatamente esenciales durante una situación de emergencia. Sin embargo, el precio que uno paga por esto es la pérdida de cantidades considerables de adenosina celular.

Como tal, la disponibilidad intracelular de ATP, ADP y AMP (en adelante nos referiremos a ellos como nucleótidos de adenosina), puede caer hasta en un 50 % durante una hipoxia severa. Esta disminución en los suministros de energía celular puede dar lugar a fatiga, calambres, mialgia (dolor muscular), rigidez y problemas a nivel de los tejidos.

Incluso si las concentraciones de oxígeno son rápidamente devueltas a la normalidad, pueden pasar varios días hasta que los suministros de energía se recuperen. En circunstancias patológicas, por ejemplo, en los casos de enfermedad isquémica del corazón, esto puede llevar mucho más tiempo, lo que resulta en un déficit crónico en el suministro de ATP.

En tales casos, los suplementos de ribosa pueden ser muy valiosos en términos clínicos. Después de todo, hay motivos bioquímicos sólidos para suponer que los suplementos de ribosa contribuyen al proceso de adquisición de energía. Así, muchos estudios ponen de relieve la capacidad de la ribosa para aumentar las concentraciones intracelulares de ATP durante o después de situaciones de hipoxia.

Desde el agotamiento a la recuperación
En los casos de agotamiento, los esfuerzos de células para restaurar los niveles de nucleótidos adenosina se realizan de dos maneras: la reutilización y la nueva síntesis  Esto implica el reutilizar AMP y el ATP se rehace a partir de los productos de degradación del AMP. La segunda forma consiste en nuevos nucleótidos que se producen a partir de la ribosa. Para ambas opciones la ribosa es indispensable.

La producción propia de ribosa en el cuerpo es a menudo insuficiente
En principio, se puede producir ribosa en las células del cuerpo a partir de glucosa, pero los pasos enzimáticos en el proceso son lentos. En consecuencia, la ribosa es producida sólo a cuentagotas. Como resultado de esto, el tejido muscular del corazón y el tejido muscular esquelético en particular, a menudo no son lo suficientemente capaces de compensar la pérdida significativa de los nucleótidos de adenosina que acontecen (por ejemplo) después de un esfuerzo intenso o en caso de enfermedad.
En tales casos, los suplementos de ribosa eluden la producción lenta de ribosa a partir de la glucosa, haciendo que sea rápidamente disponible tanto para la nueva síntesis de adenosina como para la reutilización de los productos de degradación de AMP, que de otra manera se perderían. In Vitro, la ribosa ha demostrado aumentar la nueva síntesis de ATP, ADP y AMP en el tejido muscular por un factor de tres a cinco. Incluso la reutilización de los productos de degradación de AMP aumentan en un factor de tres a ocho, dependiendo del tipo de músculo esquelético.

Deporte
Después de esfuerzo físico intenso el cuerpo puede experimentar los efectos de la hipoxia (baja concentración de oxígeno). En particular, los practicantes de deportes cuyo desempeño conlleva esfuerzos explosivos repentinos -por ejemplo, levantamiento de pesas, carreras de velocidad y entrenamiento de fuerza- obtendrán un mayor beneficio de la ribosa. Además, la ribosa también se aconseja para los practicantes de deportes cuyo desempeño conlleva un esfuerzo físico intenso intermitente, como es el caso del (por ejemplo) fútbol, tenis y baloncesto. Por no hablar de los patinadores que llegan  a estar tan "bajos" durante las carreras de competición que exhiben síntomas de cianosis, como lengua y labios azules (hipoxia). Parece evidente que los practicantes de todos los deportes podrían beneficiarse de los suplementos de ribosa, pero no todos los aspectos de la misma han sido objeto de investigación científica. Sin embargo, muchos practicantes de diferentes deportes están muy entusiasmados con el uso de la ribosa y confirman que han experimentado una mejor recuperación y menos fatiga. Los atletas de resistencia pueden beneficiarse de tomar una dosis de 2.5 gramos por hora de esfuerzo durante el ejercicio, como los corredores de larga distancia y los ciclistas, que recuperan más rápidamente con la ayuda de ribosa.

Hasta ahora, las investigaciones han indicado que para obtener mejores efectos con la ribosa debe ser tomada tan cerca de la competición como sea posible o durante la misma, con una dosis sugerida de 3-5 gramos 30 minutos antes de la esfuerzo, y una dosis similar poco después del esfuerzo. La ribosa se disuelve fácilmente en agua, tiene alrededor de la mitad de la edulcoración de la sacarosa y un sabor agradable, lo que significa que se puede mezclar con bebidas deportivas consumidas durante el ejercicio. Los días de descanso, cuando no hay un entrenamiento intensivo o competición, se recomienda una dosis de alrededor de 2 gramos de ribosa poco antes de dormir. Para los practicantes de deportes, la combinación de creatina y ribosa también es extremadamente interesante. La dosis de creatina debe ser más alta de lo que es para la ribosa, con una relación de creatina / ribosa de alrededor de 4:1 o 3:1.

indicaciones

Enfermedad del corazón
Un corazón en mal estado no es lo suficientemente capaz de bombear sangre a los tejidos. Como consecuencia, los tejidos no son abastecidos con el oxígeno suficiente (aeróbico) para asegurar una adecuada producción de ATP. El corazón depende en gran medida del suministro de PPRP (ribosa activada) para la recuperación de energía. En el caso de isquemia en el músculo cardíaco, los niveles de ATP pueden caer más de un 50 % y puede llevar 7-10 días antes de que se restauren. Varios estudios revelan que los suplementos de ribosa contribuyen a la recuperación de los niveles de ATP y de la función del corazón: los niveles son más o menos restaurados en uno o dos días. En pacientes con insuficiencia cardíaca (descompensación cardiaca) se puso de manifiesto que el corazón funcionaba notablemente mejor en términos de numerosos parámetros, después de ocho semanas de suplementos de ribosa.

EPOC
EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) es una enfermedad de los pulmones, que es perjudicial para el corazón a largo plazo. Los resultados de un caso de estudio publicado apuntan a una mejora de la función cardiaca y a un aumento de la circulación en los pulmones con un incremento en el intercambio de gases. El uso de la ribosa resultó en una mejora considerable en términos de rendimiento físico.

La fibromialgia (FMS) y la fatiga crónica (SFC)
La fibromialgia es a menudo acompañada por bajas concentraciones de oxígeno en el tejido muscular (hipoxia local) . Esto puede ser causado por la producción alterada de ATP debido a una fosforilación oxidativa perturbada y / o a una deficiencia en términos de sustancias necesarias para la producción de ATP. El agotamiento de ATP resulta en una función celular alterada y en última instancia en el dolor y la rigidez muscular, frecuentemente experimentados por los pacientes con el síndrome de fibromialgia. Estudios de varios casos y otro estudio preliminar con 41 pacientes sugieren una reducción significativa en los síntomas después de un tratamiento con suplementos de ribosa. Dos terceras partes de los 41 pacientes con FMS y / o SFC mostraron una mejora significativa tanto en términos de energía, sueño, lucidez y dolor como en términos de bienestar general al tomar 5 gramos de ribosa tres veces al día. En promedio, los pacientes mostraron por medio de una escala analógica visual (EAV) un aumento en los niveles de energía y el bienestar general de un 45 % y un 30 % respectivamente.

La deficiencia de deaminasa mioadenilato
También puede ser el caso que la ribosa tenga la capacidad de prevenir síntomas tales como calambres musculares, dolor muscular y rigidez en pacientes con deficiencia de desaminasa de mioadenilato (MADD). MADD es un trastorno genético en el cual la enzima AMP deaminasa (también llamada deaminasa mioadenilato), que convierte AMP en IMP (inosina monofosfato), no funciona correctamente. Como resultado, el AMP se acumula en la célula y se expulsa como purina. Esto da lugar a una pérdida considerable de la adenosina como purina. Aproximadamente el 1-2% de las personas de origen europeo sufren de esta condición. Una marcada reducción de los síntomas se observa cuando los pacientes toman una dosis diaria de 0,2 g de ribosa por kg de peso corporal. Casos de estudio han descrito que pacientes que tomaron una dosis de 4 gramos de ribosa cada 10-30 minutos durante el esfuerzo físico, les permitió realizar todos los ejercicios sin síntomas de la enfermedad. Dosis diarias totales de hasta 60 g fueron toleradas sin efectos secundarios.

contraindicaciones

Seguridad
Un estudio entre los individuos sanos a los que se administraron dosis diarias altas de 20 g de ribosa (2 x 10 g) durante un período de 2 semanas no produjo alteraciones hematológicas o bioquímicas. El único síntoma fue leve hipoglucemia y un nivel ligeramente elevado de ácido úrico, ninguno de los cuales fue considerado como significativo. Después de todo, resulta que aunque la ribosa es capaz de realizar la secreción de la insulina, esto no es suficiente para explicar el fenómeno de la hipoglucemia. Una posible explicación es una reducción simultánea en la resistencia a la insulina derivada de una disminución del estrés oxidativo. Un estudio piloto señaló  una caída del estrés oxidativo como resultado de los suplementos de ribosa.
Aunque el efecto de hipoglucemia de la ribosa es dependiente de la dosis y el uso de un par de gramos al día probablemente no daría lugar a efectos indeseables, parece obvio que se debe tener precaución en personas que usan medicamentos para la diabetes.

Al consumirla, la ribosa es absorbida rápidamente y alcanza su máxima concentración en la sangre después de unos 45 minutos. La vida media en la sangre es de alrededor de media hora. Por otra parte, la ribosa no se acumula en los tejidos y no se almacena en las células en forma libre. Aunque investigaciones in vitro muestran que D- ribosa forma sub-productos finales de glicación avanzada (AGE) con mayor rapidez que la glucosa, esto no parece ser representativo de la realidad práctica del día a día. Las dosis altas de ribosa dan sólo fugazmente valores en sangre más altos, pero esto producirá concentraciones entre 0,1 y un máximo de 1 mmol, mientras que investigaciones in Vitro que implican concentraciones de ribosa por encima de 0,15 mmol sugieren una disminución en los procesos de glicación. A diferencia de la glucosa, es improbable que, como un azúcar, la ribosa juegue un papel en la formación de indeseables AGE.

Las dosis extremadamente altas (60 gramos por día o más) pueden dar lugar a trastornos gastrointestinales (debido a la diarrea osmótica). En general se cumple que la proporción que se absorbe pero no se utiliza se excreta a través de la orina o convierte en glucosa y luego en glucógeno en el hígado. No hay información disponible sobre el uso de ribosa durante el embarazo o la lactancia.

dosis

Las recomendaciones para la ribosa pueden variar de 3 a 60 gramos por día. Una dosis comúnmente utilizada es de 2-10 gramos dos veces al día. Sin embargo, en las investigaciones se utilizan comúnmente dosis más altas de ribosa (16-36 gramos por día), tomadas en cuatro dosis. Debido al hecho de que la ribosa es fácilmente absorbible y tiene un sabor agradable, se mezcla bien con las bebidas o alimentos líquidos.

sinergismo

La creatina es un sinergista ideal para la ribosa. El fosfato de creatina proporciona el grupo fosfato para permitir la producción de ATP a partir de ADP, contribuyendo así a la conservación de una amplia disponibilidad de adenosina en la célula. Se recomienda tomar monohidrato de creatina y suplementos de ribosa en una proporción de 4:1. Asimismo la acetil-L-carnitina y la coenzima Q10 funcionan bien en combinación con la ribosa cuando se trata de mejorar el metabolismo de la energía celular.

referencias

  1. CA, J. Scientific Rationale for the Nutritional Use of D-Ribose to Support Skeletal Muscle Health and Function. Beschikbaar: http://www.bioenergy.com/downloads/Ribose%20in%20Muscle%20050924.pdf via het Internet
  2. Zarzeczny R, Jeffrey J. Brault JJ, Abraham KA, et al. Influence of ribose on adenine salvage after intense muscle contractions. Journal of Applied Physiology 2001; 91:1775-1781.
  3. Zimmer HG. Regulation of and intervention into the oxidative pentose phosphate path¬way and adenine nucleotide metabolism in the heart. Mol Cell Biochem 1996; 160-161: 101-109
  4. Zimmer HG. The oxidative pentose phosphate pathway in the heart: regulation, physi¬ological significance, and clinical implications. Basic Res Cardiol 1992; 87: 303-316
  5. CA, J. D-Ribose in Congestive Heart Failure and Ischemic Disease. Beschikbaar: http://www.bioenergy.com/downloads/ribose%20in%20Heart%20Failure.pdf via het Internet
  6. Smolenski RT, Raisky O, Slominska EM, Abunasra H, Kalsi KK, 0. Protection from reperfusion injury after cardiac transplantation by inhibition of adenosine metabolism and nucleotide precursor supply. Circulation 2001; 104: I246-52
  7. Smolenski RT, Kalsi KK, Zych M, Kochan Z, Yacoub MH. Adenine/ribose supply increases adenosine production and protects ATPpool in adenosine kinase-inhibited cardiac cells. J Mol Cell Cardiol 1998; 30: 673-683
  8. Pauly DF, Pepine CJ. D-Ribose as a supplement for cardiac energy metabolism. J Cardio¬vasc Pharmacol Ther 2000; 5: 249-258
  9. Kalsi KK, Smolenski RT, Yacoub MH. Effects of nucleoside transport inhibitors and adenine/ribose supply on ATPconcentration and adenosine production in cardiac myocytes. Mol Cell Biochem 1998; 180: 193-199
  10. MAM. D-Ribose Improves Ventilatory Efficiency in Congestive Heart Failure Patients.Presented at the American College of Cardiology’s Annual Scientific Session 2005 in Orlando. 2005
  11. Pauly DF, Pepine CJ. Ischemic heart disease: metabolic approaches to management. Clin Cardiol 2004; 27: 439-441
  12. Pauly DF, Johnson C, St Cyr JA. The benefits of ribose in cardiovascular disease. Med Hypotheses 2003; 60: 149-151
  13. Omran H, Illien S, MacCarter D, St Cyr J, Luderitz B. D-Ribose improves diastolic func¬tion and quality of life in congestive heart failure patients: a prospective feasibility study. Eur J Heart Fail 2003; 5: 615-619
  14. Wagner S, Herrick J, Shecterle LM, St Cyr JA. D-ribose, a metabolic substrate for congestive heart failure. Prog Cardiovasc Nurs. 2009 Jun;24(2):59-60.
  15. Dean J. MacCarter, L. M. Shecterle & J. A. St. Cyr: D-Ribose Benefits COPD: The Internet Journal of Pulmonary Medicine. 2007; Volume 7, Number 2.
  16. CA, J. D-Ribose in Fibromyalgia and Neuromuscular Disease. Beschikbaar: http://www.bioenergy.com/downloads/ribose%20in%20Fibromyalgia.pdf via het Internet
  17. Gebhart B, Jorgenson JA. Benefit of ribose in a patient with fibromyalgia. Pharmaco¬therapy 2004; 24: 1646-1648
  18. Teitelbaum JE, Johnson C, St Cyr JA. The Use of D-Ribose in Chronic Fatigue Syndrome and Fibromyalgia: A Pilot Study. The Journal of Alternative and Complementary Medicine. November 2006, 12(9): 857-862.
  19. Zöllner N, Reiter S, Gross M, et al. Myoadenylate deaminase deficiency Successful symptomatic therapie by high odse oral administration of ribose. Journal of Molecular medicine, 1986; (64)24;1281-1290
  20. Hellsten Y, Skadhauge L, Bangsbo J. Effect of ribose supplementation on resynthesis of adenine nucleotides after intense intermittent training in humans. Am J Physiol Regul Integr Comp Physiol 2004; 286: R182-8
  21. Seifert J, Angela Frelich A, Linda Shecterle L, St Cyr J. Assessment of Hematological and Biochemical parameters with extended D-Ribose ingestion. Journal of the International Society of Sports Nutrition 2008, 5:13
  22. Seifert JG, Subudhi AW, Fu MX, et al. The role of ribose on oxidative stress during hypoxic exercise: a pilot study. J Med Food. 2009 Jun;12(3):690-3
  23. Cervantes-Laurean D, EL Jacobson, MK Jacobson. Glycation and glycoxidation of histones by ADP-ribose. J Biol Chem, 1996;271(18):10461-10469.
  24. Bailey AJ, TJ Sims, NC Avery, EP Halligan. Non-enzymatic glycation of fibrous collagen: reaction products of glucose and ribose. Biochem J, 1995;305(Pt 2):385-390.
  25. Khalifah RG, P Todd, AA Booth, SX Yang, JD Mott, BG Hudson. Kinetics of nonenzymatic glycation of ribonuclease A leading to advanced glycation end products. Paradoxical inhibition by ribose leads to facile isolation of protein intermediate for rapid post-Amadori studies. Biochm, 1996;35(15):4645-4654.
  26. Wei Y, Chen L, Chen J, et al. Rapid glycation with D-ribose induces globular amyloid-like aggregations of BSA with cytotoxicty to SH-SY5Y cells. BMC Cell Biol.2009;10:10
  27. Chen L, Wei Y, Wang X, He R. D-Ribosylated Tau forms globular aggregates with high cytotoxicity. Cell Mol Life Sci. 2009;66(15):2559-71

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies