Acetil-L-carnitina

descripción

Acetil-L-carnitina es una sustancia relacionada con la L-carnitina, sin embargo, tiene una serie de características únicas, en particular el sistema nervioso central, que la L-carnitina en sí no tiene. Una diferencia importante con L-carnitina es que ALC cruza muy fácilmente la barrera sangre-cerebro. ALC (Acetil-l-carnitina) entonces también juega un papel importante en el metabolismo cerebral. Acetil-L-carnitina puede estar en la mitocondria del cerebro, hígado y riñón son preparados a partir del aminoácido L-carnitina, y un grupo acetilo de la acetil-coenzima-A. La enzima que cataliza la formación de ALC es la acetiltransferasa carnitina. A medida que envejecemos, disminuye la acetil-L-carnitina y la única fuente de alimentación es solamente el cerebro de los animales por lo que  tenemos que confiar en los suplementos dietéticos. ALC se sintetiza a partir de suplementos dietéticos y de otros aminoácidos y es por lo tanto conveniente para los vegetarianos.
   
Después de la ingestión oral, la acetil-L-carnitina (así como L-carnitina) se absorbe fácilmente y de forma rápida en el intestino delgado (en el yeyuno, por difusión). ALC pasa fácilmente a través de la barrera sangre-cerebro, y tiene una serie de efectos metabólicos y reguladores sobre el tejido cerebral. En los pacientes con demencia, las concentraciones cerebrales aumentaron significativamente, tanto después de la administración oral como después de la administración por inyección.

actuación

ALC tiene diversas acciones en el tejido cerebral:

Donante de acetilo: La célula ALC sirve como donante de grupos acetilo. El grupo acetilo es esencial para un gran número de funciones celulares, incluyendo la producción de neurotransmisores. La acetilación, se controla a través de un gran número de proteínas celulares y enzimas, y otros compuestos. Por ejemplo, ALC aumenta la producción del factor de crecimiento nervioso (una sustancia clave para el crecimiento del tejido nervioso), así como de beta-endorfinas.

Mejora la producción de neurotransmisores (acetilcolina): Acetil-L-carnitina también puede donar sus grupos acetilo para la producción de acetilcolina, el neurotransmisor más importante para la memoria y los procesos de pensamiento. La actividad de la enzima que hace la acetilcolina de los grupos acetil disminuye con el aumento de edad, con menores niveles de acetilcolina como resultado. Este proceso es probable que desempeñe un papel importante en la disminución de las funciones cerebrales en edad más avanzada. En la enfermedad de Alzheimer puede haber una disminución en la cantidad de acetilcolina de hasta un 90%.

Metabolismo / Energía celular mitocondrial: Uno de los procesos clave que juegan un papel en el envejecimiento a nivel celular es una reducción de la función de las mitocondrias. En la mitocondria se desarrolla toda la combustión oxidativa en la célula, y por lo tanto la mayor parte de la producción de energía. Debido a que la combustión aeróbica (= oxidativo) es mucho más eficiente en la formación de ATP (trifosfato de adenosina, y de este modo la energía celular) que la combustión anaeróbica, la función mitocondrial en gran medida determina la cantidad de energía que puede ser producida, y con ello los movimientos en diversos procesos químicos que son dependientes de tener la energía suficiente. Por ejemplo, la desintoxicación, los sistemas de reparación, replicación de ADN, el mantenimiento del equilibrio osmótico, y también los procesos de orden superior, tales como los de la memoria, todos dependen de la cantidad de ATP. Por lo tanto el mantenimiento de unas mitocondrias que funcionen bien es importante para la salud general durante el envejecimiento. El metabolismo de las mitocondrias no es totalmente eficiente y normalmente alrededor de 1-3% del oxígeno consumido es convertido en perjudiciales radicales superóxidos. Sin embargo, a medida que aumenta la edad disminuye la eficiencia (así como la protección anti-oxidante), por lo que en la mitocondria puede ocurrir más y más daño en el ADN mitocondrial, ARN, proteínas y membranas. Como resultado de estos daños, el oxígeno se reduce, produciendo de ese modo otra vez más radicales libres, así como subproductos nocivos de la peroxidación de lípidos, tales como aldehídos (por ejemplo, malondialdehído) que dañan aún más la mitocondria. Esto puede conducir a un círculo vicioso de reducción de la eficiencia y por lo tanto aumentar el daño mitocondrial. Esto tiene un efecto negativo en la capacidad de generación de ATP en la mitocondria, sobre todo en tiempos de un mayor requerimiento de energía. Acetil-L-carnitina es capaz al menos parcialmente, especialmente cuando se utiliza junto con el ácido alfa lipoico, de reducir la disminución relacionada con la edad en el metabolismo mitocondrial. Transportes de ALC, como L-carnitina, ácidos grasos de cadena larga, y la acetil-coenzima-A en la mitocondria. Una vez que los ácidos grasos se descomponen en la mitocondria por "beta-oxidación" de grupos acetilo y se oxidan aún más en el ciclo del ácido cítrico, un proceso que libera (especialmente en comparación con el metabolismo anaeróbico) mucho más ATP. Acetil-L-carnitina previene (así como L-carnitina), acumulaciones tóxicas de ácidos grasos en el citoplasma, y acetil-CoA en la mitocondria, mientras que proporcionan la acetil-CoA a la mitocondria para la producción de energía. Al aumentar la edad se recomienda tomar una serie de sustancias que son importantes para la producción de energía en las mitocondrias. Uno de ellos es el fosfolípido cardiolipina, que es un co-factor importante para el transporte de diversas sustancias en la mitocondria, y para el correcto funcionamiento de la cadena de transporte de electrones. ALC resulta ser capaz de reducir la disminución relacionada con la edad de la cardiolipina y de restaurar los niveles en una edad temprana, con el resultado de que los animales de más edad investigados tenían más energía y eran más activos.


Protección oxidativa: Sin embargo, este aumento en la producción de energía mitocondrial tiene un precio. La cadena de transporte de electrones tiene siempre "fugas" de un cierto porcentaje de electrones, de modo que una pequeña parte del oxígeno utilizado se convierte en radicales libres. Por lo tanto, un aumento en la producción de energía significa también un aumento de la producción de especies reactivas de oxígeno. Sin embargo, este efecto aparece sólo con dosis altas de ALC y sólo se ha observado en el hígado. Paradójicamente, sólo hay una fuerte evidencia de que la ALC puede proteger el tejido cerebral de los daños causados por los radicales libres. La administración de ALC reduce los niveles de estrés oxidativo en diversas áreas del cerebro de ratas de 24 meses de edad, comparados con la de los animales de 18 meses de edad. El daño oxidativo del tejido cerebral es un factor importante en el envejecimiento y las enfermedades degenerativas neuronales como el Alzheimer y el Parkinson.

Idealmente, ALC necesita ser combinada con un buen anti-oxidante y en los últimos años se han llevado a cabo  investigaciones combinando ALC con ácido alfa-lipoico, un importante cofactor para las enzimas mitocondriales y, al mismo tiempo (en forma reducida) un potente antioxidante, glutatión inductor y reciclador de otros antioxidantes importantes. Al igual que el ácido alfa lipoico ALC se mueve fácilmente a través de las membranas. Esta combinación parece ser muy poderosa: En estudios en ratas de edad avanzada esta combinación fue capaz de restablecer la función mitocondrial en el hipocampo de tal manera que el potencial de la membrana, un indicador importante de la función mitocondrial, no difería mucho más de la de los animales jóvenes.

Reducción de la acumulación de lipofuscina: Acumulación de la llamada lipofuscina, pigmento de la vejez, también se puede reducir por ALC. La lipofuscina es un complejo insoluble de proteínas reticuladas, grasas oxidadas y otros productos de desecho de estrés oxidativo. La acumulación de lipofuscina en el cerebro es un factor importante en el envejecimiento de los cerebros. Cuando las funciones de las células normales se alteran demasiado por lipofuscina se produce la muerte de las células afectadas (apoptosis), por lo que a la larga se alteran funciones en el cerebro. Las manchas de pigmentación marrón en las manos de algunas personas mayores se componen de lipofuscina y son indicativos de la acumulación de lipofuscina en el cuerpo, especialmente el corazón, el hígado, el cerebro y el cristalino.

Estabilización de las membranas celulares: Las membranas son la superficie de trabajo de cada célula, en la que se producen las funciones esenciales de la comunicación celular y señal hormonal. Las células nerviosas son dependientes de una membrana celular saludable para un metabolismo normal de los neurotransmisores. Los estudios en humanos han demostrado que la ALC puede estabilizar la fluidez de la membrana.

Crecimiento y la diferenciación de las neuronas: Cuando las células nerviosas se hacen mayores, disminuye la capacidad de formar conexiones y la superficie de contacto con otras células nerviosas libres. La administración de ALC a las ratas más viejas durante 6-22 meses revirtió en una disminución parcial. ALC ayuda a restaurar en el tejido cerebral viejo la formación de un importante factor de crecimiento de los nervios (factor de crecimiento nervioso) y (con el tiempo) también estimular el crecimiento y la diferenciación del tejido nervioso.

Mejora las funciones de los receptores neuronales: Hay una gran cantidad de sistemas de receptores en el sistema nervioso central y el número de receptores disminuye con la edad, tales como el sistema del receptor de NMDA, el NGF-receptores, los receptores de glucocorticoides, y los receptores de otros neurotransmisores . ALC puede revertir esta reducción de receptores, que a su vez mejoran la transmisión de señales entre las células nerviosas.

Regulador de la glucosa y el metabolismo del glucógeno: ALC mejora la degradación de los ácidos grasos y la glucosa, el aumento de las funciones cognitivas, y tiene posibles efectos sobre el bienestar psicológico.

Mejora inmunológica: ALC parece ser un fuerte amplificador inmune, de modo que ahora el centro de atención está en la terapia del VIH. Este efecto está probablemente relacionado con la capacidad de mejorar la salud del sistema nervioso, que a su vez determina la actividad del sistema inmune.

Envenenamiento por alcohol: ALC tiene un efecto protector contra el efecto tóxico del alcohol. Así fue con 55 alcohólicos crónicos que vieron una mejora significativa en las capacidades cognitivas después de usar ALC durante 90 días. También la acetil-L-carnitina demostró tener (en ratas), un efecto protector en las lesiones cerebrales del feto por consumo de alcohol de la madre durante el embarazo.

indicaciones

Los diversos efectos de ALC en el tejido nervioso tienen un gran número de investigadores motivados en investigar el efecto de ALC en algunos trastornos mentales:
   
La demencia y la enfermedad de Alzheimer: Varios estudios han demostrado la eficacia de ALC en la mejora de las capacidades cognitivas de los pacientes con demencia de tipo Alzheimer, así como en pacientes con demencia leve. Estos estudios tuvieron una duración generalmente de 3 a 6 meses y las dosis utilizadas fueron de 1 a 3 gramos por día. Se observaron importantes mejoras en la orientación espacial, la memoria a corto plazo, la atención y las habilidades verbales. Cuando se utilizó durante un largo periodo de tiempo (un año) también se observó una mejora en la memoria a largo plazo. ALC es el más eficaz en las primeras etapas de la enfermedad. Así en un estudio longitudinal de 334 pacientes de Alzheimer ALC hizo más lenta su progresión en pacientes menores de 61 años. El mecanismo exacto de acción de ALC todavía no está claro en la enfermedad de Alzheimer. También hay evidencias de que ALC puede ayudar en la enfermedad de Parkinson.

La depresión en pacientes de edad avanzada: Otra aplicación importante de ALC es el tratamiento de pacientes geriátricos con depresión. Un importante mecanismo de acción en esta indicación es que la ALC mejora los niveles de energía de las células del cerebro. Acetil-L-carnitina también aumenta los niveles de sustancias tales como la acetilcolina, que es importante para el estado de ánimo y la memoria. Otro mecanismo de acción importante es el efecto positivo de ALC sobre la estructura y función de la membrana celular. Las perturbaciones de las funciones de la membrana (entre otras cosas, receptores, de transporte de iones, los sistemas de segundos mensajeros, actividad de fosfolipasa) juegan un papel importante en la depresión.

En un estudio de 24 pacientes deprimidos que eran mayores de 70 años de edad mostró que 1 gramo ALC era muy eficaz en el alivio de los síntomas durante un mes. Otro estudio en 28 hombres de edad avanzada (66 a 79 años) mostró que la misma dosis durante 40 días era también capaz de normalizar el cortisol. En pacientes con depresión severa en el biorritmo de la secreción de cortisol, prevenia en gran medida el aumento de los niveles de cortisol en estos pacientes. Esto se debe probablemente a la activación del eje hipo-tálamo / pituitaria / suprarrenal (hipotalámico-hipofisario-adrenocortical Axis = HPA). Dos estudios en humanos ALC parece tener un efecto regulador en el eje HPA, lo que reduce los niveles de cortisol en ancianos con depresión y mejorando dramáticamente en muchos casos. Más tarde un estudio (más grande) confirmó el efecto positivo de ALC (3 gramos por día durante 2 meses) en la depresión geriátrica.

El daño nervioso (incluyendo la neuropatía diabética y la isquemia cerebral): En animales con daño nervioso se muestra que ALC acelera drásticamente la tasa de curación de los nervios y puede prevenir la pérdida de la función nerviosa después de la lesión. Acetil-L-carnitina es, por lo tanto, a tener en cuenta en todos los casos donde se ha producido daño físico a las neuronas, tales como lesiones cerebrales, por ejemplo, después de un accidente de coche. Estas propiedades regenerativas son, entre otras cosas, debidas a la propiedad única de la acetil-L-carnitina para donar grupos acetilo para la producción de energía en la mitocondria, así como a la estimulación de la producción de factores de crecimiento nervioso. Los casos examinados incluyen lesiones cerebrales que se producen después de la isquemia cerebral. Pero también ALC puede mejorar, en una gran proporción, el daño a los nervios de pacientes diabéticos (neuropatía diabética). Las investigaciones apuntan a serias deficiencias de L-carnitina y acetil-L-carnitina en la diabetes. Todos los estudios en humanos sobre el efecto del ALC sobre la neuropatía diabética se hacen con inyecciones de esta sustancia. Los efectos fueron la reducción del dolor y una mejora en la función nerviosa.

La recuperación después del accidente cerebrovascular: A un grupo de 160 pacientes de los que hace al menos un año tuvieron un derrame cerebral, se les administro durante ocho semanas 1,5 gramos de ALC por día. Esto condujo a una recuperación más rápida y mejora del estado de ánimo y la capacidad de atención. En otro estudio, 10 pacientes que sufrieron un derrame cerebral y se les administraron ALC por vía intravenosa, resultó en una mejora aguda del suministro de sangre a las zonas afectadas.

La fatiga crónica: Muchos pacientes con fatiga crónica tienen bajos niveles séricos de ALC. Si hay una recuperación temporal, los niveles de ALC son también más altos. Los pacientes con síndrome de fatiga crónica a menudo tienen niveles anormales de cortisol. La administración de ALC puede ser útil para normalizar el eje HPA a través de mecanismos de retroalimentación y dolores musculares debido a la inducción de beta-endorfina.

Declive mental: el efecto de la acetil L-carnitina sobre el deterioro mental en los ancianos no sólo se expresa en la demencia. Los primeros síntomas de la enfermedad y el deterioro mental "normal" en los ancianos pueden beneficiarse enormemente con ALC. En un grupo de 236 personas de edad avanzada que todos los días se tomaron 1,5 gramos de ALC durante 45 días tuvieron mejoría de las funciones cognitivas, funciones de la memoria y el pensamiento constructivo.
La suplementación con ALC en ratas puede restaurar los niveles de ALC en los animales jóvenes y las mitocondrias de corazón y el hígado, y tener estructuralmente y funcionalmente un estado más joven. La combinación de ALC con ácido alfa-lipoico mejora este efecto aún más. También se redujeron en otro estudio signos típicos del envejecimiento en el sistema de la dopamina en el cerebro.

contraindicaciones

A las dosis recomendadas no se conoce ninguna contraindicación de la acetil-L-carnitina.

efectos secundarios

Acetil-L-carnitina se considera seguro. En dosis de 1-3 gramos nunca se han encontrado efectos secundarios graves, incluso con la ingesta prolongada (más de un año). Debido al efecto estimulante de la acetil-L-carnitina sobre la energía mental puede ser aconsejable tomarlo mejor por el día.

interacciones

No hay datos sobre posibles interacciones con medicamentos o medicinas naturales.

dosis

Para la mayoría de las enfermedades se deben tomar dosis terapéuticas de acetil-L-carnitina 300 en el orden de 1 a 3 gramos por día, dividida en varias dosis. Tras la mejora de la energía mental, el alivio de la depresión y la mejora inmunológica son suficientes dosis de 500 mg a 2 g por día. Para su uso en la enfermedad de Alzheimer y en la reparación de tejido nervioso dañado, son necesarias dosis más altas (1,5-3 gramos). Puede tardar más de un mes antes de que se note la primera recuperación. El efecto, sin embargo, se puede ver rápidamente, a veces después de 20 minutos, en la energía mental y la concentración.

sinergismo

Hay una variedad de nutrientes que podrían actuar sinérgicamente con acetil-L-carnitina. Se da especialmente importancia a la combinación de acetil L-carnitina y ácido alfa-lipoico. Además, también a las vitaminas del complejo B, lecitina (que contiene fosfatidilcolina y fosfatidilserina) y ácidos grasos omega-3.

referencias

  1. Atamna H, Ames BN, Liu J. Delaying aging with mitochondrial micronutrients and antioxidants. ScientificWorldJournal. 2001 Jan 1;1(1 Suppl 3):81-2.
  2. Beal MF. Bioenergetic approaches for neuroprotection in Parkinson's disease. Ann Neurol. 2003;53 Suppl 3:S39-47; discussion S47-8.
  3. Beckman KB, Ames BN. Mitochondrial aging: open questions. Ann N Y Acad Sci. 1998 Nov 20;854:118-27.
  4. Brevetti G, di Lisa F, Perna S, Menabo R, Barbato R, Martone VD, Siliprandi N. Carnitine-related alterations in patients with intermittent claudication: indication for a focused carnitine therapy. Circulation. 1996 May 1;93(9):1685-9.
  5. Brooks JO 3rd, Yesavage JA, Carta A, Bravi D. Acetyl L-carnitine slows decline in younger patients with Alzheimer's disease: a reanalysis of a double-blind, placebo-controlled study using the trilinear approach. Int Psychogeriatr. 1998 Jun;10(2):193-203.
  6. Dam van, A.C. De oudere vergetende mens, Van Nature 2003.
  7. De Grandis D, Minardi C. Acetyl-L-carnitine (levacecarnine) in the treatment of diabetic neuropathy. A long-term, randomised, double-blind, placebo-controlled study. Drugs R D. 2002;3(4):223-31.
  8. Furlong JH. Acetyl-L-Carnitine: Metabolism and applications in clinical practice. Altern Med Rev 1996;1:85-93.
  9. Hagen TM, Moreau R, Suh JH, Visioli F. Mitochondrial decay in the aging rat heart: evidence for improvement by dietary supplementation with acetyl-L-carnitine and/or lipoic acid. Ann N Y Acad Sci. 2002 Apr;959:491-507.
  10. Hagen TM, Liu J, Lykkesfeldt J, Wehr CM, Ingersoll RT, Vinarsky V, Bartholomew JC, Ames BN. Feeding acetyl-L-carnitine and lipoic acid to old rats significantly improves metabolic function while decreasing oxidative stress. Proc Natl Acad Sci U S A. 2002 Feb 19;99(4):1870-5.
  11. Kidd PM. Parkinson's disease as multifactorial oxidative neurodegeneration: implications for integrative management. Altern Med Rev. 2000 Dec;5(6):502-29.
  12. Kidd PM. A review of nutrients and botanicals in the integrative management of cognitive dysfunction. Altern Med Rev. 1999 Jun;4(3):144-61.
  13. Liu J, Atamna H, Kuratsune H, Ames BN. Delaying brain mitochondrial decay and aging with mitochondrial antioxidants and metabolites. Ann N Y Acad Sci. 2002 Apr;959:133-66.
  14. Liu J, Head E, Gharib AM, Yuan W, Ingersoll RT, Hagen TM, Cotman CW, Ames BN. Memory loss in old rats is associated with brain mitochondrial decay and RNA/DNA oxidation: partial reversal by feeding acetyl-L-carnitine and/or R-alpha -lipoic acid. Proc Natl Acad Sci U S A. 2002 Feb 19;99(4):2356-61.
  15. Liu J, Killilea DW, Ames BN. Age-associated mitochondrial oxidative decay: improvement of carnitine acetyltransferase substrate-binding affinity and activity in brain by feeding old rats acetyl-L- carnitine and/or R-alpha -lipoic acid. Proc Natl Acad Sci U S A. 2002 Feb 19;99(4):1876-81.
  16. Montgomery SA, Thal LJ, Amrein R. Meta-analysis of double blind randomized controlled clinical trials of acetyl-L-carnitine versus placebo in the treatment of mild cognitive impairment and mild Alzheimer's disease. Int Clin Psychopharmacol. 2003 Mar;18(2):61-71.
  17. Patrick L. Nutrients and HIV: part three - N-acetylcysteine, alpha-lipoic acid, L-glutamine, and L-carnitine. Altern Med Rev. 2000 Aug;5(4):290-305.
  18. Quatraro A, Roca P, Donzella C, Acampora R, Marfella R, Giugliano D. Acetyl-L-carnitine for symptomatic diabetic neuropathy. Diabetologia. 1995 Jan;38(1):123. Thal LJ, Calvani M, Amato A, Carta A. A 1-year controlled trial of acetyl-l-carnitine in early-onset AD. Neurology. 2000 Sep 26;55(6):805-10.
  19. Sorbi S, Forleo P, Fani C, Piacentini S. Double-blind, crossover, placebo-controlled clinical trial with L-acetylcarnitine in patients with degenerative cerebellar ataxia. Clin Neuropharmacol. 2000 Mar-Apr;23(2):114-8.
  20. Spagnoli A, Lucca U, Menasce G, Bandera L, Cizza G, Forloni G, Tettamanti M, Frattura L, Tiraboschi P, Comelli M, et al. Long-term acetyl-L-carnitine treatment in Alzheimer's disease. Neurology. 1991 Nov;41(11):1726-32.
  21. Thal LJ, Carta A, Clarke WR, Ferris SH, Friedland RP, Petersen RC, Pettegrew JW, Pfeiffer E, Raskind MA, Sano M, Tuszynski MH, Woolson RF. A 1-year multicenter placebo-controlled study of acetyl-L-carnitine in patients with Alzheimer's disease. Neurology. 1996 Sep;47(3):705-11.
  22. Turpeinen AK, Kuikka JT, Vanninen E, Yang J, Uusitupa MI. Long-term effect of acetyl-L-carnitine on myocardial 123I-MIBG uptake in patients with diabetes. Clin Auton Res. 2000 Feb;10(1):13-6.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies