Noticias

Viernes 26 Octubre 2018

Los efectos prebióticos de los champiñones

Una porción diaria de champiñones mejora la calidad de la microbiota y el metabolismo. La fibra soluble y el manitol hacen aumentar los grupos de bacterias sanas, según indica un estudio con ratones. 

 

En China y otros países asiáticos hace siglos que las setas son valoradas por sus propiedades nutricionales y medicinales. Los champiñones blancos "normales" (Agaricus bisporus) contienen, por ejemplo, betaglucanos (fibra soluble), manitol (un alcohol de azúcar), ergotioneína (un aminoácido), vitamina D2, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, cobre y selenio. 


En un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania se vio que una porción diaria de estos champiñones blancos en ratones daba lugar a una mejora de la microbiota y el metabolismo. La investigación está publicada en The Journal of Functional Foods. 


Ratones con y sin microbiota

En este estudio, dos grupos de ratones fueron alimentados con una porción diaria de champiñones (para los seres humanos, una porción diaria comparable serían aproximadamente 85 gramos). Un grupo de ratones tenía una flora intestinal normal (FIN), mientras que el otro grupo tenía un intestino estéril (sin flora). 


Aumento de ácidos grasos de cadena corta 

El resultado del estudio fue que una porción diaria de champiñones provocaba diversos cambios en la microbiota de los ratones FIN (y no en los ratones con intestino estéril).  

Así, en la microbiota de los ratones FIN se observó un aumento de Prevotella, una bacteria que produce los ácidos grasos propionato y succinato a través de la fermentación del manitol (un alcohol de azúcar presente en el champiñón). 

En estudios anteriores se había demostrado que el propionato y el succinato estimulan, a través del eje cerebro-intestinal, la expresión de los genes que aumentan la gluconeogénesis en el intestino. Esto implica una menor producción de glucosa en el hígado, glucemias más estables y mejor sensación de saciedad. Todo ello puede reducir el riesgo de desarrollo de diabetes tipo 2.

Además, aumentó asimismo la cantidad de lactobacilos en la flora intestinal. En el pasado ya se demostró que estas bacterias del ácido láctico aumentan las cantidades de moléculas antioxidantes en el intestino.

También resultó que las cepas de bacterias de los ratones FIN contenían genes importantes para el metabolismo de la purina, la pirimidina, los aminoácidos y los hidratos de carbono, y para la descomposición de los glucanos (polisacáridos). 


Los investigadores terminan diciendo que este estudio con ratones no puede predecir directamente cuál será el efecto de los champiñones en la flora intestinal y la glucemia de los seres humanos [1]. Pero sí concluyen que los resultados sugieren que comer champiñones a diario puede ser una manera sencilla de mejorar la calidad de la microbiota y el metabolismo. 


Fuentes

[1] YuanTian, Robert G.Nichols, Pratiti Roy, Wei Gui, Philip B. Smith, Jingtao ZhangaYangding, Lin, Veronika Weaver, Jingwei Cai, Andrew D. Patterson, Margherita T.Cantorna, Prebiotic effects of white button mushroom (Agaricus bisporus) feeding on succinate and intestinal gluconeogenesis in C57BL/6 mice, Journal of Functional Foods, volume 45, june 2018, https://doi.org/10.1016/j.jff.2018.04.008 

[2] https://www.nutraingredients.com/Article/2018/08/20/Mushrooms-may-exert-prebiotic-diabetic-risk-lowering-effect-suggests-study