La conexión entre la vitamina D y la salud mental

lunes 28-septiembre-2020



La vitamina D se considera a menudo como una vitamina para los huesos, pero ¿sabía que la vitamina D también está relacionada con la salud mental? El hecho de que el estado de ánimo de muchas personas mejore en verano, no solo se debe a los días más largos y al buen clima, sino que también parece tener una conexión con las llamadas "vitaminas del sol".

En el cerebro existen receptores de vitamina D (Eyles et al., 2005). Esto nos indica que la vitamina D tiene una función en el cerebro. Para investigar esta función, se utilizaron los conocidos como ratones knockout, a los que se les anuló el receptor de la vitamina D (VDR) en el cerebro. Los ratones a los que se les anuló el VDR mostraron un comportamiento más ansioso (Burne et al., 2006). Como resultado, se ha descubierto el vínculo que hay entre la vitamina D y la salud mental, y entre tanto, se han realizado varios estudios que también demuestran la relación existente entre el nivel de la vitamina D y la salud mental en los seres humanos. Por ejemplo, un estudio reciente entre adultos jóvenes demuestra que existe una relación entre una buena salud mental y niveles más altos de vitamina D en la sangre. Los investigadores encontraron sobre todo un vínculo entre los niveles de vitamina D, la salud mental y el género: en las mujeres la correlación fue aún más evidente (Chen et al., 2020).

Suplementos de vitamina D en casos de depresión

Un extenso metaanálisis demuestra que la suplementación con vitamina D puede ser efectiva para el tratamiento en caso de depresión. Los investigadores indican que el tratamiento con vitamina D consigue resultados similares al tratamiento con antidepresivos (Spedding, 2014).

El papel de la vitamina D en el cerebro es muy amplio, incluyendo la producción y regulación de la serotonina, la modulación neuroinmune, la protección neurológica y el desarrollo del cerebro. En este artículo, analizamos la relación entre la vitamina D y el metabolismo de la serotonina.

Creación de serotonina

La serotonina es un neurotransmisor de monoamina en el cerebro que, entre otras cosas, regula el estado de ánimo. También se llama la hormona de la felicidad (aunque oficialmente no se la considera como hormona). Se forma a partir de la sustancia precursora L-triptófano. La vitamina D estimula la transcripción del gen de la triptófano hidroxilasa 2 (TPH2) (Kaneko et al., 2015; Sabir et al., 2018). La enzima TPH2 es la enzima determinante de la tasa de conversión de triptófano en serotonina (Zhang et al., 2004). La vitamina D permite de esta forma producir serotonina en el cerebro.

Antidepresivo natural

Además, la vitamina D tiene funciones similares a las de los antidepresivos. De hecho, impide la producción de transportadores de la recaptación de serotonina (SERT) y de la monoamino oxidasa-A (MAO-A) al inhibir la transcripción de estos genes (Sabir et al., 2018).

Cuando la serotonina se dispersa en el espacio sináptico entre dos neuronas, actúa como un neurotransmisor y estimula a la neurona postsináptica a transmitir una señal. Los SERT se usan para detener la señal y reciclar los neurotransmisores. Los SERT reabsorben el neurotransmisor de serotonina liberada en la neurona presináptica (Torres et al., 2003), por lo que ya no estimula la neurona postsináptica. El grupo de antidepresivos conocidos como ISRS, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, actúan como inhibidores de la recaptación de serotonina bloqueando los SERT (Torres et al., 2003). Como resultado, la serotonina permanece activa durante más tiempo. La vitamina D también regula la producción de los SERT y puede inhibir la serotonina para que ésta permanezca más tiempo en el espacio sináptico y la señal estimulante permanezca activa durante más tiempo (Sabir et al., 2018).

Los MAOs descomponen las monoaminas como la serotonina. Los inhibidores de la MAO (MAO-I) se utilizan como antidepresivos (Finberg & Rabey, 2016). La vitamina D inhibe la producción de MAO-A, que reduce la descomposición de la serotonina (Sabir et al., 2018).

La vitamina D, por lo tanto, inhibe la producción de SERT y MAO-A y puede tener un efecto similar al de los ISRS, a través de un proceso diferente.

La depresión estacional y la serotonina

Cuanto más al norte vive la gente, más depresiones estacionales se producen. Estas depresiones se dan principalmente en mujeres (jóvenes) (2-40 veces más a menudo que en los hombres) y esto parece estar relacionado con el neurotransmisor serotonina. Los investigadores demostraron recientemente que las personas, especialmente mujeres, con depresión estacional, tenían más SERT durante los meses de invierno que en verano y en comparación con el grupo de control sano. La cantidad de SERT se correlacionó con la gravedad de la depresión: cuanto más SERT, más severa es la depresión (Mc Mahon et al., 2016).

Al igual que los SERT, se hizo un estudio similar con MAO-A en personas con depresión estacional. Un interesante resultado nos indica que, en las personas sanas, la cantidad de MAO-A disminuye durante el invierno, mientras que en las personas con depresión estacional, las cantidades permanecen iguales durante todo el año. Así que, existe una dinámica estacional en los valores de MAO-A en el cerebro de las personas sanas (Spies et al., 2018).

Los investigadores demostraron que la fototerapia ayuda a reducir los valores de MAO-A en los humanos. Esto podría ayudar a reducir los síntomas de la depresión estacional (Spies et al., 2018). La fototerapia estimula la producción de vitamina D de la misma manera que la luz solar (Chandra et al., 2007). De esta manera, la vitamina D parece desempeñar un papel importante en la depresión estacional y su tratamiento.

Debido a que la depresión estacional se produce principalmente en mujeres, se ha hecho más hincapié en la relación entre el estrógeno y la serotonina (Rybaczyk et al., 2005). Por lo tanto, con los conocimientos actuales, parece que las "vitaminas solares" también juegan un papel importante. Un vínculo que podría ser de interés aquí es el papel de la vitamina D en la producción de estrógenos (Kinuta et al., 2000). Se espera que las nuevas investigaciones permitan comprender mejor la interacción entre la vitamina D, la salud mental y otros factores como el estrógeno.

Conocimiento a través de la práctica

La vitamina D desempeña un papel importante en la regulación de la salud mental, lo que se observa especialmente en mujeres jóvenes. Por lo tanto, es importante producir suficiente vitamina D a lo largo del año mediante la exposición a la luz solar y, si esto no es posible, hacer uso de suplementos de vitamina D. Se ha demostrado que el uso de suplementos de vitamina D es eficaz como tratamiento contra la depresión. En invierno, se recomienda el uso de 75 mcg de vitamina D3 para mantener los niveles de vitamina D. Los tratamientos alternativos, como la fototerapia, también podrían ser eficaces para la depresión estacional.

Para más indicaciones, aplicaciones e interacciones de los complementos alimenticios, puede consultar nuestras monografías

Fuentes

Burne, T. H. J., Johnston, A. N. B., McGrath, J. J., & Mackay-Sim, A. (2006). Swimming behaviour and post-swimming activity in Vitamin D receptor knockout mice. Brain Research Bulletin, 69(1), 74–78. https://doi.org/10.1016/j.brainresbull.2005.10.014

Chandra, P., Wolfenden, L. L., Ziegler, T. R., Tian, J., Luo, M., Stecenko, A. A., Chen, T. C., Holick, M. F., & Tangpricha, V. (2007). Treatment of vitamin D deficiency with UV light in patients with malabsorption syndromes: A case series. Photodermatology, Photoimmunology & Photomedicine, 23(5), 179–185. https://doi.org/10.1111/j.1600-0781.2007.00302.x

Chen, L., Zhu, H., Harshfield, G. A., Treiber, F. A., Pollock, J. S., Pollock, D., Okereke, O. I., Su, S., & Dong, Y. (2020). Serum 25-Hydroxyvitamin D Concentrations Are Associated With Mental Health and Psychosocial Stress in Young Adults. https://doi.org/10.20944/preprints202006.0008.v1

Eyles, D. W., Smith, S., Kinobe, R., Hewison, M., & McGrath, J. J. (2005). Distribution of the vitamin D receptor and 1 alpha-hydroxylase in human brain. Journal of Chemical Neuroanatomy, 29(1), 21–30. https://doi.org/10.1016/j.jchemneu.2004.08.006

Finberg, J. P. M., & Rabey, J. M. (2016). Inhibitors of MAO-A and MAO-B in Psychiatry and Neurology. Frontiers in Pharmacology, 7. https://doi.org/10.3389/fphar.2016.00340

Kaneko, I., Sabir, M. S., Dussik, C. M., Whitfield, G. K., Karrys, A., Hsieh, J.-C., Haussler, M. R., Meyer, M. B., Pike, J. W., & Jurutka, P. W. (2015). 1,25-Dihydroxyvitamin D regulates expression of the tryptophan hydroxylase 2 and leptin genes: Implication for behavioral influences of vitamin D. FASEB Journal: Official Publication of the Federation of American Societies for Experimental Biology, 29(9), 4023–4035. https://doi.org/10.1096/fj.14-269811

Kinuta, K., Tanaka, H., Moriwake, T., Aya, K., Kato, S., & Seino, Y. (2000). Vitamin D Is an Important Factor in Estrogen Biosynthesis of Both Female and Male Gonads. Endocrinology, 141(4), 1317–1324. https://doi.org/10.1210/endo.141.4.7403

Mc Mahon, B., Andersen, S. B., Madsen, M. K., Hjordt, L. V., Hageman, I., Dam, H., Svarer, C., da Cunha-Bang, S., Baaré, W., Madsen, J., Hasholt, L., Holst, K., Frokjaer, V. G., & Knudsen, G. M. (2016). Seasonal difference in brain serotonin transporter binding predicts symptom severity in patients with seasonal affective disorder. Brain, 139(5), 1605–1614. https://doi.org/10.1093/brain/aww043

Rybaczyk, L. A., Bashaw, M. J., Pathak, D. R., Moody, S. M., Gilders, R. M., & Holzschu, D. L. (2005). An overlooked connection: Serotonergic mediation of estrogen-related physiology and pathology. BMC Women’s Health, 5, 12. https://doi.org/10.1186/1472-6874-5-12

Sabir, M. S., Haussler, M. R., Mallick, S., Kaneko, I., Lucas, D. A., Haussler, C. A., Whitfield, G. K., & Jurutka, P. W. (2018). Optimal vitamin D spurs serotonin: 1,25-dihydroxyvitamin D represses serotonin reuptake transport (SERT) and degradation (MAO-A) gene expression in cultured rat serotonergic neuronal cell lines. Genes & Nutrition, 13. https://doi.org/10.1186/s12263-018-0605-7

Spedding, S. (2014). Vitamin D and depression: A systematic review and meta-analysis comparing studies with and without biological flaws. Nutrients, 6(4), 1501–1518. https://doi.org/10.3390/nu6041501

Spies, M., James, G. M., Vraka, C., Philippe, C., Hienert, M., Gryglewski, G., Komorowski, A., Kautzky, A., Silberbauer, L., Pichler, V., Kranz, G. S., Nics, L., Balber, T., Baldinger-Melich, P., Vanicek, T., Spurny, B., Winkler-Pjrek, E., Wadsak, W., Mitterhauser, M., … Winkler, D. (2018). Brain monoamine oxidase A in seasonal affective disorder and treatment with bright light therapy. Translational Psychiatry, 8(1), 1–9. https://doi.org/10.1038/s41398-018-0227-2

Torres, G. E., Gainetdinov, R. R., & Caron, M. G. (2003). Plasma membrane monoamine transporters: Structure, regulation and function. Nature Reviews Neuroscience, 4(1), 13–25. https://doi.org/10.1038/nrn1008

Zhang, X., Beaulieu, J.-M., Sotnikova, T. D., Gainetdinov, R. R., & Caron, M. G. (2004). Tryptophan hydroxylase-2 controls brain serotonin synthesis. Science (New York, N.Y.), 305(5681), 217. https://doi.org/10.1126/science.1097540

 

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies