El papel de la vitamina B6 en el cerebro

viernes 28-abril-2017

Anteriormente informamos que las vitaminas del complejo B pueden ayudar a combatir los síntomas de la esquizofrenia. Sin embargo, las vitaminas B hacen mucho más por el cerebro. Aquí tenemos una visión general del papel de la vitamina B6 y una útil lista de síntomas.

 

Anteriormente informamos que las vitaminas del complejo B pueden ayudar a combatir los síntomas de la esquizofrenia. Sin embargo, las vitaminas B hacen mucho más por el cerebro. Aunque algunas vitaminas del complejo B han sido mejor estudiadas que otras, es cada vez más claro que todo el complejo de vitaminas B desempeña un papel crucial sobre muchos procesos del cerebro. En este artículo hemos elegido la B6 como punto de partida.

 

¿Por qué no producimos nosotros mismos las vitaminas B?

La mayoría de las vitaminas B son producidas por las plantas. Una excepción de esto es la vitamina B12, que es producida por bacterias, como por ejemplo en el intestino de los rumiantes. Sin embargo, la mayoría de la gente obtiene un poco de las vitaminas del complejo B que recibe, mayormente, de productos de origen animal como la carne y la leche. Los animales de los que estas vitaminas B se derivan, las han tomado a su vez a partir de organismos que se encuentran en un rango inferior en la cadena alimentaria. Pero ¿por qué no producimos nosotros mismos las vitaminas B?

 

El hombre ha perdido la capacidad de producir ciertas vitaminas por sí mismo. El ejemplo más conocido es la vitamina C, en lo que concordamos con, entre otros, los conejillos de indias y los murciélagos. Pero también las vitaminas B debemos extraerlas completamente de nuestra dieta. Una escasez grave de vitaminas B puede causar una variedad de enfermedades, entre las que el beriberi (la falta de B1) y la pelagra (la deficiencia de B3) son las más conocidas. ¿Entonces, cómo es que hemos perdido esta capacidad? ¿Sería mejor la producción propia para protegernos de una deficiencia?

 

Durante nuestra evolución nuestra comida siempre ha estado llena de vitaminas. Por lo tanto, eventualmente hemos perdido los genes necesarios para producir, por ejemplo, la vitamina B6. Esto proporcionó una ventaja: nuestros antepasados ??pudieron ahorrar así en la síntesis de novo, la cual requiere de más energía y provoca más estrés oxidativo en el cuerpo que su absorción a partir de los alimentos. Pero en nuestro entorno actual,  esta ventaja evolutiva constituye justamente una desventaja.

 

Cómo ha cambiado nuestra dieta

Nuestra nutrición primitiva consistía de alimentos ricos en vitamina B como plantas, frutas, frutos secos, pescados, mariscos y, cuando estaba disponible, la carne. Nuestra dieta moderna consiste principalmente de carnes rojas y procesadas, margarina, productos lácteos, y azúcares y granos refinados. Además, los micronutrientes han desaparecido en gran parte de estos alimentos ricos en energía y fácilmente digeribles. Aquí está la conexión con las deficiencias de vitaminas muy frecuentemente vista en el mundo occidental y con las condiciones de salud a las que nos enfrentamos, tales como la obesidad, las enfermedades del corazón y la demencia. ¿Cómo tratamos con esto?

 

El enfoque se encuentra principalmente en los alimentos. Aparte de la nutrición primitiva, también se asocia a la dieta mediterránea con mayores niveles de vitaminas y minerales en el cuerpo. La dieta mediterránea consiste principalmente de frutas, verduras, hidratos de carbono complejos, aceite de oliva, vino tinto, pescado y carne blanca. Al igual que la nutrición primitiva, proporciona más vitaminas B que una dieta occidental media. Una vez más hay aquí una excepción con la B12, que se encuentra en la carne roja y es consumida a menudo suficientemente.

 

Sin embargo, hay muchas situaciones en las que puede existir una mayor necesidad, incluso cuando se sigue la dieta primitiva o Mediterránea. En los grupos de riesgo de tener deficiencia de vitamina B6 están incluidos los ancianos, las personas que beben mucho alcohol, los fumadores, las mujeres embarazadas o en lactancia materna, y la gente que necesita más vitamina B6 debido al consumo de drogas, al estrés, a la inflamación crónica o por enfermedad. La prevalencia de deficiencia de B6 en la población que no está usando suplementos se estima en torno al 25 por ciento. Así que siempre considere si es necesaria la suplementación.

 

Qué hacen las vitaminas B por nuestro cerebro

Las vitaminas B están involucrados en la síntesis neuroquímica y por lo tanto son importantes para la función cerebral. Todas las vitaminas del grupo B también son transportadas activamente a través de la barrera sangre-cerebro. Las vitaminas B actúan como coenzimas en muchos procesos fisiológicos en el cuerpo. Una coenzima asegura que una enzima haga su trabajo de manera más eficiente. Considere por ejemplo la vitamina B6: en su forma bioactiva P5P está implicada con más de 140 enzimas distintas que son requeridas para la síntesis y descomposición de los aminoácidos. Pero ¿cuál es la función específica de la vitamina B6 en el cerebro?

 

La vitamina B6 es una coenzima que participa en el metabolismo de aminoácidos y por lo tanto es un factor determinante en la producción de neurotransmisores tales como la dopamina, la serotonina, el GABA, la norepinefrina, y la melatonina. Esto significa que ya en presencia de una leve deficiencia de B6 se crean menos neurotransmisores. Posteriormente, se reduce la producción de GABA y serotonina, haciendo que el comportamiento sea menos regulado y que surjan los trastornos del sueño. También disminuye la función cardiovascular y la producción de hormonas, así como también el suministro de glucosa para el cerebro. Pero ¿estos razonamientos bioquímicos están también apoyados por evidencia de investigaciones?

 

En una revisión en 2008, se hizo uso de 77 estudios con datos de un total de 34.000 participantes. A partir de ésta se demostró claramente que hay una relación entre la función cerebral, la salud mental y los niveles de B6, B12 y ácido fólico en la sangre. Cuanto más alto sea el nivel en la sangre, menos problemas con la función cerebral, el comportamiento y la salud mental. También en forma viceversa se mantiene esta conexión.

 

Reconocimiento de una deficiencia de vitamina B6

Una deficiencia de vitamina B6 es común. Por lo tanto, es útil poder reconocer todos los síntomas. A continuación se muestra un conjunto de síntomas que pueden indicar una deficiencia (grave) de vitamina B6. Mientras más síntomas estén presentes, mayor es la posibilidad de que la vitamina B6 sea el (uno de los) responsable (s).

 

- la fatiga

- grietas en los labios y las comisuras de la boca

- inflamación de la lengua y / o mucosa oral

- la anemia

- intolerancia a la glucosa

- náuseas y vómitos

- dermatitis seborreica

- retención de líquidos

- ataques de pánico

- la hiperventilación

- la migraña

- el insomnio

- la irritabilidad

- la confusión

- la depresión

- la inmunodeficiencia

- Dolor Crónico

- el deterioro cognitivo

- convulsiones

- neuropatía periférica

- la ataxia

- un nivel elevado de homocisteína

- aumento de la actividad inflamatoria (con el aumento de la proteína C-reactiva)

- un aumento del estrés oxidativo.

 

La vitamina B6 en la sangre

Un contenido total de vitamina B6 en sangre superior a 40 nmol/L indica que el suministro de vitamina B6 es adecuado. Un estado marginal de vitamina B6 (20-30 nmol/L) o la deficiencia de vitamina B6 (<20 nmol/L) a menudo pasa desapercibido pero a largo plazo puede contribuir a la aparición de enfermedades crónicas.

 

Fuentes

  1. Kennedy D.O., B Vitamins and the Brain: Mechanisms, Dose and Efficacy – A review, Nutrients 2016, 8, 68, 28 January 2016.
  2. Morris M.S., Picciano M.F., Jacques P.F., Selhub J. Plasma pyridoxal 5′-phosphate in the us population: The national health and nutrition examination survey, 2003–2004. Am. J. Clin. Nutr. 2008;87:1446–1454.
  3. Smith A.D. The worldwide challenge of the dementias: A role for b vitamins and homocysteine? Food Nutr. Bull. 2008;29:S143–S172.

 

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies