El café, el té y el vino son buenos para la flora intestinal

jueves 27-abril-2017

Buenas noticias para aquellos a los que les gusta beber café, té o vino tinto: según un artículo publicado en Science, estas bebidas procuran una flora más saludable y variada. Lo contrario parece ser cierto para la leche entera y las bebidas azucaradas.
 

No sólo somos lo que comemos, sino también lo que bebemos. Esto es lo que se concluye de un estudio de la Universidad de Groninga, que ha sido recientemente publicado en Science. Los investigadores analizaron muestras de heces de 1135 participantes en el estudio Lifelines-DEEP (líneas de vida-PROFUNDO). Estos datos se compararon con otros datos recogidos dentro de este estudio.

 

Sesenta factores dietéticos

"Encontramos sesenta factores dietéticos que afectan la diversidad. Y en el área de la salud es un hecho que: Cuanto mayor sea la diversidad, mejor", afirmaron los investigadores. Además de los sesenta factores dietéticos, hay doce factores que están relacionados con enfermedades, diecinueve con los medicamentos y cuatro con el fumar. En total, se encontraron más de 120 factores que tenían un efecto sobre la composición de la flora intestinal.

 

Té, vino y café

Especialmente el consumo de frutas, verduras y yogur contribuyó a una mayor diversidad de la flora intestinal. Esto también se podía aplicar al té, el vino tinto, el café y el suero de leche, mientras éste no tenga un efecto laxante. Por otra parte, resultó que las bebidas azucaradas, la leche entera y los aperitivos salados simplemente reducían la diversidad. Una flora intestinal menos amplia también se encontró en personas con síndrome de intestino irritable y en las personas que fumaban durante el embarazo.

 

Las mujeres son más diversas que los hombres

Se encontró que las mujeres en general tienen una mayor diversidad que los hombres y las personas mayores más diversidad que los más jóvenes. Se encontró que las personas con un menor número de deposiciones duras tenían una diversidad mayor que las personas que tenían heces más duras y secas. Además, se encontraron correlaciones significativas entre la diversidad y la circunferencia de la cintura, el uso de antibióticos en el pasado y las concentraciones de ácido úrico. El ácido úrico juega un papel en la gota.

 

Medicamentos y antibióticos

Se encontró que el principal factor inhibitorio sobre la diversidad son los medicamentos. Los signos más evidentes de esto se encontraron en el uso reciente de antibióticos, laxantes osmóticos, fármacos para el síndrome del intestino irritable, las benzodiacepinas, los antidepresivos, los antihistamínicos, las píldoras anticonceptivas y las hormonas que se utilizan durante la menopausia.

 

No se encontró relación con la cesárea                   

Contrariamente a lo esperado, los datos no mostraron que la diversidad estuviera bajo la influencia de un parto vaginal o de una cesárea. Los investigadores tampoco encontraron ninguna evidencia de una asociación con la lactancia materna. Sin embargo, esto ya había quedado demostrado por una investigación anterior.

 

Conclusión

La investigación muestra que un microbioma saludable es esencial para un cuerpo sano. "Está cada vez más claro que la flora intestinal contiene una especie de huella digital donde se pueden leer todo tipo de aspectos de la salud del huésped", dicen los investigadores.

 

Fuentes

http://medicalxpress.com/news/2016-05-coffee-wine-good-microbes-gut.html

G. Falony et al. Population-level analysis of gut microbiome variation, Science (2016). DOI: 10.1126/science.aad3503

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies