¡Vuelve a incluir carotenoides en el menú!

martes 18-octubre-2016

\"\"
No todo el mundo aprecia mucho las frutas y verduras en su dieta. Y esto hace que la ingesta de carotenoides sea limitada. Con un suplemento de carotenoides profesional, tu alimentación vuelve a tener su necesario amplio espectro. ¿Pero por qué necesitamos tal cosa? ¿Y a qué nos referimos con "profesional"?

 

¿Qué tienen en común las zanahorias, los frutos rojos y el pico de los frailecillos? Pues que deben su coloración a los carotenoides. Sus tonos amarillos, naranjas y rojos son señal de que están llenos de sustancias buenas: a la naturaleza le gusta presumir de salud.

También el ser humano debería disfrutar sus beneficios, pero, al igual que la mayoría de mamíferos, no puede producir carotenoides por sí mismo. Por tanto, solo puede obtenerlos de zanahorias, batatas, boniatos, papayas, sandías, mangos, espinacas, coles rizadas, pimientos o naranjas.

 

Una lista nada desdeñable, sí, pero la mayoría de las personas no los consume lo bastante. Y cuando sí lo hacen, no siempre ingieren los suficientes carotenoides.

Conoce lo que comes               

¿Es de cultivo ecológico? ¿La fruta ha sido recolectada inmadura? ¿En qué condiciones está el suelo? La erosión del suelo por el viento y el agua es un problema conocido en la agricultura. Y lo que no está en el suelo, tampoco llega a nuestro plato. Más aún: gracias a la selección y manipulación, nuestras verduras son mucho más grandes que antes. Y este crecimiento corre a cuenta en su mayor parte de un nutriente que ya ingerimos en cantidades más que suficientes:

 

los hidratos de carbono. Van llenos de ellos a reventar. Los nutrientes realmente importantes (vitaminas, minerales, grasas, proteínas y fitonutrientes como los carotenoides) están cada vez más diluidos. Por consiguiente, debemos comer más para obtener suficientes. Es decir, obtener más de los alimentos que prácticamente no comemos ya. ¿Pero qué aportan exactamente? ¿Podemos arreglárnoslas con menos carotenoides?

 

El sistema inmune y la vista 

Empecemos por el carotenoide mejor estudiado: el betacaroteno, una importante fuente de provitamina A. Esta provitamina se convierte en vitamina A en el intestino y el hígado cuando es necesario. Por tanto, nunca puedes ingerir demasiada, incluso durante el embarazo. Esta vitamina tiene un importante papel en el sistema inmune y es buena para la vista. ¿Que no te sorprende? Quizá te interese lo siguiente.

 

Los participantes en un estudio publicado en Photochemistry and Photobiology consumieron betacaroteno durante diez semanas. Como resultado, estas personas se quemaban menos con una exposición al sol similar. Cada mes extra de suplementación aportaba protección adicional frente al sol. Pero, lo que es más sorprendente: se vio que el betacaroteno puede proteger contra el síndrome metabólico.

 

Síndrome metabólico 

El síndrome metabólico se caracteriza por un aumento de los niveles medidos en presión sanguínea, glucosa en sangre, colesterol y grasa abdominal. Esto aumenta la probabilidad de sufrir diabetes, entre otras enfermedades. El Journal of Nutrition publicó en 2009 un estudio que demostraba que los hombres mayores tenían siempre menos probabilidades de padecer síndrome metabólico cuando ingerían más betacaroteno.

 

Cuanto más, mejor. Los hombres que más ingerían tenían la menor probabilidad de sufrirlo. Los investigadores creen que es por la acción antioxidante del betacaroteno. Pero examinemos un momento los carotenoides "menos populares": ¿qué nos aportan?

 

El saber de hoy en día: los alfacarotenos 

Hasta hace bien poco, la ciencia no le ha prestado al alfacaroteno la atención que se merece. Esta sustancia aporta aproximadamente la mitad de provitamina A que el betacaroteno, pero tiene varias ventajas para la salud que este último no proporciona. En un estudio que duró catorce años se demostró que unos niveles altos de alfacaroteno en sangre eran inversamente proporcionales al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y otras patologías.

 

En consecuencia, cuanto más alfacarotenos, menos posibilidad de cardiopatías. En otro estudio se vio que el alfacaroteno era incluso mejor que el betacaroteno a la hora de prevenir afecciones cardiovasculares mortales. A pesar de ello, los suplementos de carotenoides no suelen contener alfacaroteno en dosis suficiente.

 

Suplemento de carotenoides profesional 

Un suplemento de carotenoides profesional completa el betacaroteno con el necesario alfacaroteno. Pero aun así, ¿consigues el suficiente aporte de vitamina A?

 

¿Que el alfacaroteno aporta la mitad de provitamina A que el betacaroteno? Eso se resuelve fácilmente doblando la dosis, y sin miedo a pasarse: al igual que el betacaroteno, solo es transformado en función de las necesidades. Ahora ya solo nos falta un trocito del espectro necesario, que nos lo van a proporcionar el licopeno, la luteína y la zeaxantina.

 

Licopeno 

El licopeno da color a sandías, tomates, guayabas, granadas, papayas, zanahorias y perejil. De todos los carotenoides, el licopeno es el que tiene la mejor forma molecular para neutralizar los radicales libres. También ha sido relacionado con unos huesos más sanos, con menos fracturas, y puede tener un efecto preventivo sobre la osteoporosis. Y otra cosa en un ámbito totalmente diferente: se ha demostrado que en hombres de mediana edad reduce la probabilidad de ataque nada menos que en un 55%. 

 

Evitar daños oculares 

La luteína y la zeaxantina forman parte de la mácula lútea del ojo, importante para percibir los colores. En ella protegen juntas el ojo de las ondas azules del espectro. Estas ondas tienen un efecto ionizante, que es dañino para el ojo. Se ha demostrado que la luteína puede reducir así la probabilidad de degeneración macular asociada a la edad, combate las cataratas y protege de la fotosensibilidad.

Y la revista médica Circulation informa de que los suplementos de luteína pueden inhibir el engrosamiento de las paredes vasculares, lo cual se traduce en ventajas saludables para todo el riego sanguíneo del cuerpo. Para obtener suficientes luteína y zeaxantina puedes optar entre col rizada, espinacas, chirivía, calabaza, pimiento, frutas amarillas y aguacate. Pero tendrás que prepararte para darle la bienvenida a la grasa en tu alimentación.

 

Grasa, grasa, grasa 

Ahora ya sabemos que las grasas no son malas por definición (a excepción de las grasas trans). La grasa proporciona una sensación de saciedad que hace que comamos menos. También es un componente importante del cerebro. Un equilibrio correcto de ácidos grasos proporciona una reacción de inflamación que se activa pero también se vuelve a desactivar. La grasa también es importante para la absorción de carotenoides en el cuerpo. Un pimiento de piquillo es un tentempié sano, pero sin grasa lo aprovechas menos.

 

También cuando se utiliza un suplemento de carotenoides profesional debe ser tomado con una comida rica en grasas. Por tanto, pregunta siempre a tu cliente si sigue una dieta pobre en grasas o sin ellas. Esto puede originar carencias sin que apenas se dé cuenta el cliente en cuestión... hasta toparse con enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, degeneración macular y síndrome metabólico.

 

Fuentes 

  1. Di Mascio P, Kaiser S, Sies H, Lycopene as the most efficient biological carotenoid singlet oxygen quencher, Arch Biochem Biophys. 1989 Nov 1;274(2):532-8.
  2. Frankhuizen A., Whitepaper: Basissuppletie voor iedereen onontkoombaar, Natura Foundation, 2016.
  3. Ito Y, Kurata M, Suzuki K, Hamajima N, Hishida H, Aoki K, Cardiovascular disease mortality and serum carotenoid levels: a Japanese population-based follow-up study, J Epidemiol. 2006 Jul;16(4):154-60.
  4. James H. Dwyer, PhD; Mohamad Navab, PhD; Kathleen M. Dwyer, PhD; Kholood Hassan, BSc; Ping Sun, PhD; Anne Shircore, MSc; Susan Hama-Levy, BSc; Greg Hough, MSc; Xuping Wang, MD; Thomas Drake, MD; C. Noel Bairey Merz, MD; Alan M. Fogelman, MD, Oxygenated Carotenoid Lutein and Progression of Early Atherosclerosis The Los Angeles Atherosclerosis Study, Circulation 2001;103:2922-2927.
  5. Jouni Karppi, PhD, Jari A. Laukkanen, MD, PhD, Juhani Sivenius, MD, PhD, Kimmo Ronkainen, MSc and Sudhir Kurl, MD, Serum lycopene decreases the risk of stroke in men, A population-based follow-up study, Neurology October 9, 2012 vol. 79 no. 15 1540-1547.
  6. Köpcke W, Krutmann J., Protection from sunburn with beta-Carotene--a meta-analysis, Photochem photobiol 2008 Mar-Apr;84(2):284-8.
  7. Li C, Ford ES, Zhao G, Balluz LS, Giles WH, Liu S, Serum α-carotene concentrations and risk of death among US Adults: the Third National Health and Nutrition Examination Survey Follow-up Study, Arch Intern Med. 2011 Mar 28;171(6):507-15.
  8. Sahni S, Hannan MT, Blumberg J, Cupples LA, Kiel DP, Tucker KL, Protective effect of total carotenoid and lycopene intake on the risk of hip fracture: a 17-year follow-up from the Framingham Osteoporosis Study, J Bone Miner Res. 2009 Jun;24(6):1086-94
  9. Sluijs I, Beulens JW, Grobbee DE, van der Schouw YT, Dietary carotenoid intake is associated with lower prevalence of metabolic syndrome in middle-aged and elderly men, J Nutr. 2009 May;139(5):987-92.
  10. www.livescience.com/52487-carotenoids.html

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies