Omega 3 para tratar el asma

miércoles 29-marzo-2017

Utilizamos el omega 3 sobre todo para ayudar al corazón y al cerebro, para restaurar el equilibrio de ácidos grasos y para inhibir las inflamaciones. Un nuevo estudio demuestra que el omega 3 también se puede emplear para el asma. Pero atención: el consabido inhalador contrarresta el efecto beneficioso.

 

El asma es una inflamación crónica de los pulmones que cada vez se presenta con más frecuencia en niños pequeños. La causa es desconocida, pero cada vez más investigaciones apuntan a la influencia de factores alimenticios, entre otros periodos, durante el embarazo.

 

En el asma, la inmunoglobulina E (IgE) tiene reservado un papel central. Se trata de un anticuerpo producido por los linfocitos B del sistema inmune. La IgE desencadena reacciones alérgicas y es la responsable de los síntomas del asma, como la tos, la respiración sibilante y la disnea.

 

El omega 3 frena la producción de IgE

Para el estudio se tomaron muestras de sangre de 17 pacientes con asma y 17 personas sanas. Los linfocitos B fueron aislados y puestos en cultivo. Después se midió la influencia de los ácidos grasos omega 3 en la producción de IgE.

 

El omega 3 hizo disminuir la concentración de IgE en los cultivos de células tratados con él. Esto se podría traducir en una menor carga inflamatoria en los pulmones y, por tanto, en menos síntomas de asma. Pero esto no sucedía cuando se utilizaban corticosteroides orales (un inhalador).

 

En los cultivos de células se veía que los corticosteroides limitaban la capacidad del omega 3 de frenar la producción de IgE. "En algunos casos, los esteroides probablemente reduzcan la capacidad propia del cuerpo de inhibir las inflamaciones relacionadas con el asma", según los investigadores.

 

New England Journal of Medicine  

Los resultados se suman a los de un estudio anterior que fue publicado en 2016 en el New England Journal of Medicine. En él se veía que el riesgo de desarrollar asma era un 31% menor en niños cuyas madres tomaron 2,4 gramos de ácidos grasos omega 3 durante el tercer trimestre, en comparación con los niños de las madres del grupo de control (aceite de oliva).

 

Por tanto, para prevenir y tratar el asma conviene empezar con una ingesta suficientemente alta de ácidos grasos omega 3 en la alimentación, sobre todo en embarazadas y niños. Si la cantidad de pescado presente en la dieta no es suficiente (lo que sucede con el 85% de la población), se recomienda suplementar con ácidos grasos omega 3 procedentes, por ejemplo, de pescado o krill.

 

Pero cuando te decides por la suplementación, debes elegir omega 3 profesionales, según afirman también los investigadores del New England Journal of Medicine: "Para notar el efecto, hace falta un suplemento de alta calidad". 

 

¿Te interesa saber cuántas cosas más puede hacer la alimentación por nosotros y cómo aplicarlas en tu consulta? ¡Inscríbete hoy mismo en el curso de terapia ortomolecular!

 

Bibliografía 

  1. Nina Kim, Thomas H. Thatcher, Patricia J. Sime and Richard P. Phipps, Corticosteroids inhibit anti-IgE activities of specialized proresolving mediators on B cells from asthma patients, The Journal of Clinical Investigation, Vol. 2, Issue 3, Feb. 9, 2017
  2. Hans Bisgaard et al. Fish Oil–Derived Fatty Acids in Pregnancy and Wheeze and Asthma in Offspring, New England Journal of Medicine, Dec 29, 2016;375(26):2530-9.

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies