Flora normal en niños nacidos por cesárea

miércoles 11-mayo-2016

En los niños que han venido al mundo mediante cesárea, con frecuencia sucede que el desarrollo de la flora intestinal no es óptimo. Nuevos estudios demuestran que sí se puede desarrollar una flora normal si el bebé es impregnado con bacterias vaginales de la madre.

 

En un parto vaginal, el niño entra en contacto con las floras vaginal e intestinal de la madre. Las bacterias ingeridas anidan en el intestino y forman una flora básica que se mantiene durante toda la vida. 

 

En una cesárea no hay contacto con la flora de la madre. Además, los bebés nacen en el entorno estéril de un quirófano, lo que hace que la composición de la flora intestinal sea claramente diferente en el primer periodo tras el nacimiento. 

Mejor flora después de la impregnación

Investigadores americanos han estudiado si la flora de los niños nacidos por cesárea se desarrolla de forma normal cuando se los unta con bacterias vaginales de la madre. En el estudio participaron 18 bebés, de los cuales once habían nacido por cesárea. La cuarta parte de ellos fueron untados con bacterias vaginales durante el primer minuto tras el nacimiento, entre otros lugares, en la piel y alrededor de la boca y el ano. 

 

Treinta días después, la flora bacteriana en esos lugares se parecía mucho a la de los bebés que habían nacido por vía vaginal. Sin embargo, la cantidad de tipos diferentes de bacterias era un poco menor. Los niños nacidos por cesárea que no recibieron la impregnación tenían la flora bacteriana más pobre.

Riesgos de una flora intestinal anormal

Los niños nacidos por cesárea tienen más probabilidades de sufrir alergias, asma, eccemas, enfermedades autoinmunes y sobrepeso. En sus intestinos hay una mayor cantidad de firmicutes, al igual que en adultos con sobrepeso. Además, hay menos bifidobacterias y bacteroides y con frecuencia se encuentra Clostridium difficile.

 

En los Países Bajos, nacen al año unos 180.000 niños, de los cuales aproximadamente el 17% lo hace mediante cesárea. Ya en estudios anteriores se demostró que el uso de probióticos en los seis primeros meses de vida reduce la probabilidad de sufrir alergias en más de un 50% en niños nacidos de esta forma.

Fuentes

  1. Dominguez-Bello MG, De Jesus-Laboy KM, Shen N, Cox LM, Amir A, Gonzalez A, et al. Partial restoration of the microbiota of cesarean-born infants via vaginal microbial transfer. Nat Med. 2016 Feb 1. http://dx.doi.org/10.1038/nm.4039
  2. Kuitunen M, Kukkonen K, Juntunen-Backman K, Korpela R, Poussa T, Tuure T, et al. Probiotics prevent IgE-associated allergy until age 5 years in cesarean-delivered children but not in the total cohort. The Journal of allergy and clinical immunology. 2009 Feb;123(2):335–41. http://dx.doi.org/10.1016/j.jaci.2008.11.019 GRATIS: http://www.jacionline.org/article/S0091-6749%2808%2902212-4/fulltext

Cookies

Si continúa haciendo clic en nuestra página, usted autoriza a que utilicemos cookies. Con ellas recopilamos datos y hacemos un seguimiento de lo que hacen nuestros visitantes en nuestra web. Con esta información mejoramos nuestra página y mostramos información adaptada a sus intereses. Si no acepta cookies, no podrá ver ningún vídeo ni compartir contenido en redes sociales. Más información.

Ajuste personalizado de cookies