L-Glutamina

  • La glutamina es el aminoácido más abundante en nuestro cuerpo y es un componente estructural de muchos otros aminoácidos y proteínas. La mayoría de los tejidos son capaces de producir glutamina por sí mismos. Los principales productores de glutamina son los músculos esqueléticos, los pulmones, el cerebro y el tejido adiposo. La glutamina también se encuentra en nuestra dieta, especialmente en alimentos ricos en proteínas. La glutamina es un precursor de una serie de otras sustancias, incluidas la glucosa, purinas, pirimidinas, glutatión y neurotransmisores, como el glutamato.

    La glutamina es, además de la glucosa, un combustible importante para que el cuerpo produzca energía. De esta manera, el cuerpo puede proporcionar energía para los intestinos y el sistema inmunológico, entre otras cosas. La glutamina tiene una función importante en el mantenimiento de una buena permeabilidad intestinal, en el metabolismo de la glucosa, en la síntesis de neurotransmisores y en el equilibrio ácido-base.

    La glutamina se utiliza principalmente en casos de síndrome del intestino permeable, para influir en el microbioma, para las molestias intestinales (como el síndrome del intestino irritable, la diarrea y la enfermedad de Crohn), pero también en posoperatorios y para traumatismos y quemaduras. Además, la glutamina es de interés para la práctica deportiva y el envejecimiento saludable. La glutamina incluso parece ser esencial para los niños muy pequeños.

  • La glutamina como componente de otras sustancias

    El cuerpo humano usa alrededor de 20 aminoácidos para formar proteínas. Los aminoácidos en su forma Levógira (L, su forma zurda) son los más relevantes para los humanos. El aminoácido glutamina (también llamado L-glutamina) es uno de ellos [1]. La glutamina representa aproximadamente el 5 por ciento de los aminoácidos unidos en el cuerpo humano. Además, la glutamina es el aminoácido más abundante en la sangre y en la reserva de aminoácidos libres, que se encuentra en la sangre y los tejidos [1].Además, la glutamina contiene dos grupos amino, mientras que la mayoría tiene solo uno. Por estos motivos, la glutamina tiene un papel central en el metabolismo de los aminoácidos. Todos los demás aminoácidos se pueden sintetizar mediante glutamina (transaminación).

    La glutamina también es un precursor de la producción de glucosa [2], purinas, pirimidinas, glutatión, glutamato [3],[4],[5], hormonas [6] y neurotransmisores [7].

    Suministro de energía al cuerpo

    La glutamina es, además de la glucosa, una fuente importante de energía para el cuerpo. Para ello, la glutamina se convierte en glutamato, que a su vez se convierte en energía en el ciclo del ácido cítrico. De esta manera, se pueden satisfacer las necesidades energéticas a nivel celular [8]. Como se verá más adelante, la glutamina es, entre otras cosas, una fuente importante de energía para el sistema inmunitario y los intestinos.

    Energía para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario

    La glutamina parece ser una fuente importante de energía para los linfocitos (intestinales), macrófagos y fibroblastos, entre otros [3], [4], [9]. Las células inmunitarias pueden utilizar la glutamina mucho más rápido además de la glucosa, lo que hace que la glutamina sea esencial para la respuesta inmunitaria [10].

    Según una investigación en ratas, los linfocitos tienen una alta expresión de la enzima glutaminasa y, por lo tanto, pueden convertir bien la glutamina en energía. Si también hay glucosa, la glutamina estimula además la glucólisis. Esto también hace que haya más energía disponible [11]. En momentos en que el sistema inmunitario no está lo suficientemente nutrido o cuando los linfocitos están activados, tanto el consumo de glutamina como la actividad de las enzimas de glucólisis aumentan [11]. Por tanto, el sistema inmunitario parece utilizar el suministro de glutamina para satisfacer sus necesidades energéticas.

    La glutamina también parece influir en el funcionamiento del sistema inmunitario a nivel humoral. La investigación in vitro y con animales en particular, pero también la investigación (limitada) en humanos, muestra que esto se refiere principalmente a la proliferación de linfocitos, la producción de citocinas, la destrucción de bacterias por los neutrófilos y la fagocitosis por los macrófagos [2], [10], [12]. La diferenciación de las células B en células plasmáticas también requiere glutamina, según una investigación in vitro [13]. De esta forma, la glutamina puede influir positivamente en el funcionamiento de las células inmunitarias activas.

    Sin embargo, aún no se sabe si la glutamina también mejora el funcionamiento del sistema inmunitario a nivel celular. Los estudios que se han realizado al respecto no son inequívocos en sus conclusiones. Lo que está claro es que la glutamina como precursora de la producción de putrescina y las poliaminas espermidina y espermina puede desempeñar un papel en el control de una respuesta inmune normal [14].

    Varios estudios clínicos en humanos también muestran que la glutamina contribuye a disminuir la inflamación y la cantidad de endotoxinas (lipopolisacáridos - LPS) en la sangre [15], [16], [17], [18].

    Finalmente, una disminución en el nivel plasmático de glutamina contribuye a una función inmunológica subóptima. Reduce la proliferación de linfocitos, dificulta la producción de citocinas y estimula la apoptosis en las células involucradas [1].

    La glutamina es importante para la función intestinal adecuada

    Tanto el intestino grueso como el delgado pueden metabolizar grandes cantidades de glutamina procedentes de la dieta y del torrente sanguíneo [19],[20]. De hecho, la glutamina es cuantitativamente más relevante como fuente de energía para el intestino que la glucosa [2], [21]. Además, aproximadamente el 75 % de la cantidad de glutamina disponible en el intestino se utiliza para la producción de energía [2].

    Además de una fuente de energía, la glutamina también es importante para una buena función de barrera. La glutamina ayuda a regular esta función, especialmente cuando hay daño en la pared intestinal, en caso de infecciones, en momentos de estrés y en situaciones catabólicas [22]. Esta regulación tiene lugar al influir en la homeostasis entre la acumulación y la degradación de las células epiteliales intestinales. Esto contribuye a que la pared intestinal se renueve constantemente. De esta forma se puede mantener un buen funcionamiento de la pared intestinal [23]. La glutamina parece regular las sustancias de señalización que el organismo utiliza para ajustar el equilibrio entre la proliferación y la apoptosis [22],[24]. Una alteración de este equilibrio conduce a una disfunción de la barrera intestinal y es un factor de riesgo de enfermedad y/o reacción inflamatoria [22],[25].

    Además, la investigación en recién nacidos muestra que la glutamina estimula el crecimiento de los enterocitos mediante la activación de la diana de rapamicina en  mamíferos (mTOR) [26]. La vía mTOR desempeña un papel central en el control del equilibrio entre el crecimiento y la degradación celular [27]. Además, varios estudios sugieren que la glutamina ayuda a mantener una buena permeabilidad intestinal [22],[28] protegiendo las uniones estrechas [29],[30] . Las uniones estrechas son proteínas de conexión que tienen una importante función en la apertura y cierre de la barrera intestinal.

    Una buena función de barrera está determinada en parte por el correcto funcionamiento del sistema inmunitario en los intestinos [31]. Uno de los componentes inmunitarios importantes aquí es la IgA secretora (sIgA), liberada por el tejido linfático asociado al intestino (GALT) [32],[33]. El GALT es el sistema inmunitario del tracto digestivo. sIgA es una inmunoglobulina de este sistema inmunitario que defiende la mucosa intestinal frente a patógenos. Según una investigación con animales (ratas), la glutamina parece mejorar la liberación de sIgA [34].

    Además, la glutamina en el intestino también es relevante en la modulación de la inflamación, según una investigación en personas en cuidados intensivos [35]. Las propiedades antiinflamatorias que parece tener la glutamina incluyen la inhibición de la vía NF-?B [36] y de la producción de las citocinas proinflamatorias IL-6 e IL-8, mientras que, a la vez, estimula la producción de la citocina antiinflamatoria IL-10 [37]. NF-?B es un complejo proteico que regula, entre otras cosas, la expresión de citocinas [38]. Las citocinas son sustancias de comunicación del sistema inmunitario.

    Si hay procesos inflamatorios en los intestinos, el óxido nítrico (NO) también tiene un papel importante. El funcionamiento adecuado del óxido nítrico en el intestino regula la respuesta inflamatoria [39]. La glutamina es capaz de regular la síntesis de NO [40], [40], [41] y por lo tanto puede tener un efecto sobre la inflamación en los intestinos y resultar útil en enfermedades inflamatorias del intestino.

    El papel de la glutamina en el metabolismo de la glucosa

    La glutamina es un precursor importante para producir glucosa [42]. Además, la glutamina también parece ser un modulador del metabolismo de la glucosa, sin efecto sobre los niveles de insulina y glucagón [43]. De hecho, la administración parenteral de glutamina a pacientes críticos se asocia incluso con una mayor sensibilidad a la insulina [44].

    Los estudios celulares muestran además que la suplementación con glutamina, más fuerte que otros aminoácidos o la glucosa, contribuye a la liberación del péptido 1 similar al glucagón (GLP-1) [45], [46], [47]. El GLP-1 aumenta la sensibilidad a la glucosa de las células beta en el páncreas y así estimula la liberación de insulina. Esto reduce el nivel de azúcar en sangre. GLP-1 inhibe la apoptosis de las células beta y favorece la proliferación y diferenciación de estas células. Además, GLP-1 inhibe la liberación de glucagón y el apetito [47]. Estas cualidades pueden hacer que la glutamina sea interesante en el tratamiento de la diabetes y la obesidad [45].

    La glutamina modula la expresión de proteínas de choque térmico (HSP)

    La glutamina desempeña un papel fundamental en la modulación de la expresión de las HSP [48]. Las HSP son proteínas citoprotectoras activadas por estímulos ambientales estresantes como calor, frío, toxinas, oxidantes, infecciones, inflamación e hipoxia [49]. Varios estudios, tanto in vitro como in vivo, muestran que la glutamina mantiene la homeostasis celular y favorece la supervivencia celular bajo factores ambientales y fisiológicos estresantes, en parte porque la glutamina aumenta la expresión génica del HSP70 [2], [50]. HSP70 es un gen que funciona como modelo para la producción de proteínas de choque térmico.

    Glutamina, glutamato y GABA (síntesis de neurotransmisores)

    La glutamina desempeña un papel en la síntesis de los neurotransmisores glutamato y GABA. El glutamato es un neurotransmisor excitador (estimulante) y GABA es un ralentizador (inhibidor). La relación entre el GABA y el glutamato (el índice GABA/glutamato) es una medida del equilibrio entre la estimulación y la inhibición del sistema nervioso. Para la conversión de la glutamina en GABA, se necesitan los cofactores manganeso [51] y vitamina B6 [52].

    En el cerebro se produce un proceso cíclico entre la glutamina, el glutamato y el GABA, en el que la glutamina se convierte en glutamato y GABA. Estos neurotransmisores vuelven a convertirse posteriormente en glutamina. En este último proceso, se utiliza amoniaco como sustancia auxiliar [2]. El amoniaco es una sustancia tóxica para el cerebro. La producción endógena de glutamina ayuda a desintoxicar esta sustancia nociva del cerebro.

    La función de la glutamina en el equilibrio ácido-base

    La glutamina interviene en el mantenimiento de un pH neutro en el organismo. Si se produce acidificación corporal, se incrementa el consumo de glutamina por parte de los riñones de forma considerable. Los riñones absorben glutamina del torrente sanguíneo y la descomponen. El amoniaco liberado (NH3) puede unirse a un átomo de hidrógeno. El ion amonio resultante (NH4+) se excreta a través de los riñones [53],[54],[55]. El hígado, ante una situación de acidificación, contribuye en este proceso con la liberación de glutamina a los riñones [53].

    Además, la glutamina contribuye a la producción de iones de bicarbonato (HCO3-) que ayudan a reequilibrar un pH excesivamente bajo [56]. La glutamina ayuda de esta manera a mantener el equilibrio ácido-base.

    La glutamina elimina el amoniaco

    Cuando la glutamina se descompone, se libera nitrógeno en forma de amoniaco (NH3), el cual se transmite a la sangre. El amoniaco es una sustancia nociva para el organismo. En el cerebro, un exceso de amoniaco puede provocar trastornos neurológicos. Asimismo, el exceso de amoniaco en el torrente sanguíneo también puede acarrear un impacto negativo en otros órganos. Esto se debe a que el amoniaco afecta el nivel de pH tanto de manera intracelular como extracelular, tiene un impacto negativo en el funcionamiento adecuado del ciclo del ácido cítrico y puede producir radicales libres. Un exceso de amoniaco también puede provocar una sobreproducción de óxido de nitrógeno (NO) [57]. Por lo tanto, tener una desintoxicación adecuada del amoniaco es importante.

    El amoniaco se une al dióxido de carbono en el hígado, y así es como se forma la urea. Esta se excreta posteriormente mediante la orina [58]. Un hígado defectuoso puede provocar concentraciones tóxicas de amoniaco en el organismo.

    En el cerebro, el glutamato puede unir el exceso de amoniaco para formar glutamina. La glutamina puede atravesar la barrera hematoencefálica, eliminando así un posible exceso del tóxico amoniaco en el cerebro [2].

    La glutamina produce un efecto antioxidante mediante el glutatión

    La glutamina se puede utilizar para producir glutatión. Aparte, se necesitan los aminoácidos cisteína y glicina. Todas las células del cuerpo pueden producir glutatión a partir de la combinación de estos tres componentes básicos, pero el 90 por ciento de la producción de glutatión tiene lugar en el hígado [2].

    El glutatión es uno de los antioxidantes más importantes que el cuerpo puede utilizar para reducir el daño del estrés oxidativo. La suplementación con glutamina puede aumentar los niveles de glutatión y ayudar a prevenir el daño causado por el estrés oxidativo [5]. En situaciones inflamatorias agudas (sepsis, infección) en especial y cuando el cuerpo se encuentra en un estado catabólico, los niveles plasmáticos bajos de glutamina resultan ser un factor de riesgo de muerte por sí mismo [2],[5].

  • El cuerpo puede producir su propia glutamina de forma autónoma. No obstante, la investigación ha demostrado que en cirugías mayores, accidentes traumáticos o quemaduras graves, la glutamina resulta ser tan importante para el mantenimiento de la función intestinal, para una buena respuesta del sistema inmunitario y para el equilibrio de aminoácidos, que la glutamina se considera un aminoácido semiesencial [3]. La producción endógena puede, por tanto, ser insuficiente en estas circunstancias.

    La glutamina se produce en el citoplasma a partir (principalmente) de los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA), glutamato o glucosa [1],[59],[60]. Estos nutrientes llegan al organismo a través de los alimentos. También pueden producirse en el organismo mediante la descomposición de proteínas endógenas. La mayoría de los tejidos son capaces de producir glutamina por sí mismos. Solo los músculos esqueléticos, los pulmones, el cerebro y el tejido adiposo pueden producir una mayor cantidad de glutamina que luego se puede transmitir a la sangre [2], en el que la producción de músculo esquelético depende de la actividad muscular [48]. Se calcula que la producción endógena de glutamina es de 40-80 gramos al día [61]. Los músculos esqueléticos, debido a su gran masa, representan con diferencia la mayor parte del suministro de glutamina [62].

    El sistema inmunitario, la digestión, los intestinos, los riñones y el hígado son los que principalmente utilizan la glutamina presente en la sangre [2].

    La glutamina es más abundante en alimentos con proteínas, como la carne, las aves, el pescado, los huevos, las legumbres, el maíz [2] y también verduras de hoja verde (crudas) como las espinacas y las coles, las coles de Bruselas, el perejil y la remolacha. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, no recomendamos consumir legumbres, ya que contienen antinutrientes que pueden interferir con la función intestinal.

  • La glutamina de los alimentos se absorbe en el torrente sanguíneo en el yeyuno [2]. Sobre el 40-50 % de ella termina en la circulación general. El resto (50-60 %) lo absorbe la circulación esplácnica. Es decir, los vasos sanguíneos del estómago, los intestinos, los conductos biliares, el hígado, el páncreas y el bazo [63]. De este modo, una gran parte de la glutamina queda a disposición de todo el tracto digestivo. El resto de la glutamina presente en el organismo proviene de la producción endógena [2].

    Una parte de la glutamina total de la que se dispone se almacena en el organismo. Para las personas saludables, esta cantidad parece ser aproximadamente su peso corporal en gramos de glutamina. Este almacenamiento se da principalmente en el hígado y el músculo esquelético, conteniendo este último alrededor del 80 % de las reservas [2].

    La glutamina se metaboliza principalmente por oxidación. Esto se produce en el ciclo del ácido cítrico [64][22]. Una pequeña porción de la cantidad disponible de glutamina (que se estima que sea del 7 al 10 %) se usa para la gluconeogénesis[65]. En el metabolismo de la glutamina intervienen dos enzimas: la glutamina sintetasa y glutaminasa fosfato dependiente. La glutamina sintetasa (GS) participa en la producción de glutamina a partir de glutamato y amoniaco (NH3). Esta producción tiene lugar principalmente en el citoplasma. La glutaminasa (GLS) es la enzima que descompone la glutamina en glutamato y sus derivados, incluido el amonio (NH4+). Este proceso se produce sobre todo en las mitocondrias, tras lo cual el glutamato pasa a formar parte del ciclo del ácido cítrico [2].

    Tanto la glutamina sintetasa como la glutaminasa están influenciadas en su funcionamiento, entre otras cosas, por los glucocorticosteroides [66], las hormonas tiroideas [67], las hormonas de crecimiento [68] y la insulina [69].

    La semivida terminal de la glutamina es de 1 hora [70]. La semivida terminal es el tiempo que tarda el cuerpo en reducir a la mitad el nivel plasmático en la fase de eliminación. Esta degradación se produce principalmente en la mucosa intestinal, los leucocitos, las células del túbulo renal y en menor medida en los pulmones y tejido adiposo. En condiciones catabólicas (enfermedad o desnutrición severa), el hígado también puede descomponer la glutamina [2]. La glutamina se excreta por los riñones, pero se reabsorbe casi por completo de la orina primaria [70]. Por lo que no se encuentra en la orina.

  • La ingesta dietética de glutamina es aproximadamente de 5 a 10 gramos por día. Para las personas saludables, es concebible que esto, además de la producción endógena de glutamina, sea suficiente para cubrir el requerimiento diario [2],[4]. La condición es que la dieta consista en suficientes productos que sean ricos en glutamina (es decir, ricos en proteínas).

    Sin embargo, en muchas situaciones, la necesidad de glutamina parece ser mayor de la que se puede producir de forma endógena, lo que hace que la glutamina se convierta en un nutriente esencial. Esto incluye situaciones en las que hay un estado catabólico y estresante del cuerpo como en caso de infecciones, tras cirugías mayores, accidentes traumáticos o enfermedades graves [12]. En esas situaciones, la producción endógena es insuficiente para satisfacer las necesidades del organismo [2]. La investigación entre este tipo de pacientes muestra que a veces necesitan de 20 a 40 gramos de glutamina por día para llegar a mantener el equilibrio de glutamina [71]. Esto puede tener que ver con el hecho de que, bajo ciertas condiciones, los músculos producen glutamina en menor cantidad.

    Dado que la cantidad de glutamina en la carne es mucho mayor que en los alimentos vegetales [72], es posible que la suplementación de glutamina sea necesaria en personas que lleven una dieta vegetariana.

  • Si la producción endógena de glutamina es inadecuada, la suplementación puede ofrecer una solución (temporal). Es importante elegir un producto que sea puro, sin aditivos innecesarios, sobre todo porque la glutamina a menudo se usa de forma terapéutica en dosis más altas. Por ello, un producto en forma de polvo ofrece ventajas sobre un producto en forma de comprimido o cápsula, ya que el polvo se puede disolver en agua y, gracias a ello, puede dosificarse mejor a lo largo del día.

  • Permeabilidad intestinal (síndrome de hipermeabilidad intestinal, leaky gut)

    La glutamina es una fuente importante de energía para las células epiteliales del intestino que se dividen muy rápidamente. Una deficiencia de glutamina aumenta la permeabilidad intestinal y puede provocar la entrada de toxinas y patógenos en el torrente sanguíneo [73]. Las personas con mayor permeabilidad intestinal también resultaron experimentar efectos positivos tras la suplementación con glutamina.

    Un estudio controlado aleatorio a pequeña escala (10 participantes) analizó si la administración por vía oral de glutamina podría mejorar la permeabilidad intestinal de los deportistas. Según los investigadores, este parecía ser el caso, incluso con una dosis baja de 0,25 gramos por kilogramo de masa magra corporal [74].

    Otro estudio muestra que la administración oral de 0,5 gramos de glutamina por kilogramo de peso corporal durante 14 días mejora la permeabilidad intestinal en pacientes con quemaduras graves [75].

    Un ensayo controlado aleatorizado en 60 pacientes con hepatitis B grave también muestra que la administración oral de glutamina (10 gramos tres veces al día) puede reducir el daño de la mucosa intestinal en personas con esta enfermedad [76].

    También hay otros varios estudios que muestran un efecto positivo de la administración oral o enteral de glutamina sobre la permeabilidad intestinal [77],[78],[79] , aunque este no es el caso en todos los estudios [80], [81].

    Influencia en el microbioma

    Algunos estudios en conejos muestran que la glutamina puede influir en el microbioma. La adición de glutamina a la dieta de los conejos provocó una disminución de Clostridium spp. y Helicobacter spp. [82].

    La investigación en humanos también muestra que la suplementación con glutamina puede influir positivamente en la composición del microbioma. Esto es evidente a partir de un ensayo clínico aleatorizado en el que participaron 33 adultos (de 23 a 59 años) con obesidad. Aquellos que tomaron 30 gramos de L-glutamina por vía oral durante 14 días mostraron una disminución estadísticamente significativa en la proporción de firmicutes y bacteroidetes. Una alta proporción entre los grupos bacterianos, es decir, más firmicutes que bacteroidetes, es un fuerte marcador de obesidad [83], [84].

    Un reciente estudio aleatorizado (a pequeña escala) en humanos mostró que la suplementación de 30 gramos de glutamina por día durante 14 días también disminuyó los niveles de lipopolisacárido (LPS) en suero en personas obesas [85]. Dado que el microbioma intestinal es el mayor proveedor de LPS al torrente sanguíneo [85],[86] una disminución en el nivel plasmático de LPS sugiere un cambio en el microbioma y/o una disminución en la permeabilidad intestinal [85].

    Síndrome del intestino irritable postinfeccioso y diarrea

    Las personas que quedan con un intestino irritable con diarrea después de una infección intestinal pueden beneficiarse del uso de la glutamina. Este es el resultado de un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de 106 participantes. Los participantes del grupo tratado recibieron glutamina oral (3 veces al día, 5 gramos) durante 8 semanas. El 79,6 % de los participantes de este grupo tratado experimentó una mejora muy significativa en sus dolencias. La frecuencia y la forma de las heces y la permeabilidad intestinal se normalizaron por completo [87].

    Diarrea aguda

    La diarrea aguda posiblemente se puede inhibir mediante la administración de glutamina. En un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de 128 niños pequeños (de 6 a 24 meses de edad) con diarrea aguda, la administración de 0,3 gramos de glutamina por kilogramo de peso corporal por día durante 7 días redujo significativamente la duración de la diarrea con respecto a la del grupo de control [88]. Sin embargo, en otro estudio aleatorizado no se observó ningún resultado sobre el efecto de la glutamina en la diarrea aguda [89]. Se necesita más investigación sobre los posibles efectos de la glutamina en el tratamiento de la diarrea aguda antes de determinar si la glutamina es útil en esta afección. En caso de diarrea persistente, la glutamina no parece tener ningún valor añadido en ningún caso [90].

    Enfermedad de Crohn

    La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal por la que, según investigaciones con animales, se altera el metabolismo de la glutamina. Tanto a nivel sistémico como intestinal, esta enfermedad reduce la concentración de glutamina. La actividad de la glutaminasa en el íleon también se reduce [91]. El aumento de la permeabilidad intestinal puede ser un factor de riesgo en la enfermedad de Crohn [92],[93].

    Varios estudios en animales sobre enfermedades inflamatorias intestinales muestran que la suplementación con glutamina puede proteger la mucosa intestinal e inhibir la inflamación en el intestino [29]. Sin embargo, los resultados de la investigación en humanos aún no son claros. Esto está en parte relacionado con el diseño de los distintos estudios. Se necesita más investigación para alcanzar esta claridad [29],[94].

    Si la enfermedad de Crohn se encuentra en la fase aguda o en remisión puede ser importante para responder a la pregunta de si la glutamina puede tener un efecto positivo en esta enfermedad. Hay varios estudios en los que la administración de glutamina no mostró ningún efecto positivo o, en ocasiones, incluso negativo en la enfermedad de Crohn [29],[93],[94] ,[95] . Sin embargo, estos estudios se realizaron principalmente en personas cuya enfermedad se encontraba en una fase activa.

    Un ensayo controlado aleatorio a pequeña escala, en el que participaron 28 personas (edad media de 34,5 años) con enfermedad de Crohn en la fase de remisión, mostró un efecto positivo de la glutamina. En este estudio, el grupo tratado tomó complementos de glutamina (0,5 g/kg de peso corporal por día) durante 2 meses. La administración de glutamina mejoró significativamente la permeabilidad intestinal [92].

    Se necesita más investigación a mayor escala sobre los efectos de la glutamina en la enfermedad de Crohn.

    Quemaduras, traumatismos, cicatrización de heridas posoperatorias

    Los pacientes con lesiones graves (como quemaduras o recuperación después de una cirugía) tienen una necesidad mucho mayor de glutamina, porque la curación de heridas también implica una mayor división celular y síntesis de proteínas y ADN. Ver también el apartado "Suministro de energía en el cuerpo".

    En las personas que se someten a una cirugía (abdominal), la glutamina puede contribuir a la recuperación. En cualquier caso, esto parece ser el resultado de un estudio prospectivo, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de 20 participantes que se sometieron a cirugía abdominal. El grupo tratado (10 participantes) recibió 30 gramos de glutamina por vía oral al día durante 7 días. El grupo de control recibió un placebo del mismo tamaño. En el grupo tratado, el valor de glutamina sérica era mucho más alto después de 7 días. La permeabilidad intestinal y el valor sérico de endotoxinas eran significativamente menores. Los participantes del grupo tratado también tenían menos inflamación en el intestino que el grupo de control [96].

    En el estudio arriba mencionado entre pacientes con quemaduras, se concluyó que la glutamina (0,5 gramos por kilogramo de peso corporal durante 14 días) mejoró la cicatrización de las heridas y redujo el tiempo de permanencia en el hospital [75].

    Efectos metabólicos de la glutamina

    Las investigaciones demuestran que la suplementación con glutamina (30 gramos por día durante 14 días) favorece la disminución del diámetro de la cintura en personas con sobrepeso. El peso corporal y el índice de masa corporal (IMC) se mantuvieron sin cambios en este estudio. Un estudio paralelo sobre el mecanismo de acción en ratas mostró que la glutamina mejoró la captación de glucosa del tejido muscular, disminuyó la captación de glucosa del tejido adiposo (a través de un aumento en la resistencia a la insulina de las células grasas) y disminuyó la gluconeogénesis del hígado. Queda por investigar si esto también funciona exactamente igual en humanos. Especialmente porque la resistencia a la insulina puede tener efectos adversos sobre el tejido adiposo [85].

    Otro estudio cruzado, controlado, aleatorizado (con 6 participantes) mostró una reducción de peso con el uso de glutamina en personas obesas. La administración de 0,5 gramos de glutamina por kilogramo de peso corporal por día durante 4 semanas resultó en una disminución significativa del diámetro de la cintura y del peso corporal. El valor de HOMA-IR también disminuyó, aunque no significativamente [97].

    Sin embargo, la glutamina puede estimular la secreción de insulina y la liberación del péptido 1 similar al glucagón (GLP-1) y, por lo tanto, ser de relevancia para las personas con diabetes tipo 2 [98]. Un estudio cruzado aleatorizado a pequeña escala con 15 participantes con diabetes tipo 2 mostró que la glutamina (particularmente en la dosis de 30 gramos tomada antes de una comida) mejoró la respuesta a la insulina posprandial y la respuesta al GLP-1. Esto hace que la glutamina sea interesante para limitar el aumento posprandial de los niveles de azúcar en sangre [99].

    Práctica de deportes

    Los deportistas que siguen un programa de entrenamiento intenso parecen ser más susceptibles a las enfermedades infecciosas porque los deportes de alta intensidad pueden tener un efecto inmunosupresor [100]. En un estudio aleatorizado con 24 deportistas, se investigó por lo tanto si la glutamina podría reducir esta susceptibilidad a la infección. Los deportistas siguieron un programa de entrenamiento intenso durante 6 semanas. La mitad de ellos recibió 10 gramos de glutamina por vía oral una vez al día y el otro grupo, un placebo. Los investigadores establecieron que la administración de glutamina tuvo un efecto significativo y positivo sobre la función inmunológica de los deportistas [100].

    Un estudio mencionado anteriormente muestra que la glutamina también puede mejorar la permeabilidad intestinal de los deportistas, incluso a una dosis de 0,25 gramos por kilogramo de masa corporal magra [74].

    La glutamina puede garantizar una recuperación más rápida y menos dolor muscular después del entrenamiento de fuerza, especialmente en los hombres. Esto se extrajo de un estudio cruzado aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo entre 16 participantes jóvenes sanos (edad media: 22 años). El grupo tratado recibió 0,3 gramos de glutamina por kilogramo de peso corporal una vez al día durante 3 días en combinación con la misma dosis de maltodextrina; el grupo de control recibió un placebo solo de maltodextrina con un total de 0,6 gramos por kilogramo de peso corporal. En particular, los hombres del grupo tratado mostraron una recuperación muscular más rápida y menos dolor muscular que el grupo de control [101]. En otro estudio aleatorizado (entre ciclistas varones), sin embargo, no se encontró ningún efecto de la glutamina en la recuperación muscular. Se utilizó la misma dosis de glutamina que en el estudio citado anteriormente [102]. Por lo tanto, es necesaria más investigación para llegar a un consejo concluyente sobre el posible uso de glutamina para la recuperación después de la actividad deportiva.

    Actualmente, tampoco hay pruebas científicas suficientes que apoyen el uso de glutamina para lograr más fuerza o masa muscular [103]. Por ejemplo, una sola ingesta de 0,3 gramos de glutamina por kilogramo de peso corporal una hora antes de un entrenamiento de fuerza no tuvo ningún efecto sobre la fuerza muscular de  hombres jóvenes que hacen levantamiento de pesas [104]. Una ingesta de glutamina (0,9 gramos por kilogramo de peso corporal por día) durante 6 semanas tampoco tuvo ningún efecto sobre el rendimiento del levantamiento de pesas, la masa muscular o la degradación muscular en hombres jóvenes (18-24 años) [105].

    Sin embargo, la glutamina puede resultar interesante para deportistas para reducir el aumento de amoniaco en sangre que se produce durante el ejercicio intensivo. Esto es interesante porque el amoníaco es tóxico para el sistema nervioso. Un estudio aleatorizado y doble ciego en jugadores profesionales de fútbol (hombres jóvenes) mostró que la glutamina puede proteger contra la hiperamonemia [106]. Los participantes del grupo de intervención recibieron 100 mg de glutamina por kilogramo de peso corporal. Esta dosis se administró una hora antes de la competición o durante 5 días consecutivos antes de la competición (teniendo en cuenta el día de la competición como día de intervención). Luego, los participantes realizaron un protocolo de ejercicio intermitente y un protocolo de ejercicio continuo. Para ambas formas de ejercicio se encontró que la administración de glutamina durante los cinco días logró prevenir parcialmente la hiperamonemia [106].

    Los recién nacidos y los niños pequeños necesitan glutamina

    La glutamina juega un papel esencial en el crecimiento y desarrollo del tracto digestivo y los intestinos de los recién nacidos (prematuros) [22],[107],[108]. Sin embargo, se han realizado pocos estudios con administración oral de glutamina en este grupo objetivo, posiblemente porque un número sustancial de estos niños muy pequeños y vulnerables no toleran bien la alimentación oral [108].

    Sin embargo, un estudio clínico aleatorizado en el que participaron 101 recién nacidos prematuros demostró que la administración oral de glutamina (0,3 gramos por kilogramo de peso corporal por día) del 3er al 30 er día después del nacimiento redujo la permeabilidad intestinal. Además, la enterocolitis necrótica y la sepsis fueron menos comunes en comparación con el grupo de control.[109]. Los estudios con nutrición enteral / parenteral fortificada con glutamina no muestran efectos positivos [110]. Esto puede tener que ver con la forma en que se presentan/procesan los alimentos en el cuerpo.

    Un estudio de 107 niños de 8 meses a casi 7 años con bajo peso y/o baja talla muestra que la glutamina también puede tener efectos positivos en ellos. Durante 10 días, los niños recibieron 24 gramos de glutamina (en forma de alanil-glutamina) por día o un placebo. La permeabilidad intestinal de los niños en el grupo de intervención mejoró significativamente en comparación con el grupo de control. El peso de estos niños también aumentó significativamente durante los siguientes 3 meses [79]. Sin embargo, un estudio sobre el retraso del crecimiento estacional en niños desnutridos de Gambia (de 4 a 10 meses de edad) no muestra efectos positivos de la glutamina. A estos niños se les ofreció por vía oral 0,25 mg de glutamina por kilogramo de peso corporal por día dos veces al día durante 5 meses [111]. Esto puede tener que ver con la dosis más baja.

    Envejecimiento saludable (healthy ageing)

    No solo los niños pequeños necesitan glutamina. Las personas mayores también pueden beneficiarse de la glutamina, según un estudio controlado aleatorio de 83 personas mayores (edad media 72,4 años). El uso de glutamina (0,3 gramos por kilogramo de peso corporal por día durante 30 días) en combinación con el estilo de vida activo de estas personas (3 veces por semana ejercicio moderadamente intensivo durante una hora) resultó en una reducción del grado de inflamación y un mejor balanceo de reacciones redo (y por tanto efecto antioxidante a nivel celular). La inflamación y la actividad antioxidante son parámetros para un envejecimiento saludable [112].

    Otro estudio controlado aleatorio de 44 mujeres mayores (de 60 a 80 años) encontró que la glutamina (10 gramos por día durante 30 días) combinada con ejercicio moderadamente activo (3 veces por semana durante 60-75 minutos de entrenamiento aeróbico y de fuerza) resultó en mejora de la fuerza muscular, mejor regulación del azúcar en sangre y aumento de la capacidad antioxidante en la sangre [113].

  • Enfermedades del hígado/encefalopatía hepática

    No se han realizado suficientes investigaciones científicas sobre todos los efectos de la glutamina en la función hepática. Está claro que la glutamina tiene un efecto sobre el ciclo de la urea. Por lo tanto, se debe tener cuidado al administrar glutamina a personas con un trastorno o limitación de la función hepática [2]. La función hepática limitada puede estar asociada con un nivel plasmático más alto de glutamina, aunque aún no está claro si esto es una causa o un efecto [114].

    Las personas con función hepática más limitada y / o enfermedad hepática también parecen ser más sensibles a la administración exógena de glutamina. Esta administración provoca un aumento del nivel plasmático de amoniaco, tanto en la vena porta como a nivel sistémico. Esto puede provocar un coma hepático [1]. Un aumento del nivel plasmático de amoníaco, pero también de glutamina, también es un factor de riesgo para el desarrollo de encefalopatía hepática [115],[116].

    Trastorno bipolar

    En teoría, la administración de glutamina puede provocar manía y depresión en personas con trastorno bipolar [70].

    Hipersensibilidad al glutamato monosódico (MSG)

    Dado que la glutamina se descompone en glutamato en el cuerpo, es teóricamente posible que las personas sensibles al glutamato monosódico (MSG) también sean hipersensibles a la glutamina [70]. El glutamato monosódico se usa ampliamente en la cocina china. Por tanto, una posible reacción negativa al glutamato monosódico se denomina síndrome del restaurante chino. Sin embargo, la existencia real de este síndrome y esta hipersensibilidad al MSG aún no se ha encontrado convincente en la investigación científica [117].

    Trastornos convulsivos

    Según los datos científicos disponibles, es posible que la glutamina (y su producto de degradación, el glutamato), supere el umbral para inducción de un ataque epiléptico y lo provoque. Aunque este efecto aún no se ha establecido en humanos, es aconsejable no usar glutamina en personas con trastornos epilépticos [70].

  • Se pueden encontrar varias dosis de glutamina en la literatura científica. Las dosis comunes están dentro del rango de 0,25 a 0,7 gramos por kilogramo de peso corporal [74],[75],[92] ,[97],[101],[112] o es de 30 gramos por día [118] ,[76] ,[83],[84] ,[85] ,[96] ,[99]. La duración de la administración también varía enormemente. Depende del terapeuta determinar la dosis correcta teniendo en cuenta el cliente específico para el que se prescribe la administración de glutamina.

    En los niños, generalmente se utiliza una dosis máxima de 0,3 gramos por kilogramo de peso corporal [88],[109].

  • En estudios científicos, se ha descubierto que dosis de 40 gramos por día o incluso 1 gramo por kilogramo de peso corporal por día son seguras en adultos. Esto se aplica a los niños con una dosis máxima de 0,7 gramos por kilogramo de peso corporal por día [70]. Se ha demostrado que incluso las dosis a corto plazo de hasta 60 gramos por día no tienen efectos negativos en los adultos [119].

    No se ha estudiado la seguridad de la glutamina durante el embarazo o la lactancia. Se aconseja no usar glutamina en esas situaciones.

    No hay evidencia científica que demuestre que la suplementación con glutamina suprima o inhiba permanentemente la producción endógena [2]. Sin embargo, se necesita más investigación sobre la seguridad del uso prolongado de glutamina, por ejemplo, sobre su efecto sobre el sistema inmunológico y el posible desarrollo de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular, especialmente si se usan dosis más altas de glutamina durante un período más largo plazo de tiempo [1],[119].

    En los adultos de mediana edad, también debe recordarse que estas personas pueden tener una función de los riñones deteriorados. En ese caso, se recomienda controlar la función renal durante la suplementación con glutamina [120].

  • En general, la glutamina se tolera bien, incluso en dosis más altas. Los posibles efectos secundarios pueden incluir eructos, distensión abdominal, estreñimiento, tos, diarrea, flatulencia, dolor abdominal, dolor de cabeza, dolores musculares, náuseas y vómitos. Los adultos generalmente describen estos efectos secundarios como leves, incluso con dosis altas de glutamina [70],[121].

  • En teoría, es concebible que la glutamina tenga un efecto antagonista sobre fármacos destinados a prevenir convulsiones (ataques) como los anticonvulsivos. Esto se debe a que la glutamina se convierte en glutamato, un neurotransmisor estimulante. Todavía no hay ninguna investigación en humanos que realmente confirme esta interacción [70]. Sin embargo, se debe tener precaución al usar este tipo de medicamento.

    No se conocen interacciones con suplementos dietéticos [70].

  • Varias sustancias apoyan a la glutamina en el desempeño de su función.

    Por ejemplo, la glutamina usa zinc para restaurar la permeabilidad intestinal. El zinc es un mineral importante para mantener la integridad de la pared intestinal a través de una estrecha regulación de las uniones [122],[123]. El zinc es capaz de reducir esta permeabilidad intestinal [124].

    Varios cofactores apoyan la función óptima de la glutamina en el cerebro. Para la conversión de glutamina en GABA, por ejemplo, requiere los cofactores manganeso [51] y vitamina B6 [52].

  • 1.           Roth E. Nonnutritive effects of glutamine. J Nutr. oktober 2008;138(10):2025S-2031S.

    2.           Cruzat V, Macedo Rogero M, Noel Keane K, Curi R, Newsholme P. Glutamine: Metabolism and Immune Function, Supplementation and Clinical Translation. Nutrients [Internet]. 23 oktober 2018 [geciteerd 28 april 2020];10(11). Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6266414/

    3.           Sacks GS. Glutamine supplementation in catabolic patients. Ann Pharmacother. maart 1999;33(3):348–54.

    4.           Miller AL. Therapeutic Considerations of L-Glutamine: A Review of the Literature. Altern Med Rev. 1999;4(4):10.

    5.           Amores-Sánchez MI, Medina MÁ. Glutamine, as a Precursor of Glutathione, and Oxidative Stress. Mol Genet Metab. juni 1999;67(2):100–5.

    6.           Wu G. Amino acids: metabolism, functions, and nutrition. Amino Acids. mei 2009;37(1):1–17.

    7.           Bak LK, Schousboe A, Waagepetersen HS. The glutamate/GABA-glutamine cycle: aspects of transport, neurotransmitter homeostasis and ammonia transfer. J Neurochem. augustus 2006;98(3):641–53.

    8.           Zhou T, Yang Y, Chen Q, Xie L. Glutamine Metabolism Is Essential for Stemness of Bone Marrow Mesenchymal Stem Cells and Bone Homeostasis. Stem Cells Int [Internet]. 12 september 2019 [geciteerd 15 juni 2021];2019. Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6757285/

    9.           Mills EL, Kelly B, O’Neill LAJ. Mitochondria are the powerhouses of immunity. Nat Immunol. mei 2017;18(5):488–98.

    10.         Curi R, Newsholme P, Marzuca-Nassr G, Takahashi H, Hirabara S, Cruzat V, e.a. Regulatory principles in metabolism -Then and now. Biochem J. 29 juni 2016;473:1845–57.

    11.         Ardawi MS, Newsholme EA. Glutamine metabolism in lymphocytes of the rat. Biochem J. 15 juni 1983;212(3):835–42.

    12.         Newsholme P. Why is L-glutamine metabolism important to cells of the immune system in health, postinjury, surgery or infection? J Nutr. september 2001;131(9 Suppl):2515S-22S; discussion 2523S-4S.

    13.         Crawford J, Cohen HJ. The essential role of L-glutamine in lymphocyte differentiation in vitro. J Cell Physiol. augustus 1985;124(2):275–82.

    14.         Hesterberg RS, Cleveland JL, Epling-Burnette PK. Role of Polyamines in Immune Cell Functions. Med Sci [Internet]. 8 maart 2018 [geciteerd 3 juni 2021];6(1). Beschikbaar op: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5872179/

    15.         Rogeri PS, Costa Rosa LFBP. Plasma glutamine concentration in spinal cord injured patients. Life Sci. 23 september 2005;77(19):2351–60.

    16.         Lin M-T, Kung S-P, Yeh S-L, Liaw K-Y, Wang M-Y, Kuo M-L, e.a. Glutamine-supplemented total parenteral nutrition attenuates plasma interleukin-6 in surgical patients with lower disease severity. World J Gastroenterol. 21 oktober 2005;11(39):6197–201.

    17.         Aosasa S, Mochizuki H, Yamamoto T, Ono S, Ichikura T. A clinical study of the effectiveness of oral glutamine supplementation during total parenteral nutrition: influence on mesenteric mononuclear cells. JPEN J Parenter Enteral Nutr. oktober 1999;23(5 Suppl):S41-44.

    18.         Chen G, Xie W, Jiang H. [Clinical observation of the protective effect of oral feeding of glutamine granules on intestinal mucous membrane]. Zhonghua Shao Shang Za Zhi Zhonghua Shaoshang Zazhi Chin J Burns. augustus 2001;17(4):210–1.

    19.         Wu G. Intestinal mucosal amino acid catabolism. J Nutr. augustus 1998;128(8):1249–52.

    20.         Newsholme EA, Carrié AL. Quantitative aspects of glucose and glutamine metabolism by intestinal cells. Gut. januari 1994;35(1 Suppl):S13–7.

    21.         Ashy AA, Salleh M, Ardawi M. Glucose, glutamine, and ketone-body metabolism in human enterocytes. Metabolism. juni 1988;37(6):602–9.

    22.         Wang B, Wu G, Zhou Z, Dai Z, Sun Y, Ji Y, e.a. Glutamine and intestinal barrier function. Amino Acids. oktober 2015;47(10):2143–54.

    23.         Ramachandran A, Madesh M, Balasubramanian KA. Apoptosis in the intestinal epithelium: its relevance in normal and pathophysiological conditions. J Gastroenterol Hepatol. februari 2000;15(2):109–20.

    24.         Matés JM, Pérez-Gómez C, Núñez de Castro I, Asenjo M, Márquez J. Glutamine and its relationship with intracellular redox status, oxidative stress and cell proliferation/death. Int J Biochem Cell Biol. mei 2002;34(5):439–58.

    25.         Radtke F, Clevers H. Self-renewal and cancer of the gut: two sides of a coin. Science. 25 maart 2005;307(5717):1904–9.

    26.         Yi D, Hou Y, Wang L, Ouyang W, Long M, Zhao D, e.a. L-Glutamine enhances enterocyte growth via activation of the mTOR signaling pathway independently of AMPK. Amino Acids. januari 2015;47(1):65–78.

    27.         Saxton RA, Sabatini DM. mTOR Signaling in Growth, Metabolism, and Disease. Cell. 9 maart 2017;168(6):960–76.

    28.         Noth R, Häsler R, Stüber E, Ellrichmann M, Schäfer H, Geismann C, e.a. Oral glutamine supplementation improves intestinal permeability dysfunction in a murine acute graft-vs.-host disease model. Am J Physiol-Gastrointest Liver Physiol. 1 april 2013;304(7):G646–54.

    29.         Kim M-H, Kim H. The Roles of Glutamine in the Intestine and Its Implication in Intestinal Diseases. Int J Mol Sci. 12 mei 2017;18(5).

    30.         Rao R, Samak G. Role of Glutamine in Protection of Intestinal Epithelial Tight Junctions. J Epithel Biol Pharmacol. januari 2012;5(Suppl 1-M7):47–54.

    31.         Veldhoen M, Brucklacher-Waldert V. Dietary influences on intestinal immunity. Nat Rev Immunol. oktober 2012;12(10):696–708.

    32.         Ruth MR, Field CJ. The immune modifying effects of amino acids on gut-associated lymphoid tissue. J Anim Sci Biotechnol. 30 juli 2013;4(1):27.

    33.         Alverdy JC. Effects of glutamine-supplemented diets on immunology of the gut. JPEN J Parenter Enteral Nutr. augustus 1990;14(4 Suppl):109S-113S.

    34.         Wu M, Xiao H, Liu G, Chen S, Tan B, Ren W, e.a. Glutamine promotes intestinal SIgA secretion through intestinal microbiota and IL-13. Mol Nutr Food Res. juli 2016;60(7):1637–48.

    35.         Kim H. Glutamine as an Immunonutrient. Yonsei Med J. 1 november 2011;52(6):892–7.

    36.         Rhoads J, Wu G. Glutamine, arginine, and leucine signaling in the intestine. Amino Acids. 1 februari 2009;37:111–22.

    37.         Coëffier M, Marion R, Ducrotté P, Déchelotte P. Modulating effect of glutamine on IL-1beta-induced cytokine production by human gut. Clin Nutr Edinb Scotl. augustus 2003;22(4):407–13.

    38.         Lawrence T. The Nuclear Factor NF-?B Pathway in Inflammation. Cold Spring Harb Perspect Biol. december 2009;1(6):a001651.

    39.         Coleman JW. Nitric oxide in immunity and inflammation. Int Immunopharmacol. augustus 2001;1(8):1397–406.

    40.         Swierkosz TA, Mitchell JA, Sessa WC, Hecker M, Vane JR. L-glutamine inhibits the release of endothelium-derived relaxing factor from the rabbit aorta. Biochem Biophys Res Commun. 15 oktober 1990;172(1):143–8.

    41.         Ignarro LJ, Buga GM, Wood KS, Byrns RE, Chaudhuri G. Endothelium-derived relaxing factor produced and released from artery and vein is nitric oxide. Proc Natl Acad Sci U S A. december 1987;84(24):9265–9.

    42.         Nurjhan N, Bucci A, Perriello G, Stumvoll M, Dailey G, Bier DM, e.a. Glutamine: a major gluconeogenic precursor and vehicle for interorgan carbon transport in man. J Clin Invest. januari 1995;95(1):272–7.

    43.         Perriello G, Nurjhan N, Stumvoll M, Bucci A, Welle S, Dailey G, e.a. Regulation of gluconeogenesis by glutamine in normal postabsorptive humans. Am J Physiol. maart 1997;272(3 Pt 1):E437-445.

    44.         Bakalar B, Duska F, Pachl J, Fric M, Otahal M, Pazout J, e.a. Parenterally administered dipeptide alanyl-glutamine prevents worsening of insulin sensitivity in multiple-trauma patients. Crit Care Med. februari 2006;34(2):381–6.

    45.         Reimann F, Williams L, da Silva Xavier G, Rutter GA, Gribble FM. Glutamine potently stimulates glucagon-like peptide-1 secretion from GLUTag cells. Diabetologia. september 2004;47(9):1592–601.

    46.         Gromada J, Holst JJ, Rorsman P. Cellular regulation of islet hormone secretion by the incretin hormone glucagon-like peptide 1. Pflugers Arch. april 1998;435(5):583–94.

    47.         Holst JJ. The physiology of glucagon-like peptide 1. Physiol Rev. oktober 2007;87(4):1409–39.

    48.         Leite JSM, Cruzat VF, Krause M, Homem de Bittencourt PI. Physiological regulation of the heat shock response by glutamine: implications for chronic low-grade inflammatory diseases in age-related conditions. Nutrire. 3 november 2016;41(1):17.

    49.         Hooper PL, Balogh G, Rivas E, Kavanagh K, Vigh L. The importance of the cellular stress response in the pathogenesis and treatment of type 2 diabetes. Cell Stress Chaperones. juli 2014;19(4):447–64.

    50.         Ziegler TR, Ogden LG, Singleton KD, Luo M, Fernandez-Estivariz C, Griffith DP, e.a. Parenteral glutamine increases serum heat shock protein 70 in critically ill patients. Intensive Care Med. augustus 2005;31(8):1079–86.

    51.         Manganese [Internet]. Linus Pauling Institute. 2014 [geciteerd 9 juni 2021]. Beschikbaar op: https://lpi.oregonstate.edu/mic/minerals/manganese

    52.         Huang Y, Su L, Wu J. Pyridoxine Supplementation Improves the Activity of Recombinant Glutamate Decarboxylase and the Enzymatic Production of Gama-Aminobutyric Acid. PloS One. 2016;11(7):e0157466.

    53.         Nissim I. Newer aspects of glutamine/glutamate metabolism: the role of acute pH changes. Am J Physiol-Ren Physiol. 1 oktober 1999;277(4):F493–7.

    54.         Dejong CH, Deutz NE, Soeters PB. Ammonia and glutamine metabolism during liver insufficiency: the role of kidney and brain in interorgan nitrogen exchange. Scand J Gastroenterol Suppl. 1996;218:61–77.

    55.         Curthoys NP, Watford M. Regulation of glutaminase activity and glutamine metabolism. Annu Rev Nutr. 1995;15:133–59.

    56.         Welbourne TC. Increased plasma bicarbonate and growth hormone after an oral glutamine load. Am J Clin Nutr. mei 1995;61(5):1058–61.

    57.         Dasarathy S, Mookerjee RP, Rackayova V, Rangroo Thrane V, Vairappan B, Ott P, e.a. Ammonia toxicity: from head to toe? Metab Brain Dis. april 2017;32(2):529–38.

    58.         Häussinger D, Schliess F. Glutamine metabolism and signaling in the liver. Front Biosci J Virtual Libr. 1 januari 2007;12:371–91.

    59.         Wagenmakers AJ. Muscle amino acid metabolism at rest and during exercise: role in human physiology and metabolism. Exerc Sport Sci Rev. 1998;26:287–314.

    60.         Wu G, Bazer FW, Johnson GA, Knabe DA, Burghardt RC, Spencer TE, e.a. Triennial Growth Symposium: important roles for L-glutamine in swine nutrition and production. J Anim Sci. juli 2011;89(7):2017–30.

    61.         Wernerman J. Clinical Use of Glutamine Supplementation. J Nutr. 1 oktober 2008;138(10):2040S-2044S.

    62.         Newsholme EA, Parry-Billings M. Properties of Glutamine Release From Muscle and Its Importance for the Immune System. J Parenter Enter Nutr. 1990;14(4S):63S-67S.

    63.         Perna S, Alalwan TA, Alaali Z, Alnashaba T, Gasparri C, Infantino V, e.a. The Role of Glutamine in the Complex Interaction between Gut Microbiota and Health: A Narrative Review. Int J Mol Sci. 22 oktober 2019;20(20):E5232.

    64.         Wu G, Knabe DA, Yan W, Flynn NE. Glutamine and glucose metabolism in enterocytes of the neonatal pig. Am J Physiol. februari 1995;268(2 Pt 2):R334-342.

    65.         Haisch M, Fukagawa NK, Matthews DE. Oxidation of glutamine by the splanchnic bed in humans. Am J Physiol Endocrinol Metab. april 2000;278(4):E593-602.

    66.         Ardawi MS. Glutamine metabolism in the lungs of glucocorticoid-treated rats. Clin Sci Lond Engl 1979. juli 1991;81(1):37–42.

    67.         Parry-Billings M, Dimitriadis GD, Leighton B, Bond J, Bevan SJ, Opara E, e.a. Effects of hyperthyroidism and hypothyroidism on glutamine metabolism by skeletal muscle of the rat. Biochem J. 1 december 1990;272(2):319–22.

    68.         Parry-Billings M, Dimitriadis GD, Leighton B, Dunger DB, Newsholme EA. The effects of growth hormone administration in vivo on skeletal muscle glutamine metabolism of the rat. Horm Metab Res Horm Stoffwechselforschung Horm Metab. juni 1993;25(6):292–3.

    69.         Cruzat VF, Keane KN, Scheinpflug AL, Cordeiro R, Soares MJ, Newsholme P. Alanyl-glutamine improves pancreatic ß-cell function following ex vivo inflammatory challenge. J Endocrinol. maart 2015;224(3):261–71.

    70.         Natural Medicines - Professional - Glutamine [Internet]. [geciteerd 9 juni 2021]. Beschikbaar op: https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com/databases/food,-herbs-supplements/professional.aspx?productid=878

    71.         Labow BI, Souba WW. Glutamine. World J Surg. december 2000;24(12):1503–13.

    72.         Lenders C, Liu S, Wilmore D, Sampson L, Dougherty L, Spiegelman D, e.a. Evaluation of a novel food composition database that includes glutamine and other amino acids derived from gene sequencing data. Eur J Clin Nutr. december 2009;63(12):1433–9.

    73.         Huang X-X, Wang X-P, Ma J-J, Jing D-D, Wang P-W, Wu K. [Effects of enteral nutrition supplemented with glutamine and arginine on gut barrier in patients with severe acute pancreatitis: a prospective randomized controlled trial]. Zhonghua Yi Xue Za Zhi. 9 september 2008;88(34):2407–9.

    74.         Pugh JN, Sage S, Hutson M, Doran DA, Fleming SC, Highton J, e.a. Glutamine supplementation reduces markers of intestinal permeability during running in the heat in a dose-dependent manner. Eur J Appl Physiol. december 2017;117(12):2569–77.

    75.         Peng X, Yan H, You Z, Wang P, Wang S. Effects of enteral supplementation with glutamine granules on intestinal mucosal barrier function in severe burned patients. Burns J Int Soc Burn Inj. maart 2004;30(2):135–9.

    76.         Song H-Y, Jiang C-H, Yang J-R, Chen Q-H, Huang J, Huang Y-H, e.a. [The change of intestinal mucosa barrier in chronic severe hepatitis B patients and clinical intervention]. Zhonghua Gan Zang Bing Za Zhi Zhonghua Ganzangbing Zazhi Chin J Hepatol. oktober 2009;17(10):754–8.

    77.         Arutla M, Raghunath M, Deepika G, Jakkampudi A, Murthy HVV, Rao GV, e.a. Efficacy of enteral glutamine supplementation in patients with severe andpredicted severe acute pancreatitis— Arandomized controlled trial. Indian J Gastroenterol. 1 augustus 2019;38(4):338–47.

    78.         Li Y, Yu Z, Liu F, Tan L, Wu B, Li J. Oral glutamine ameliorates chemotherapy-induced changes of intestinal permeability and does not interfere with the antitumor effect of chemotherapy in patients with breast cancer: a prospective randomized trial. Tumori. oktober 2006;92(5):396–401.

    79.         Lima NL, Soares AM, Mota RMS, Monteiro HSA, Guerrant RL, Lima AAM. Wasting and intestinal barrier function in children taking alanyl-glutamine-supplemented enteral formula. J Pediatr Gastroenterol Nutr. maart 2007;44(3):365–74.

    80.         Conejero R, Bonet A, Grau T, Esteban A, Mesejo A, Montejo JC, e.a. Effect of a glutamine-enriched enteral diet on intestinal permeability and infectious morbidity at 28 days in critically ill patients with systemic inflammatory response syndrome: a randomized, single-blind, prospective, multicenter study. Nutr Burbank Los Angel Cty Calif. september 2002;18(9):716–21.

    81.         Velasco N, Hernandez G, Wainstein C, Castillo L, Maiz A, Lopez F, e.a. Influence of polymeric enteral nutrition supplemented with different doses of glutamine on gut permeability in critically ill patients. Nutr Burbank Los Angel Cty Calif. december 2001;17(11–12):907–11.

    82.         Chamorro S, de Blas C, Grant G, Badiola I, Menoyo D, Carabaño R. Effect of dietary supplementation with glutamine and a combination of glutamine-arginine on intestinal health in twenty-five-day-old weaned rabbits. J Anim Sci. januari 2010;88(1):170–80.

    83.         de Souza AZZ, Zambom AZ, Abboud KY, Reis SK, Tannihão F, Guadagnini D, e.a. Oral supplementation with L-glutamine alters gut microbiota of obese and overweight adults: A pilot study. Nutr Burbank Los Angel Cty Calif. juni 2015;31(6):884–9.

    84.         Ley R, Turnbaugh P, Klein S, Gordon J. Microbial Ecology: Human gut microbes associated with obesity. Nature. 1 januari 2007;444:1022–3.

    85.         Abboud KY, Reis SK, Martelli ME, Zordão OP, Tannihão F, de Souza AZZ, e.a. Oral Glutamine Supplementation Reduces Obesity, Pro-Inflammatory Markers, and Improves Insulin Sensitivity in DIO Wistar Rats and Reduces Waist Circumference in Overweight and Obese Humans. Nutrients. 1 maart 2019;11(3):536.

    86.         Manco M, Putignani L, Bottazzo GF. Gut microbiota, lipopolysaccharides, and innate immunity in the pathogenesis of obesity and cardiovascular risk. Endocr Rev. december 2010;31(6):817–44.

    87.         Zhou Q, Verne ML, Fields JZ, Lefante JJ, Basra S, Salameh H, e.a. Randomised placebo-controlled trial of dietary glutamine supplements for postinfectious irritable bowel syndrome. Gut. juni 2019;68(6):996–1002.

    88.         Yalçin SS, Yurdakök K, Tezcan I, Oner L. Effect of glutamine supplementation on diarrhea, interleukin-8 and secretory immunoglobulin A in children with acute diarrhea. J Pediatr Gastroenterol Nutr. mei 2004;38(5):494–501.

    89.         Gutiérrez C, Villa S, Mota FR, Calva JJ. Does an L-glutamine-containing, glucose-free, oral rehydration solution reduce stool output and time to rehydrate in children with acute diarrhoea? A double-blind randomized clinical trial. J Health Popul Nutr. september 2007;25(3):278–84.

    90.         Kamuchaki JM, Kiguli S, Wobudeya E, Bortolussi R. No benefit of glutamine supplementation on persistent diarrhea in Ugandan children. Pediatr Infect Dis J. mei 2013;32(5):573–6.

    91.         Sido B, Seel C, Hochlehnert A, Breitkreutz R, Dröge W. Low intestinal glutamine level and low glutaminase activity in Crohn’s disease: a rational for glutamine supplementation? Dig Dis Sci. december 2006;51(12):2170–9.

    92.         Benjamin J, Makharia G, Ahuja V, Anand Rajan KD, Kalaivani M, Gupta SD, e.a. Glutamine and whey protein improve intestinal permeability and morphology in patients with Crohn’s disease: a randomized controlled trial. Dig Dis Sci. april 2012;57(4):1000–12.

    93.         Den Hond E, Hiele M, Peeters M, Ghoos Y, Rutgeerts P. Effect of long-term oral glutamine supplements on small intestinal permeability in patients with Crohn’s disease. JPEN J Parenter Enteral Nutr. februari 1999;23(1):7–11.

    94.         Akobeng AK, Elawad M, Gordon M. Glutamine for induction of remission in Crohn’s disease. Cochrane Database Syst Rev. 8 februari 2016;2:CD007348.

    95.         Akobeng AK, Miller V, Thomas AG, Richmond K. Glutamine supplementation and intestinal permeability in Crohn’s disease. JPEN J Parenter Enteral Nutr. juni 2000;24(3):196.

    96.         Quan Z-F, Yang C, Li N, Li J-S. Effect of glutamine on change in early postoperative intestinal permeability and its relation to systemic inflammatory response. World J Gastroenterol. 1 juli 2004;10(13):1992–4.

    97.         Laviano A, Molfino A, Lacaria MT, Canelli A, De Leo S, Preziosa I, e.a. Glutamine supplementation favors weight loss in nondieting obese female patients. A pilot study. Eur J Clin Nutr. november 2014;68(11):1264–6.

    98.         Greenfield JR, Farooqi IS, Keogh JM, Henning E, Habib AM, Blackwood A, e.a. Oral glutamine increases circulating glucagon-like peptide 1, glucagon, and insulin concentrations in lean, obese, and type 2 diabetic subjects. Am J Clin Nutr. januari 2009;89(1):106–13.

    99.         Samocha-Bonet D, Wong O, Synnott E-L, Piyaratna N, Douglas A, Gribble FM, e.a. Glutamine reduces postprandial glycemia and augments the glucagon-like peptide-1 response in type 2 diabetes patients. J Nutr. juli 2011;141(7):1233–8.

    100.       Song Q-H, Xu R-M, Zhang Q-H, Shen G-Q, Ma M, Zhao X-P, e.a. Glutamine supplementation and immune function during heavy load training. Int J Clin Pharmacol Ther. mei 2015;53(5):372–6.

    101.       Legault Z, Bagnall N, Kimmerly DS. The Influence of Oral L-Glutamine Supplementation on Muscle Strength Recovery and Soreness Following Unilateral Knee Extension Eccentric Exercise. Int J Sport Nutr Exerc Metab. oktober 2015;25(5):417–26.

    102.       Wilkinson SB, Kim PL, Armstrong D, Phillips SM. Addition of glutamine to essential amino acids and carbohydrate does not enhance anabolism in young human males following exercise. Appl Physiol Nutr Metab Physiol Appl Nutr Metab. oktober 2006;31(5):518–29.

    103.       Valenzuela PL, Morales JS, Emanuele E, Pareja-Galeano H, Lucia A. Supplements with purported effects on muscle mass and strength. Eur J Nutr. december 2019;58(8):2983–3008.

    104.       Antonio J, Sanders MS, Kalman D, Woodgate D, Street C. The effects of high-dose glutamine ingestion on weightlifting performance. J Strength Cond Res. februari 2002;16(1):157–60.

    105.       Candow DG, Chilibeck PD, Burke DG, Davison SK, Smith-Palmer T. Effect of glutamine supplementation combined with resistance training in young adults. Eur J Appl Physiol. 1 december 2001;86(2):142–9.

    106.       Bassini-Cameron A, Monteiro A, Gomes A, Werneck-de-Castro JPS, Cameron L. Glutamine protects against increases in blood ammonia in football players in an exercise intensity-dependent way. Br J Sports Med. april 2008;42(4):260–6.

    107.       Sheard NF, Walker WA. The role of breast milk in the development of the gastrointestinal tract. Nutr Rev. januari 1988;46(1):1–8.

    108.       Burrin DG, Stoll B. Key nutrients and growth factors for the neonatal gastrointestinal tract. Clin Perinatol. maart 2002;29(1):65–96.

    109.       Sevastiadou S, Malamitsi-Puchner A, Costalos C, Skouroliakou M, Briana DD, Antsaklis A, e.a. The impact of oral glutamine supplementation on the intestinal permeability and incidence of necrotizing enterocolitis/septicemia in premature neonates. J Matern-Fetal Neonatal Med Off J Eur Assoc Perinat Med Fed Asia Ocean Perinat Soc Int Soc Perinat Obstet. oktober 2011;24(10):1294–300.

    110.       Moe-Byrne T, Brown JVE, McGuire W. Glutamine supplementation to prevent morbidity and mortality in preterm infants. Cochrane Database Syst Rev. 18 april 2016;4:CD001457.

    111.       Williams EA, Elia M, Lunn PG. A double-blind, placebo-controlled, glutamine-supplementation trial in growth-faltering Gambian infants. Am J Clin Nutr. augustus 2007;86(2):421–7.

    112.       Almeida EB, Santos JMB, Paixão V, Amaral JB, Foster R, Sperandio A, e.a. L-Glutamine Supplementation Improves the Benefits of Combined-Exercise Training on Oral Redox Balance and Inflammatory Status in Elderly Individuals. Oxid Med Cell Longev. 2020;2020:2852181.

    113.       Amirato GR, Borges JO, Marques DL, Santos JMB, Santos CAF, Andrade MS, e.a. L-Glutamine Supplementation Enhances Strength and Power of Knee Muscles and Improves Glycemia Control and Plasma Redox Balance in Exercising Elderly Women. Nutrients. 22 maart 2021;13(3):1025.

    114.       Helling G, Wahlin S, Smedberg M, Pettersson L, Tjäder I, Norberg Å, e.a. Plasma Glutamine Concentrations in Liver Failure. PloS One. 2016;11(3):e0150440.

    115.       Lemberg A, Alejandra Fernández M. Hepatic encephalopathy, ammonia, glutamate, glutamine and oxidative stress. Ann Hepatol. 1 april 2009;8(2):95–102.

    116.       Albrecht J, Norenberg MD. Glutamine: a Trojan horse in ammonia neurotoxicity. Hepatol Baltim Md. oktober 2006;44(4):788–94.

    117.       Williams AN, Woessner KM. Monosodium glutamate ‘allergy’: menace or myth? Clin Exp Allergy J Br Soc Allergy Clin Immunol. mei 2009;39(5):640–6.

    118.       Jiang H, Liu C. [Protective effect of glutamine on intestinal barrier function in patients receiving chemotherapy]. Zhonghua Wei Chang Wai Ke Za Zhi Chin J Gastrointest Surg. januari 2006;9(1):59–61.

    119.       Garlick PJ. Assessment of the Safety of Glutamine and Other Amino Acids. J Nutr. 1 september 2001;131(9):2556S-2561S.

    120.       Galera SC, Fechine FV, Teixeira MJ, Coelho ZCB, de Vasconcelos RC, de Vasconcelos PRL. The safety of oral use of L-glutamine in middle-aged and elderly individuals. Nutr Burbank Los Angel Cty Calif. april 2010;26(4):375–81.

    121.       Ogden HB, Child RB, Fallowfield JL, Delves SK, Westwood CS, Millyard A, e.a. Gastrointestinal Tolerance of Low, Medium and High Dose Acute Oral l-Glutamine Supplementation in Healthy Adults: A Pilot Study. Nutrients. 27 september 2020;12(10):E2953.

    122.       Finamore A, Massimi M, Conti Devirgiliis L, Mengheri E. Zinc deficiency induces membrane barrier damage and increases neutrophil transmigration in Caco-2 cells. J Nutr. september 2008;138(9):1664–70.

    123.       Skrovanek S, DiGuilio K, Bailey R, Huntington W, Urbas R, Mayilvaganan B, e.a. Zinc and gastrointestinal disease. World J Gastrointest Pathophysiol. 15 november 2014;5(4):496–513.

    124.       Sturniolo GC, Di Leo V, Ferronato A, D’Odorico A, D’Incà R. Zinc supplementation tightens ‘leaky gut’ in Crohn’s disease. Inflamm Bowel Dis. mei 2001;7(2):94–8.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies