Nuevas investigaciones sobre el zinc y el selenio en casos de COVID-19

martes 30-noviembre-2021

El profesor Du Laing de la Universidad de Gante ha publicado recientemente un artículo sobre la presencia de oligoelementos en la sangre de pacientes que padecen COVID-19. En esta publicación el profesor explica que tener un nivel de zinc o selenio insuficiente al ingresar en el hospital se asocia a una progresión más grave de la enfermedad por el COVID-19 y a que exista un mayor riesgo de muerte. En este artículo podrá obtener más información acerca de esta investigación, así como sobre la importancia de una ingesta adecuada de zinc y selenio.

 

Investigación realizada sobre la relación entre la deficiencia de zinc y selenio y la gravedad del COVID-19

La investigación, llevada a cabo por el profesor Gijs Du Laing consiste en un estudio observacional transversal realizado en 2 hospitales diferentes de Gante. En el momento del ingreso en el hospital, se midieron los niveles de zinc y selenio en sangre de 79 pacientes con COVID-19. Posteriormente, se realizó un seguimiento de estos pacientes para comprobar si existía alguna relación entre los niveles más bajos de zinc o selenio y la gravedad de la progresión de la enfermedad o la muerte por COVID-19. 

Gravedad de la COVID-19 relacionada con los niveles de zinc y selenio

Esta investigación reportó niveles particularmente bajos de selenio y zinc en la mayoría de los pacientes ingresados en el hospital con infección por COVID-19. 

La gravedad de la enfermedad y la duración del ingreso en el hospital se relacionaron sobre todo con la deficiencia de selenio que ya se pudo detectar en el momento del ingreso en el hospital. 

Se observó que los pacientes de cáncer ingresados con COVID-19 mostraban una mayor deficiencia de selenio y zinc en plasma. Además, se comprobó que los pacientes con cáncer que disponían de un buen nivel de selenio presentaban mayores porcentajes de supervivencia.

El riesgo de muerte fue mayor en los casos con deficiencia de selenio y zinc, sobre todo en los grupos de personas con obesidad, personas con enfermedades cardíacas crónicas, pacientes de cáncer y diabéticos. Se cree que la deficiencia de selenio y zinc podría agudizar el impacto negativo de estas condiciones en una respuesta inmune adecuada ante el COVID-19.

 

Efecto del zinc y el selenio

La reducción en las concentraciones de selenio está probablemente ocasionada de forma directa por la infección viral, ya que las concentraciones observadas en los pacientes con COVID-19 están muy por debajo de los niveles de referencia: en la mayoría de los supervivientes los niveles vuelven a la normalidad. Por el momento se desconoce hasta qué punto las personas con un bajo nivel de selenio son también más susceptibles de sufrir infecciones, enfermedades graves y requerir hospitalización. No obstante, una respuesta inmunitaria insuficiente y la supresión de la actividad de las células inmunitarias ante una deficiencia de selenio pueden considerarse como posibles causas subyacentes.

Además del selenio, el zinc es el segundo oligoelemento más importante para las células inmunitarias, que son necesarias para luchar contra una infección por el SARS-CoV-2. La deficiencia de zinc ya se calificó como un factor de riesgo de muerte como consecuencia de la COVID-19. Sin embargo, en la investigación clínica realizada en pacientes con niveles de zinc de 800 µg por litro o superior en el torrente sanguíneo no se produjo ninguna muerte por COVID-19. El riesgo de muerte para los niveles de zinc inferiores a este límite fue del 18,5 %.  

A pesar de ello, los niveles bajos de zinc vuelven a su normalidad con bastante rapidez al finalizar la hospitalización. El rápido descenso tras la infección puede deberse a una redistribución del zinc disponible entre la sangre y las células inmunitarias en favor de estas últimas. 

Conocimientos en la práctica

Teniendo en cuenta la relación que existe entre las bajas concentraciones de selenio y zinc y el mayor riesgo de pasar un COVID-19 más grave, sobra decir que lo más adecuado es contar con una ingesta adecuada de estos oligoelementos. Disponer de un nivel óptimo de selenio también es necesario para que el cerebro se recupere después de superar una infección por coronavirus Además, la deficiencia de zinc o selenio no solo se relaciona con infecciones por COVID-19 más graves, sino también con una serie de afecciones como las enfermedades cardiovasculares y autoinmunes. Razón más que suficiente como para vigilar de cerca la ingesta de selenio y zinc.

El zinc es un mineral esencial que se encuentra de forma natural en alimentos vegetales y animales como:

Ostras (cantidades muy altas en zinc en comparación con otras fuentes de alimentos) 

Hígado

Carne roja

Cangrejo y langosta

Legumbres

Frutos secos, especialmente las nueces pecanas

Semillas (como las de calabaza)

En menor medida, las aves de corral y el pescado

Las verduras y las frutas contienen cantidades relativamente pequeñas de zinc. Hasta el 80 % del zinc se pierde en el refinado de los cereales. La biodisponibilidad del zinc procedente de los cereales y los alimentos vegetales también es menor que la de los alimentos de origen animal.

Alimentos ricos en selenio son:

Pescado

Crustáceos y moluscos

Huevos

En menor medida también las setas, la col, la cebolla y el ajo

Por lo tanto, los vegetarianos y los veganos, en particular, deberían de vigilar su consumo de zinc y selenio. 

En caso de deficiencia o de una mayor necesidad, como es el caso de vegetarianos, fumadores, ancianos o personas con trastornos subyacentes como enfermedades intestinales o diabetes, la suplementación con estos oligoelementos puede ser de gran ayuda. En este caso, elija las formas de selenometionina y metionina de zinc. Son formas adecuadas y de fácil absorción de selenio y zinc. 

Para más información sobre el selenio y el zinc, consulte nuestras monografías sobre el zinc y el selenio. 

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies