Vitamina B (general)


Introducción

Las vitaminas B son un grupo de ocho vitaminas que actúan como coenzimas en numerosas reacciones bioquímicas del cuerpo. Este grupo es importante en la producción de energía a partir de los nutrientes, el crecimiento celular, los procesos de reparación corporal y el funcionamiento adecuado del sistema nervioso, entre otras cosas. Las vitaminas B no pueden formarse en el cuerpo, o solo en una cantidad muy pequeña, por lo que dependemos de ingerirlas a través de los alimentos. Debido a que las vitaminas B trabajan juntas en gran medida, es esencial que existan niveles adecuados de cada una de ellas individualmente. Las dietas poco variadas, los problemas de absorción o las carencias de una vitamina específica reducen las propiedades de las vitaminas del grupo B en general. Es habitual observar déficits clínicos y subclínicos de vitamina B (Sivaprasad, 2019; Muskiet, 2015). Los síntomas de su deficiencia varían mucho, por lo que no siempre se identifican directamente. Debido a la estrecha colaboración entre todas ellas, para lograr el efecto deseado, es aconsejable administrar un suplemento en forma de complejo que contenga las ocho vitaminas B. Para suplir déficits específicos puede ser suficiente con un suplemento de vitaminas del complejo B por separado.

Entre las funciones importantes de las vitaminas del grupo B destaca su papel en el ciclo del ácido cítrico para el metabolismo energético normal, su papel en el proceso de metilación y su papel en al proceso de división celular, en los mecanismos de reparación y la flexibilidad de las membranas celulares. Vitamina B contribuye al mantenimiento de la piel, del cabello, las uñas y las mucosas. En períodos de estrés, se consumen más vitaminas del grupo B, que contribuyen a la función psicológica normal. Además las vitaminas B ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga. Las personas con dietas poco variadas, que consistan principalmente en productos ultraprocesados y menos en frutas y verduras, corren el riesgo de padecer una deficiencia de vitamina B. Los vegetarianos y los veganos que no consumen productos animales corren aún más riesgo de sufrir deficiencia de vitamina B12. Embarazadas y niños pequeños y adolescentes, que están en edad de crecimiento, necesitan más vitaminas del grupo B que la media. Con la edad también se puede reducir la absorción y la conversión de las vitaminas B. A menudo se da una mala absorción en el tracto gastrointestinal que puede provocar una disminución en el grado de absorción de nutrientes y vitaminas. El uso de medicamentos y anticonceptivos puede provocar un aumento de las necesidades de vitaminas B. La variación genética también influye en el índice de vitamina B. Si desea una explicación detallada y algunas referencias, consulte el resto de esta monografía.


Modo de acción, funciones

Las vitaminas B participan como coenzimas en muchas reacciones bioquímicas diferentes del cuerpo. Detallamos a continuación las reacciones más importantes.

Producción de energía

Las vitaminas B en sí mismas no proporcionan energía, pero ayudan a liberar la energía de los carbohidratos, proteínas y grasas en forma de adenosín trifosfato (ATP). Funcionan como coenzimas en las diferentes fases del metabolismo de la energía (Depeint, 2006; Tardy, 2020).

La vitamina B3 cumple una función importante en la glicólisis, durante la que la glucosa se convierte en 2 moléculas de piruvato en el citosol. La vitamina B1 actúa como coenzima de la enzima piruvato deshidrogenasa que permite la conversión del piruvato, originado en la glicólisis, en la enzima A de acetil-Co (acetil-CoA). Así pues, la vitamina B1 desempeña un papel fundamental en el proceso para pasar de la glicólisis en el citosol al ciclo del ácido cítrico en las mitocondrias de la célula para el que el acetil CoA es el producto de base. La vitamina B5 también es importante en calidad de coenzima de la piruvato deshidrogenasa, además de ser el componente básico del acetil-CoA. El ciclo de la glicólisis y el ácido cítrico proporcionan ATP (ambos 2 ATP). Sin embargo, en la cadena respiratoria se generan hasta 32 ATP a partir de las moléculas FADH2 y NADH, las formas derivadas de la vitamina B2 y B3, respectivamente. Tanto la molécula FAD (derivada de la vitamina B2) como la NAD+ (derivada de la vitamina B3) son capaces de aceptar protones y electrones liberados durante la glicólisis y el ciclo del ácido cítrico. A continuación, protones y electrones se transfieren a la cadena de transporte de electrones que impulsa el complejo enzimático ATP sintasa, que convierte el ADP y el fosfato inorgánico en ATP (proceso de fosforilación oxidativa). Al ser una coenzima, la biotina (vitamina B8) es indispensable para el funcionamiento de las carboxilasas mitocondriales, que intervienen en la síntesis de glucógeno y de las grasas, en el metabolismo de los aminoácidos y en el ciclo de los ácidos cítricos. La vitamina B6, el folato y la vitamina B12 no participan de forma directa en el ciclo del ácido cítrico, pero influyen en el equilibrio energético, entre otras cosas, produciendo hemoglobina, que transporta el oxígeno a través del cuerpo. Por otro lado, la vitamina B6 es importante para el funcionamiento de las enzimas (citocromos) en la cadena de transporte de electrones.

Metilación

Varias vitaminas B intervienen en la metilación, una reacción orgánica en la que un grupo metilo (CH3: 1 átomo de carbono y 3 átomos de hidrógeno) se une a otras moléculas, como las proteínas, los aminoácidos, las enzimas o el ADN. La metilación se produce en todas las células del cuerpo y desempeña un papel muy importante en el mantenimiento de las funciones fisiológicas.

El folato, la vitamina B2, la vitamina B6 y la vitamina B12 son esenciales para el metabolismo del folato y la homocisteína durante el que se suministran los grupos metilo (Blom, 2011). La vitamina B2, en su rol de cofactor, es importante para la síntesis de la forma activa y coenzimática del folato (5-MTHF). Esta forma de folato actúa como donante del grupo metilo para la remetilación de la homocisteína en metionina. La homocisteína es una sustancia producida por el cuerpo durante el metabolismo del aminoácido esencial metionina. Se trata de un producto metabólico tóxico que en condiciones normales vuelve a transformarse. Junto con la vitamina B12 y la vitamina B6, el folato es, por lo tanto, importante para normalizar los niveles de homocisteína en todo el cuerpo. El aumento de los niveles de homocisteína se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares (incluyendo trombosis venosas y arteriales, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares) (Blom, 2011). La vitamina B6 también puede actuar como cofactor en la descomposición de la homocisteína en cisteína. La cisteína es un bloque de construcción de proteínas y precursor del glutatión, un importante antioxidante (Dalto, 2017). El aminoácido metionina puede reconvertirse una vez más en el grupo de metilo donante universal S-adenosilmetionina (SAM), que puede emplearse por doquier en los procesos de metilación.

Por ejemplo, la metilación del ADN regula la expresión de los genes. El metabolismo del folato proporciona grupos metilo a la síntesis de purinas y pirimidinas, componentes estructurales de los ácidos nucleicos ADN y ARN (Friso, 2017). Este proceso epigenético que se produce en la fase embrionaria puede afectar a la salud a lo largo de toda la vida (Mandaviya, 2019).

Además, los grupos metilo también se necesitan, por ejemplo, para metilar los fosfolípidos de las membranas celulares, metilar el ADN para los procesos de reparación celular y metilar la mielina para regenerar los nervios. El folato y la vitamina B12 están estrechamente implicados en la síntesis de la hemoglobina, la proteína que contiene hierro a la cual se adhiere el oxígeno.

Los grupos metilo también ejercen una función en la activación de los neurotransmisores. La metilcobalamina, la forma biológicamente activa de la vitamina B12, puede utilizarse directamente en el cuerpo como donante de metilo. Además influye en la producción de neurotransmisores y en la formación de la vaina de mielina de las células nerviosas, por lo que es crucial para el funcionamiento del sistema nervioso. La vitamina B6 también cumple un papel relevante en el apoyo a las funciones cerebrales. Participa como coenzima en el metabolismo de los aminoácidos y en la síntesis de diversos neurotransmisores (monoamina), como la serotonina, la dopamina, la adrenalina y la norepinefrina y el GABA. La serotonina, por ejemplo, se produce a partir del aminoácido L-triptófano, utilizando la forma biológicamente activa de la vitamina B6. La vitamina B6 necesita de las vitaminas B2 y B3 para transformarse en su forma activa en el hígado. De la metilación de la serotonina surge la hormona del sueño: la melatonina. Por lo tanto, se necesita disponer de suficiente vitamina B6, entre otras cosas, para regular el comportamiento y lograr un buen ritmo de sueño. En un estudio reciente se destaca el efecto sinérgico de la B1, la B6 y la B12 a la hora de conseguir un sistema nervioso sano (Calderón-Ospina, 2020).

Las vitaminas B son importantes para la división celular normal, los mecanismos de reparación y la flexibilidad de las membranas celulares. En consecuencia, son también necesarias para la salud de la piel, el cabello, las uñas y las membranas mucosas (DiBaise, 2019).

Interacciones entre cada una de las vitaminas B

En las monografías correspondientes se puede encontrar información detallada sobre cada una de las vitaminas B. A continuación se enumeran las interacciones más importantes entre las vitaminas B:

· Vitamina B1 (tiamina): la vitamina B6 puede inhibir su síntesis.

· Vitamina B2 (riboflavina): es co-factor de la enzima MTHFT, que interviene en la formación del folato activo. Junto con la vitamina B6, actúa como coenzima en la formación de la vitamina B3 (niacina), a partir del aminoácido triptófano. También ayuda a fabricar la forma activa de la vitamina B6 (piridoxal-5-fosfato, P5P) a partir de la piridoxina, que el cuerpo absorbe más fácilmente.

· Vitamina B3 (niacina): se puede fabricar en el cuerpo hasta cierto punto a partir del triptófano. La vitamina B3 también es necesaria como cofactor para formar P5P (vitamina B6 activa) en el hígado.

· Vitamina B5 (ácido pantoténico): en presencia de las vitaminas B1, B2 y B3, es el insumo del ciclo del ácido cítrico, para formar acetil CoA.

· Vitamina B6 (piridoxina): colabora estrechamente con la vitamina B6 y la vitamina B12.

· Vitamina B8 (biotina): actúa en estrecha colaboración con el folato, la vitamina B5 y la vitamina B12.

· Vitamina B11 (folato): funciona en estrecha colaboración con la vitamina B6 y la vitamina B12 en el proceso de metilación. Al tomar un suplemento una de ellas aumenta la demanda de la otra.

Vitamina B12 (cobalamina): colabora de cerca con el folato y la vitamina B6.


Producción, suministro, fuentes

Producción de vitamina B

Las vitaminas B las producen las plantas, las levaduras y las bacterias. Nuestras bacterias intestinales (flora intestinal) también son proveedoras de vitaminas B. Las vitaminas B producidas por nuestra flora intestinal a menudo sirven para apoyar a la propia flora intestinal. La vitamina B6 y el folato producido por las bacterias intestinales entran después en el cuerpo (Yoshii, 2019). La nutrición es la fuente más importante de vitaminas B para los humanos. Las vitaminas B de los alimentos son todas solubles en agua; tras su absorción en el intestino delgado, son transportadas por la sangre. En el hígado, se produce una conversión bioquímica de las vitaminas B a su forma activa y coenzimática. Esto es especialmente esencial para las vitaminas B2, B6, B11 (folato) y B12. En las monografías específicas se trata este tema con más detalle.

Alimentos ricos en vitamina B

Las vitaminas B pueden encontrarse en muchos tipos diferentes de carne, pescado, huevos, cereales, verduras, frutos secos y fruta. La principal fuente de vitamina B12 son los alimentos de origen animal (Watanabe, 2007). Los cereales no forman parte de la dieta más acorde con nuestros genes (alimentación primitiva): por lo tanto, no los recomendamos. Las vitaminas B deben formar parte de la dieta diaria para mantener la cantidad adecuada de ellas en el organismo. Una dieta variada y el consumo de productos de origen animal es esencial para la ingesta del mayor número posible de vitaminas B diferentes.


Metabolismo

Las vitaminas B de la dieta se absorben en el intestino delgado, a menudo utilizando transportadores específicos, y luego se liberan en la sangre para su posterior distribución por el cuerpo. La absorción de la vitamina B12 es más compleja. Debido a que la vitamina B12 de la dieta está ligada a las proteínas animales debe ser liberada primero en el estómago con la ayuda de la enzima pepsina. Posteriormente, la vitamina B12 libre se vincula al factor intrínseco (FI), una proteína producida por la mucosa del estómago que el intestino delgado puede absorber. Las células epiteliales del intestino delgado desacoplan el complejo vitamina B12-IF, dejando la vitamina B12 libre y disponible para el organismo. Una parte muy pequeña de la vitamina B12 (alrededor del 1%) puede absorberse por difusión pasiva (Chan, 2016).

Excreción y almacenamiento

Las vitaminas B son solubles en agua, lo que significa que el cuerpo difícilmente puede almacenarlas. La vitamina B12 es una excepción a esto: se almacena abundantemente en el hígado. De la mayoría de las otras vitaminas B, sólo una pequeña parte se almacena en el hígado: el resto sale del cuerpo con la orina.


Necesidad y escasez

En los últimos 50-100 años, la composición de nuestra dieta occidental ha cambiado. La cantidad de minerales, vitaminas, fitonutrientes y proteínas en nuestra dieta ha disminuido (Davis, 2004; Mayer, 1997; White, 2005) para dar paso, sobre todo, a los azúcares y los carbohidratos refinados. Aunque proporcionan energía, estos carbohidratos contienen pocos o ningún nutriente. Además, aumentan la demanda de nutrientes que pueden procesar bien la energía, como las vitaminas B. Debido a los cambios producidos en nuestra dieta occidental, cuanto menor y menos variada se vuelve la ingesta de verduras, frutas y pescado (CBS, 2015), y más se procesan y preparan los alimentos (Thompson, 2014), más frecuente se hace la escasez de vitamina B (Darnton-Hill, 2019). Esta combinación de una mayor demanda de vitaminas del complejo B y una menor oferta en la dieta puede provocar diversas dolencias y enfermedades.

Cómo influye el estilo de vida

La sociedad occidental también tiene que lidiar, además de la dieta, con otros factores que influyen en el estado de la vitamina B. La exposición continua a toxinas ambientales (Rider, 2019), unido a hábitos, como el tabaquismo (Shekoohi, 2017) y el consumo de alcohol (Cook, 1998) tienen consecuencias sobre el índice de vitaminas. El estrés (Young, 2019), por su parte, provoca una demanda constante de vitamina B para, por ejemplo, iniciar los mecanismos de reparación celular y mantener los niveles de energía. En estos casos puede ser necesario complementar nuestra vitamina B.

Grupos de riesgo

La nutrición y el estilo de vida influyen en la cantidad de vitamina B en nuestro cuerpo. Además, algunas situaciones requieren más vitaminas del grupo B.

Las personas con dietas poco variadas, que consistan principalmente en productos ultraprocesados y menos en frutas y verduras, corren el riesgo de padecer una deficiencia de vitamina B. Los vegetarianos y los veganos que no consumen productos animales corren un riesgo adicional de deficiencia de vitamina B12 (Rizzo, 2016).

Las embarazadas, los niños pequeños y los adolescentes, que están creciendo, necesitan una mayor cantidad de vitaminas B (Gernand, 2016). Las vitaminas B intervienen en los procesos de crecimiento celular y en el desarrollo del sistema nervioso central (entre ellas, el folato). Por lo tanto, son cruciales para el desarrollo adecuado del feto y de los niños en edad de crecer.

Con la edad también se puede reducir la absorción y la conversión de las vitaminas B (Darnton-Hill, 2019). La mucosa gástrica de los ancianos suele presentar atrofia, lo que reduce la fabricación del factor intrínseco importante para una buena absorción de la vitamina B12 en el intestino (Stover, 2010).

A menudo se da una mala absorción en el tracto gastrointestinal que puede provocar una disminución en el grado de absorción de nutrientes y vitaminas. Se han encontrado alteraciones de las vitaminas B en personas con enfermedad celíaca (Wierdsma, 2013), enfermedad intestinal inflamatoria crónica (Huang, 2017) y en personas que han sido sometidas a una cirugía de bypass gástrico (Allen, 2018). Trastornos subyacentes, como el cáncer (Salomón, 2016), la anorexia nerviosa (Achamrah, 2017) y los problemas de tiroides (Jabbar, 2008) también pueden provocar una deficiencia de vitamina B.

El uso de medicamentos puede conllevar un aumento de las necesidades de vitaminas B. Medicamentos de uso común, como la metformina en la diabetes de tipo II y los inhibidores de la bomba de protones en las dolencias estomacales, pueden reducir los niveles de vitamina B12, lo que da lugar a signos clínicos de deficiencia (Chapman, 2016; Nehra, 2018). Los anticonceptivos pueden reducir las vitaminas B6, B11 y B12, entre otras (Mohn, 2018).

La variación genética también influye en el índice de vitamina B. Una importante enzima para el transporte de ácido fólico es la MTHFR. Esta enzima (dependiente de la vitamina B2) convierte el ácido fólico en folato activo (5-MTHF), necesario para los procesos de metilación y el metabolismo de la homocisteína, entre otras cosas (McAuley, 2016). Una anormalidad común en el gen MTHFR (polimorfismo C677T) reduce el funcionamiento de esta enzima MTHFR, lo que resulta en una ralentización en la formación del folato. Esto se ha asociado con varios trastornos (Liew, 2015).


Suplementación

Para que las vitaminas B funcionen de manera óptima, es importante que haya un suministro suficiente de cada vitamina B, ya que trabajan juntas en gran medida y se refuerzan mutuamente (efecto sinérgico) (Kennedy, 2016). El contenido de vitaminas B en nuestra dieta es a menudo insuficiente. Por lo tanto, tomar un suplemento en forma de complejo de vitamina B que contenga todas las vitaminas B puede servir para complementar la dieta diaria.

Además, algunos suplementos ofrecen la forma activa de varias vitaminas B, de modo que se garantiza que el cuerpo disponga de la forma activa inmediatamente, lo que es importante para las vitaminas B2, B6, B11 (folato) y B12. La ventaja aquí radica en que se evita cualquier problema de conversión a la forma activa, lo que da lugar a una mayor biodisponibilidad, una mejor absorción por parte de las células del cuerpo y una menor carga para el hígado (Vrolijk, 2017; Obeid, 2016).


Aplicaciones

Suministrar un suplemento de complejo de vitamina B puede servir para complementar la cantidad de vitamina B. Especialmente en situaciones en las que existe una gran carga tanto a nivel físico como mental, un suplemento de vitaminas B es esencial.

Las vitaminas B contribuyen a:

· A la función psicológica normal,

· Funcionamiento normal del sistema nervioso,

· Al funcionamiento normal del corazón,

· Al metabolismo normal de los macronutrientes,

· Al metabolismo normal del hierro,

· A la formación normal de glóbulos rojos,

· Al funcionamiento normal del sistema inmunitario,

· A la protección de las células frente al daño oxidativo.

· Se pueden consultar las monografías específicas para conocer las indicaciones específicas de cada vitamina.

Fundamento científico

Falta de energía

Las vitaminas del grupo B desempeñan un papel crucial en las diferentes etapas de la producción de energía en la célula: producción de la enzima acetil-CoA a partir de macronutrientes (vitaminas B1, B2, B3 y B5), ciclo del ácido cítrico (vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B8 y B12) y fosforilación oxidativa (vitaminas B2, B3 y B5). De un estudio recién publicado se desprende que la deficiencia de una o más vitaminas B puede provocar toda una variedad de dolencias relacionadas con la fatiga física y mental (Tardy, 2020).

Fisiología alterada

La deficiencia de vitamina B puede, entre otras cosas, perturbar el metabolismo de la homocisteína, provocando una hiperhomocisteinemia. La homocisteína es un producto metabólico tóxico que, en presencia de fisiología normal, se transforma en metionina. El aumento de los niveles de homocisteína es un riesgo para diversas condiciones patológicas, tal como se expone en un estudio reciente (Azzini, 2020). Por ejemplo, los altos niveles de homocisteína en sangre se asocian a complicaciones en el embarazo, enfermedades cardiovasculares, obesidad y enfermedades renales, así como a autismo y TDAH. En mayores, también se asocia con trastornos neurodegenerativos, depresión y osteoporosis.

En este estudio (Azzini, 2020), se destaca la importancia de nuevos diseños experimentales de investigación clínica encaminados a establecer la variabilidad intraindividual y las interacciones entre diferentes factores a fin de demostrar el efecto de los suplementos vitamínicos.

Este análisis (Calderón-Ospina, 2020) se centra en el papel (sinérgico) de las vitaminas B1, B6 y B12 en el sistema nervioso periférico. Los tres tienen su propia función única (la vitamina B1 especialmente en la reducción del estrés oxidativo, la B2 como agente protector y la B12 como agente regenerador de la mielina), aunque se supone que se necesitan mutuamente para una fisiología normal. En el informe se hace hincapié en que se necesitan más estudios clínicos para probar esta hipótesis y comparar lo que hace la combinación de vitamina B1, B6 y B12 con el efecto de las vitaminas B por separado en personas con neuropatía periférica. Previamente se había demostrado que ninguna de las vitaminas B por sí sola era tan eficaz a la hora de aliviar el dolor neuropático y restaurar la función nerviosa en ratas con neuropatía diabética inducida experimentalmente como la combinación de las tres vitaminas B en dosis altas (Jolivalt, 2009).

Periodos de estrés

El tratamiento con suplementos de vitamina B puede reducir los síntomas del estrés (Young, 2019). Así lo demuestra un reciente meta-análisis de 8 estudios aleatorios, doble ciego, controlados por placebo en personas sanas y en personas con un mayor riesgo de depresión, ansiedad y trastornos por estrés. Todos los estudios incluyeron un suplemento diario de vitamina B que contenía =3 vitaminas B (en su mayoría suplemento multivitamínico) durante un período de intervención de al menos 4 semanas. La administración de un suplemento fue particularmente beneficiosa para las personas con mal humor y aquellos con deficiencias nutricionales.

En un estudio se demostró que el estado mental de jóvenes mejoraba significativamente después de tomar un suplemento multivitamínico/multimineral (vitaminas B, vitamina C, zinc, calcio y magnesio) durante 4 semanas, en comparación con el placebo. Se constató una relación entre la administración de suplementos multivitamínicos, el aumento de los niveles de vitamina B y una reducción de los estados de ánimo deprimidos y depresión (White, 2015).

Una combinación de vitaminas del complejo B con colina, vitamina C, Valeriana officinalis, magnesio, Humulus lupulus (lúpulo) y L-triptófano puede funcionar sinérgicamente frente al estrés.


Contraindicaciones

No se conocen contraindicaciones para el consumo de las vitaminas del grupo B. Revise las secciones "Seguridad" e "Interacciones y sinergia" sobre las interacciones con otros suplementos o medicamentos.


Dosis

De acuerdo con la directiva europea y la situación local, cada país elabora sus propias normas alimentarias. Consulte el sitio web de la autoridad local competente en materia de productos alimenticios para conocer las normas aplicables en su país.

Un suplemento de un complejo de vitaminas B permite mantener la dosis funcional, que suele ser más alta que la CDR/AI para cada una de las vitaminas B, pero dentro del límite superior aceptable establecido por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Se aconseja la dosis funcional por la frecuente escasez de vitaminas B en la dieta y por el aumento de la demanda de vitaminas B debido al incremento del estrés químico, psicológico y fisiológico.


Seguridad

Las vitaminas B son solubles en agua y el exceso se elimina, en principio, mediante la orina. Sin embargo, no todo el mundo puede realizar un buen proceso de conversión bioquímica. Es posible que la forma inactiva no se convierta (en cantidad suficiente) en la forma activa y utilizable de la vitamina.

Las investigaciones demuestran que en muchas personas la conversión de folato (vitamina B11) en el componente activo (5-MTHF) es insuficiente debido a un polimorfismo en el gen MTHFR, lo que hace que se forme muy poco folato activo. Un suplemento de folato activo puede reducir el riesgo de problemas de salud (Obeid, 2013).

La vitamina B6 puede acumularse en la sangre cuando no puede ser absorbida, convertida o eliminada adecuadamente. Esto puede suceder ante la ausencia de cofactores importantes (Yvonne van Stigt, 2019). La probabilidad de que se produzca una acumulación en la sangre es menor cuando se suplementa la forma activa de la vitamina B6 (piridoxal-5-fosfato, P5P) (Schuitemaker, 2019; Vrolijk, 2017).

La Unión Europea recomienda una dosis máxima diaria de vitamina B6. Para los adultos, incluyendo mujeres embarazadas y madres lactantes, la dosis máxima es de 25 miligramos al día. De acuerdo con la directiva europea y la situación local, cada país elabora sus propias normas alimentarias. Consulte el sitio web de la autoridad local competente en materia de productos alimenticios para conocer las normas aplicables en su país.


Efectos secundarios

Suministrar un suplemento de múltiples vitaminas B en un complejo puede alterar el olor corporal y causar náuseas después de la ingesta con el estómago vacío. Estos efectos secundarios disminuyen o no se producen cuando se toma el complejo B durante las comidas. Además, la orina puede volverse de color amarillo claro a oscuro después de usar el complejo de vitamina B. Se trata de un efecto inofensivo que resulta de la eliminación de cualquier exceso de riboflavina (vitamina B2).

La administración de suplementos de vitamina B3 (niacina) en dosis superiores a los 30 mg por día puede provocar sofocos (calentamiento de la piel, que puede ir acompañado de enrojecimiento, picor, sensación de hormigueo y dolores de cabeza) (Comité de Alimentación y Nutrición, 2000). En dosis más altas, puede causar vómitos, náuseas, hiperglucemia e incluso daño hepático (Ellsworth, 2014). La variante sin enrojecimiento del B3 (hexanicotinato de inositol) se aplica en las mismas áreas, pero tiene pocos o ningún efecto secundario.

En algunas personas el suplemento de vitamina B6 puede causar neuropatía y problemas de sensibilidad, como hormigueo en las manos y los pies y una sensación de sordera. Las molestias suelen desaparecer cuando se interrumpe la administración de suplementos de vitamina B6 (Schuitemaker, 2019).


Interacciones

Las vitaminas del complejo B pueden interactuar con los medicamentos habituales o naturales.


Sinergia

Las vitaminas B tienen un destacado efecto sinérgico entre sí (Kennedy, 2016; Calderón-Ospina, 2020), tal como se describe también en la sección VI. Funciones de las vitaminas B. Se necesitan mutuamente y se fortalecen en su funcionamiento. Por lo tanto, a la hora de tomar un suplemento de vitaminas B, es útil tomar un complejo de vitaminas B. Además, las sustancias de apoyo como la vitamina C, la colina, el PABA y el inositol refuerzan el efecto de las vitaminas B.

La vitamina C es un importante sinergista de las vitaminas B. Incide en la actividad de los genes de folato y, por lo tanto, en la absorción del folato en el cuerpo (Lucock, 2013). La vitamina C, en forma de ascorbato, es bien absorbida por la célula y es más benigna para la pared del estómago y los dientes. La colina es un nutriente esencial y estrechamente ligado a las vitaminas del grupo B (Instituto de Medicina, 1998). Asimismo, se supone que existe un efecto sinérgico entre las vitaminas del grupo B y el PABA y el inositol, sustancias que se encuentran en los alimentos de origen natural.

El humulus lupulus (lúpulo), al igual que las vitaminas B, puede emplearse para mejorar el estado de ánimo. En un ensayo aleatorizado controlado con placebo se descubrió que el extracto de lúpulo redujo los síntomas de depresión leve, ansiedad y estrés en adultos jóvenes sanos (Kyrou 2017). Junto con las vitaminas B, el lúpulo también puede tener un efecto sobre el estado de ánimo.

El extracto de valeriana officinalis (valeriana) se usa a menudo para combatir problemas de sueño y tensión nerviosa. Además, la valeriana también puede emplearse para reducir la ansiedad. Un estudio sobre los efectos del extracto de valeriana incluso halló un cambio en la conexión de las redes cerebrales en relación con la ansiedad (Roh 2019). El extracto de valeriana también puede ayudar a las vitaminas B a reducir la ansiedad.

El magnesio es una herramienta efectiva para tratar el estrés y la depresión. El magnesio actúa en la actividad del sistema nervioso y regula los neurotransmisores. Por tanto, un nivel bajo de magnesio se asocia con diversos trastornos neurológicos, como la depresión (Wenwen 2019). En consecuencia, mantener unos niveles de magnesio adecuados e ingerir suficiente vitamina B puede ser importante en situaciones de estrés, así como a la hora de prevenir y tratar la depresión. El triptófano, un importante componente en la producción de neurotransmisores como la serotonina y la hormona melatonina, también tiene un impacto en, por ejemplo, la depresión y otros trastornos psicológicos (Fuch-Bergman 2001)


Referencias

Achamrah, N., Coëffier, M., Rimbert, A., Charles, J., Folope, V., Petit, A., Déchelotte, P., & Grigioni, S. (2017). Micronutrient Status in 153 Patients with Anorexia Nervosa. Nutrients, 9(3). https://doi.org/10.3390/nu9030225

Allen, L. H., Miller, J. W., de Groot, L., Rosenberg, I. H., Smith, A. D., Refsum, H., & Raiten, D. J. (2018). Biomarkers of Nutrition for Development (BOND): Vitamin B-12 Review. The Journal of Nutrition, 148(suppl_4), 1995S-2027S. https://doi.org/10.1093/jn/nxy201

Azzini, E., Ruggeri, S., & Polito, A. (2020). Homocysteine: Its Possible Emerging Role in At-Risk Population Groups. International Journal of Molecular Sciences, 21(4). https://doi.org/10.3390/ijms21041421

Blom, H. J., & Smulders, Y. (2011). Overview of homocysteine and folate metabolism. With special references to cardiovascular disease and neural tube defects. Journal of Inherited Metabolic Disease, 34(1), 75–81. https://doi.org/10.1007/s10545-010-9177-4

Calderón-Ospina, C. A., & Nava-Mesa, M. O. (2020). B Vitamins in the nervous system: Current knowledge of the biochemical modes of action and synergies of thiamine, pyridoxine, and cobalamin. CNS Neuroscience & Therapeutics, 26(1), 5–13. https://doi.org/10.1111/cns.13207

CBS. Geraadpleegd van:

https://www.cbs.nl/nl-nl/nieuws/2015/17/nederland-eet-onvoldoende-groente-fruit-en-vis

Chan, C. Q. H., Low, L. L., & Lee, K. H. (2016). Oral Vitamin B12 Replacement for the Treatment of Pernicious Anemia. Frontiers in Medicine, 3. https://doi.org/10.3389/fmed.2016.00038

Chapman, L. E., Darling, A. L., & Brown, J. E. (2016). Association between metformin and vitamin B12 deficiency in patients with type 2 diabetes: A systematic review and meta-analysis. Diabetes & Metabolism, 42(5), 316–327. https://doi.org/10.1016/j.diabet.2016.03.008

Cook, C. C., Hallwood, P. M., & Thomson, A. D. (1998). B Vitamin deficiency and neuropsychiatric syndromes in alcohol misuse. Alcohol and Alcoholism (Oxford, Oxfordshire), 33(4), 317–336. https://doi.org/10.1093/oxfordjournals.alcalc.a008400

Dalto, D. B., & Matte, J.-J. (2017). Pyridoxine (Vitamin B6) and the Glutathione Peroxidase System; a Link between One-Carbon Metabolism and Antioxidation. Nutrients, 9(3). https://doi.org/10.3390/nu9030189

Darnton-Hill, I. (2019). Public Health Aspects in the Prevention and Control of Vitamin Deficiencies. Current Developments in Nutrition, 3(9), nzz075. https://doi.org/10.1093/cdn/nzz075

Davis, D. R., Epp, M. D., & Riordan, H. D. (2004). Changes in USDA food composition data for 43 garden crops, 1950 to 1999. Journal of the American College of Nutrition, 23(6), 669–682. https://doi.org/10.1080/07315724.2004.10719409

Depeint, F., Bruce, W. R., Shangari, N., Mehta, R., & O’Brien, P. J. (2006). Mitochondrial function and toxicity: Role of the B vitamin family on mitochondrial energy metabolism. Chemico-Biological Interactions, 163(1–2), 94–112. https://doi.org/10.1016/j.cbi.2006.04.014

DiBaise, M., & Tarleton, S. M. (2019). Hair, Nails, and Skin: Differentiating Cutaneous Manifestations of Micronutrient Deficiency. Nutrition in Clinical Practice: Official Publication of the American Society for Parenteral and Enteral Nutrition, 34(4), 490–503. https://doi.org/10.1002/ncp.10321

EFSA (2018). Overview on Tolerable Upper Intake Levels as derived by the Scientific Committee on Food (SCF) and the EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA). Geraadpleegd van: https://www.efsa.europa.eu/sites/default/files/assets/UL_Summary_tables.pdf

Ellsworth, M. A., Anderson, K. R., Hall, D. J., Freese, D. K., & Lloyd, R. M. (2014). Acute liver failure secondary to niacin toxicity. Case Reports in Pediatrics, 2014, 692530. https://doi.org/10.1155/2014/692530

Food and Nutrition Board, Institute of Medicine. Dietary Reference Intakes for Thiamin, Riboflavin, Niacin, Vitamin B6, Folate, Vitamin B12, Pantothenic Acid, Biotin, and Choline (2000). Washington, DC: National Academy Press, 2000. Available at: http://books.nap.edu/books/0309065542/html/

Friso, S., Udali, S., De Santis, D., & Choi, S.-W. (2017). One-carbon metabolism and epigenetics. Molecular Aspects of Medicine, 54, 28–36. https://doi.org/10.1016/j.mam.2016.11.007

Fuch-Bergman A, en McCott JM. (2001) Dietary supplements and natural products as psychotherapeutic agents’. Psychosomatic medicine 61(5): 712–728.

Gernand, A. D., Schulze, K. J., Stewart, C. P., West, K. P., & Christian, P. (2016). Micronutrient deficiencies in pregnancy worldwide: Health effects and prevention. Nature Reviews. Endocrinology, 12(5), 274–289. https://doi.org/10.1038/nrendo.2016.37

Gezondheidsraad (2014). Tijdelijke Voedingsnormen. Geraadpleegd van: https://www.gezondheidsraad.nl/documenten/adviezen/2018/09/18/gezondheidsraad-herziet-voedingsnormen-voor-volwassenen

Gezondheidsraad (2018). Kernadvies Voedingsnormen voor vitamines en mineralen voor volwassenen. Geraadpleegd van: https://www.gezondheidsraad.nl/documenten/adviezen/2018/09/18/gezondheidsraad-herziet-voedingsnormen-voor-volwassenen

Huang, S., Ma, J., Zhu, M., & Ran, Z. (2017). Status of serum vitamin B12 and folate in patients with inflammatory bowel disease in China. Intestinal Research, 15(1), 103–108. https://doi.org/10.5217/ir.2017.15.1.103

Institute of Medicine (US) Standing Committee on the Scientific Evaluation of Dietary Reference Intakes and its Panel on Folate, Other B Vitamins, and Choline. (1998). Dietary Reference Intakes for Thiamin, Riboflavin, Niacin, Vitamin B6, Folate, Vitamin B12, Pantothenic Acid, Biotin, and Choline. National Academies Press (US). http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK114310/

Jabbar, A., Yawar, A., Waseem, S., Wasim, S., Islam, N., Ul Haque, N., Zuberi, L., Khan, A., & Akhter, J. (2008). Vitamin B12 deficiency common in primary hypothyroidism. JPMA. The Journal of the Pakistan Medical Association, 58(5), 258–261.

Jolivalt, C. G., Mizisin, L. M., Nelson, A., Cunha, J. M., Ramos, K. M., Bonke, D., & Calcutt, N. A. (2009). B vitamins alleviate indices of neuropathic pain in diabetic rats. European Journal of Pharmacology, 612(1–3), 41–47. https://doi.org/10.1016/j.ejphar.2009.04.028

Kennedy, D. O. (2016). B Vitamins and the Brain: Mechanisms, Dose and Efficacy--A Review. Nutrients, 8(2), 68. https://doi.org/10.3390/nu8020068

Kok, D. E. G., Dhonukshe-Rutten, R. A. M., Lute, C., Heil, S. G., Uitterlinden, A. G., van der Velde, N., van Meurs, J. B. J., van Schoor, N. M., Hooiveld, G. J. E. J., de Groot, L. C. P. G. M., Kampman, E., & Steegenga, W. T. (2015). The effects of long-term daily folic acid and vitamin B12 supplementation on genome-wide DNA methylation in elderly subjects. Clinical Epigenetics, 7. https://doi.org/10.1186/s13148-015-0154-5

Kyrou I, Christou A, Panagiotakos D, Stefanaki C, Skenderi K, Katsana K, en Tsigos C. (2017) Effects of a Hops (Humulus Lupulus L.) Dry Extract Supplement on Self-Reported Depression, Anxiety and Stress Levels in Apparently Healthy Young Adults: A Randomized, Placebo-Controlled, Double-Blind, Crossover Pilot Study. Hormones 16(2): 171–180. https://doi.org/10.14310/horm.2002.1738.

Liew, S.-C., & Gupta, E. D. (2015). Methylenetetrahydrofolate reductase (MTHFR) C677T polymorphism: Epidemiology, metabolism and the associated diseases. European Journal of Medical Genetics, 58(1), 1–10. https://doi.org/10.1016/j.ejmg.2014.10.004

Lucock, M., Yates, Z., Boyd, L., Naylor, C., Choi, J.-H., Ng, X., Skinner, V., Wai, R., Kho, J., Tang, S., Roach, P., & Veysey, M. (2013). Vitamin C-related nutrient-nutrient and nutrient-gene interactions that modify folate status. European Journal of Nutrition, 52(2), 569–582. https://doi.org/10.1007/s00394-012-0359-8

Mandaviya, P. R., Joehanes, R., Brody, J., Castillo-Fernandez, J. E., Dekkers, K. F., Do, A. N., Graff, M., Hänninen, I. K., Tanaka, T., de Jonge, E. A. L., Kiefte-de Jong, J. C., Absher, D. M., Aslibekyan, S., de Rijke, Y. B., Fornage, M., Hernandez, D. G., Hurme, M. A., Ikram, M. A., Jacques, P. F., … Heil, S. G. (2019). Association of dietary folate and vitamin B-12 intake with genome-wide DNA methylation in blood: A large-scale epigenome-wide association analysis in 5841 individuals. The American Journal of Clinical Nutrition, 110(2), 437–450. https://doi.org/10.1093/ajcn/nqz031

Mayer, A.-M. (1997). Historical changes in the mineral content of fruits and vegetables. British Food Journal, 99, 207–211. https://doi.org/10.1108/00070709710181540

McAuley, E., McNulty, H., Hughes, C., Strain, J. J., & Ward, M. (2016). Riboflavin status, MTHFR genotype and blood pressure: Current evidence and implications for personalised nutrition. The Proceedings of the Nutrition Society, 75(3), 405–414. https://doi.org/10.1017/S0029665116000197

Ministerie van Volksgezondheid, W. en S. (z.d.). Regeling van de Minister voor Medische Zorg van 20 augustus 2018, 1364645-177989-VGP, houdende het verlenen van vrijstelling voor de aanwezigheid van bepaalde vitamines in voedingssupplementen (Warenwetregeling vrijstelling voedingssupplementen) [Officiële publicatie]. Ministerie van Binnenlandse Zaken en Koninkrijksrelaties. Geraadpleegd 24 april 2020, van https://zoek.officielebekendmakingen.nl/stcrt-2018-47982.html

Mohn, E. S., Kern, H. J., Saltzman, E., Mitmesser, S. H., & McKay, D. L. (2018). Evidence of Drug-Nutrient Interactions with Chronic Use of Commonly Prescribed Medications: An Update. Pharmaceutics, 10(1). https://doi.org/10.3390/pharmaceutics10010036

Muskiet, F., & Mathus-Vliegen, L. (2015). NHG-Standpunt miskent subklinische vitamine-B12-deficiëntie. Huisarts en wetenschap, 58(4), 196–197. https://doi.org/10.1007/s12445-015-0108-3

Nehra, A. K., Alexander, J. A., Loftus, C. G., & Nehra, V. (2018). Proton Pump Inhibitors: Review of Emerging Concerns. Mayo Clinic Proceedings, 93(2), 240–246. https://doi.org/10.1016/j.mayocp.2017.10.022

Obeid, R., Holzgreve, W., & Pietrzik, K. (2013). Is 5-methyltetrahydrofolate an alternative to folic acid for the prevention of neural tube defects? Journal of Perinatal Medicine, 41(5), 469–483. https://doi.org/10.1515/jpm-2012-0256

Obeid, R., Kirsch, S. H., Dilmann, S., Klein, C., Eckert, R., Geisel, J., & Herrmann, W. (2016). Folic acid causes higher prevalence of detectable unmetabolized folic acid in serum than B-complex: A randomized trial. European Journal of Nutrition, 55(3), 1021–1028. https://doi.org/10.1007/s00394-015-0916-z

Rider, C. F., & Carlsten, C. (2019). Air pollution and DNA methylation: Effects of exposure in humans. Clinical Epigenetics, 11(1), 131. https://doi.org/10.1186/s13148-019-0713-2

Rizzo, G., Laganà, A. S., Rapisarda, A. M. C., La Ferrera, G. M. G., Buscema, M., Rossetti, P., Nigro, A., Muscia, V., Valenti, G., Sapia, F., Sarpietro, G., Zigarelli, M., & Vitale, S. G. (2016). Vitamin B12 among Vegetarians: Status, Assessment and Supplementation. Nutrients, 8(12). https://doi.org/10.3390/nu8120767

Roh D, Jung JH, Yoon KH, Lee CH, Kang LY, Lee S-K, Shin K, en Kim DH. (2019) Valerian Extract Alters Functional Brain Connectivity: A Randomized Double-Blind Placebo-Controlled Trial. Phytotherapy Research 33(4): 939–948. https://doi.org/10.1002/ptr.6286.

Schuitemaker, G. E. (2019). Hoe zit het nu eigenlijk met vitamine B6—Acht vragen over de maximalisering van de dagdosis. Fit met Voeding, 27(1), 18–20.

Shekoohi, N., Javanbakht, M. H., Sohrabi, M., Zarei, M., Mohammadi, H., & Djalali, M. (2017). Smoking Discriminately Changes the Serum Active and Non-Active Forms of Vitamin B12. Acta Medica Iranica, 55(6), 389–394.

Sivaprasad, M., Shalini, T., Reddy, P. Y., Seshacharyulu, M., Madhavi, G., Kumar, B. N., & Reddy, G. B. (2019). Prevalence of vitamin deficiencies in an apparently healthy urban adult population: Assessed by subclinical status and dietary intakes. Nutrition (Burbank, Los Angeles County, Calif.), 63–64, 106–113. https://doi.org/10.1016/j.nut.2019.01.017

Smith, A. D. (2002). Homocysteine, B vitamins, and cognitive deficit in the elderly. The American Journal of Clinical Nutrition, 75(5), 785–786. https://doi.org/10.1093/ajcn/75.5.785

Solomon, L. R. (2016). Functional vitamin B12 deficiency in advanced malignancy: Implications for the management of neuropathy and neuropathic pain. Supportive Care in Cancer: Official Journal of the Multinational Association of Supportive Care in Cancer, 24(8), 3489–3494. https://doi.org/10.1007/s00520-016-3175-5

Stover, P. J. (2010). Vitamin B12 and older adults. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care, 13(1), 24–27. https://doi.org/10.1097/MCO.0b013e328333d157

Tardy, A.-L., Pouteau, E., Marquez, D., Yilmaz, C., & Scholey, A. (2020). Vitamins and Minerals for Energy, Fatigue and Cognition: A Narrative Review of the Biochemical and Clinical Evidence. Nutrients, 12(1). https://doi.org/10.3390/nu12010228

Thompson, B., & Amoroso, L. (2014). Improving diets and nutrition: Food-based approaches. CABI?; Food and Agriculture Organization of the United Nations. https://www.researchgate.net/publication/275963287_Improving_Diets_and_Nutrition_-_Food-Based_Approaches

van Stigt, Y. (2019). Hoe zit het echt met vitamine B6? Is vitamine B6 veilig of niet? m.facebook.com. https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1274914915998181&id=172195576270126

Vrolijk, M. F., Opperhuizen, A., Jansen, E. H. J. M., Hageman, G. J., Bast, A., & Haenen, G. R. M. M. (2017). The vitamin B6 paradox: Supplementation with high concentrations of pyridoxine leads to decreased vitamin B6 function. Toxicology in Vitro: An International Journal Published in Association with BIBRA, 44, 206–212. https://doi.org/10.1016/j.tiv.2017.07.009

Watanabe, F. (2007). Vitamin B12 sources and bioavailability. Experimental Biology and Medicine (Maywood, N.J.), 232(10), 1266–1274. https://doi.org/10.3181/0703-MR-67

Wenwen X, Jing Y, Yingchao S, en Qinglu W. (2019) The Effect of Magnesium Deficiency on Neurological Disorders: A Narrative Review Article’. Iranian Journal of Public Health 48,(3): 379–387.

White, D. J., Cox, K. H. M., Peters, R., Pipingas, A., & Scholey, A. B. (2015). Effects of Four-Week Supplementation with a Multi-Vitamin/Mineral Preparation on Mood and Blood Biomarkers in Young Adults: A Randomised, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial. Nutrients, 7(11), 9005–9017. https://doi.org/10.3390/nu7115451

White, P. J., & Broadley, M. R. (2005). Historical variation in the mineral composition of edible horticultural products. The Journal of Horticultural Science and Biotechnology, 80(6), 660–667. https://doi.org/10.1080/14620316.2005.11511995

Wierdsma, N. J., van Bokhorst-de van der Schueren, M. A. E., Berkenpas, M., Mulder, C. J. J., & van Bodegraven, A. A. (2013). Vitamin and mineral deficiencies are highly prevalent in newly diagnosed celiac disease patients. Nutrients, 5(10), 3975–3992. https://doi.org/10.3390/nu5103975

Yoshii, K., Hosomi, K., Sawane, K., & Kunisawa, J. (2019). Metabolism of Dietary and Microbial Vitamin B Family in the Regulation of Host Immunity. Frontiers in Nutrition, 6, 48. https://doi.org/10.3389/fnut.2019.00048

Young, L. M., Pipingas, A., White, D. J., Gauci, S., & Scholey, A. (2019). A Systematic Review and Meta-Analysis of B Vitamin Supplementation on Depressive Symptoms, Anxiety, and Stress: Effects on Healthy and “At-Risk” Individuals. Nutrients, 11(9). https://doi.org/10.3390/nu11092232

Uw profiel

Ja, schrijf mij in voor de tweewekelijkse nieuwsbrief en blijf op de hoogte van de nieuwste inzichten over gezondheid, events en webinars.
Ja, ik ga akkoord met de Privacy Statement van Natura Foundation

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies