S-Adenosilmetionina (SAMe)


Introducción

La S-adenosilmetionina (SAMe) es una sustancia natural producida a partir del aminoácido que contiene azufre L-metionina y trifosfato de adenosina (ATP). La enzima SAMe sintetasa cataliza la conexión entre la adenosina, derivada del ATP, y el aminoácido metionina. La SAMe a veces se conoce como metionina activada. La SAMe desempeña un papel clave en más de 100 reacciones bioquímicas en casi todas las células del cuerpo (Chiang, 1996, Janicak, 1988, Bottiglieri, 2002).

La SAMe es una fuente de grupos de azufre y metilo. Tras la donación de un grupo de metilo, la SAMe consumida puede reutilizarse en el ciclo de la homocisteína/S-adenosilmetionina. Este ciclo se reutiliza con ayuda de las enzimas SAMe y garantiza que haya suficientes grupos de metilo para la metilación del ADN, entre otras cosas. El ciclo depende de la presencia de ácido fólico y vitamina B12.

Los grupos de metilo que puede donar la SAMe son importantes en un gran número de procesos metabólicos, incluida la conversión y/o producción de hormonas, neurotransmisores, ácidos nucleicos, proteínas y fosfolípidos (Hyland, 1994, Friedel, 1989). Además, la SAMe es un precursor del glutatión, un importante antioxidante que se encuentra sobre todo en el hígado y en los glóbulos rojos (Loguercio, 1994).

Un individuo adulto sano produce a diario varios gramos de SAMe a partir de la descomposición del aminoácido metionina presente en las proteínas. La capacidad para producir SAMe disminuye a medida que los humanos envejecen y en caso de enfermedad. Por consiguiente, las reacciones de metilación pueden volverse menos eficaces. Se encuentran valores reducidos de SAMe en varios trastornos, como las enfermedades del hígado, la depresión o el alzheimer (Hao, 2016, Morrison, 1996, Lu, 2012).


Mecanismo de acción y función

Metilación

La SAMe funciona como un cofactor donante de metilo en las enzimas que desempeñan un papel en la producción de neurotransmisores (serotonina, adrenalina, noradrenalina, dopamina), diversas proteínas, hormonas, como la melatonina, y fosfolípidos (fosfatidilcolina, fosfatidilserina). La metilación del ADN regula la activación e inactivación de los genes, estimulando o inhibiendo la producción de proteínas especializadas.

Transulfuración

La SAMe es un precursor de los aminoácidos sulfurosos cisteína y taurina, así como del glutatión tripéptido, un antioxidante muy importante, especialmente en el hígado. La SAMe se convierte primero en S-adenosil homocisteína y luego en cisteína, glutatión y taurina.

Poliaminas

La SAMe y la arginina catalizan la producción de diversas sustancias importantes para el crecimiento y la diferenciación celular, como la espermina, la espermidina y la putrescina. Las poliaminas se unen al ADN y regulan la expresión de los genes. Aumentan la fluidez (flexibilidad) de las membranas celulares y reparan el ADN. La flexibilidad de las membranas celulares también está parcialmente regulada por la fosfatidilcolina, una sustancia muy importante para las membranas celulares que surge cuando los grupos de metilo se transfieren de la SAMe a ciertos fosfolípidos. La fosfatidilcolina contribuye a la flexibilidad de las membranas celulares, permitiendo que los receptores de la membrana celular permanezcan accesibles y que las proteínas de transporte, que pueden transportar sustancias a través de la membrana, sigan funcionando correctamente. De esta manera, la membrana celular puede seguir transmitiendo señales a través de receptores en la membrana (Bottiglieri, 2002, Lu, 2012).


Creación, suministro y fuentes

No existen fuentes de energía de SAMe. La producción corporal de SAMe depende de la presencia de metionina y de los cofactores vitamina B12 y ácido fólico.

La metionina, un aminoácido sulfúrico esencial, se encuentra en el pescado (salmón y gambas), la carne y las verduras (brócoli, guisantes verdes, coles de Bruselas, espinacas), el huevo, el pan integral y el arroz.

La metionina es un aminoácido apolar (hidrofóbico) que contiene azufre y que puede ser utilizado por el cuerpo para producir proteínas y otras biomoléculas, incluyendo el antioxidante glutatión y la SAMe. La SAMe influye en los cambios en la expresión del ADN, entre otros. La metionina también puede convertirse en homocisteína, un intermediario en el metabolismo de la SAM y los aminoácidos. La escasez de cofactores lleva a la hiperhomocisteinemia asociada a enfermedades cardiovasculares (Ganguly, 2015, Blom, 2011).

Además de la metionina, las deficiencias de vitamina B12, ácido fólico y vitamina B6 provocan una disminución de la producción de SAMe. Estas vitaminas B desempeñan un papel crucial en el ciclo de metilación.

Las fuentes nutricionales de la vitamina B12 son principalmente productos animales como la carne, el pescado, los productos lácteos y los huevos.

El ácido fólico se encuentra en las verduras de hoja verde como las espinacas, la col rizada, la rúcula y la lechuga. El brócoli, la fruta y los productos integrales también son fuentes ricas en ácido fólico. Esta vitamina B se encuentra en menor medida en la carne y los productos lácteos.


Metabolismo

Absorción

Los experimentos con animales muestran que la SAMe se absorbe en una parte del intestino delgado, el duodeno. El grado de absorción y de biodisponibilidad varían entre las distintas formas de administración. La ingesta oral de SAMe en dosis crecientes (400 mg, 600 mg, 1000 mg) lleva a un aumento de los niveles de plasma (Bottiglieri, 1997).

Es mejor tomar la SAMe con el estómago vacío de 30 a 60 minutos antes de las comidas o dos horas después de estas (Galicia, 2016). La concentración máxima en plasma se alcanza de 3 a 5 horas después cuando se ingieren por vía oral comprimidos de SAMe resistentes al ácido gástrico (400 a 1000 mg) (Najm, 2004).

Los estudios con trazadores con etiquetado radiactivo muestran que la SAMe ingerida por vía oral se transforma gradualmente, añadiendo grupos aminopropilos de metilo, azufre y nitrógeno a los aminoácidos y fosfolípidos, entre otros. Una única ingesta oral de 100 mg de SAMe todavía se puede rastrear pasados 5 días (Giulidori, 1998).

Distribución

Varios estudios clínicos indican que la SAMe no solo termina en el plasma sanguíneo, sino también en el cerebro y en el líquido sinovial. La SAMe no parece unirse significativamente a las proteínas plasmáticas (Stramentinoli, 1987).

Metabolismo

La ingesta oral de SAMe durante 6 semanas lleva a un aumento de la SAMe y de la homocisteína S-adenosil (Mischoulon, 2012).

Después de donar un grupo de metilo, la SAMe se convierte en homocisteína por medio de la S-adenosil homocisteína. La SAM puede formarse a partir de la homocisteína. La homocisteína se convierte primero en metionina, porque obtiene un grupo de metilo de un compuesto derivado del ácido fólico: el 5-metiltetrahidrofolato (5-MTHF). La vitamina B12 actúa como un cofactor. Por tanto, una deficiencia funcional de ácido fólico o de vitamina B12 provoca un aumento de los niveles de homocisteína.

Excreción

La SAMe se excreta a través de la orina y las heces (Friedel, 1989). Después de la ingesta oral, entre el 34 % y el 40 % de la dosis se excreta en la orina. La vida media es de unos 80 minutos con una dosis de 100 mg (Giulidori, 1984).


Deficiencias

Estado de la SAMe

Son varios los condicionantes que pueden contribuir al aumento de las necesidades de SAMe, por ejemplo, debido a la reducción de la producción bioquímica, al aumento de la conversión y/o al consumo. El estado de la SAMe puede medirse en el plasma o suero de la sangre y a veces en el fluido cerebral. Sin embargo, las mediciones son poco habituales en las pruebas de laboratorio estándar. Se investigan y optimizan las pruebas diagnósticas para la S-adenosilmetionina y la S-adenosilhomocisteína (Struys, 2000, Stabler, 2004)

Los signos clínicos de la deficiencia de SAMe pueden producirse sin que varíen los valores de laboratorio. La SAMe tiene una gran importancia en la producción de biomoléculas (neurotransmisores, fosfolípidos, desoxirribonucleótidos, ribonucleótidos, creatina, carnitina) que están ampliamente presentes en numerosas células del cuerpo. A menudo la producción y la biodisponibilidad endógena (del propio cuerpo) de la SAMe no es óptima, y en algunos trastornos incluso se han señalado deficiencias. Aunque la SAMe es una forma bioactiva de la L-metionina, la suplementación con L-metionina exclusivamente es insuficiente para estimular la producción de SAMe.

Grupos de riesgo

Una dieta poco saludable caracterizada por una alta ingesta de alimentos procesados y, por tanto, una ingesta pobre en nutrientes como los aminoácidos y las vitaminas B (especialmente B6, B12 y ácido fólico), un consumo excesivo de alcohol y trastornos del sistema digestivo (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn) pueden desembocar en una deficiencia de SAMe.

La homeostasis general disminuye con la edad. Esto afecta la digestión, absorción, procesamiento y eliminación de nutrientes. Además, la producción de moléculas complejas disminuye, así como la eficiencia de los procesos de conversión. Los procesos de metilación alterados están asociados con procesos de envejecimiento. La SAMe puede desempeñar un papel importante en la prevención de enfermedades relacionadas con la edad, como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Además, la producción de moléculas complejas disminuye, así como la eficiencia de los procesos de conversión.

Otros grupos de riesgo con posible deficiencia de SAMe son las mujeres embarazadas, individuos con trastornos alimentarios y fumadores.


Suplementación

I.  

La SAMe como complemento alimenticio se obtiene de cultivos de células de levadura. Durante la fermentación, solo se elabora la forma S,S utilizable de SAMe. El isómero R,S tiene otra configuración espacial reflejada. Esta segunda forma es ineficaz en el cuerpo humano. En la producción y el almacenamiento, es inevitable que alrededor del 20% de la forma S,S se convierta en la forma R,S. Así, surge un equilibrio.

Además, es importante que la SAMe esté estabilizada. La SAMe sin protección (cristalina) es muy sensible al calor y la humedad y pierde rápidamente su efecto (Hoogland, 2007). Para estabilizar la SAMe, se agrega un grupo tosilo y sulfato para evitar su isomerización y descomposición. La S-adenosil-L-metionina activa suele encontrarse en forma de tableta con un recubrimiento resistente al ácido gástrico.

Además de la forma oral de la SAMe, también se han utilizado en estudios clínicos las formas intravenosa e intramuscular. 


Aplicaciones

La forma oral de la SAMe se puede administrar en ciertas formas de depresión, desgaste del cartílago (osteoartritis), bursitis, tendinitis, enfermedad hepática y enfermedad cardiovascular.

Además de la forma oral de la SAMe, en estudios clínicos, a veces también se utilizan formas de dosificación intravenosa e intramuscular.

La SAMe por vía intravenosa se ha estudiado en casos de osteoartritis, depresión, mielopatía relacionada con el sida, fibromialgia y enfermedades hepáticas, entre otras. Se han utilizado aplicaciones intramusculares en la depresión, la fibromialgia y la enfermedad de Alzheimer, aunque se carece de evidencia de efectividad para esta última.

Actualmente, no hay pruebas suficientes para el uso de la SAMe en el TDAH y/o afecciones psiquiátricas como la esquizofrenia.

Osteoartritis

La SAMe es eficaz en el tratamiento del desgaste cartilaginoso. Los estudios in vitro han demostrado que los suplementos con SAMe pueden aumentar la concentración de proteoglicanos, importantes componentes cartilaginosos. (Harmand 1997, Gutierrez, 1997). La SAMe puede reducir el dolor y los procesos inflamatorios y mejorar las funciones del movimiento. Algunos estudios clínicos muestran que la SAMe oral es tan eficaz como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno y el medicamento antiinflamatorio COX-2 Celebrex. Aunque el procesamiento de la SAMe toma más tiempo que la medicación, no tiene efectos secundarios significativos. Esto sí ocurre cuando se utilizan AINE (Di Padova 1987, Hardy 2003, Berger, 1987, Glorioso, 2002, Najm 2004, De Silva 2011, Kim 2009)

Depresión

La SAMe tiene un papel importante en el sistema nervioso central. La SAMe se requiere indirectamente para la producción de la vaina de mielina que recubre los nervios, así como la producción de algunos neurotransmisores y fosfolípidos. Además, SAMe mejora la unión de los neurotransmisores a sus receptores (Bell 1994).

Los niveles de SAMe a menudo son más bajos en pacientes con sentimientos de depresión. Varios estudios generales (revisión sistemática, metanálisis), que comparan los estudios clínicos entre sí, muestran que la SAMe es al menos tan eficaz o más eficaz que los antidepresivos tricíclicos. Además, la SAMe funciona más rápido y no está asociada con los efectos secundarios conocidos de muchos antidepresivos. Los pacientes con depresión endógena, depresión sin causa externa aparente, responden bien a SAMe. Además, también hay estudios en los que se utilizan varios métodos de tratamiento complementarios.

La Red Canadiense de Tratamientos del Estado de Ánimo y la Ansiedad (CANMAT) respalda la suplementación con SAMe, así como los ácidos grasos omega-3, la hierba de San Juan y el yoga como agentes efectivos en el tratamiento de la depresión (Ravindran 2016). Combinar la SAMe con la betaína combate los síntomas depresivos mejor que los suplementos que solo contienen SAMe. Un estudio italiano en 46 pacientes con depresión leve a moderada halló que se beneficiaron poco de los antidepresivos farmacéuticos. Un segundo estudio realizado por el mismo grupo de investigación también observó que la combinación funciona incluso mejor que la amitriptilina (75 mg/d) (Di Pierro, 2015)

Algunos estudios indican que el uso de betabloqueadores en enfermedades cardiovasculares puede provocar depresión. La depresión puede ser un efecto secundario del uso de estos bloqueadores, entre otras cosas porque los betabloqueadores también bloquean los receptores beta en la glándula pineal. Aquí, la estimulación por norepinefrina contribuye a la conversión de serotonina en melatonina (Yudofsky, 1992). La SAMe alcanza su punto máximo durante el día y dona el grupo metilo necesario para la producción de la hormona del sueño melatonina, que aumenta después del atardecer. La consecuencia de la supresión de la producción de melatonina durante la noche por los betabloqueadores puede provocar alteraciones del sueño, fatiga y, finalmente, depresión (Luo, 2019). La SAMe también podría utilizarse de manera efectiva en quienes usan betabloqueantes regularmente.

Cabe señalar que se requieren nuevos estudios sobre la SAMe y la depresión ya que muchos estudios siguen a un número limitado de pacientes durante un período de tratamiento corto (Ried 1998).

Trastornos hepáticos

La SAMe se produce y se utiliza principalmente en el hígado (Cantoni, 1952). La SAMe estimula la producción de glutatión, el campeón del cuerpo en la lucha contra los radicales libres, a través de reacciones de trans-sulfuración. Este antioxidante del cuerpo juega un papel en la desintoxicación del hígado (Bottiglieri 2002). Los suplementos con SAMe contribuyen a niveles favorables de glutatión y, por lo tanto, pueden usarse en el tratamiento de diversas enfermedades hepáticas, como la cirrosis hepática y la hepatitis (Arteel, 2004). Los niveles de glutatión en el hígado y en los glóbulos rojos aumentan después de la ingesta oral de SAMe (Loguercio, 1994). Las investigaciones muestran que la homeostasis estable de SAMe, el proceso mediante el cual los organismos equilibran el entorno interno de procesos químicos y físicos, a pesar de cambios en el entorno en el que reside el organismo, favorece la función hepática en casos de hepatitis, cirrosis hepática y daño hepático por sustancias químicas, incluidos medicamentos y productos de degradación de nutrientes (Frezza, 1990 Su 2013, Mato 2013, Hardy 2003).

Colestasia intrahepática

Los suplementos orales con SAMe pueden ayudar en el tratamiento de la colestasia intrahepática que puede ocurrir a causa de una enfermedad hepática aguda y crónica y/o embarazo. Esto puede incluir: anomalías congénitas de las vías biliares, tumores del hígado, vías biliares o páncreas, hepatitis, cálculos biliares. Algunos estudios clínicos han demostrado que el uso a corto plazo de SAMe es eficaz para reducir el prurito, la fatiga y normalizar las concentraciones de fosfatasa alcalina y bilirrubina en pacientes con colestasia intrahepática. Además, en comparación con los beta-miméticos, se ha demostrado que la SAMe reduce el número de partos prematuros en mujeres embarazadas y reduce la colestasia (Binder 2006, Frezza 1993).

Enfermedades cardiovasculares

Los niveles reducidos de SAMe en plasma sanguíneo han sido asociados con enfermedades cardiovasculares (Loeher 1996, Obeid 2009). La administración de SAMe a seres humanos sanos muestra efectos beneficiosos sobre el 5-metiltetrahidrofolato, que juega un papel esencial en el metabolismo de la homocisteína. Por tanto, los suplementos con SAMe pueden utilizarse para reducir los niveles elevados de homocisteína (Loehrer 1997). Algunas investigaciones sugieren que una cantidad adecuada de SAMe intracelular promueve la remetilación y trans-sulfatación de la homocisteína (Lieber, 2002). Sin embargo, los niveles elevados de homocisteína se pueden tratar con suplementos de vitaminas B6, vitamina B12 y ácido fólico.

Síndrome de fibromialgia (FMS)

Algunos pacientes con fibromialgia pueden beneficiarse del uso de SAMe. Los estudios sugieren que la SAMe es eficaz para aliviar algunos síntomas de FMS, como el dolor y la rigidez matutina, reducir el número de puntos de dolor y aliviar los trastornos del estado de ánimo, los sentimientos de abatimiento y los síntomas de depresión (Sarac 2006). Otros estudios indican que la SAMe puede aliviar el dolor y los síntomas de fatiga y mejorar el sueño (Vijitha 2010, Porter 2010). Las investigaciones clínicas muestran que la SAMe puede reducir los síntomas en comparación con un placebo o la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) (Tavoni 1987, Jacobsen 1991, Di Benedetto 1993). Se está estudiando la eficacia de la SAMe en pacientes con fibromialgia y fatiga crónica.


Contraindicaciones

Se recomienda precaución en pacientes con trastorno bipolar. Estas personas pueden entrar en una fase maníaca a causa del uso de SAMe. Esto también puede ocurrir con el uso de antidepresivos comunes. Las características típicas son una alegría enfermiza que coincide con una fuerte desinhibición en el funcionamiento psicológico. Esta condición es reversible y desaparecerá después de suspender los suplementos con SAMe.

No solo la administración oral, sino también las inyecciones de SAMe pueden provocar hipomanía o manía en pacientes con trastorno bipolar (Friedel 1989, Nelson 2010). Por lo tanto, no se recomienda el uso de SAMe en pacientes con trastorno bipolar. Además, los pacientes a los que nunca se les ha diagnosticado manía o trastorno bipolar también pueden desarrollar un estado maníaco después de usar SAMe (Berigan, 2002).


Dosificación

Para construir una suplementación efectiva de SAMe, se requiere una dosis inicial más alta. Con el tiempo, aumente gradualmente la dosis a 800-1200 mg por día. El incremento de las dosis previene las náuseas y los trastornos gastrointestinales. Después de unas semanas de mantener la dosis inicial alta, puede pasar a la dosis de mantenimiento. Para la mayoría de los tratamientos, es suficiente una dosis de mantenimiento de 200 a 600 mg de SAMe activa por día.

Dosis terapéuticas

En tratamientos específicos, las dosis funcionales más altas pueden tener valor terapéutico. A continuación se muestran una serie de dosis utilizadas en la investigación científica.

Una dosis eficaz para el tratamiento de la depresión es de 800-1600 mg de SAMe activa por día. La dosis se puede reducir eventualmente a la mitad cuando se usa un agente sublingual (absorción a través de la mucosa oral) (Friedel 1989, Papakostas 2010.

Una dosis eficaz en el tratamiento de la osteoartritis es de 200 mg de SAMe activa tres veces al día (Bradley 1994, Najm, 2004). En la administración sublingual, la mitad es suficiente.

La dosis para reducir la colestasia asociada con enfermedades hepáticas es de 1200 a 1600 mg de SAMe activa por día durante 24 meses (Almasio, 1990, Friedel 1989, Frezza 1990).

Para la fibromialgia, la dosis recomendada es de 800 mg por día. En la administración sublingual, 400 a 500 mg son suficientes (Jacobsen 1991). La administración de 400 mg de SAMe una vez al día durante 15 días reduce significativamente el dolor de los puntos sensibles conocidos, así como los sentimientos depresivos en la fibromialgia (Tavoni 1998).


Seguridad

El uso oral, intravenoso e intramuscular de SAMe en las dosis indicadas es seguro. No se ha reportado ningún caso de toxicidad. Esto deriva de los estudios clínicos en un grupo de 22000 pacientes y una duración del estudio que varía desde unos pocos días hasta dos años (Almasio 1990, Friedel 1989, Hyland 1994, Goren 2004, Rambaldi 2006, Papakostas 2010).

El uso en niños también es seguro. En este grupo se utilizaron dosis de 75 mg a 1400 mg por día (hepatitis, colestasia y molestias abdominales) durante un período máximo de 30 días. Aquí se encontró que la SAMe era segura (Zhu 2010, Choi 2013)

Se dispone de datos insuficientes sobre el uso durante el embarazo y la lactancia. Se halló que la administración intravenosa de 800 mg de SAMe durante 14 a 20 días en la colestasia intrahepática durante el tercer trimestre del embarazo no tiene efectos sobre el feto (Almasio 1990, Friedel 1989, Frezza 1990). No se han realizado estudios durante el período de lactancia. Las mujeres embarazadas o en período de lactancia que deseen utilizar SAMe deben consultar a un médico.

Los suplementos con SAMe puede considerarse seguros. En los suplementos alimenticios, la cantidad permitida está legalmente limitada a un máximo de 1600 mg por día.


Efectos secundarios

En general, las diferentes dosis de SAMe se toleran bien. El uso prolongado de dosis muy altas (1600 mg) puede provocar efectos secundarios. Los síntomas son dolor de cabeza, náuseas, diarrea o estreñimiento y sequedad en la boca (Friedel 1989, Goren 2004, Rambaldi 2006, Ravindran 2009).


Interacciones

I.  

La SAMe puede interactuar con algunos medicamentos, suplementos y hierbas.

Antidepresivos

Se debe evitar la SAMe en combinación con medicamentos que aumenten los niveles de serotonina. Esto puede provocar temblores, palpitaciones y diarrea (Iruela 1993, Berlanga 1992). Este efecto también puede ocurrir con el uso de otros tipos de antidepresivos, pero no se espera con antidepresivos tricíclicos y no tricíclicos, como fluoxetina paroxetina, sertralina, amitriptilina, clomipramina y otros fármacos relacionados (Berlanga 1992). El uso de imipramina en combinación con SAMe acelera la acción de la imipramina (Friedel 1989, Berlanga 1992).

También se producen efectos potenciadores cuando se usa SAMe en combinación con fármacos con acción serotoninérgica, como dextrometorfano, demerol y tramadol, entre otros. Estas combinaciones pueden aumentar el riesgo de síndrome serotoninérgico (Iruela, 1993).

Los inhibidores de MAO en combinación con SAMe pueden producir efectos secundarios como hipertensión arterial, agitación y confusión (Hyland, 1994, Gaster 1999).

Levodopa (L-dopa)

La SAMe interfiere con la L-dopa. La SAMe metila la L-dopa, que puede tener efectos sobre la medicación para los pacientes con Parkinson, como la meperidina (Charlton 1992). La SAMe puede disminuir la eficacia de la levodopa en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

Vitamina B6, B12 y ácido fólico

En los procesos de metilación, la SAMe trabaja muy de cerca con el ácido fólico, la vitamina B12 y la vitamina B6. Por tanto, es necesario tomar SAMe-400 Complex junto con vitamina B6. La vitamina B6 también evita la acumulación de la homocisteína (un producto de degradación de SAMe). Bioquímicamente, la SAMe puede potenciar los efectos de agentes que también aumentan los niveles de serotonina como el 5-hidroxitriptófano, el triptófano y la hierba de San Juan (Iruela 1993, Berlanga 1992).


Sinergismo

La SAMe necesita sinergistas, que se encuentran en un buen suplemento multivitamínico. Además, se recomienda tomar al menos dos gramos de vitamina C y una dosis de mantenimiento de aceite omega-3 bebible por día.

Para un ciclo de metilación que funcione correctamente, es importante complementar con suficientes vitaminas B12, B6 y ácido fólico. Tanto la vitamina B12 como el ácido fólico juegan un papel en la conversión de homocisteína en metionina. La vitamina B6 es importante para la formación de cisteína a partir de homocisteína. La cisteína puede convertirse eventualmente en glutatión. Sin estos importantes cofactores, la homocisteína se acumularía en la sangre, hiperhomocisteinemia, provocando daño tisular, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, trombosis y accidente cerebrovascular, entre otras cosas.

Si se usa SAMe para ayudar al hígado, se puede complementar con Curcuma longa y Silybum marianum. Tanto la Curcuma como el Silybum tienen una función hepatoprotectora.

Si se usa SAMe para en la osteoartritis, el MSM y el compuesto de formación de cartílago glucosamina se pueden utilizar como apoyo.

L La SAMe es una de las materias primas necesarias para el glutatión.


Referencias

Antoniv A, Antofiychuk N, Danylyshina T, Trefanenko I, Shuper V. Clinical efficacy of s-adenosylmethionine in patients with non-alcoholic steatohepatitis and chronic kidney disease i-ii stage. Georgian Med News. 2017 Dec;(273):31-36. PubMed PMID: 29328026.

Almasio P, Bortolini M, Pagliaro L, Coltorti M. Role of S-adenosyl-L-methionine in the treatment of intrahepatic cholestasis. Drugs 1990;40:111-23.

Almasio P, Bortolini M, Pagliaro L, Coltorti M. Role of S-adenosyl-L-methionine in the treatment of intrahepatic cholestasis. Drugs 1990;40:111-23.

Asher GN, Gartlehner G, Gaynes BN, et al. Comparative Benefits and Harms of Complementary and Alternative Medicine Therapies for Initial Treatment of Major Depressive Disorder: Systematic Review and Meta-Analysis. J Altern Complement Med. 2017;23(12):907–919. doi:10.1089/acm.2016.0261

Arteel G, Marsano L, Mendez C, Bentley F, McClain CJ. Advances in alcoholicliver disease. Best Pract Res Clin Gastroenterol. 2003 Aug;17(4):625-47. Review. PubMed PMID: 12828959.

Berigan T. R. (2002). A Case Report of a Manic Episode Triggered by S-Adenosylmethionine (SAMe). Primary care companion to the Journal of clinical psychiatry, 4(4), 159. https://doi.org/10.4088/pcc.v04n0408b

Blom, H. J., & Smulders, Y. (2011). Overview of homocysteine and folate metabolism. With special references to cardiovascular disease and neural tube defects. Journal of inherited metabolic disease, 34(1), 75–81. https://doi.org/10.1007/s10545-010-9177-4

Berger R, Nowak H. A new medical approach to the treatment of osteoarthritis. Report of an open phase IV study with ademetionine (Gumbaral). Am J Med 1987;83:84-8.

Berlanga C, Ortega-Soto HA, Ontiveros M, Senties H. Efficacy of S-adenosyl-L-methionine in speeding the onset of action of imipramine. Psychiatry Res 1992;44:257-62.

Bressa GM. S-adenosyl-l-methionine (SAMe) as antidepressant: meta-analysis of clinical studies. Acta Neurol Scand Suppl. 1994;154:7–14. doi:10.1111/j.1600-0404.1994.tb05403.x

Binder T., Salaj P., Zima T., Vitek L. [Ursodeoxycholic acid, S-adenosyl-L-methionine and their combinations in the treatment of gestational intrahepatic cholestasis (ICP)]. Ceska Gynekol 2006;71(2):92-98.

Bottiglieri T. S-Adenosylméthionine : from the bench to the bedside - molecular basis of a pleiotrophic molecule, Am. J. Clin. Nutr., 2002 Nov, 76(5): 1151S-7S.

Bottiglieri T, Chary TKN, Laundy M, et al. Transmethylation and depression. Ala J Med Sci 1988;25:296–300.

Bressa GM. S-Adenosyl-L-methionine (SAMe) as antidepressant: meta-analysis of clinical studies. Acta Neurol Scand 1994;154: 7–14.

Bradley JD, Flusser D, Katz BP, et al. A randomized, double blind, placebo controlled trial of intravenous loading with S-adenosylmethionine (SAM) followed by oral SAM therapy in patients with knee osteoarthritis. J Rheumatol 1994;21:905–11.

Cantoni, GL (1952). "The Nature of the Active Methyl Donor Formed Enzymatically from L-Methionine and Adenosinetriphosphate". J Am Chem Soc. 74 (11): 2942–3. doi:10.1021/ja01131a519

Carpenter DJ. St. John’s wort and S-adenosyl methionine as “natural” alternatives to conventional antidepressants in the era of the suicidality boxed warning: what is the evidence for clinically relevant benefit? Alternative Medicine Review. 2011;16(1):17–39.

Charlton CG, Crowell B Jr. Parkinson's disease-like effects of S-adenosyl-L-methionine: effects of L-dopa. Pharmacol Biochem Behav 1992;43:423-31.

Cheng X, Blumenthal RM. S-Adenosylmethionine-dependent methyltransferases: structures and functions. World Scientific Publication Co, 1999.

Chiang PK, Gordon RK, Tal J, et al. S-Adenosylmethionine and methylation. FASEB J 1996;10:471–80.

Cavuoto P, Fenech MF. A review of methionine dependency and the role of methionine restriction in cancer growth control and life-span extension. Cancer Treat Rev. 2012;38(6):726–736. doi:10.1016/j.ctrv.2012.01.004

Choi LJ, Huang JS. A pilot study of S-adenosylmethionine in treatment of functional abdominal pain in children. Altern Ther Health Med 2013;19(5):61-4.

De Silva V, El-Metwally A, Ernst E, et al. Evidence for the efficacy of complementary and alternative medicines in the management of osteoarthritis: a systematic review. Rheumatology. 2011;50(5):911–920.

De Silva V, El-Metwally A, Ernst E, et al. Evidence for the efficacy of complementary and alternative medicines in the management of osteoarthritis: a systematic review. Rheumatology (Oxford) 2011;50(5):911-920.

Di Benedetto P, Iona LG, Zidarich V. Clinical evaluation of S-adenosyl- L-methionine versus trans-cutaneous electrical nerve stimulation in primary fibromyalgia. Curr Ther Res 1993; 53(3):222-229. Accessed November 4, 2014.

Di Padova C. S-adenosylmethionine in the treatment of osteoarthritis. Review of the clinical studies. Am J Med 1987;83:60-5.

Di Pierro F, Orsi R, Settembre R. Role of betaine in improving the antidepressant effect of S-adenosyl-methionine in patients with mild-to-moderate depression. J Multidiscip Healthc. 2015 Jan 16;8:39-45

Di Pierro F, Settembre R. Preliminary results of a randomized controlled trial carried out with a fixed combination of S-adenosyl-L-methionine and betaine versus amitriptyline in patients with mild depression. Int J Gen Med. 2015 Feb 4;8:73-8

Eduard A Struys, Erwin E W Jansen, Kees de Meer, Cornelis Jakobs, Determination of S-Adenosylmethionine and S-Adenosylhomocysteine in Plasma and Cerebrospinal Fluid by Stable-Isotope Dilution Tandem Mass Spectrometry, Clinical Chemistry, Volume 46, Issue 10, 1 October 2000, Pages 1650–1656, https://doi.org/10.1093/clinchem/46.10.1650

Fetrow CW, Avila JR. Efficacy of the dietary supplements. S-adenosyl-L-methionine. Ann Pharmacotherapy 2001; 35(5): 1414-25. Accessed November 4, 2014.

Friedel HA, Goa KL, Benfield P. S-adenosyl-L-methionine. A review of its pharmacological properties and therapeutic potential in liver dysfunction and affective disorders in relation to its physiological role in cell metabolism. Drugs 1989;38:389-416.

Friedel HA, Goa KL, Benfield P. S-Adenosyl-L-methionine: a review of its therapeutic potential in liver dysfunction and affective disorders in relation to its physiological role in cell metabolism. Drugs 1989;38:389–416.

Frezza M, Surrenti C, Manzillo G, Fiaccadori F, Bortolini M, Di Padova C. Oral S-adenosylmethionine in the symptomatic treatment of intrahepatic cholestasis. A  double-blind, placebo-controlled study. Gastroenterology. 1990 Jul;99(1):211-5. PubMed PMID: 2188871.

Frezza M. [A meta-analysis of therapeutic trials with ademetionine in the treatment of intrahepatic cholestasis]. Ann Ital Med Int 1993;8 Suppl:48S-51S.

Gaster B. S-adenosylmethionine (SAMe) for treatment of depression. Alternative Medicine Alert, 1999;12:133-5. Central PMCID: PMC6411097.

Giulidori, P., Cortellaro, M., Moreo, G., and Stramentinoli, G. Pharmacokinetics of S-adenosyl-L-methionine in healthy volunteers. Eur J Clin Pharmacol 1984;27(1):119-121.

Glorioso S, Todesco S, Mazzi A, et al. Double-blind, multicentre study of the activity of S-adenosylmethionine in hip and knee osteoarthritis. Int J Clin Pharmacol Res 1985;5:39-49.

Soeken KL, Lee WL, Bausell RB, et al. Safety and efficacy of S-adenosylmethionine (SAMe) for osteoarthritis. J Fam Pract 2002;51:425-30.

Ganguly P, Alam SF. Role of homocysteine in the development of cardiovascular disease. Nutr J. 2015;14:6. Published 2015 Jan 10. doi:10.1186/1475-2891-14-6

Galizia I, Oldani L, Macritchie K, et al. S-adenosyl methionine (SAMe) for depression in adults. Cochrane Database Syst Rev. 2016;10(10):CD011286. Published 2016 Oct 10. doi:10.1002/14651858.CD011286.pub2

Gallagher B, Tjoumakaris FP, Harwood MI, Good RP, Ciccotti MG, Freedman KB. Chondroprotection and the prevention of osteoarthritis progression of the knee: a systematic review of treatment agents. Am J Sports Med. 2015;43(3):734–744. doi:10.1177/0363546514533777

Guo T, Chang L, Xiao Y, Liu Q. S-adenosyl-L-methionine for the treatment of chronic liver disease: a systematic review and meta-analysis. PLoS One. 2015;10(3):e0122124. Published 2015 Mar 16. doi:10.1371/journal.pone.0122124

Gurung V, Stokes M, Middleton P, et al. Interventions for treating cholestasis in pregnancy. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2013;(6):CD000493 [edited 2014]. Accessed at www.cochranelibrary.com on August 11, 2015.

Gutierrez S, Palacios I, Sánchez-Pernaute O, Hernández P, Moreno J, Egido J, Herrero-Beaumont G. SAMe restores the changes in the proliferation and in the synthesis of fibronectin and proteoglycans induced by tumour necrosis factor alpha on cultured rabbit synovial cells. Br J Rheumatol. 1997 Jan;36(1):27-31. PubMed PMID: 9117169.

Goren JL, Stoll AL, Damico KE, et al. Bioavailability and lack of toxicity of S-adenosyl-L-methionine (SAMe) in humans. Pharmacotherapy 2004;24:1501-7.

Grassetto M, Varotto A. Primary fibromyalgia is responsive to S-adenosylmethionine. Curr Ther Res 1994; 55(3): 797-806.

Harmand MF, Vilamitjana J, Maloche E, Duphil R, Ducassou D. Effects of S-adenosylmethionine on human articular chondrocyte differentiation. An in vitro  study. Am J Med. 1987 Nov 20;83(5A):48-54. PubMed PMID: 3120586.

Hardy ML, Coulter I, Morton SC, et al. S-adenosyl-L-methionine for treatment of depression, osteoarthritis, and liver disease. Evid Rep Technol Assess (Summ) 2003;(64):1-3.

Hoogland Aldert De biochemische sleutel voor hersenen, lever en gewrichten Van Nature nr 5 2007

Hyland K, Reynolds EH. The clinical potential of ademetionine (S-adenosylmethionine) in neurological disorders. Drugs 1994;48:137-52.

Ianniello A, Ostuni PA, Sfriso P, et al. S-Adenosyl-L-methionine in Sjogren’s syndrome and fibromyalgia. Curr Ther Res 1994; 55(4): 699-706. Accessed November 4, 2014

Iruela LM, Minguez L, Merino J, Monedero G. Toxic interaction of S-adenosylmethionine and clomipramine. Am J Psychiatry 1993;150:522.

Jacobsen S, Danneskiold-Samsoe B, Andersen RB. Oral S-adenosylmethionine in primary fibromyalgia. Double-blind clinical evaluation. Scand J Rheumatol 1991;20:294-302.

Jacobsen S, Danneskiold-Samsoe B, Andersen RB. Oral S- adenosylmethionine in primary fibromyalgia: a double-blind clinical evaluation. Scand J Rheumatol 1991; 20(2): 294-302. Accessed November 7, 2014.

Janicak PG, Lipinski JD, Comaty JE, et al. S-Adenosylmethionine: a literature review and preliminary report. Ala J Med Sci 1988;25: 306–13

Kadakia KC, Loprinzi CL, Atherton PJ, Fee-Schroeder KC, Sood A, Barton DL. Phase II evaluation of S-adenosyl-L-methionine (SAMe) for the treatment of hot flashes. Support Care Cancer. 2016;24(3):1061–1069. doi:10.1007/s00520-015-2878-3

Kaye GL, Blake JC, Burroughs AK. Metabolism of exogenous S-adenosyl-L-methionine in patients with liver disease. Drugs. 1990;40 Suppl 3:124-8. Review. PubMed PMID: 2081477.

Kim J, Lee EY, Koh EM, et al. Comparative clinical trial of S-adenosylmethionine versus nabumetone for the treatment of knee osteoarthritis: an 8-week, multicenter, randomized, double-blind, double-dummy, Phase IV study in Korean patients. Clin Ther 2009;31(12):2860-2872.

Le MD, Enbom E, Traum PK, Medici V, Halsted CH, French SW. Alcoholic liver disease patients treated with S-adenosyl-L-methionine: an in-depth look at liver  morphologic data comparing pre and post treatment liver biopsies. Exp Mol Pathol. 2013 Oct;95(2):187-91. doi: 10.1016/j.yexmp.2013.07.003. Epub 2013 Jul 23. PubMed PMID: 23886644; PubMed Central PMCID: PMC3857393.

Lieber CS. Role of S-adenosyl-L-methionine in the treatment of liver diseases. J Hepatol 1999;30:1155–9.

Lu SC, Mato JM. S-adenosylmethionine in liver health, injury, and cancer. Physiol Rev. 2012;92(4):1515–1542. doi:10.1152/physrev.00047.2011

Loguercio C, Nardi G, Argenzio F, Aurilio C, Petrone E, Grella A, Del Vecchio  Blanco C, Coltorti M. Effect of S-adenosyl-L-methionine administration on red blood cell cysteine and glutathione levels in alcoholic patients with and without liver disease. Alcohol Alcohol. 1994 Sep;29(5):597-604. PubMed PMID: 7811344.

Luo H, Hansen ASL, Yang L, Schneider K, Kristensen M, Christensen U,Christensen HB, Du B, Özdemir E, Feist AM, Keasling JD, Jensen MK, Herrgård MJ, Palsson BO. Coupling S-adenosylmethionine-dependent methylation to growth: Design and uses. PLoS Biol. 2019 Mar 11;17(3):e2007050. doi: 10.1371/journal.pbio.2007050. eCollection 2019 Mar. PubMed PMID: 30856169; PubMed

Mato JM, Martínez-Chantar ML, Lu SC. S-adenosylmethionine metabolism and liver disease. Ann Hepatol. 2013 Mar-Apr;12(2):183-9. Review. PubMed PMID: 23396728; PubMed Central PMCID: PMC4027041.

Mato JM, Lu SC. S-Adenosylmethionine. In: Coates PM, Betz JM, Blackman MR, et al., eds. Encyclopedia of Dietary Supplements, 2nd ed. New York, NY: Informa Healthcare; 2010.

Mischoulon D, Price LH, Carpenter LL, et al. A double-blind, randomized, placebo-controlled clinical trial of S-adenosyl-L-methionine (SAMe) versus escitalopram in major depressive disorder. J Clin Psychiatry. 2014;75(4):370–376. doi:10.4088/JCP.13m08591

Muller-Fassbender H. Double-blind clinical trial of S-adenosylmethionine versus ibuprofen in the treatment of osteoarthritis. Am J Med 1987;83:81-3.

Najm WI, Reinsch S, Hoehler F, et al. S-adenosyl methionine (SAMe) versus celecoxib for the treatment of osteoarthritis symptoms: A double-blind crossover trial. BMC Musculoskelet Disord 2004;5:6.

Najm WI, Reinsch S, Hoehler F, Tobis JS, Harvey PW. S-adenosyl methionine (SAMe) versus celecoxib for the treatment of osteoarthritis symptoms: a double-blind cross-over trial. [ISRCTN36233495]. BMC Musculoskelet Disord. 2004;5:6. Published 2004 Feb 26. doi:10.1186/1471-2474-5-6

Nelson JC. S-adenosyl methionine (SAMe) augmentation in major depressive disorder. (Editorial). Am J Psychiatry 2010;167:889-91.

Obeid R, Herrmann W. Homocysteine and lipids: S-adenosyl methionine as a key intermediate. FEBS Lett. 2009 Apr 17;583(8):1215-25. doi: 10.1016/j.febslet.2009.03.038. Epub 2009 Mar 25. Review. Erratum in: FEBS Lett. 2009 Sep 17;583(18):3107. PubMed PMID: 19324042.

Padova C. S-Adenosylmethionine in the treatment of osteoarthritis: review of the clinical studies. Am J Med 1987;83:60–5.

Papakostas GI, Mischoulon D, Shyu I, et al. S-adenosyl methionine (SAMe) augmentation of serotonin reuptake inhibitors for antidepressant nonresponders with major depressive disorder: a double-blind, randomized clinical trial. Am J Psychiatry 2010;167:942-8.

Rambaldi A, Gluud C. S-adenosyl-L-methionine for alcoholic liver diseases. Cochrane Database Syst Rev 2006;(2):CD002235.

Rambaldi A, Gluud C. S-adenosyl-L-methionine for alcoholic liver diseases. Cochrane Database Syst Rev. 2001;(4):CD002235. Review. Update in: Cochrane Database Syst Rev. 2006;(2):CD002235. PubMed PMID: 11687153.

Ravindran AV, Balneaves LG, Faulkner G, et al. Canadian Network for Mood and Anxiety Treatments (CANMAT) 2016 Clinical Guidelines for the Management of Adults with Major Depressive Disorder: Section 5. Complementary and Alternative Medicine Treatments. Can J Psychiatry. 2016;61(9):576–587. doi:10.1177/0706743716660290

Rutjes AWS, Nüesch E, Reichenbach S, et al. S-Adenosylmethionine for osteoarthritis of the knee or hip. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2009;(4):CD007321. Accessed at www.cochranelibrary.com on January 27, 2012.

Ried LD, McFarland BH, Johnson RE, Brody KK. Beta-blockers and depression: the more the murkier? Ann Pharmacother. 1998 Jun;32(6):699-708. Review. PubMed PMID:  9640490.

Sally P Stabler, Robert H Allen, Quantification of Serum and Urinary S-Adenosylmethionine and S-Adenosylhomocysteine by Stable-Isotope-Dilution Liquid Chromatography-Mass Spectrometry, Clinical Chemistry, Volume 50, Issue 2, 1 February 2004, Pages 365–372, https://doi.org/10.1373/clinchem.2003.026252

Sharma, Anup et al. “S-Adenosylmethionine (SAMe) for Neuropsychiatric Disorders: A Clinician-Oriented Review of Research.” The Journal of clinical psychiatry vol. 78,6 (2017): e656-e667. doi:10.4088/JCP.16r11113

Stramentinoli G. Ademethionine as a drug. Am J Med 1987; 83(suppl):35–42.

Sarris J, Murphy J, Mischoulon D, et al. Adjunctive Nutraceuticals for Depression: A Systematic Review and Meta-Analyses. Am J Psychiatry. 2016;173(6):575–587. doi:10.1176/appi.ajp.2016.15091228

Current evidence supports adjunctive use of SAMe, methylfolate, omega-3, and vitamin D with antidepressants to reduce depressive symptoms.

Sarris J, Papakostas GI, Vitolo O, Fava M, Mischoulon D. S-adenosyl methionine (SAMe) versus escitalopram and placebo in major depression RCT: efficacy and effects of histamine and carnitine as moderators of response. J Affect Disord. 2014;164:76–81. doi:10.1016/j.jad.2014.03.041

Sarris J, Price LH, Carpenter LL, et al. Is S-Adenosyl Methionine (SAMe) for Depression Only Effective in Males? A Re-Analysis of Data from a Randomized Clinical Trial. Pharmacopsychiatry. 2015;48(4-5):141–144. doi:10.1055/s-0035-1549928

Sharma A, Gerbarg P, Bottiglieri T, et al. S-Adenosylmethionine (SAMe) for Neuropsychiatric Disorders: A Clinician-Oriented Review of Research. J Clin Psychiatry. 2017;78(6):e656–e667. doi:10.4088/JCP.16r11113

Sood A, Prasad K, Croghan IT, Schroeder DR, Ehlers SL, Ebbert JO. S-adenosyl-L-methionine (SAMe) for smoking abstinence: a randomized clinical trial. J Altern Complement Med. 2012;18(9):854–859. doi:10.1089/acm.2011.0462

Su ZR, Cui ZL, Ma JL, Li JS, Ge YS, Yu JH, Pan JH, Xu GL, Jia WD. Beneficial effects of S-adenosyl-L-methionine on post-hepatectomy residual liver function: a prospective, randomized, controlled clinical trial. Hepatogastroenterology. 2013 Jul-Aug;60(125):1136-41. doi: 10.5754/hge11072. PubMed PMID: 23491928.

Tavoni A., Jeracitano G., Cirigliano G. Evaluation of S-adenosylmethionine in secondary fibromyalgia: a double-blind study. Clin Exp Rheumatol 1998;16(1):106-107.

Tavoni A, Vitali C, Bombardieri S. Evaluation of S- adenosylmethionine in primary fibromyalgia: a double-blind crossover study. Am J Med 1987; 83(2): 107-110. Accessed November 4, 2014.

Volkmann H, Norregaard J, Jacobsen S, et al. Double-blind, placebo-controlled crossover study of intravenous S- adenosyl-L-methionine in patients with fibromyalgia. Scand J Rheum 1997; 26(1): 206-11. Accessed November 5, 2014.

Williams R, Lieber CS. The role of SAMe in the treatment of liver disease. Drugs 1990;40(suppl):1–2.

Wunsch E, Raszeja-Wyszomirska J, Barbier O, Milkiewicz M, Krawczyk M, Milkiewicz P. Effect of S-adenosyl-L-methionine on liver biochemistry and quality of life in patients with primary biliary cholangitis treated with ursodeoxycholic acid. A prospective, open label pilot study. J Gastrointestin Liver Dis. 2018 Sep;27(3):273-279. doi: 10.15403/jgld.2014.1121.273.icz. PubMed PMID: 30240471.

Yudofsky SC. ß-Blockers and Depression: The Clinician's Dilemma. JAMA. 1992;267(13):1826–1827. doi:10.1001/jama.1992.03480130142042

Zhu SS, Dong Y, Gan Y, et al. [Efficacy and safety of ademetionine for treatment of drug-induced liver disease in children]. Zhonghua Shi Yan He Lin Chuang Bing Du Xue Za Zhi 2010;24(2):136-138.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies