Ácido alfa lipoico


actuación

El ácido alfa lipoico (también llamado ácido tióctico) tiene un amplio espectro de aplicaciones:

Antioxidante definitivo: El ácido alfa lipoico es un poderoso antioxidante con la característica única de que es tanto hidrosoluble como liposoluble. Esto significa que puede ejercer su efecto protector tanto en la fase acuosa como en la fase lipídica. Por eso el ácido alfa lipoico atraviesa membranas (entre otras, la barrera hematoencefálica) con facilidad, proporcionando protección antioxidante en todas las partes del cuerpo. Además, el ácido alfa lipoico tiene un efecto antioxidante tanto en su forma oxidada (ácido alfalipoico, LA) como en la reducida (DHLA, ácido dihidrolipoico).
Regeneración de las vitaminas C y E, glutatión y coenzima Q10: El ácido alfa lipoico (en su forma reducida DHLA) es capaz de regenerar directamente las reservas de antioxidantes utilizadas, por lo que pueden volver a neutralizar radicales libres.
Suministro de energía: El ácido alfa lipoico es un cofactor en el proceso celular por el que los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y las grasas se convierten en energía. En caso de escasez de ácido alfa lipoico, la glucosa no puede convertirse adecuadamente en energía y ATP.
Acción similar a la insulina: El ácido alfa lipoico parece estimular in vitro la absorción de glucosa por parte de las células de la misma forma que la insulina. También hay indicios in vivo de que esto es así. Se ha confirmado en experimentos que el ácido alfa lipoico es capaz de aumentar la capacidad de la insulina de quemar azúcar y de reducir la insulinorresistencia. También parece tener un importante papel en la prevención de la diabetes tipo I. Concretamente en Alemania, el ácido alfa lipoico lleva ya veinte años siendo prescrito para el tratamiento de la neuropatía periférica en pacientes diabéticos, donde el uso de esta aplicación incluso está aceptada oficialmente. Muchas de las complicaciones de la diabetes, como la polineuropatía y las cataratas, parecen ser en buena parte consecuencia de daños causados por radicales libres.
Protección del hígado: El ácido alfa lipoico es muy importante para el metabolismo hepático y cuando el hígado sufre estrés pueden producirse rápidamente carencias de este ácido. Esto está relacionado con el hecho de que el ácido alfa lipoico es un excelente estimulante para la síntesis de glutatión, según algunos investigadores, incluso mejor que la acetilcisteína (NAC).
Quelación de metales (pesados): El ácido alfalipoico y el DHLA son capaces de formar complejos con metales pesados. El ácido alfalipoico lleva ya mucho tiempo siendo prescrito para el tratamiento de la intoxicación por metales pesados a través de compuestos, por ejemplo, de mercurio, cadmio o arsénico.
Protección del tejido cerebral: El tejido del sistema nervioso central es muy sensible al daño oxidativo debido a su gran consumo de oxígeno y a la alta densidad mitocondrial. El ácido alfa lipoico es uno de los pocos antioxidantes que pueden atravesar con mucha facilidad la barrera hematoencefálica. Gracias al efecto quelante de metales pesados del ácido alfa lipoico, también puede ser que este, además, elimine un factor de estrés tóxico para los nervios. Una defensa insuficiente contra la oxidación por deficiencia de glutatión parece tener un papel importante en la enfermedad de Parkinson, así como en varias otras importantes afecciones neurodegenerativas (como el alzhéimer). La gravedad de la enfermedad parece estar muy relacionada con el grado de la deficiencia de glutatión.
Glaucoma: 150 mg de ácido alfa lipoico al día durante un mes ó 75 mg al día durante dos meses fueron capaces de producir mejoría (con respecto al grupo de control) en 45 pacientes con glaucoma, tanto en parámetros bioquímicos como en el funcionamiento de la visión, con la mejora más evidente en el grupo que recibió la dosis más alta de ácido alfa lipoico.
VIH: Hay estudios que apuntan a que el ácido alfa lipoico tiene un efecto contra los retrovirus a través de la inhibición de la enzima transcriptasa inversa. La infección por VIH, además, va aparejada con daño hepático como consecuencia de la deficiencia de glutatión, y la restauración de los niveles de este tripéptido es un objetivo importante dentro del tratamiento no tóxico del VIH.
Cardiopatías: Se ha visto en estudios que el ácido alfa lipoico puede reducir el nivel de colesterol total un 40% y el nivel de colesterol LDL un 42%. Además, el ácido alfa lipoico en forma reducida (DHLA) es capaz de limitar el daño por reperfusión que se produce en el cerebro tras un ataque de apoplejía o en el miocardio tras un infarto.
Protección contra daños por radiación: El tratamiento combinado con ácido alfa lipoico y vitamina E parece reducir el grado de peroxidación lipídica en la sangre de niños que viven en zonas contaminadas por radioactividad en Rusia, hasta dejarlo en valores por debajo de los de los niños que no han sido expuestos a radiación. También se normalizaron en estos niños las funciones hepáticas* y renales.
Mejora del metabolismo de las catecolaminas: El ácido alfa lipoico combate la acumulación de catecolaminas en el tejido coronario como consecuencia del estrés y mejora la eliminación del producto de la degradación de las catecolaminas.

indicaciones

  • Diabetes
  • Neuropatía diabética y otras complicaciones de la diabetes (como las cataratas)
  • Glaucoma
  • VIH (apoyo)
  • Daño por isquemia-reperfusión; rehabilitación tras infarto cerebral o de miocardio
  • Cardiopatías; hipercolesterolemia
  • Afecciones neurodegenerativas (párkinson, alzhéimer)
  • Protección contra daños por radiación; preparación para radioterapia
  • Desintoxicación
  • Estrés

contraindicaciones

El ácido alfa lipoico no se debe administrar en dosis altas a pacientes con sospecha de deficiencia de tiamina (severa), a menos que también se administre tiamina previamente al tratamiento.

efectos secundarios

Las reacciones alérgicas en la piel son unos de los pocos efectos secundarios que se han constatado en seres humanos como consecuencia del uso de ácido alfa lipoico. Con pacientes diabéticos también es sensato estar alerta ante una hipoglucemia como consecuencia del mejor aprovechamiento de la glucosa.

A algunos científicos les preocupa un posible déficit de minerales por el uso prolongado del ácido alfa lipoico debido a sus propiedades quelantes. Estos déficits nunca han sido constatados en un marco clínico y, por otra parte, el uso de una buena fórmula mineral/multivitamínica junto con el ácido alfa lipoico es suficiente para prevenirlos.

interacciones

Son posibles interacciones con medicamentos normales o naturales. Consulte a un experto.

dosis

Para una protección antioxidante general, basta con 100 mg al día. En la terapia de la diabetes y la infección por VIH se suelen usar dosis mayores, que varían entre los 300 y los 600 mg al día, ingeridos a la hora de comer. Tras su ingesta oral, el ácido alfa lipoico es absorbido rápido y por completo, es transportado a los tejidos y captado por las células, donde en gran proporción se convierte rápidamente en la forma reducida del ácido alfa lipoico: el ácido dihidrolipoico (DHLA).


sinergismo

Especialmente cuando se trata de aumentar los niveles de glutatión, se recomienda combinar el tratamiento con NAC y L-glutamina. Cuando también se quiera proteger el hígado, puede prescribirse la combinación con extracto de Sylibum marianum o Curcuma longa. Si se está empleando el ácido alfa lipoico en concreto por su efecto antioxidante, unas dosis bajas de vitamina E, vitamina C, coenzima Q10 y NAC pueden tener un efecto coadyuvante. El ácido alfa lipoico, gracias a su efecto regenerador, aprovecha mucho mejor estos antioxidantes. La quelación de metales pesados por parte del ácido alfa lipoico puede ser reforzada, por ejemplo, con algas clorela.

Como suplementación básica al ácido alfa lipoico recomendamos un buen multivitamínico, ácidos grasos omega 3 y vitamina C.

referencias

  1. Biewenga GP, Haenen GR, Bast A. The pharmacology of the antioxidant lipoic acid. Gen Pharmacol 1997; 29: 315-331.
  2. Bustamante J, Lodge JK, Marcocci L, Tritschler HJ, Packer L, Rihn BH. Alpha-lipoic acid in liver metabolism and disease. Free Radic Biol Med 1998; 24: 1023-1039.
  3. Busse E, Zimmer G, Schopohl B, et al. Influence of alpha-lipoic acid on intracellular glutathione in vitro and in vivo. Arzneimittel-Forschung 1992;42:829-831.
  4. Evans JL, Goldfine ID. Alpha-lipoic acid: a multifunctional antioxidant that improves insulin sensitivity in patients with type 2 diabetes. Diabetes Technol Ther 2000 Autumn;2(3):401-13 2002; 2: 401-13.
  5. Filina AA, Davydova NG, Endrikhovskii SN, et al. Lipoic acid as a means of metabolic therapy of open-angle glaucoma. Vestn Oftalmol 1995;111:6-8.
  6. Head KA. Natural therapies for ocular disorders, part two: cataracts and glaucoma. Altern Med Rev 2001 Apr;6(2):141-66 2002; 6: 141-66.
  7. Kelly GS. Nutritional and botanical interventions to assist with the adaptation to stress. Altern Med Rev 1999; 4: 249-265.
  8. Kishi Y, Schmelzer JD, Yao JK, et al. Alpha-lipoic acid: effect on glucose uptake, sorbitol pathway, and energy metabolism in experimental diabetic neuropathy. Diabetes 1999; 48: 2045-251.
  9. Liu J, Atamna H, Kuratsune H, Ames BN. Delaying brain mitochondrial decay and aging with mitochondrial antioxidants and metabolites. Ann N Y Acad Sci 2002 Apr;959:133-66 2002; 959: 133-66.
  10. Lynch MA. Lipoic acid confers protection against oxidative injury in non-neuronal and neuronal tissue. Nutr Neurosci 2001;4(6):419-38 2002; 4: 419-38.
  11. Monograph:Alpha-Lipoic Acid. Altern Med Rev 1998; 3: 308-311.
  12. Ou P, Tritschler HJ, Wolff SP. Thioctic (lipoic) acid: a therapeutic metal-chelating antioxidant? Biochem Pharmacol 1995;50:123-126.
  13. Packer L, Tritschler HJ, Wessel K. Neuroprotection by the metabolic antioxidant alpha-lipoic acid. Free Radic Biol Med 1997; 22: 359-378.
  14. Packer L, Witt E, Tritschler HJ. alpha-Lipoic acid as a biological antioxidant. Free Radic Biol Med 1995;19:227-250.
  15. Passwater RA. Lipoic Acid: The Metabolic Antioxidant. New Canaan, CT: Keats Publishing, Inc; 1995:1-47.
  16. Patrick L. Nutrients and HIV: part three - N-acetylcysteine, alpha-lipoic acid, L-glutamine, and L-carnitine. Altern Med Rev 2000 Aug;5(4):290-305 2001; 5: 290-305.
  17. Raulin J. Lipids and retroviruses. Lipids 2000 Feb;35(2):123-30 2002; 35: 123-30.
  18. Scott BC, Aruoma OI, Evans PJ, et al. Lipoic and dihydrolipoic acids as antioxidants. A critical evaluation. Free Radic Res 1994; 20: 119-133.
  19. Sen CK, Packer L. Thiol homeostasis and supplements in physical exercise. Am J Clin Nutr 2000 Aug;72(2 Suppl):653S-69S 2002; 72: 653S-69S.
  20. Ziegler D, Reljanovic M, Mehnert H, Gries FA. Alpha-lipoic acid in the treatment of diabetic polyneuropathy in Germany: current evidence from clinical trials. Exp Clin Endocrinol Diabetes 1999; 107: 421-30.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies