Probióticos para niños


actuación

Para bebés y niños pequeños es importante elegir un probiótico en el cual la composición está específicamente adaptada a ellos. En la categoría de esta edad, la flora intestinal difiere considerablemente de la de los adultos y principalmente comprende bifidobacteria. Bifidobacteria infantis es particularmente importante; esta es la cepa bacteriana más prominente en los recién nacidos. Cuando una cesárea se lleva a cabo, el bebé no obtiene ninguna bacteria de la flora vaginal de la madre, potencialmente resultando en una menor resistencia [1]. Esto es evidente en la composición de la flora intestinal en los bebés que nacen mediante cesárea y bebés que no son amamantados tienen menores cantidades de bacterias favorables y mayores niveles de bacterias desfavorables.
(Clostridium difficile and Escherichia coli) [2].

Alergias, trastornos de la piel alérgica, hipersensibilidad a los alimentos, asma y otros numerosos trastornos en el sistema inmunológico están estrechamente relacionadas con el desarrollo de la flora intestinal. Debido a que un bebé no tiene completamente aún desarrollado el sistema de defensa, está expuesto a sufrir alergias durante los primeros meses de vida. Si durante el embarazo la mujer toma probioticos, los cuales contienen bifidobacterias infantis, esta cepa microbiana puede que se transfiera al bebé. La lactancia materna proporciona al bebé un suministro continuo de flora favorable. Según van creciendo los niños, más cepas de ácido láctico (Lactobacillus) se encontrarán en la flora intestinal, como resultado de la modificación del sistema inmunológico. Para una descripción general de la acción de los probióticos, se hace referencia a la información general sobre los probióticos.

indicaciones

  • Los trastornos en bebés y niños (3,4,5): eczema (húmeda) y piel sensible (seca) son comunes como resultado de una flora intestinal desfavorable. Los Probióticos promueven una flora intestinal sana y previene del crecimiento de una bacteria intestinal desfavorable a través de la colonización. Un ensayo clínico realizado en 2008 reveló que los probióticos son eficaces en la prevención de los trastornos de la piel [3]. Para ilustrar esto, un conocido estudio de The Lancet se pueden citar, en la que las mujeres embarazadas con alto riesgo de eczema atópico recibió una cepa de Lactobacillus rhamnosus antes del nacimiento de su hijo. Después del nacimiento, esta cepa microbiana se le dio a sus hijos. En comparación con el grupo placebo, el eccema atópico fue un 50% menos frecuente en el grupo que había recibido los prebióticos [6]. En un estudio posterior, se encontró que el efecto preventivo sobre el eczema atópico continuó incluso durante la niñez [7].Hipersensibilidad a los alimentos y alergias en bebés y niños: La administración de una cepa de Lactobacillus rhamnosus muestra una mejor respuesta inmune en niños con alergia sospechosa a la leche de una vaca [8]. Los probióticos estimulan el sistema inmunológico, es decir, los bebés y los niños responden de manera menos violenta con alergenos conocidos, tales como la caseína de la leche de vaca. Las cepas prebióticas producen lactasa  que permiten a la lactosa dividirse. Otra explicación (adicional) para los efectos clínicos de los probióticos en la alergia a la leche de vaca puede ser que los probióticos reducen sistemáticamente las inflamaciones de bajo grado [4].
  • Antibióticos usados es bebés y niños: los antibióticos pueden matar un gran porcentaje de la flora intestinal. La administración de probióticos favorecen la bacteria. El uso de prebióticos puede comenzar durante la toma de antibióticos, pero para mantener la supervivencia de las bacterias favorables se recomienda que los prebióticos se tomen unas horas antes o después de tomar los antibióticos. No hay estudios conocidos que revelen que los prebióticos puedan disminuir los efectos de los antibióticos, o influir negativamente en su acción.
  • Estreñimiento en bebés y niños: el uso de prebióticos puede quitar el estreñimiento como resultado de una pobre flora intestinal, y estimulan los movimientos del intestino.
  • Los trastornos en el intestino en los bebés y niños, así como  cólicos intestinales y dolores de estómago. Los probióticos mejoran el sistema de defensa, dando lugar a  menos síntomas de dolor. También apoya la digestión, llevando a menos síntomas gastrointestinales.
  • Diarrea en bebés y niños: el resultado de la diarrea en la pérdida de grandes cantidades de flora prebiótica. La administración de suplementos de probióticos favorecen la flora [9, 10]. Una revisión sistemática reveló que la intensidad y la duración de la diarrea se reducía significativamente tras la administración de prebióticos [11].  Además, la diarrea causada por el rotavirus (un virus que causa la enfermedad y diarrea, especialmente en niños pequeños) pueden ser reducidos a través de los prebióticos. La administración de la cepa Lactobacillus rhamnosus tuvo un efecto preventivo en niños que habían sido ingresados en el hospital en cuanto al desarrollo de la diarrea y el riesgo de gastroenteritis por rotavirus, en comparación con el grupo placebo[12].
  • Embarazo y lactancia: La flora intestinal de la madre es transferida al niño durante el parto y la lactancia. Si la madre la una buena flora al niño, se beneficiará de esto a lo largo de la vida. En un estudio se observó que las madres embarazadas que tomaron probióticos con la cepa lactobacillus rhamnosus, y pararon después del embarazo obtuvieron los siguientes resultados; Tanto en los niños que nacieron de forma natural y los niños nacidos a través de una cesárea, la cepa de Lactobacillus rhamnosus fue encontrada en las heces. La bacteria estaba presente 6 meses después del nacimiento, y en algunos niños estaba presente después de dos años [13].
  • La estimulación del sistema inmunológico en bebés y niños [14]. Los probióticos aumentan tanto la respuesta inmune celular y humoral. Aproximadamente el 80% de las células inmunes del cuerpo están presentes en el sistema digestivo. Administrar los probióticos a los bebés puede aumentar la cantidad de inmunoglobulinas (IgA, IgG, IgM) [15] .
  • Infecciones vaginales (Chlamydia, Trichomonas y Candida) durante el embarazo: en las infecciones vaginales, realizar duchas vaginales frecuentes con una solución de probióticos puede ayudar a construir una flora favorable [16].La  bacteria favorable produce, entre otros, el peróxido de hidrógeno, lo que contribuye a una flora favorable. La flora vaginal se transfiere al bebé durante un parto natural; un recién nacido puede entonces empezar la vida con una flora intestinal desfavorable. Por esta razón, es de suma importancia que las cepas probióticas favorables se complementen, entre otros, con el fin de construir un buen sistema inmune en el recién nacido.
  • Infecciones de orina (Cistitis):Las infecciones de orina son una de las razones más comunes para visitar a un ginecólogo o urólogo. Tanto la ingesta de probióticos  y duchas vaginales ayudan a combatir la infección. En particular, la cepa de Lactobacillus rhamnosus es eficaz en esto [17].
  • Flatulencia en bebés y niños: los probióticos ayudan en la digestión de los alimentos, lo que reduce la fermentación y la formación de gases.
  • Enterocolitis necrosante o necrotizante (ECN) en bebés prematuros: ECN es la enfermedad intra-abdominal más común que lleva a una situación de emergencia en los bebés prematuros y es una de las principales causas de muerte en los bebés prematuros. Los riesgos de muerte como un resultado de la enfermedad NEC puede ser drásticamente reducida administrando probióticos. Los prebióticos aumentan las defensas, que es la explicación más convincente para la supervivencia. [18, 19, 20, 21].
  • Lloros en bebés: Los bebés lloran por muchas razones. Un estudio ha revelado que los bebés que lloran más tienen una flora intestinal diferente a los clasificados como bebés no llorones. Los bebés más llorones tenían menos lactobacilli en sus heces [22]. En un estudio diferente, a los bebés más llorones se les dio una especie de lactobacillo. En una semana, la cantidad de tiempo que lloraban los bebés cada día se redujo [23].
  • Como un suplemento en la alimentación del bebé: Complementar la alimentación del bebé con probióticos  para los bebés prematuros, dio como resultado una reducción en el flujo de vuelta de los alimentos, menos lloros y más deposición. El ritmo a la que el estómago se vaciaba también aumentó. [24].

contraindicaciones

No se conocen contraindicaciones de los probióticos, incluyendo altas dosis.

efectos secundarios

Los bebés y niños que toman probioticos y prebióticos puede que inicialmente noten el aumento de gases o cólicos intestinales. Esta es una señal de que las bacterias favorables fermentan y que el entorno intestinal es acidificante. Con el tiempo (normalmente una semana), el mismo cuerpo se habituará y estos efectos secundarios disminuirán o desaparecerán. En este caso, puede ser conveniente reducir la dosis inicial para las primeras dos semanas a la mitad de la dosis recomendada.

interacciones

Los probióticos reducen los efectos adversos de los antibióticos y pueden reducir o prevenir diarrea causada por los antibióticos.  Las interacciones con los medicamentos convencionales o naturales son posibles. Consulte para ello a un especialista.

dosis

La dosis normal de probióticos en niños es de uno o varios miles de millones de cepas viables. En principio, esta dosis también es adecuada para los bebés, pero si fuera necesaria la dosis poco a poco puede aumentarse comenzando con un cuarto o la mitad de esta dosis. En los bebés de lactancia materna, los probióticos  se pueden disolver en la leche materna o agua y después se administra. En niños más mayores, puede ser disuelto con otras bebidas.


referencias

  1. Grönlund MM, et al. Fecal microflora in healthy infants born by different methods of delivery: permanent changes in intestinal flora after cesarean delivery. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 1999 Jan;28(1):19-25.
  2. Penders J, et al. Factors influencing the composition of the intestinal microbiota in early infancy. Pediatrics. 2006;118(2):511-21.
  3. Lee J, et al. Meta-analysis of clinical trials of probiotics for prevention and treatment of pediatric atopic dermatitis. J Allergy Clin Immunol. 2008 Jan;121(1):116-121.e11.
  4. Viljanen M, et al. Induction of inflammation as a possible mechanism of probiotic effect in atopic eczema-dermatitis syndrome. J Allergy Clin Immunol. 2005 Jun;115(6):1254-9.
  5. Rosenfeldt V, et al. Effect of probiotics on gastrointestinal symptoms and small intestinal permeability in children with atopic dermatitis. J Pediatr. 2004 Nov;145(5):612-6.
  6. Kalliomaki M, et al. Probiotics in primary prevention of atopic disease: a randomised placebo-controlled trial. Lancet. 2001 Apr 7;357(9262):1076-9.
  7. Kalliomäki M, et al. Probiotics and prevention of atopic disease: 4-year follow-up of a randomised placebo-controlled trial.Lancet. 2003 May 31;361(9372):1869-71.
  8. Pohjavuori E, et al. Lactobacillus GG effect in increasing IFN-gamma production in infants with cow's milk allergy. J Allergy Clin Immunol. 2004 Jul;114(1):131-6.
  9. Liévin-Le Moal V, et al. An experimental study and a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical trial to evaluate the antisecretory activity of Lactobacillus acidophilus strain LB against nonrotavirus diarrhea. Pediatrics. 2007 Oct;120(4):e795-803. Epub 2007 Sep 3.
  10. Canani RB, et al. Probiotics for treatment of acute diarrhoea in children: randomised clinical trial of five different preparations. BMJ. 2007 Aug 18;335(7615):340. Epub 2007 Aug 9.
  11. Szajewska H, Mrukowicz JZ. Probiotics in the treatment and prevention of acute infectious diarrhea in infants and children: a systematic review of published randomized, double-blind, placebo-controlled trials. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2001 Oct;33 Suppl 2:S17-25.
  12. Szajewska H, et al. Efficacy of Lactobacillus GG in prevention of nosocomial diarrhea in infants. J Pediatr. 2001 Mar;138(3):361-5.
  13. Schultz M, et al. Administration of oral probiotic bacteria to pregnant women causes temporary infantile colonization. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2004;38(3):293-7.
  14. Abrahamsson TR, et al. Probiotics in prevention of IgE-associated eczema: a double-blind, randomized, placebo-controlled trial. J Allergy Clin Immunol. 2007 May;119(5):1174-80. Epub 2007 Mar 8.
  15. Rinne M, et al. Effect of probiotics and breastfeeding on the bifidobacterium and lactobacillus/enterococcus microbiota and humoral immune responses. J Pediatr. 2005 Aug;147(2):186-91.
  16. Mijac VD, et al. Hydrogen peroxide producing lactobacilli in women with vaginal infections. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2006 Nov;129(1):69-76. Epub 2006 Jul 11.
  17. Marelli G, et al. Lactobacilli for prevention of urogenital infections: a review. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2004 Mar-Apr;8(2):87-95.
  18. Deshpande G, et al. Probiotics for prevention of necrotising enterocolitis in preterm neonates with very low birthweight: a systematic review of randomised controlled trials. Lancet. 2007 May 12;369(9573):1614-20.
  19. Schanler RJ. Probiotics and necrotising enterocolitis in premature infants. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed. 2006 Nov;91(6):F395-7.
  20. Bin-Nun A, et al. Oral probiotics prevent necrotizing enterocolitis in very low birth weight neonates. J Pediatr. 2005 Aug;147(2):192-6.
  21. Lin HC, et al. Oral probiotics reduce the incidence and severity of necrotizing enterocolitis in very low birth weight infants. Pediatrics. 2005 Jan;115(1):1-4.
  22. Savino F, et al. Intestinal microflora in breastfed colicky and non-colicky infants. Acta Paediatr. 2004 Jun;93(6):825-9.
  23. Savino F, et al. Lactobacillus reuteri (American Type Culture Collection Strain 55730) versus simethicone in the treatment of infantile colic: a prospective randomized study. Pediatrics. 2007 Jan;119(1):e124-30.
  24. Indrio F, et al. The effects of probiotics on feeding tolerance, bowel habits, and gastrointestinal motility in preterm newborns J Pediatr, 2008; 152(6): 801-6.
  25. D’Souza AL, et al. Probiotics in prevention of antibiotic associated diarrhoea: meta-analysis. BMJ. 2002;324(7350):1361.
  26. Katz JA. Probiotics for the prevention of antibiotic-associated diarrhea and Clostridium difficile diarrhea. J Clin Gastroenterol 2006;40(3):249-55.
  27. McFarland LV. Diarrhoea associated with antibiotic use. BMJ. 2007 Jul 14;335(7610):54-5.
  28. Hickson M, et al. Use of probiotic Lactobacillus preparation to prevent diarrhoea associated with antibiotics: randomised double blind placebo controlled trial. BMJ. 2007 Jul 14;335(7610):80. Epub 2007 Jun 29.
  29. Kligler B, et al. Probiotics in children. Pediatr Clin North Am. 2007 Dec;54(6):949-67.

Uw profiel

Ja, schrijf mij in voor de tweewekelijkse nieuwsbrief en blijf op de hoogte van de nieuwste inzichten over gezondheid, events en webinars.
Ja, ik ga akkoord met de Privacy Statement van Natura Foundation

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies