Las bacterias intestinales determinan qué comida elegimos

martes 20-junio-2017

Un innovador estudio demuestra que tenemos menos control sobre lo que queremos comer de lo que habíamos pensado. ¿Quién decide lo que se pone en la mesa? Las bacterias intestinales parecen desempeñar un papel importante en esta cuestión.

 

Unos neurocientíficos han demostrado por primera vez que las bacterias del intestino "hablan" con el cerebro sobre lo que se debe comer. El estudio ha salido publicado el pasado 25 de abril en PLOS Biology. Los investigadores encontraron dos tipos de bacterias que ejercen una influencia directa sobre las necesidades de nutrientes y las opciones dietéticas de animales.

 

Interacción entre nutrientes y microbioma 

Cada vez es más obvio que la interacción entre los nutrientes y el microbioma tiene una influencia especial en nuestra salud. Piénsese, por ejemplo, en la L-carnitina, que antes se asociaba a problemas cardíacos cuando, en realidad, no es la L-carnitina la que da problemas, sino la flora intestinal: ciertas bacterias nocivas del intestino transforman la L-carnitina procedente de la carne roja en la sustancia nociva trimetilamina. ¿Existen otras interacciones más beneficiosas?

 

Por supuesto: las ventajas para la salud del cacao, por ejemplo, no residen pura y exclusivamente en el grano del cacao. El cacao es fermentado, entre otros, por la bacteria Bifidum, que lo convierte en polifenoles antiinflamatorios con un efecto cardiosaludable. Esta fermentación se puede estimular acompañándolo de un poco de fruta, afirman los investigadores. ¿Pero las bacterias intestinales pueden decir ellas mismas lo que quieren comer? Según el estudio publicado en PLOS Biology, la respuesta es sí.

 

Mayor necesidad de proteína 

Ya se sabía por experimentos previos que la falta de determinados aminoácidos en las moscas de la fruta reduce la fertilidad y aumenta la necesidad de tomar alimentos ricos en proteínas, sin importar qué aminoácido sea el que se suprima. En este caso, los investigadores estudiaron el efecto de la eliminación sobre cinco tipos diferentes de bacterias presentes en las moscas de la fruta en estado salvaje.

 

Resultó que había dos tipos de bacterias intestinales que podían anular el aumento en la demanda de proteína por parte de las moscas. Esta modificación en el microbioma tiene como probable consecuencia una mejor adaptación a circunstancias desfavorables.

 

Hablar con el cerebro 

Al principio, los investigadores pensaban que las bacterias de las moscas de la fruta proporcionaban un suplemento de aminoácidos, pero los experimentos contradijeron esta teoría. Resultó que las bacterias "provocaban un cambio en el metabolismo que influye directamente en el cerebro y en el organismo. Le hacía pensar al cerebro que el cuerpo ya estaba saciado de proteínas", según los investigadores.

 

Aún no ha quedado aclarado el mecanismo de acción. Estas bacterias intestinales en concreto también están presentes en el ser humano, pero en este habita una cantidad de variedades mucho mayor. En cualquier caso, el estudio demuestra que la flora intestinal tiene una influencia en nuestro cuerpo y en nuestro estado mental mayor de lo que pensábamos.

 

Fuentes 

  1. Amar Sarkar et al, Psychobiotics and the Manipulation of Bacteria–Gut–Brain Signals, Trends in Neurosciences (2016)
  2. https://www.acs.org/content/acs/en/pressroom/newsreleases/2014/march/the-precise-reason-for-the-health-benefits-of-dark-chocolate-mystery-solved.html
  3. Koeth R.A. et al., Intestinal microbiota metabolism of l-carnitine, a nutrient in red meat, promotes atherosclerosis, Nature Medicine 19, 576–585 (2013).
  4. Leitão-Gonçalves R, Carvalho-Santos Z, Francisco AP, Fioreze GT, Anjos M, Baltazar C, et al. (2017) Commensal bacteria and essential amino acids control food choice behavior and reproduction. PLoS Biol 15(4): e2000862
  5. Seiler S.E. et al., Carnitine Acetyltransferase Mitigates Metabolic Inertia and Muscle Fatigue during Exercise, Cell Metabolism, Volume 22, Issue 1, pp. 65-76, 7 July 2015.
  6. Timothy G. Dinan, Catherine Stanton, and John F. Cryan, Psychobiotics: A Novel Class of Psychotropic, Biological Psychiatry, Volume 74, Issue 10 (November 15, 2013)
  7. Wei-Kai Wua, b, Suraphan Panyoda, Chi-Tang Hoc, Ching-Hua Kuod, Ming-Shiang Wub, Lee-Yan Sheena, Dietary allicin reduces transformation of L-carnitine to TMAO through impact on gut microbiota, Journal of Functional Foods, Volume 15, May 2015, Pages 408–417.               

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies