Thymus vulgaris (tomillo)

  • Thymus vulgaris (tomillo)

    El tomillo es una planta de la familia de las labiadas o Lamiaceae, a la que también pertenecen la menta, la lavanda, la salvia y la mejorana. Se trata de una planta rastrera y perenne de hojas pequeñas y de tallos delgados y resistentes que se encuentra presente en todas las regiones de clima templado. El Thymus vulgaris, comúnmente conocido como "tomillo", es probablemente una de las plantas medicinales más antiguas y utilizadas de Europa. Se usa como especia en la cocina, es muy apreciado por sus propiedades medicinales y gusta mucho por su aroma característico. Entre sus componentes más importantes se encuentran los aceites esenciales, siendo los principales los fenoles timol y carvacrol. El Thymus vulgaris tiene propiedades antimicrobianas, espasmolíticas (anticonvulsivas) y expectorantes. Además, el tomillo tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Asimismo, protege y estimula el tracto digestivo. Gracias a sus propiedades antimicrobianas y a su efecto calmante sobre las vías respiratorias, el tomillo se emplea fundamentalmente en el tratamiento de la tos y de las infecciones respiratorias. También puede utilizarse para prevenir la presencia de patógenos en el intestino y para evitar la disbiosis.

  • Componentes

    El tomillo contiene aceites esenciales (>1,2 %), cuyo componente principal son los fenoles, entre los que se encuentran el timol (30-70 %) y el carvacrol (3-15 %). También son componentes de los aceites esenciales el terpinen-4-ol, el éster metílico de timol, el alfa y el beta-pineno, el canfeno, el paracimeno, el beta-cariofileno, el borneol, el linalol, el tuyanol, el geraniol, el acetato de bornilo, el acetato de linalilo, el metiltimol, el metilcarvacrol, el cineol, el alcanfor, el citral, el citronelal y la mentona, entre otros. Además, el tomillo también contiene flavonoides, ácidos triterpénicos, ácidos ursólico y oleanólico, taninos, ácidos fenólicos como el ácido cafeico y el cinámico, sustancias amargas y saponinas [1]. Las más estudiadas son las propiedades de los fenoles timol y carvacrol.

    Efecto antimicrobiano

    Varios estudios han demostrado que los aceites esenciales del tomillo son efectivos contra un amplio espectro de patógenos [2]. El timol y el carvacrol son sustancias lipófilas y por tanto pueden unirse con facilidad a las membranas celulares de bacterias, hongos y parásitos. Allí desestabilizan la doble capa de fosfolípidos, lo que provoca aumento de la permeabilidad de la membrana externa e interna, secreción de componentes celulares y apoptosis. También se ven afectadas por el timol y el carvacrol, enzimas responsables de distintos procesos reguladores, como la dihidrofolato reductasa (necesaria para la síntesis de ácido fólico activo) o la ATPasa (que participa en la gestión energética y en la regulación de la permeabilidad de la membrana celular) [2].

    Los aceites esenciales presentes en el tomillo pueden impedir que los virus se repliquen de distintas maneras [2]. Pueden evitar que, por ejemplo, los virus penetren en el interior de las células. Además, los aceites esenciales pueden afectar a la estructura de la envoltura vírica o impedir la síntesis de proteínas virales necesarias para que los virus penetren en las células del organismo hospedador [2].

    Acción espasmolítica y relajante

    El timol y el carvacrol ejercen un efecto espasmolítico sobre el tejido muscular liso [3]. En un estudio realizado in vitro se observó que el carvacrol y el timol inhiben la subunidad alfa 7 del receptor nicotínico de la acetilcolina [4]. Entre otras funciones, este receptor participa en la regulación de la contracción del tejido muscular liso [3]. 

    Se ha observado que el carvacrol y el timol ejercen un efecto relajante sobre el tejido aislado de aorta de rata [5] y sobre el tejido aislado de arterias humanas obtenido a partir de cordones umbilicales [6]. Es probable que este efecto relajante sobre los vasos sanguíneos se produzca a través de la apertura de canales de calcio y de potasio [6]. 

    Acción expectorante

    Se ha observado tanto en estudios in vitro como en estudios in vivo que el tomillo tiene propiedades expectorantes [7]. En un modelo animal de inflamación pulmonar inducida por LPS, se observó que la administración diaria de un comprimido de extracto de tomillo y raíz de prímula reducía la cantidad de mucosidad (mocos, proteína MUC5AC). Además, también disminuía la llegada de células inmunes y el aumento de células caliciformes desencadenado por la inflamación. El efecto antiinflamatorio y la capacidad de reducir la mucosidad del extracto de tomillo también se ha observado en estudios in vitro [7].

    Acción antiinflamatoria y antioxidante

    Gracias (entre otras razones) a las propiedades antiinflamatorias del timol y del carvacrol, el tomillo es capaz de modular el sistema inmunitario [8]. En estudios in vitro se ha observado que el carvacrol inhibe la expresión de la enzima ciclooxigenasa 2 (COX-2), la cual participa en la producción de prostaglandinas proinflamatorias. El carvacrol ejerce este efecto mediante la activación de un factor de transcripción, el receptor del peroxisoma proliferador activado gamma (PPAR? por sus siglas en inglés). La activación de este factor de transcripción se asocia con efectos beneficiosos para la salud [8]. Los componentes activos del tomillo no solo tienen propiedades antiinflamatorias, sino también antioxidantes. Tanto el timol como el carvacrol son capaces de contrarrestar el daño sobre el ADN inducido en linfocitos humanos [9]. En ratas, la administración diaria de aceite de tomillo contribuye al funcionamiento de distintas enzimas antioxidantes en el cerebro de individuos de edad avanzada [10].  

    Contribución a la función intestinal

    En estudios realizados en animales se ha observado que el tomillo tiene un efecto beneficioso sobre la mucosa intestinal y contribuye a la función barrera natural del intestino [11, 12]. Además, estudios clínicos señalan que los componentes antimicrobianos del tomillo inhiben el crecimiento de cepas bacterianas patógenas en el intestino y estimulan el de cepas beneficiosas [2, 13]. El tomillo también ejerce un efecto espasmolítico sobre el intestino al relajar las células musculares lisas del mismo [14]. En estudios realizados en animales se ha observado que el tomillo es capaz de estimular la producción de enzimas digestivas [15].

  • La planta del tomillo se encuentra muy extendida en Europa. Las flores y hojas frescas o secas del tomillo se utilizan para elaborar aceites, tés y extractos de hierbas.

  • Metabolismo

    En nuestro organismo, el timol se metaboliza y da lugar a sulfato de timol y glucurónido de timol. Su semivida es de 10 horas. Solo se ha podido detectar sulfato de timol en el plasma tras su ingesta [16, 17].

    Eliminación

    Tras consumir timol, la orina humana no contiene timol libre, sino sulfato de timol y glucurónido de timol.  Transcurridas 24 horas, en la orina se detecta aproximadamente un 16 % de la dosis original [16, 17].

  • Al tratarse de una planta medicinal, no se puede hablar de necesidades diarias ni de síntomas de carencias.

  • El tomillo puede consumirse fresco o seco, en forma de té, de tintura o de extracto seco, con el que se elaboran comprimidos o cápsulas. Las tinturas, también llamadas extractos hidroalcohólicos, tienen un contenido de alcohol que puede variar entre el 25 y el 90 %, siendo el 70 % la forma más común. Tanto para las tinturas como para los extracto secos se emplean las flores y hojas secas de la planta. Los suplementos con tomillo pueden estar estandarizados en lo que a sus componentes activos se refiere. Un método frecuente de estandarización es el basado en la cantidad de timol (0,2-0,3 %). Los aceites esenciales también pueden emplearse en la elaboración de productos de aromaterapia o de aceites corporales. El tomillo también es un ingrediente frecuente de los jarabes de hierbas o contra la tos.

  • Bronquitis y tos

    En estudios clínicos se ha observado que la administración por vía oral de tomillo junto con otras hierbas puede aliviar los síntomas de la bronquitis. En un estudio aleatorizado doble ciego controlado con placebo en el que participaron 150 personas con bronquitis aguda, se observó que la administración de una tintura de tomillo y raíz de prímula (treinta gotas cinco veces al día) durante entre siete y nueve días disminuía considerablemente los síntomas en comparación con la administración de un placebo [18]. Un estudio de diseño similar en el que participaron 361 pacientes con bronquitis aguda analizó el efecto de la administración de un extracto seco de tomillo (160 mg) y prímula (60 mg) tres veces al día. Después de entre siete y nueve días, los participantes a los que se había administrado el extracto tosían considerablemente menos que aquellos a los que se había administrado un placebo. Además, se observó que la tos y otros síntomas de los participantes a los que se había administrado el extracto experimentaron una disminución del 50 % dos días antes [19].

    La tos de pacientes con bronquitis disminuyó considerablemente más con la administración (5,4 ml tres veces al día) durante once días de un jarabe con tomillo (15 g/100 ml) e hiedra (1,5 g/100 ml) que con la administración de un placebo. En este estudio también se observó una disminución más rápida de los síntomas [20].

    En un estudio clínico, la administración por vía nasal de timol redujo la tos tras una prueba de provocación con capsaicina. Por otro lado, la administración de suero salino no lo hizo [21].

    Infecciones bacterianas

    Los estudios in vitro demostraron que el timol es capaz de inhibir la replicación de ciertas bacterias patógenas, entre ellas la bacteria causante de la úlcera, la péptica Helicobacter pylori, y las bacterias productoras de biopelículas como: Escherichia coli, Listeria monocytogenes, Pseudomonas putida, Staphylococcus aureus y Klebsiella pneumoniae [2,22]. El carvacrol, al alterar la membrana celular del Bacillus cereus, puede aumentar la permeabilidad a los iones de hidrógeno y potasio y, por tanto, agotar el trifosfato de adenosina (TFA) intracelular o el suministro de energía [23]. Esta bacteria la encontramos en los alimentos y puede causar enfermedades mediante la producción de toxinas. El carvacrol también parece ser activo in vitro contra la Borrelia burgdorferi, la bacteria que causa la enfermedad de Lyme [24]. Además, los componentes del tomillo parecen ser capaces de inhibir el crecimiento de muchas otras cepas bacterianas (patógenas) [25].

    Infecciones por hongos y levaduras

    Los aceites esenciales de tomillo pueden frenar el crecimiento de los hongos. Los estudios in vitro han demostrado que el timol y el carvacrol pueden alterar la pared celular y la membrana de las levaduras Saccharomyces cerevisiae y Candida albicans, impidiendo así su crecimiento [26-28]. Los hongos de la familia Cryptococcus pueden causar micosis sistémicas en los seres humanos, sobre todo cuando el sistema inmunitario está debilitado. In vitro, se pudo comprobar que el timol y el carvacrol son capaces de frenar el crecimiento y la producción de biopelículas de estos hongos [2,29].

    Infecciones víricas

    Los aceites esenciales derivados del tomillo pueden inhibir la replicación del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) al interferir con la función de la proteína viral Tat, importante para la transcripción del ARN [2,30]. Asimismo, se ha demostrado que el tomillo es eficaz contra el virus de la gripe A y el virus del herpes simple de tipo 1 y 2, probablemente porque inactiva las partículas extracelulares del virus, impidiendo así que este se siga propagando [31,32]. Los modelos informáticos muestran que el timol y el carvacrol pueden unirse a la denominada proteína viral "spike" con la que el SARS-CoV-2 entra en la célula. Esta unión podría detener la infección vírica [33]. Hasta el momento no se ha investigado si el tomillo puede ser realmente útil en la lucha contra el SARS-CoV-2.

    Parásitos

    En estudios in vitro y en animales se ha demostrado que el timol y el carvacrol tienen un efecto inhibidor sobre el parásito Leishmania infantum [34]. El extracto de tomillo también resultó ser eficaz en ratones contra las fases intestinal y muscular de la ascáride Trichinella spiralis, un parásito que puede entrar en el huésped a través de la ingesta de carne de cerdo que ha sido preparada de forma inadecuada [35].

    Disbiosis     

    Los estudios clínicos indican que la ingesta diaria de 25 ml de aceite de oliva enriquecido con 250 mg/kg de fenoles (0,25 %) derivados de las aceitunas y el tomillo (1:1) durante 3 semanas puede aumentar la cantidad de bifidobacterias medida en las heces. La ingesta del aceite de oliva enriquecido con tomillo redujo asimismo el colesterol LDL oxidado. Estos efectos no se observaron tras la ingesta de aceite de oliva común o de aceite de oliva enriquecido con fenoles derivados exclusivamente de las aceitunas [13]. Dado que el tomillo puede estimular la presencia de bacterias intestinales beneficiosas e inhibir el crecimiento de patógenos, el tomillo podría utilizarse para la disbiosis.

  • El tomillo podría tener un efecto reductor sobre las plaquetas. Es recomendable suspender su uso dos semanas antes de una cirugía [16]. Existen pruebas preliminares de que los componentes del tomillo pueden influir en la actividad de los receptores de estrógeno. Por lo tanto, en teoría, el tomillo podría agravar las enfermedades relacionadas con las hormonas. Hasta que no se realicen más investigaciones, se recomienda a las mujeres tener precaución con enfermedades como el cáncer de mama, el cáncer de vejiga, el cáncer de cuello de útero y la endometriosis [16].

  • El tomillo puede tomarse de diferentes maneras. En los estudios clínicos en los que se estudian los efectos del tomillo en la bronquitis, se utilizó a diario una dosificación total de 480 mg de extracto de tomillo, una cantidad diaria de 16,2 ml de jarabe que contenía 15 g/100 ml de tomillo, o 5 veces al día 30 gotas de un extracto líquido durante 11 días [16,18-20]. En caso de disbiosis o de aplicaciones antimicrobianas en el intestino, recomendamos, basándonos en la práctica, dosis terapéuticas en torno a 200-900 mg de extracto de tomillo al día, teniendo en cuenta a la persona, las interacciones y otros factores que puedan ser relevantes.

  • El tomillo es seguro para uso oral en condiciones normales, ya sea para niños como para adultos. No se recomienda el uso medicinal del tomillo durante el embarazo y la lactancia debido a la falta de investigaciones al respecto [16].

  • El tomillo es bien tolerado de forma general. En algunos casos, la ingesta de tomillo puede provocar molestias gastrointestinales, dolores de cabeza o mareos. Además ,el contacto con el tomillo puede provocar irritación de la piel o dermatitis de contacto. El tomillo puede provocar reacciones alérgicas en personas que también son alérgicas al orégano o a otras plantas de la familia de las lamiáceas [16].

  • Dado que el tomillo puede reducir la actividad de la acetilcolina in vitro, se debe tener precaución a la hora de utilizar medicamentos colinérgicos y anticolinérgicos. En teoría, el tomillo podría potenciar el efecto de los anticoagulantes y los fármacos inhibidores de la agregación plaquetaria y, por tanto, aumentar el riesgo de hemorragia. Además, el tomillo podría inhibir teóricamente la acción de la terapia de sustitución de estrógenos. Por otro lado, el tomillo podría potenciar la absorción tópica del ketoprofeno y el naproxeno [16].

    Debido a la posibilidad de tener un efecto reductor sobre las plaquetas, es conveniente tener precaución con las siguientes hierbas: Ginkgo biloba, Panax ginseng, castaño de indias, regaliz, zanahoria silvestre, ajo, alholva, manzanilla, árnica, cebolla, clavo, sauce, entre otros [16].

  • Mentha x piperita (mentol)

    Para obtener un efecto óptimo, en las preparaciones de hierbas aromáticas se suele combinar el tomillo con otras plantas como la menta (Mentha x piperita). El componente activo de la menta, el mentol, dota a los jarabes y pastillas para la tos de un sabor muy característico, pero no se usa únicamente por su sabor. De hecho, el mentol tiene un ligero efecto narcótico sobre los receptores de la tos, lo cual ralentiza el reflejo de esta [36].

    Pimpinella anisum (anís)

    A menudo, se suelen combinar el tomillo y la menta con el anís (Pimpinella anisum). El anís actúa principalmente como expectorante sobre las vías respiratorias superiores, lo que facilita que la flema se disuelva o sea expulsada mediante la tos, haciendo que tanto esta como la infección desaparezcan más rápidamente [37] .

    Plantago lanceolata (llantén de hoja estrecha)

    Además del tomillo, el mentol y el anís, el llantén de hoja estrecha también podría ser una adición interesante para las preparaciones de hierbas aromáticas. El Plantago lanceolata ejerce un efecto antiinflamatorio y expectorante sobre las vías respiratorias superiores y es efectiva contra la tos seca [38].

    Origanum vulgare (aceite de orégano silvestre)

    El Origanum vulgare y el Thymus vulgaris contienen principios activos similares, como el carvacrol. Los estudios in vitro han demostrado la acción sinérgica de los aceites esenciales de ambas plantas contra las bacterias patógenas Staphylococcus aureus y Salmonella typhimurium [38].

    Salvia officinalis (salvia)

    Los aceites esenciales de Salvia officinalis, junto con los de tomillo, producen un efecto sinérgico contra el hongo Fusarium [39].

    Ácido caprílico

    In vitro, la combinación de ácido caprílico con timol o carvacrol impidió el crecimiento de Candida albicans en mayor medida que las sustancias por separado [40]. Por consiguiente, esta combinación puede suponer una ventaja añadida contra la infección por Candida albicans.

  • 1.           Verhelst G. Groot handboek geneeskrachtige planten. 9e druk. Wevelgem: BVBA MANNAVITA; 2019.

    2.           Kowalczyk A, Przychodna M, Sopata S, Bodalska A, Fecka I. Thymol and Thyme Essential Oil-New Insights into Selected Therapeutic Applications. Molecules. 2020 Sep 9;25(18).

    3.           Heghes, Vostinaru, Rus, Mogosan, Iuga, Filip. Antispasmodic Effect of Essential Oils and Their Constituents: A Review. Molecules. 2019 Apr 29;24(9):1675.

    4.           Lozon Y, Sultan A, Lansdell SJ, Prytkova T, Sadek B, Yang K-HS, et al. Inhibition of human a7 nicotinic acetylcholine receptors by cyclic monoterpene carveol. European Journal of Pharmacology. 2016 Apr;776:44–51.

    5.           Peixoto-Neves D, Silva-Alves KS, Gomes MDM, Lima FC, Lahlou S, Magalhães PJC, et al. Vasorelaxant effects of the monoterpenic phenol isomers, carvacrol and thymol, on rat isolated aorta. Fundam Clin Pharmacol. 2010 Jun;24(3):341–50.

    6.           Evaristo Rodrigues da Silva R, de Alencar Silva A, Pereira-de-Morais L, de Sousa Almeida N, Iriti M, Kerntopf MR, et al. Relaxant Effect of Monoterpene (-)-Carveol on Isolated Human Umbilical Cord Arteries and the Involvement of Ion Channels. Molecules. 2020 Jun 9;25(11).

    7.           Seibel J, Kryshen K, Pongrácz JE, Lehner MD. In vivo and in vitro investigation of anti-inflammatory and mucus-regulatory activities of a fixed combination of thyme and primula extracts. Pulm Pharmacol Ther. 2018 Aug;51:10–7.

    8.           Hotta M, Nakata R, Katsukawa M, Hori K, Takahashi S, Inoue H. Carvacrol, a component of thyme oil, activates PPARalpha and gamma and suppresses COX-2 expression. J Lipid Res. 2010 Jan;51(1):132–9.

    9.           Aydin S, Basaran AA, Basaran N. Modulating effects of thyme and its major ingredients on oxidative DNA damage in human lymphocytes. J Agric Food Chem. 2005 Feb 23;53(4):1299–305.

    10.         Youdim KA, Deans SG. Effect of thyme oil and thymol dietary supplementation on the antioxidant status and fatty acid composition of the ageing rat brain. Br J Nutr. 2000 Jan;83(1):87–93.

    11.         Omonijo FA, Liu S, Hui Q, Zhang H, Lahaye L, Bodin J-C, et al. Thymol Improves Barrier Function and Attenuates Inflammatory Responses in Porcine Intestinal Epithelial Cells during Lipopolysaccharide (LPS)-Induced Inflammation. J Agric Food Chem. 2019 Jan 16;67(2):615–24.

    12.         Placha I, Takacova J, Ryzner M, Cobanova K, Laukova A, Strompfova V, et al. Effect of thyme essential oil and selenium on intestine integrity and antioxidant status of broilers. Br Poult Sci. 2014 Feb;55(1):105–14.

    13.         Martín-Peláez S, Mosele JI, Pizarro N, Farràs M, de la Torre R, Subirana I, et al. Effect of virgin olive oil and thyme phenolic compounds on blood lipid profile: implications of human gut microbiota. Eur J Nutr. 2017 Feb;56(1):119–31.

    14.         Begrow F, Engelbertz J, Feistel B, Lehnfeld R, Bauer K, Verspohl EJ. Impact of thymol in thyme extracts on their antispasmodic action and ciliary clearance. Planta Med. 2010 Mar;76(4):311–8.

    15.         Marcin A, Nad P. Effect of essential oils on enzymatic activities in the intestinal apparatus and growth ability of laboratory mice. Physiol Res. 2017 Dec 30;66(Suppl 4):S567–74.

    16.         Natural Medicines - Professional Monograph Thyme [Internet]. Available from: https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com/databases/food,-herbs-supplements/professional.aspx?productid=823

    17.         Kohlert C, Schindler G, März RW, Abel G, Brinkhaus B, Derendorf H, et al. Systemic availability and pharmacokinetics of thymol in humans. J Clin Pharmacol. 2002 Jul;42(7):731–7.

    18.         Gruenwald J, Graubaum H-J, Busch R. Efficacy and tolerability of a fixed combination of thyme and primrose root in patients with acute bronchitis. A double-blind, randomized, placebo-controlled clinical trial. Arzneimittelforschung. 2005;55(11):669–76.

    19.         Kemmerich B. Evaluation of efficacy and tolerability of a fixed combination of dry extracts of thyme herb and primrose root in adults suffering from acute bronchitis with productive cough. A prospective, double-blind, placebo-controlled multicentre clinical trial. Arzneimittelforschung. 2007;57(9):607–15.

    20.         Kemmerich B, Eberhardt R, Stammer H. Efficacy and tolerability of a fluid extract combination of thyme herb and ivy leaves and matched placebo in adults suffering from acute bronchitis with productive cough. A prospective, double-blind, placebo-controlled clinical trial. Arzneimittelforschung. 2006;56(9):652–60.

    21.         Gavliakova S, Biringerova Z, Buday T, Brozmanova M, Calkovsky V, Poliacek I, et al. Antitussive effects of nasal thymol challenges in healthy volunteers. Respir Physiol Neurobiol. 2013 Jun 1;187(1):104–7.

    22.         Tabak M, Armon R, Potasman I, Neeman I. In vitro inhibition of Helicobacter pylori by extracts of thyme. J Appl Bacteriol. 1996 Jun;80(6):667–72.

    23.         Ultee A, Slump RA, Steging G, Smid EJ. Antimicrobial Activity of Carvacrol toward Bacillus cereus on Rice. Journal of Food Protection. 2000 May 1;63(5):620–4.

    24.         Feng J, Zhang S, Shi W, Zubcevik N, Miklossy J, Zhang Y. Selective Essential Oils from Spice or Culinary Herbs Have High Activity against Stationary Phase and Biofilm Borrelia burgdorferi. Front Med. 2017 Oct 11;4:169.

    25.         Liu Q, Meng X, Li Y, Zhao C-N, Tang G-Y, Li H-B. Antibacterial and Antifungal Activities of Spices. Int J Mol Sci. 2017 Jun 16;18(6).

    26.         Giordani R, Regli P, Kaloustian J, Mikaïl C, Abou L, Portugal H. Antifungal effect of various essential oils against Candida albicans. Potentiation of antifungal action of amphotericin B by essential oil from Thymus vulgaris. Phytother Res. 2004 Dec;18(12):990–5.

    27.         Bennis S, Chami F, Chami N, Bouchikhi T, Remmal A. Surface alteration of Saccharomyces cerevisiae induced by thymol and eugenol. Lett Appl Microbiol. 2004;38(6):454–8.

    28.         Chami N, Bennis S, Chami F, Aboussekhra A, Remmal A. Study of anticandidal activity of carvacrol and eugenol in vitro and in vivo. Oral Microbiol Immunol. 2005 Apr;20(2):106–11.

    29.         Kumari P, Mishra R, Arora N, Chatrath A, Gangwar R, Roy P, et al. Antifungal and Anti-Biofilm Activity of Essential Oil Active Components against Cryptococcus neoformans and Cryptococcus laurentii. Front Microbiol. 2017;8:2161.

    30.         Feriotto G, Marchetti N, Costa V, Beninati S, Tagliati F, Mischiati C. Chemical Composition of Essential Oils from Thymus vulgaris , Cymbopogon citratus , and Rosmarinus officinalis , and Their Effects on the HIV-1 Tat Protein Function. Chem Biodiversity. 2018 Feb;15(2):e1700436.

    31.         Ma L, Yao L. Antiviral Effects of Plant-Derived Essential Oils and Their Components: An Updated Review. Molecules. 2020 Jun 5;25(11).

    32.         Lai W-L, Chuang H-S, Lee M-H, Wei C-L, Lin C-F, Tsai Y-C. Inhibition of herpes simplex virus type 1 by thymol-related monoterpenoids. Planta Med. 2012 Oct;78(15):1636–8.

    33.         Kulkarni SA, Nagarajan SK, Ramesh V, Palaniyandi V, Selvam SP, Madhavan T. Computational evaluation of major components from plant essential oils as potent inhibitors of SARS-CoV-2 spike protein. J Mol Struct. 2020 Dec 5;1221:128823.

    34.         Youssefi MR, Moghaddas E, Tabari MA, Moghadamnia AA, Hosseini SM, Farash BRH, et al. In Vitro and In Vivo Effectiveness of Carvacrol, Thymol and Linalool against Leishmania infantum. Molecules. 2019 May 30;24(11).

    35.         Attia RAH, Mahmoud AE, Farrag HMM, Makboul R, Mohamed ME, Ibraheim Z. Effect of myrrh and thyme on Trichinella spiralis enteral and parenteral phases with inducible nitric oxide expression in mice. Mem Inst Oswaldo Cruz. 2015 Dec;110(8):1035–41.

    36.         Eccles R. What is the Role of Over 100 Excipients in Over the Counter (OTC) Cough Medicines? Lung. 2020 Oct;198(5):727–34.

    37.         Sun W, Shahrajabian MH, Cheng Q. Anise ( Pimpinella anisum L .), a dominant spice and traditional medicinal herb for both food and medicinal purposes. Sabatini S, editor. Cogent Biology. 2019 Jan 1;5(1):1673688.

    38.         Stojkovic D, Glamoclija J, Ciric A, Nikolic M, Ristic M, Siljegovic J, et al. Investigation on antibacterial synergism of Origanum vulgare and Thymus vulgaris essential oils. Arch biol sci (Beogr). 2013;65(2):639–43.

    39.         Bae YS, Rhee MS. Short-Term Antifungal Treatments of Caprylic Acid with Carvacrol or Thymol Induce Synergistic 6-Log Reduction of Pathogenic Candida albicans by Cell Membrane Disruption and Efflux Pump Inhibition. Cell Physiol Biochem. 2019;53(2):285–300.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies