¿Cómo puede producir su cuerpo lactoferrina?

miércoles 13-enero-2021

La lactoferrina es una proteína fijadora de hierro (glicoproteína) con una potente actividad antimicrobiana contra un gran número de bacterias, levaduras, hongos, parásitos y virus[1]. De ahí el creciente interés en utilizar la lactoferrina para la prevención o como tratamiento complementario de la COVID-19 [2,3]. No obstante, la lactoferrina también la produce nuestro propio cuerpo. En este artículo hablaremos sobre ello con más detalle.

La lactoferrina está muy presente en la leche materna.

La lactoferrina es una proteína con varias funciones fisiológicas, entre ellas la de regular la absorción de hierro en el intestino, proteger contra las infecciones microbianas y regular las respuestas inmunológicas sistémicas [1]. Lea más sobre las diferentes funciones y mecanismos de acción de la lactoferrina en nuestra nueva monografía. La lactoferrina es producida y excretada por células epiteliales de diferentes órganos [4]. En el calostro humano y en la leche materna se presentan naturalmente altas concentraciones de lactoferrina, lo que ayuda a prevenir infecciones en los recién nacidos [5]. El calostro contiene hasta 8 gramos de lactoferrina por litro y la leche materna de 1,5 a 4 [4], mientras que la leche de vaca solo contiene 0,2 gramos de lactoferrina por litro [6]. Así que, lo normal es que solo sean los bebés los que reciben cantidades significativas de lactoferrina durante la lactancia.

La lactoferrina: un mecanismo de defensa de primera línea

Otras concentraciones más bajas de lactoferrina se producen en las secreciones (exocrinas), como la saliva, el sudor, el líquido lagrimal, la bilis, los jugos pancreáticos, la orina, el fluido espermático, el moco vaginal y el moco de la cavidad nasal, del tracto respiratorio y del tracto gastrointestinal [4,5,7]. Además de la lactoferrina, estas secreciones contienen una variedad de sustancias antimicrobianas que defienden el organismo de los microorganismos patógenos que tratan de entrar en el cuerpo a través de las membranas mucosas. De esta manera se niega la entrada a los patógenos y se previene una reacción inflamatoria de nuestro "costoso" sistema inmunitario. Por último, los neutrófilos granulocitos también producen lactoferrina. Estos glóbulos blancos almacenan lactoferrina y la liberan donde se detectan patógenos [5].

Factores que influyen en la expresión de la lactoferrina

La expresión y liberación de lactoferrina reaccionan rápida y vigorosamente a una serie de procesos fisiológicos. Esto sucede por ejemplo, durante una infección respiratoria, una infección intestinal, o como reacción ante alérgenos [5]. El estrés psicológico intenso también aumenta los niveles de lactoferrina medidos en la saliva [8]. Esto podría explicarse desde un punto de vista evolutivo: se piensa que cuando el cuerpo reacciona con estrés o con una «respuesta de lucha o huida», existe un mayor riesgo de lesión, y por lo tanto, de penetración de microorganismos patógenos. También se encuentran concentraciones séricas más altas de lactoferrina después de comer [9]. Los altos niveles de lactoferrina podrían protegernos contra potenciales patógenos que podrían entrar en nuestro cuerpo a través de los alimentos [10].

El ejercicio intenso aumenta la producción de lactoferrina

Distintos estudios han demostrado que diversas formas de ejercicio intenso puntual aumentan la concentración de lactoferrina en la saliva [11,12], el suero [13]y las células inmunitarias (granulocitos) [14]. Todavía no está claro si el aumento de los niveles de lactoferrina después de un ejercicio intenso puede atribuirse a la activación del sistema de estrés (respuesta de lucha o huida) [8,15] o si se trata de un mecanismo diferente. Existe la hipótesis de que el ejercicio regular e intenso (pero no a la altura de los deportes de élite) refuerza la defensa de primera línea de nuestro cuerpo, lo que reduce la posibilidad de que los patógenos entren en nuestro sistema inmunitario y de que se produzca la subsiguiente reacción inflamatoria [10]. Este efecto podría deberse, entre otras cosas, al aumento de la concentración de lactoferrina que se libera después de un ejercicio físico vigoroso. En línea con esta hipótesis está la observación de que la obesidad y la diabetes tipo 2, trastornos asociados a un «estilo de vida sedentario" [16], se asocian con niveles séricos de lactoferrina basales más bajos [9,17].

Conocimiento aplicado a la práctica:

La lactoferrina es una sustancia importante en la primera línea de defensa contra los microorganismos patógenos que tratan de entrar en el cuerpo a través de las membranas mucosas. El ejercicio intenso regular podría fortalecer esta línea de defensa. En caso de ejercicio insuficiente, la suplementación es una buena alternativa. Cuando se complementa es importante elegir lactoferrina pura de alta calidad que no contenga LPS (lipopolisacáridos). La lactoferrina con LPS es menos efectiva y puede introducir LPS en el cuerpo, con lo que los beneficios potenciales se pierden por otro lado.

Fuentes

1. González-Chávez SA, Arévalo-Gallegos S, Rascón-Cruz Q. Lactoferrin: structure, function and applications. Int J Antimicrob Agents. 2009;33(4):301.e1-8.

2. Campione E, Cosio T, Rosa L, Lanna C, Di Girolamo S, Gaziano R, e.a. Lactoferrin as Protective Natural Barrier of Respiratory and Intestinal Mucosa against Coronavirus Infection and Inflammation. Int J Mol Sci. 11 juli 2020;21(14):4903.

3. Chang R, Ng TB, Sun W-Z. Lactoferrin as potential preventative and adjunct treatment for COVID-19. Int J Antimicrob Agents. 1 september 2020;56(3):106118.

4. Rosa L, Cutone A, Lepanto M, Paesano R, Valenti P. Lactoferrin: A Natural Glycoprotein Involved in Iron and Inflammatory Homeostasis. Int J Mol Sci. 15 september 2017;18(9):1985.

5. Drago-Serrano M, Campos-Rodríguez R, Carrero J, de la Garza M. Lactoferrin: Balancing Ups and Downs of Inflammation Due to Microbial Infections. Int J Mol Sci. 1 maart 2017;18(3):501.

6. Cheng JB, Wang JQ, Bu DP, Liu GL, Zhang CG, Wei HY, e.a. Factors Affecting the Lactoferrin Concentration in Bovine Milk. J Dairy Sci. maart 2008;91(3):970–6.

7. Park J-H, Park G-T, Cho IH, Sim S-M, Yang J-M, Lee D-Y. An antimicrobial protein, lactoferrin exists in the sweat: proteomic analysis of sweat: Letter to the Editor. Exp Dermatol. april 2011;20(4):369–71.

8. Bosch JA, de Geus EJC, Veerman ECI, Hoogstraten J, Nieuw Amerongen AV. Innate Secretory Immunity in Response to Laboratory Stressors That Evoke Distinct Patterns of Cardiac Autonomic Activity: Psychosom Med. maart 2003;65(2):245–58.

9. Fernández-Real JM, García-Fuentes E, Moreno-Navarrete JM, Murri-Pierri M, Garrido-Sánchez L, Ricart W, e.a. Fat Overload Induces Changes in Circulating Lactoferrin That Are Associated With Postprandial Lipemia and Oxidative Stress in Severely Obese Subjects. Obesity. maart 2010;18(3):482–8.

10. Pruimboom L, Raison CL, Muskiet FAJ. Physical Activity Protects the Human Brain against Metabolic Stress Induced by a Postprandial and Chronic Inflammation. Behav Neurol. 2015;2015:1–11.

11. Gillum TL, Kuennen MR, Castillo MN, Williams NL, Jordan-Patterson AT. Exercise, But Not Acute Sleep Loss, Increases Salivary Antimicrobial Protein Secretion: J Strength Cond Res. mei 2015;29(5):1359–66.

12. Gillum T, Kuennen M, Miller T, Riley L. The effects of exercise, sex, and menstrual phase on salivary antimicrobial proteins. Exerc Immunol Rev. 2014;20:23–38.

13. Inoue H, Sakai M, Kaida Y, Kaibara K. Blood lactoferrin release induced by running exercise in normal volunteers: antibacterial activity. Clin Chim Acta. maart 2004;341(1–2):165–72.

14. Gillum T, Kuennen M, McKenna Z, Castillo M, Jordan-Patterson A, Bohnert C. Exercise increases lactoferrin, but decreases lysozyme in salivary granulocytes. Eur J Appl Physiol. mei 2017;117(5):1047–51.

15. Allgrove JE, Gomes E, Hough J, Gleeson M. Effects of exercise intensity on salivary antimicrobial proteins and markers of stress in active men. J Sports Sci. april 2008;26(6):653–61.

16. Katzmarzyk PT, Powell KE, Jakicic JM, Troiano RP, Piercy K, Tennant B. Sedentary Behavior and Health: Update from the 2018 Physical Activity Guidelines Advisory Committee. Med Sci Sports Exerc. juni 2019;51(6):1227–41.

17. Moreno-Navarrete JM, Ortega FJ, Bassols J, Ricart W, Fernández-Real JM. Decreased Circulating Lactoferrin in Insulin Resistance and Altered Glucose Tolerance as a Possible Marker of Neutrophil Dysfunction in Type 2 Diabetes. J Clin Endocrinol Metab. 1 oktober 2009;94(10):4036–44.

18. Naidu N. Ultra-cleansing of lactoferrin: Nutraceutical implications. Eur J Nutraceuticals Funct Foods. 2005;8.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies