monográficos


Aceite de krill

Terapia ortomolecular

descargar como PDF

descripción

El aceite de krill está fabricado con el zooplancton compuesto por pequeños crustáceos parecidos a los camarones llamados Krill (Euphasia Superba), que tienen una longitud media de 16 mm. Viven en grandes cantidades en el agua fría de la Antártida. Debido a que el kril esta muy abajo en la cadena alimenticia y se recogen en las aguas puras del océano Antártico, el aceite es naturalmente bajo en metales pesados, PCBs y otros contaminantes. El aceite de krill debe extraerse sin exponerlo a altas temperaturas, ya que esto asegura que los importantes fosfolípidos en el aceite permanezcan totalmente intactos; sin que ocurra peroxidación de los ácidos grasos. El aceite de krill contiene los ácidos grasos poliinsaturados EPA y DHA de muy alta calidad. Las altas propiedades antioxidantes de este aceite contribuyen a la estabilidad del mismo.
   

El aceite de krill es un complemento alimenticio único porque une a tres grupos de nutrientes importantes:

  • Ácidos grasos omega- 3 (EPA , DHA y el ácido alfa-linolénico )
  • Fosfolípidos
  • Antioxidantes, particularmente astaxantina

actuación

Los ácidos grasos Omega-3
El aceite de krill contiene aproximadamente 15 veces más ácidos grasos omega-3 que ácidos grasos omega-6 e incluye al menos un 30 % de ácidos grasos omega-3. La principal diferencia con el aceite de pescado es que el aceite de krill está principalmente compuesto de fosfolípidos (sobre todo, fosfatidilcolina) y los ácidos grasos en el aceite de pescado se componen principalmente de triglicéridos. Los fosfolípidos protegen todas las estructuras celulares y son el medio en el que funcionan los receptores, las proteínas de transporte, los canales iónicos y otras proteínas celulares importantes. Grupos importantes de fosfolípidos son fosfatidilcolina, fosfatidilserina, fosfatidilinositol y fosfatidiletanolamina. Todos estos grupos están representados en el aceite de krill y están unidos al EPA y DHA. A diferencia de los fosfolípidos de origen vegetal, que sólo están unidos a los ácidos grasos linoleico y ácido alfa-linolénico.

   

La forma de los fosfolípidos del krill es similar a la forma en nuestros cuerpos y, por lo tanto, en comparación con la forma de triglicéridos del aceite de pescado, tiene mejor biodisponibilidad. Esto es muy importante para la construcción, función y protección de nuestras membranas celulares en general y nuestras células nerviosas del cerebro, en particular, ya que el cerebro es el tejido más rico en fosfolípidos en el cuerpo humano y contiene grandes cantidades de fosfatidilcolina, fosfatidilserina y DHA. Además, el aceite de krill también contiene (aprox. 10 %) esfingomielina, el principal componente de la vaina de mielina alrededor de los nervios.

   

En los fosfolípidos, los ácidos grasos esenciales, la colina y un grupo fosfato se unen a una molécula de glicerol. En esta forma, la molécula tiene una cabeza que prefiere un ambiente acuoso y la cola prefiere un ambiente graso (que consta de dos moléculas de ácido graso). Es por ello que, en el cuerpo, las colas de los fosfolípidos apuntan hacia adentro, una frente a otra mirándose entre sí y por lo tanto formando una doble capa; la membrana celular. Todas las membranas celulares de todas las células en el cuerpo y también los diversos orgánulos en células, tales como la mitocondria, los liposomas y el retículo endoplásmatico están principalmente constituidos por fosfolípidos.

    
Propiedades antioxidantes
El aceite de krill tiene poderosas propiedades antioxidantes, en parte debido a la alta disponibilidad biológica de los antioxidantes unidos a los fosfolípidos. Los principales antioxidantes son la vitamina E, beta caroteno y carotenoides como cantaxantina y astaxantina. Estas dos últimas sustancias son mejores (aproximadamente 50 % más eficaces) que el beta caroteno, la luteína y el licopeno en la prevención de la peroxidación de los ácidos grasos. La astaxantina es el principal pigmento rojo de las criaturas del mar, también da al salmón y los camarones su color rosado. La astaxantina protege los ácidos grasos en la membrana celular contra el radical de oxígeno singlete y también inhibe la producción de varias sustancias pro-inflamatorias tales como la iNOS (óxido nítrico sintasa inducible), PGE2 y alfa TNF. La astaxantina puede pasar a través de la barrera sangre - cerebro y es por lo tanto, posiblemente, un importante antioxidante en el tejido cerebral. Además de estos carotenoides, el aceite de krill también contiene una pequeña cantidad de vitamina A de no más de 70 microgramos por gramo de aceite de krill y un flavonoide recién descubierto con una estructura molecular similar a la de la luteolina.

   
La ingestión y la disponibilidad biológica
Debido a su estructura especial (solubles en grasa y solubles en agua), los fosfolípidos forman fácilmente emulsiones. Esto significa que los ácidos grasos del aceite de krill son fácilmente absorbidos en el tracto intestinal. Después de tomar el aceite de krill, se encuentran niveles significativamente más altos de EPA y DHA en la linfa en comparación con una cantidad comparable de aceite de pescado. Debido a la estructura de los fosfolípidos, estos ácidos grasos también se pueden integrar más fácilmente en las membranas celulares y las membranas de las otras partes de la célula. Otra ventaja es que, en general, después de la ingestión de aceite de krill no repite y no deja un regusto desagradable.

indicaciones

En principio, el aceite de krill se puede utilizar para todas las indicaciones para las que se utiliza el aceite de pescado. El aceite de krill es prometedor y hasta la fecha se ha encontrado que tienen un valor añadido terapéutico en comparación con el aceite de pescado. El aceite de krill se puede utilizar para el SPM (síndrome premenstrual) y todos los trastornos inflamatorios crónicos característicos de las condiciones relacionadas con el estilo de vida, tales como el síndrome metabólico, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, osteoartritis y reumatismo. La mayor concentración de DHA en el cuerpo está presente en el cerebro, el sistema nervioso y la retina, y debido a su alto nivel de fosfolípidos importantes, el aceite de krill sería particularmente adecuado cuando el tratamiento se centra en las funciones neurológicas y mentales (véase también el monográfico Ácidos grasos Omega-3 (DHA) [2,3,4].

Se han realizado numerosos estudios donde se ha investigado específicamente el aceite de krill.

  • Varios estudios a doble ciego han demostrado un efecto considerablemente mejor del aceite de krill en comparación con el aceite de pescado en el síndrome premenstrual y disminorrea. En un ensayo clínico aleatorio con 70 mujeres, durante un período de tres meses, se observó una reducción en los síntomas emocionales relacionados con la LMP, tales como agitación, estrés, irritación y depresión. El primer mes las mujeres en el grupo de aceite de krill se les dio 2 gramos de aceite de krill al día. Durante los dos meses siguientes esta dosis fue tomada por 10 días consecutivos cada mes, 8 días antes y 2 días durante la menstruación. Una dosis de 2 grs diarios de aceite de pescado estándar se vió que era ineficaz [5,15].
  • Un ensayo clínico aleatorio de 12 semanas, mostró que una dosis de 1 gramo de aceite de krill al día dio lugar a una caída en el colesterol total (13 %), colesterol LDL (32 %) y los triglicéridos (11 %). El colesterol HDL aumentó en un 44 %. La ingesta de 500 mg al día durante el período posterior mantuvo estos parámetros dentro de un rango saludable. El efecto del aceite de krill superó en mucho al de aceite de pescado [6].
  • Durante un ensayo clínico aleatorio de 30 días con 90 pacientes con una afección cardiovascular y / o reumatismo y / o osteoartritis, el aceite de krill (300 mg al día) redujo el nivel de PCR después de sólo 14 días en un 29,7 %, mientras que en el grupo de placebo esta aumentó en un 30 %. La conclusión fue que, después de tan sólo 7 días, 300 mg de aceite de krill inhibe significativamente la inflamación y reduce el dolor en un 28,9 %, un 20,3 % la rigidez y limitación funcional en un 22,8 % [7,15].
  • Varios estudios sugieren que los ácidos grasos omega-3 contribuyen favorablemente a mantener la buena salud de los huesos . Debido a la buena absorción biológica de estos ácidos grasos, el aceite de krill es, por lo tanto, también potencialmente adecuado. El aceite de krill también contiene astaxantina, no sólo conocida por su efecto antioxidante en estos ácidos grasos, sino también por su efecto positivo en la estructura ósea [ 16 ] .
  • Estudios en - in vivo e  - in vitro demuestran el potencial efecto beneficioso del aceite de krill en el control de los lípidos séricos en diversos trastornos.
  • En los hombres y mujeres que tienen sobrepeso y obesidad, el aceite de krill (2 gramos al día) aumenta significativamente las concentraciones plasmáticas de EPA y DHA sin molestias, efectos secundarios o efectos negativos sobre parámetros metabólicos [9]. Significativamente dosis más bajas de aceite de krill logran un aumento de las concentraciones plasmáticas de EPA y (especialmente) DHA en comparación con el aceite de pescado [15].
  • En los ratones con una dieta alta en grasas, los suplementos de aceite de krill redujeron significativamente la hepatomegalia (agrandamiento del hígado) y hepatosteatosis (hígado graso), como resultado de una reducción en los triglicéridos y el colesterol del hígado. El colesterol sérico y la glucosa en sangre se redujeron considerablemente, mientras que la adiponectina antiinflamatoria se elevó. El aceite de krill puede tener valor terapéutico en pacientes con síndrome metabólico y / o la enfermedad de hígado graso no alcohólica [10].
  • Estudios con animales han revelado una asociación positiva entre el aumento de las concentraciones de endocannabinoides y el síndrome metabólico. Un aumento en los endocannabinoides se asocia con un aumento en ácido araquidónico en los fosfolípidos de la membrana. Los suplementos de aceite de krill y la suplementación de aceite de pescado llevaron a una disminución de los triglicéridos hepáticos y una menor respuesta de los macrófagos peritoneales a un estímulo inflamatorio. El aceite de krill también dio lugar a una caída en los triglicéridos cardíacos. Estos efectos se asociaron con concentraciones de endocannabinoides más bajos en la grasa visceral, el hígado y el corazón. Esto se asocia con una menor densidad de ácido araquidónico en los fosfolípidos de la membrana celular [11]. Aunque distintos ECA a doble ciego, controlados con placebo, confirman el efecto de regulación negativa del aceite de krill en el sistema endocannabinoide, esto no es (aún) una relación inequívoca con una mejoría de los parámetros metabólicos [11,12]
  • En un estudio japonés a doble ciego y controlado con placebo, en el que se controló el efecto del krill y el aceite de sardina en la función cognitiva en las personas de edad avanzada, éstos demostraron una mejora significativa en la memoria de trabajo en comparación con el placebo, dando lugar a una disminución en el deterioro cognitivo relacionado con la edad. Aunque el aceite de sardina contiene una concentración mucho más alta de EPA y DHA que el aceite de krill, el aceite de sardina no mostró diferencia en el efecto, lo cual es probablemente debido a la biodisponibilidad mejorada gracias a la forma de fosfolípidos del aceite de krill [13]

contraindicaciones

El aceite de krill se desaconseja cuando hay alergias a los crustáceos.

efectos secundarios

 Dependiendo de la dosis, molestias gastrointestinales leves pueden ser posibles [15].

interacciones

Pueden producirse interacciones con medicamentos anticoagulantes.

dosis

Como dosis de mantenimiento, se deberían tomar 500 mg por día. Una dosis terapéutica óptima varía dependiendo del desorden, y puede variar entre 1 y 3 gramos diarios [15]

referencias

  1. Alternative Medicine Review. 2010;(15)1:84-86
  2. Banni S, Carta G, Murru E, Cordeddu L, Giordana E, Sirigu AR et al. Krill oil significantly decreases 2-arachidonoylglycerol plasma levels in obese subjects. Nutrition & Metabolism 2011, 8:7
  3. Batetta B, Griinari M, Carta G, et al. Endocabinoids may mediate the abilty of (n-3) fatty acids to reduce ectopic fat and inflammatory mediators in obese Zucker rats. J Nutr. 2009 Aug;139(8):1495-501.
  4. Bunea R, El Farrah K, Deutsch L. Evaluation of the Effects of Neptune Krill Oil on the Clinical Course of Hyperlipidemia. Altern Med Rev. 2004 Dec;9(4):420-8
  5. Deutsch L. Evaluation of the effects of Neptune Krill Oil on Chronic Inflammation and Arthritic symptoms. J of the American College of Nutrition, 2007;(26)1:39-48
  6. Jia-Jin Zhu, Jia-Hui Shi, Wen-Bin Qian, et al.Effects of Krill Oil on serum lipids of hyperlipidemic rats and human SW480 cells. Lipids in Health and Disease 2008;7:30
  7. Kidd PM. Integrated Brain Restoration after Ischemic Stroke – Medical Management, Risk Factors, Nutrients, and other Interventions for Managing Inflammation and Enhancing Brain Plasticity. Alternative Medicine Review. 2009;(14)1:14-35
  8. Kidd PM. Omega-3 DHA and EPA for Cognition, Behavior, and Mood: Clinical Findings and Structural-Functional Synergies with Cell Membrane Phospholipids. Alternative Medicine Review. 2007;(12)3:207-227
  9. Konagai C, Yanagimoto K, Hayamizu K, Han L, Tsuji T, Koga Y. Effects of krill oil containing n-3 polyunsaturated fatty acids in phospholipid form on human brain function: a randomized controlled trial in healthy elderly volunteers. Clin Interv Aging 2013;8:1247-57
  10. Logan AC. Neurobehavioral Aspects of Omega-3 Fatty Acids: Possible Mechanisms and Therapeutic Value in Major Depression. Alternative Medicine Review. 2003;(8)4:410-25
  11. Maki KC, Reeves MS, Farmer M, et al. Krill oil supplementation increases plasma concentrations of eicosapentaenoic and docosahexaenoic acids in overweight and obese men and women. Nutr Res. 2009 Sep;29(9):609-15
  12. NutraCos. March/April 2011
  13. NutraCos. November/December 2010
  14. Sampalis F, Bunea R, Pelland MF, et al. Evaluation of the Effects of Neptune Krill Oil™ on the Management of Premenstrual Syndrome and Dysmenorrhea. Alternative Medicine Review. 2003;(8)2:173-79
  15. Scientific Opinion of the Panel on Dietetic Products Nutrition and Allergies on a request from the European Commission on the safety of ‘Lipid extract from Euphasia superba' as food ingredient. The EFSA Journal (2009) 938, 1-16
  16. Tandy S, Chung RW, Wat E, et al. Dietary krill oil supplementation reduces hepatic steatosis, glycemia, and hypercholesterolemia in high-fat-fed-mice. J Agric Food Chem. 2009 Oct 14;57(19):9339-45