Nutrientes selectivos del cerebro y trastornos de la concentración

martes 31-marzo-2020

Cerebro

Los cerebros jóvenes son muy vulnerables a las deficiencias nutricionales en lo que respecta a los ácidos grasos de pescado y los nutrientes selectivos del cerebro. Como resultado, pueden sufrir rápidamente de un retraso en el desarrollo. Esto es bastante extraño, considerando que nuestro cerebro es tan importante hoy en día para sobrevivir en una sociedad como la nuestra, tan orientada hacia el rendimiento.

"Si nuestro cerebro sigue siendo vulnerable hoy en día a un retraso en el desarrollo debido a una deficiencia nutricional, el riesgo de tal retraso debe haber estado esencialmente ausente durante la evolución del cerebro humano." - Cunnane

 

El problema central es que nuestro entorno actual ya no se parece al de nuestros lejanos antepasados. Si bien los ácidos grasos de pescado y otros nutrientes selectivos del cerebro están bien disponibles en los supermercados, pocas personas los comen en una medida suficiente: casi nadie come 900 gramos de mejillones, berberechos o vieiras al día. Además, sólo el 14 por ciento de la población de los Países Bajos logra consumir la cantidad recomendada de pescado. Por lo tanto, parece ser que la suplementación con ácidos grasos de pescado y otros nutrientes es casi necesaria para darle a nuestro cerebro la nutrición que necesita.

 

TDAH: Nutrientes selectivos del cerebro

Especialmente en nuestra sociedad tan ocupada y orientada al rendimiento, los problemas de atención, aprendizaje, comportamiento y planificación son una carga para el individuo y su medio ambiente. Pero no todos los que comen mal desarrollan realmente una condición. Muchos trastornos implican sensibilidad genética, tales como el TDAH. El efecto de las deficiencias nutricionales es que los síntomas se manifiestan más, o son más prominentes. Sin embargo, es posible que alguien sin una predisposición genética al TDAH desarrolle un comportamiento similar al del TDAH debido a las deficiencias nutricionales. En ese caso, el cuadro debe recuperarse completamente cuando la fuente de alimentación está de nuevo en orden.

 

Deficiencia de hierro

En muchos casos, parece haber una deficiencia de hierro en el tálamo en pacientes con TDAH. De hecho, un estudio francés muestra que éste es el caso en el 84% de los pacientes con TDAH (Konofal, 2004). Entre otras cosas, la escasez de hierro tiene un efecto negativo en la atención visual. El zinc también desempeña un papel importante. La administración de suplementos de zinc mejora de manera demostrable los síntomas del TDAH, incluyendo la atención, la hiperactividad, la rebeldía y los problemas de comportamiento.

 

El zinc y el hierro desempeñan juntos un papel importante en la formación de neurotransmisores, tales como la dopamina y sus receptores. Esto también se aplica al yodo y a los ácidos grasos de pescado (Dobson, 1998). La dopamina es importante para la regulación de las funciones ejecutivas, habilidades motoras, motivación y recompensa (Previc, 2009). En presencia de TDAH, hay una perturbación en este sistema, que puede causar síntomas tales como un autocontrol deficiente y dificultad para planificar y organizar. En esto puede estar involucrado el zinc, hierro, yodo y ácidos grasos de pescado, lo que uno querría descartar antes de optar por la medicación.

 

El magnesio también es importante

Aunque el magnesio no es necesariamente un nutriente selectivo del cerebro en sí, su déficit es muy común en presencia de TDAH (Kozielec, 1997). La deficiencia de magnesio provoca un aumento de la irritabilidad de los nervios. El mineral asegura un buen flujo sanguíneo en el cerebro y, junto con la vitamina B6, regula la transmisión de estímulos nerviosos. Además, ayuda en el almacenamiento de los neurotransmisores. El camarón y los mariscos contienen más de 100 mg de magnesio por cada 100 gramos. La IDR (Ingesta diaria recomendada) en mujeres es de 280 mg y en hombres 350 mg. 

 

TDAH: EPA y DHA

Los niños que tienen deficiencias de EPA y DHA en sus primeros años de vida son más propensos a desarrollar TDAH y otras enfermedades mentales en su vida posterior (Richardson, 2006). Pero con la suplementación mucho es posible: al menos ya se han demostrado efectos positivos en niños con TDAH entre las edades de 9 y 12 (entre otros Bloch, 2011 y Bos, 2015). 

 

UMC: mejora de los problemas de atención

En 2015, el Centro Médico Universitario de Utrecht (Universitair Medisch Centrum, UMC por sus siglas en neerlandés) llevó a cabo investigaciones sobre problemas de atención (Bos, 2015). En el estudio participaron 40 niños (8-14 años) con TDAH. Una mitad recibió diariamente margarina con 650 mg de EPA y 650 mg de DHA, la otra mitad una margarina de placebo.

 

Al comienzo del estudio, ambos grupos tenían puntuaciones más altas que el grupo de control con respecto a los problemas de atención, el comportamiento de falta de respeto a las reglas y agresividad. Después de la intervención, el grupo de TDAH con margarina enriquecida sufría de un 15,4% menos de problemas de atención, mientras que en el grupo placebo estos aumentaron en un 17,9%. En este estudio no se encontró ninguna mejora significativa relacionada con el comportamiento de falta de respeto a las reglas o agresividad. Otras investigaciones si muestran estas mejoras.

 

Agresión proactiva y reactiva

En un estudio bien diseñado de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) (Raine et al., 2015) se clasificaron a 200 niños entre las edades de 8 y 16 años en un grupo de tratamiento (100 niños) y un grupo de control (100 niños). El suplemento consistía en una bebida de fruta con 1 gramo de omega-3 por día y la misma bebida sin omega-3.

 

Los padres y sus hijos informaron de problemas de comportamiento al comienzo del tratamiento, después de 6 meses (fin del tratamiento) y después de 12 meses (6 meses después del tratamiento). Los informes completados por los padres mostraron mejoras significativas en el comportamiento de los niños. Además, con un uso más prolongado del omega-3, los resultados fueron más fuertes. Los auto-informes de los niños mostraron mejoras tanto en la agresión proactiva como la reactiva.

 

Pero no se trata sólo de lo que no se come. Las adiciones innecesarias también desempeñan un papel.  Una sustancia bien conocida que amplifica los síntomas del TDAH es el E104 (amarillo de quinoleína). Otras sustancias alergénicas en la dieta también pueden fortalecer los síntomas. Usted puede averiguar qué sustancias son los desencadenantes iniciando una dieta de eliminación.

 

Universidad de Radboud: la dieta de eliminación funciona

En una dieta de eliminación se retiran inicialmente de la dieta todos los desencadenantes potenciales. A continuación, se introducen paso a paso los alimentos eliminados. Entonces, es necesario monitorear cómo reacciona el niño (o adulto) a cada nuevo alimento. De esta manera, es posible identificar los desencadenantes y eliminarlos para siempre.

 

En 2011, investigaciones de tipo doble ciego llevadas a cabo en la Universidad de Radboud en Nimega, mostraron que, en presencia de TDAH, una dieta de eliminación tenía un efecto beneficioso claramente demostrable sobre el comportamiento en tres cuartas partes de los casos (Pelsser, 2011). Después de la provocación con las presuntas sustancias responsables, los síntomas regresaron. Además, en otro estudio de cuarenta niños con TDAH, también se descubrió que la omisión en la dieta de todos los alérgenos alimentarios conocidos durante dos semanas resultó en una clara reducción de los síntomas en más del 60% de los casos. En todos estos casos, se logró al menos una mejora del 50% en el patrón de los síntomas (Pelsser, 2002).

 

Conocimientos en la práctica

Los cerebros jóvenes necesitan de suficientes nutrientes para desarrollarse adecuadamente: EPA, DHA, yodo, zinc, selenio, cobre, hierro y magnesio. También los niños y adultos con problemas de atención, aprendizaje, comportamiento y planificación hacen bien en consumir suficientes de estos nutrientes, ya que los síntomas son más manifestados o más prominentes en caso de deficiencias. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente prestar atención a una dieta saludable con más de estos nutrientes y/o complementar con un suplemento dietético de alta calidad.

 

Referencias

  1. Bloch MH, Qawasmi A (2011). Omega-3 fatty acid supplementation for the treatment of children with attention-deficit/hyperactivity disorder symptomatology: systematic review and meta-analysis. J Am Acad Child AdolescPsychiatry 50: 991–1000.
  2. Bos DJ et all, Reduced Symptoms of Inattention after Dietary Omega-3 Fatty Acid Supplementation in Boys with and without Attention Deficit/Hyperactivity Disorder, Neuropsychopharmacology 2015 Mar 19.
  3. Carter JR, Schwartz CE, Yang H et al. Fish oil and neurovascular reactivity to mental stress in humans. Am J PhysiolRegulIntegr Comp Physiol. 2013;304(7):R523-30.
  4. Cunnane SC., Survival of the fattest – the key to human brain evolution, World Scientific Publishing Co., London, 2005.
  5. Cunnane SC, Stewart KM, Human brain evolution – the influence of freshwater and marine food resources, Wiley-Blackwell, New Jersey, 2010.
  6. Dobson JE, The iodine factor in health and evolution, The Geographical Review, 88, 1-18, 1998.
  7. Escolano-Margarit MV, Ramos R, Beyer J, Csábi G, Parrilla-Roure M, Cruz F et al. Prenatal DHA status and neurological outcome in children at age 5.5 years are positively associated. J Nutr. 2011 Jun;141(6):1216-23
  8. Konofal E et al., Iron deficiency in children with attention-deficit/hyperactivity disorder, Arch. Pediatr. Adolesc. Med. 2004; 158(12):1113-1115.
  9. Kozielec T et al., Assessment of magnesium levels in children with attention deficit hyperactivity disorder (ADHD). Magnes. Res. 1997; 10(2): 143-148.
  10. Pelsser LM, Frankena K, Toorman J, Savelkoul HF, Dubois AE, Pereira RR, et al. Effects of a restricted elimination diet on the behaviour of children with attention-deficit hyperactivity disorder (INCA study): a randomised controlled trial. Lancet. 2011 Feb 5;377(9764):494–503
  11. Pelsser LMJ, Buitelaar JK. Gunstige invloed van een standaardeliminatiedieet op het gedrag van jonge kinderen met aandachtstekort-hyperactiviteitstoornis (ADHD), een verkennend onderzoek. Nederlands Tijdschrift voor Geneeskunde. 2002 Dec 28;146(52):2543–7.
  12. Previc FE, The dopaminergic mind in human evolution, Cambridge University Press, Cambridge (UK), 2009.
  13. Raine, et al., Reduction in behavior problems with omega-3 supplementation in children aged 8–16 years: a randomized, double-blind, placebo-controlled, strati?ed, parallel-group trial,Journal of Child Psychology and Psychiatry 56:5 (2015), pp. 509–520.
  14. Richardson AJ. Omega-3 fatty acids in ADHD and related neurodevelopmental disorders. Int RevPsychiatry. 2006;18(2):155-72
  15. Schuchardt JP, Huss M, Stauss-Grabo M et al. Significance of long-chain polyunsaturated fatty acids (PUFAs) for the development and behaviour of children. Eur J Pediatr. 2010;169(2):149-64.
  16. Schuitemaker GE, Voeding en gedrag, van ADHD tot zinloos geweld, Ortho Communications andScience BV, 2015.
  17. Sonuga-Barke EJS, Brandeis D, Cortese S, Daley D, Ferrin M, Holtmann M et al (2013). Nonpharmacological interventions for ADHD: systematic review and meta-analyses of randomized controlled trials of dietary and psychological treatments. Am J Psychiatry 170: 275–289
  18. Swanson D, Block R, Mousa SA. Omega-3 Fatty Acids EPA and DHA: Health Benefits Throughout Life. Adv. Nutr. 3: 1–7, 2012
  19. Transler C, Eilander A, Mitchell S et al. The impact of polyunsaturated fatty acids in reducing child attention deficit and hyperactivity disorders. J AttenDisord. 2010;14(3):232-46.

 

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies